«Resis­ten­cias fren­te a la “nue­va” bar­ba­rie»: Entre­vis­ta con Nes­tor Kohan

Mar­ce­la Pao­luc­ci: ¿Qué épo­ca vivimos?

Nés­tor Kohan: ¡Exce­len­te pre­gun­ta! No pode­mos com­pren­der nues­tra peque­ña coti­dia­nei­dad hacien­do abs­trac­ción del mun­do his­tó­ri­co glo­bal que habi­ta­mos. Vivi­mos una tran­si­ción incier­ta del capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, en cri­sis agu­da, a una for­ma social aún más bes­tial, feroz, cruel y des­pia­da­da del mis­mo sis­te­ma mun­dial capi­ta­lis­ta, en la cual se han frac­tu­ra­do las barre­ras socia­les que enca­rri­la­ban e ins­ti­tu­cio­na­li­za­ban los pode­res des­truc­to­res del capi­tal. El muro gro­tes­co y paté­ti­co que pre­ten­de cons­truir hoy Esta­dos Uni­dos en la fron­te­ra con Amé­ri­ca Lati­na, para domes­ti­car y encor­se­tar el flu­jo de fuer­za de tra­ba­jo es, para­fra­sean­do a un vie­jo rebel­de de Asia, un muro de papel.

El capi­ta­lis­mo gene­ra caos y desin­te­gra las socie­da­des para reor­de­nar­las bajo su man­do des­pó­ti­co. Des­tru­ye y cons­tru­ye al mis­mo tiem­po. Sepa­ra víncu­los comu­ni­ta­rios para vol­ver a reu­nir, aho­ra bajo su domi­na­ción y con­trol. Esto ya lo estu­dió Rosa Luxem­bur­go. La vio­len­cia geno­ci­da de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal se repro­du­ce y reci­cla perió­di­ca­men­te a esca­la amplia­da. Hoy David Har­vey lo reto­ma y actualiza.

El capi­ta­lis­mo no es sólo caos y des­or­den. Tam­bién es orden. Un orden cada día más opre­si­vo y tota­li­ta­rio. Nos enca­mi­na­mos hacia la des­truc­ción del pla­ne­ta, de la espe­cie huma­na, de los diver­sos eco­sis­te­mas y de la vida mis­ma como tal. En esa tran­si­ción esta­mos. Pero aun con su devas­ta­dor y cri­mi­nal poder des­truc­ti­vo, el capi­ta­lis­mo no se ter­mi­na­rá por sí mis­mo, como se mue­re un anciano de muer­te natu­ral por el sim­ple hecho de estar vie­jo. Solo las resis­ten­cias con­tra el capi­ta­lis­mo y las alter­na­ti­vas de nue­vas revo­lu­cio­nes socia­lis­tas pue­den cam­biar el rum­bo sui­ci­da de la huma­ni­dad e inau­gu­rar una nue­va épo­ca his­tó­ri­ca, radi­cal­men­te diferente.

Mar­ce­la Pao­luc­ci: ¿Qué hitos o fechas iden­ti­fi­ca­rías den­tro de esa tran­si­ción para poder periodizarla?

Nés­tor Kohan: Toda tran­si­ción impli­ca un pro­ce­so abier­to. No empie­za ni ter­mi­na un día pre­ci­so. La tran­si­ción del feu­da­lis­mo al capi­ta­lis­mo en Euro­pa occi­den­tal lle­vó siglos. Quie­nes la habi­ta­ron no sabían que esta­ban vivien­do esa tran­si­ción. Los tiem­pos se han ace­le­ra­do a rit­mo enloquecido.

El perío­do que va des­de sep­tiem­bre de 1973, con el gol­pe neo­li­be­ral de Pino­chet, ins­pi­ra­do en el mone­ta­ris­mo de Fried­man (bas­tan­te ante­rior a Reagan y That­cher), y el naci­mien­to de la con­tra­ofen­si­va nor­te­ame­ri­ca­na con­ti­nen­tal del Plan Cón­dor has­ta 1989 – 1991, con la implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca y el triun­fo del impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta en la ter­ce­ra gue­rra mun­dial (eufe­mís­ti­ca­men­te cono­ci­da como gue­rra fría), mar­can el ini­cio de esa tran­si­ción. La incor­po­ra­ción de Chi­na al sis­te­ma mun­dial capi­ta­lis­ta se pro­du­ce en ese con­tex­to, no obs­tan­te la derro­ta de los yan­quis en Viet­nam (Asia) en 1975, jun­to a la de Sudá­fri­ca fren­te a Ango­la y Cuba (en Áfri­ca) que ter­mi­na en 1991.

En Amé­ri­ca lati­na, la derro­ta san­di­nis­ta de 1990, la fir­ma de la paz en 1992 en El Sal­va­dor y la de Gua­te­ma­la en 1996, se ins­cri­ben en ese hori­zon­te, que el supri­mi­do Depar­ta­men­to Amé­ri­ca del comi­té cen­tral del PC cubano inter­pre­tó como el fin de la era de las insur­gen­cias. Sin embar­go, la irrup­ción ines­pe­ra­da del boli­va­riano Hugo Chá­vez en Vene­zue­la y de los zapa­tis­tas en Méxi­co, jun­to con la per­sis­ten­cia de la insur­gen­cia colom­bia­na duran­te aque­llos años, tra­ta­ron de modi­fi­car dicho rum­bo, ponien­do en entre­di­cho aquel vati­ci­nio un tan­to apre­su­ra­do. Dichas resis­ten­cias e insur­gen­cias bus­ca­ban tor­cer la ten­den­cia gene­ral hacia una pro­fun­di­za­ción de la depen­den­cia. Aun­que esos pro­ce­sos con­ti­núan resis­tien­do y no fue­ron com­ple­ta­men­te derro­ta­dos ni can­ce­la­dos, lamen­ta­ble­men­te no han podi­do (has­ta aho­ra) modi­fi­car sus­tan­cial­men­te el carác­ter de esta transición.

Mar­ce­la Pao­luc­ci: ¿Y Argentina?

Nés­tor Kohan: La rebe­lión popu­lar de diciem­bre del año 2001, que gol­peó dura­men­te al neo­li­be­ra­lis­mo (aun­que no al capi­ta­lis­mo, a pesar de la sim­pá­ti­ca con­sig­na que se vayan todos) y los inten­tos ambi­va­len­tes, pero de inten­cio­nes pro­gre­sis­tas, que le suce­die­ron en la siguien­te déca­da (don­de con­vi­vie­ron de modo con­tra­dic­to­rio des­de reali­nea­mien­tos inter­na­cio­na­les lati­no­ame­ri­ca­nis­tas, la opo­si­ción al ALCA y polí­ti­cas social­men­te inclu­si­vas con pro­ce­sos regre­si­vos de revo­lu­cio­nes pasi­vas mar­ca­dos por el extrac­ti­vis­mo mine­ro-soje­ro y la extran­je­ri­za­ción de la eco­no­mía) tam­po­co logra­ron fre­nar ese tsu­na­mi con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, que el impe­ria­lis­mo y las bur­gue­sías autóc­to­nas fue­ron pacien­te­men­te desa­rro­llan­do has­ta lle­gar a la bar­ba­rie actual.

Creo que a par­tir del impul­so boli­va­riano, enca­be­za­do a nivel con­ti­nen­tal por Hugo Chá­vez, se abrió la posi­bi­li­dad real de tor­cer el rum­bo glo­bal. Chá­vez, arras­tra­ba a la región pre­go­nan­do, a con­tra­mano de todas las modas, el socia­lis­mo (de for­ma ecléc­ti­ca y difu­sa, es cier­to, pero vol­vien­do a poner el pro­yec­to socia­lis­ta en la agen­da de los movi­mien­tos socia­les cuan­do ya muchos lo daban por muer­to y no se ani­ma­ban ni a nom­brar­lo). Sin embar­go, esa corre­la­ción de fuer­zas se modi­fi­có sus­tan­cial­men­te a par­tir de la cri­sis capi­ta­lis­ta glo­bal del 2008 y de la sos­pe­cho­sa muer­te (¿ase­si­na­to?) del líder boli­va­riano, que moto­ri­za­ba a toda la región des­oyen­do, inclu­so, cier­tos con­se­jos de pru­den­cia diplo­má­ti­ca que pro­ve­nían de La Habana.

Muer­to Chá­vez, se des­in­fla el impul­so irre­ve­ren­te en la región (aun­que no des­apa­rez­ca del todo). Qui­zás unas de las prin­ci­pa­les debi­li­da­des del cam­po popu­lar lati­no­ame­ri­cano con­sis­ta en depen­der exa­ge­ra­da­men­te de los lide­raz­gos caris­má­ti­cos (el Che, Fidel, San­tu­cho, Chá­vez, etc.). Mien­tras, el impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta ejer­ce una domi­na­ción buro­crá­ti­ca, anó­ni­ma e imper­so­nal, don­de el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos pue­de ser un actor anal­fa­be­to o un ener­gú­meno esca­pa­do de los Sim­pson, el de Ita­lia un por­nó­gra­fo gro­tes­co, el de Fran­cia un per­so­na­je de cuar­to orden, sin cul­tu­ra, sin caris­ma, sin cono­ci­mien­tos ele­men­ta­les. Mario­ne­tas gri­ses y ano­di­nas que sim­ple­men­te res­pon­den al capi­tal. El actual empre­sa­rio que gobier­na la Argen­ti­na, Mau­ri­cio Macri, inca­paz de arti­cu­lar cua­tro ora­cio­nes cohe­ren­tes, es una mues­tra elo­cuen­te de ello.

Mar­ce­la Pao­luc­ci: ¿Cómo reper­cu­te esa tran­si­ción mun­dial en la vida cotidiana?

Nés­tor Kohan: Al ganar la ter­ce­ra gue­rra mun­dial (cono­ci­da como gue­rra fría), la indus­tria béli­ca nor­te­ame­ri­ca­na y su com­ple­jo mili­tar indus­trial se per­mi­tie­ron tras­la­dar su estruc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca comu­ni­ca­cio­nal, de ori­gen mili­tar, a los nego­cios del mer­ca­do y a la socie­dad civil. Así, fui­mos inun­da­dos con inter­net; los telé­fo­nos celu­la­res y las pan­ta­llas toma­ron el con­trol de nues­tra aten­ción y nues­tros cere­bros. La ima­gen se tra­gó al con­cep­to y a la lec­tu­ra. El pre­sen­te efí­me­ro a la his­to­ria pro­fun­da. El feti­che tec­no­ló­gi­co y la expan­sión mer­can­til ili­mi­ta­da des­per­so­na­li­za­ron toda­vía más las rela­cio­nes inter­sub­je­ti­vas. El giro lin­güís­ti­co en la teo­ría social es hijo de esa vic­to­ria polí­ti­co-mili­tar en la gue­rra fría. La ace­le­ra­ción de la rota­ción del capi­tal (que Man­del estu­dió en El capi­ta­lis­mo tar­dío) y las derro­tas del mun­do labo­ral, pre­ca­ri­za­ron no sólo nues­tros empleos, sino toda nues­tra vida coti­dia­na, inclu­yen­do des­de las iden­ti­da­des polí­ti­cas, comu­ni­ta­rias y nacio­na­les has­ta los nexos fami­lia­res, los lazos de amis­tad e inclu­so las rela­cio­nes amo­ro­sas. Las des­crip­cio­nes líqui­das de Zyg­munt Bau­man no son nin­gu­na exa­ge­ra­ción. Se abrió la puer­ta a cier­tas liber­ta­des (como la posi­bi­li­dad de no tener que con­vi­vir toda la vida de mane­ra for­za­da con alguien a quien uno no ama, la even­tua­li­dad de ele­gir otras opcio­nes sexua­les dife­ren­tes a las tra­di­cio­na­les, la elec­ción de no tener hijos que no son desea­dos ni pro­duc­tos del amor, etc., cues­tio­na­do de este modo anti­quí­si­mos roles patriar­ca­les) pero a mi enten­der, en tér­mi­nos glo­ba­les los cam­bios que tra­jo en la vida coti­dia­na el nue­vo capi­ta­lis­mo no fue­ron positivos.

Inclu­so, se lle­gó al extre­mo de fes­te­jar, como si fue­ra una supues­ta eman­ci­pa­ción, la posi­bi­li­dad de ven­der una per­so­na homo­lo­gán­do­la y tra­tán­do­la como un obje­to mer­can­til, cele­bran­do de modo acrí­ti­co la pros­ti­tu­ción masi­va y el rei­na­do mugrien­to del dine­ro y el mer­ca­do. No es casual que siguien­do a Sha­kes­pea­re, Marx defi­nie­ra des­de su juven­tud has­ta su vejez al dine­ro como el máxi­mo sím­bo­lo de la pros­ti­tu­ción, en tan­to núcleo cen­tral del mer­ca­do, al can­ce­lar toda dife­ren­cia espe­cí­fi­ca en las rela­cio­nes inter­per­so­na­les, ponien­do en pri­mer lugar la can­ti­dad por sobre la cali­dad, los obje­tos por sobre las per­so­nas. Aplau­dir, fes­te­jar y cele­brar, en nom­bre del pro­gre­sis­mo, ese rei­na­do del dine­ro-pros­ti­tu­ción como sinó­ni­mo de eman­ci­pa­ción, nos habla de una cri­sis ideo­ló­gi­ca de alto ran­go. El pró­xi­mo paso de esta cri­sis civi­li­za­to­ria, será ala­bar la escla­vi­tud enten­dién­do­la como sinó­ni­mo de liber­tad y la tor­tu­ra como para­dig­ma de los dere­chos huma­nos. El feti­chis­mo todo lo invier­te y el mun­do que­da patas arriba.

Mar­ce­la Pao­luc­ci: Fren­te a tu diag­nós­ti­co pesi­mis­ta, ¿no hay salida?

Nés­tor Kohan: ¡Por supues­to que hay sali­da: LAS RESISTENCIAS! Sólo la lucha nos hará libres. Quien no esté en dis­po­si­ción de jugar­se la vida jamás podrá alcan­zar la liber­tad, había escri­to Hegel pen­san­do en la revo­lu­ción negra (social, nacio­nal y anti­co­lo­nial al mis­mo tiem­po) de Haití.

El futu­ro no tie­ne la puer­ta cerra­da y la his­to­ria no está pre­de­ter­mi­na­da. Tenían razón Engels y Rosa Luxem­burg: SOCIALISMO O BARBARIE. Lo úni­co que pode­mos pre­ver es…. la lucha, como nos ense­ñó Anto­nio Gramsci.

Mar­ce­la Pao­luc­ci: ¿El acer­ca­mien­to de Cuba y EEUU no inau­gu­ra una nue­va épo­ca de paz como vati­ci­na­ba el Papa Fran­cis­co des­de el Vati­cano romano?

Nés­tor Kohan: Sos­pe­cho que no. No hay que con­fiar en el impe­ria­lis­mo pero ni un tan­ti­to así….¡Nada!. El pue­blo cubano tie­ne dere­cho a deci­dir su futu­ro. Se lo ganó resis­tien­do más de medio siglo y de mane­ra heroi­ca a un gigan­te feroz, mon­roís­ta y pre­po­ten­te, envian­do ade­más com­ba­tien­tes inter­na­cio­na­lis­tas a todo el pla­ne­ta, espe­cial­men­te Amé­ri­ca Lati­na y África.

Pero si no se disuel­ve el Pen­tá­gono, la CIA, la Agen­cia Nacio­nal de Segu­ri­dad, el FBI, Wall Street, el Ban­co Mun­dial, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio, etc., dudo que pue­da cons­truir­se una paz ver­da­de­ra, sin some­ti­mien­to, depen­den­cia ni domi­na­ción neo­co­lo­nial. Sea con la son­ri­sa per­ma­nen­te de Oba­ma, que ven­día pas­ta den­tí­fri­ca, sea con el pelu­quín ridícu­lo y extra­va­gan­te de Trump, Esta­dos Uni­dos no aban­do­na­rá su auto­per­cep­ción de Poli­cía Mun­dial y de país ele­gi­do por El Altí­si­mo para regir los des­ti­nos del mun­do, espe­cial­men­te en su patio tra­se­ro, inclu­yen­do a Puer­to Rico y Cuba, las dos per­las del Cari­be. El nue­vo muro de Ber­lín, per­dón, qui­se decir, de la fron­te­ra entre Grin­go­lan­dia y Méxi­co, es sim­ple­men­te el sím­bo­lo de lo que nos espe­ra de nues­tros her­ma­ni­tos del norte.

Mar­ce­la Pao­luc­ci: ¿Los acuer­dos de paz de las insur­gen­cias colom­bia­nas y del pue­blo vas­co no agre­gan nada?

Nés­tor Kohan: Insis­to: cada pue­blo tie­ne dere­cho a ele­gir su des­tino y su auto­de­ter­mi­na­ción, como reco­men­da­ba un mucha­cho lla­ma­do Lenin. El vie­jo pro­fe­sor argen­tino Rodol­fo Puig­grós, rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires e his­to­ria­dor mar­xis­ta, escri­bió algu­na vez que como los argen­ti­nos no hemos podi­do tomar el poder y hacer nues­tra revo­lu­ción socia­lis­ta, vamos por el mun­do con el dedi­to acu­sa­dor ins­pec­cio­nan­do revo­lu­cio­nes aje­nas. ¡Gran adver­ten­cia meto­do­ló­gi­ca for­mu­la­da con iro­nía argen­ti­na, pero que bien vale tam­bién para otros luga­res! Nun­ca me can­so de repetirla.

No obs­tan­te, sos­pe­cho que el impe­ria­lis­mo yan­qui, su gen­dar­me en Medio orien­te (el esta­do de Israel, de fuer­te pre­sen­cia en la lucha con­tra­in­sur­gen­te de otros paí­ses, como Colom­bia) y la pro­pia cla­se domi­nan­te colom­bia­na, no per­mi­ti­rán la paz, el plu­ra­lis­mo, ni que el pue­blo recu­pe­re pací­fi­ca­men­te lo que lo que le arre­ba­ta­ron duran­te tan­tas déca­das de vio­len­cia sistemática.

Ya hubo expe­rien­cias como El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, don­de el grue­so de los vio­la­do­res de dere­chos huma­nos y los mili­ta­res geno­ci­das gozan de impu­ni­dad. ¿Fue­ron a la cár­cel los tor­tu­ra­do­res de la guar­dia civil que ejer­cie­ron sin pie­dad su sadis­mo con­tra la juven­tud vas­ca duran­te déca­das? ¿Fue­ron cas­ti­ga­dos seve­ra­men­te los vie­jos repre­so­res del franquismo?

En fin, sea como sea, creo que sería un ERROR ESTRATÉGICO, divi­dir, frag­men­tar o dis­per­sar lo poco que se había logra­do aglu­ti­nar a nivel inter­na­cio­nal en torno al movi­mien­to con­ti­nen­tal boli­va­riano [MCB] (que incluía fuer­zas europeas).

En ausen­cia de una coor­di­na­ción inter­na­cio­nal seria (pues las inter­na­cio­na­les sta­li­nis­tas o maoís­tas están disuel­tas y las trots­kis­tas sólo tie­nen exis­ten­cia nomi­nal pero sin fuer­za real), disol­ver o frag­men­tar el movi­mien­to con­ti­nen­tal boli­va­riano —se com­par­ta o no el fin de la lucha insur­gen­te en Colom­bia— gene­ra­ría un sal­do negativo.

Hoy más que nun­ca nece­si­ta­mos una coor­di­na­ción inter­na­cio­nal para hacer con­ver­ger las rebel­días popu­la­res orga­ni­za­das. Y eso impli­ca, creo que ya que­dó demos­tra­do, no depen­der de nin­gu­na orga­ni­za­ción par­ti­cu­lar, triun­fe, empa­te o sea derro­ta­da. Por eso hoy, se tor­na urgen­te e impres­cin­di­ble recu­pe­rar el espí­ri­tu inter­na­cio­na­lis­ta de Lenin, tra­tan­do de arti­cu­lar todas las for­mas de lucha, sin renun­ciar a nin­gu­na ni decre­tar apre­su­ra­da­men­te su defun­ción. Si el enemi­go mane­ja todas las for­mas de lucha ¿por qué nues­tro cam­po debe­ría limi­tar­se úni­ca­men­te a la lucha institucional?

Mar­ce­la Pao­luc­ci: Ya que men­cio­nas­te a Lenin, ¿cómo ves el mar­xis­mo a 150 años de «El Capi­tal», a 100 años de la revo­lu­ción bol­che­vi­que y a 50 años del ase­si­na­to del Che Guevara?

Nés­tor Kohan: Lo veo sen­ci­lla­men­te más actual que nun­ca. La cri­sis del capi­ta­lis­mo no dis­mi­nu­ye, se mul­ti­pli­ca expo­nen­cial­men­te, ame­na­zan­do con des­truir ya no sólo a la cla­se tra­ba­ja­do­ra sino a todo el pla­ne­ta, su cul­tu­ra y su civi­li­za­ción. Los aná­li­sis de Marx (que abar­can no sólo la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y la extrac­ción de plus­va­lor sino tam­bién las for­mas de la domi­na­ción polí­ti­ca, la teo­ría del poder y las redes de suje­ción de las sub­je­ti­vi­da­des y la cul­tu­ra), las pers­pec­ti­vas estra­té­gi­cas de Lenin y el espí­ri­tu insur­gen­te del Che Gue­va­ra se con­vier­ten en un faro cada día más poten­te. En medio del des­áni­mo polí­ti­co, el desar­me moral y la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca gene­ra­li­za­da, ellos nos mar­can el camino. Sin nos­tal­gias com­pla­cien­tes ni revi­vals ano­di­nos. Ese hori­zon­te revo­lu­cio­na­rio es el úni­co que pue­de dete­ner la mar­cha del capi­ta­lis­mo mun­dial hacia el sui­ci­dio de la espe­cie. El tren per­dió la brú­ju­la y mar­cha al pre­ci­pi­cio, como nos aler­tó hace rato Wal­ter Ben­ja­min. Por eso, las nue­vas rebel­días e insur­gen­cias que segu­ra­men­te nace­rán (por­que aquí no se aca­bó la his­to­ria como hace un cuar­to de siglo qui­so hacer­nos creer el medio­cre fun­cio­na­rio Fuku­ya­ma, apren­diz frus­tra­do de filó­so­fo) debe­rán tomar­se bien en serio los estu­dios crí­ti­cos de El Capi­tal de Marx, la pers­pec­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta y antim­pe­ria­lis­ta radi­cal de Lenin y sus entra­ña­bles bol­che­vi­ques y el lla­ma­do gue­va­ris­ta a la lucha insur­gen­te mun­dial con­tra el capi­ta­lis­mo, su mise­ria, su explo­ta­ción, sus alie­na­cio­nes y todas sus for­mas de dominación.

Entre­vis­ta para el perió­di­co POLITIK.

29 de enero de 2017

Fuen­te: http://​tatuytv​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​a​n​a​l​i​s​i​s​-​y​-​o​p​i​n​i​o​n​/​t​e​o​r​i​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​a​/​3​5​0​8​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​n​e​s​t​o​r​-​k​o​h​a​n​-​y​-​l​a​s​-​r​e​s​i​s​t​e​n​c​i​a​s​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​a​-​n​u​e​v​a​-​b​a​r​b​a​rie

Cogi­do de: https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​7​/​0​2​/​1​7​/​r​e​s​i​s​t​e​n​c​i​a​s​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​a​-​n​u​e​v​a​-​b​a​r​b​a​r​ie/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *