Miles de per­so­nas se movi­li­zan en Ale­ma­nia con­tra el capi­ta­lis­mo y el G7

Ber­lín, junio 6 – Varios miles de per­so­nas par­ti­ci­pan hoy des­de medio­día en las pro­tes­tas con­vo­ca­das en Gar­misch-Par­ten­kir­chen (sur de Ale­ma­nia) por la cele­bra­ción de la cum­bre del G7, a par­tir de maña­na, en el vecino cas­ti­llo de Elmau.

Los líde­res de este foro de paí­ses indus­tria­li­za­dos (EEUU, Japón, Rei­no Uni­do, Cana­dá, Fran­cia, Ale­ma­nia e Ita­lia) tie­nen pre­vis­to reu­nir­se maña­na y el lunes en este remo­to encla­ve báva­ro para dis­cu­tir una agen­da que inclu­ye des­de el cam­bio cli­má­ti­co a Gre­cia y Ucra­nia, pasan­do por el comer­cio inter­na­cio­nal, la lucha con­tra epi­de­mias y el terro­ris­mo global.

Unos 2.000 mani­fes­tan­tes, según los orga­ni­za­do­res de “Stop G7 Elmau”, se con­cen­tran de for­ma pací­fi­ca des­de medio­día fren­te a la esta­ción de tre­nes de Gar­misch-Par­ten­kir­chen con pan­car­tas cri­ti­can­do el tra­ta­do de libre comer­cio entre Esta­dos Uni­dos y la UE o la inac­ción de Occi­den­te fren­te al calen­ta­mien­to global.

“Resul­ta difí­cil para la gen­te lle­gar has­ta aquí con el des­plie­gue poli­cial”, cri­ti­có la por­ta­voz de “Stop G7 Elmau”, Cor­ne­lia Teller.

Este gru­po, fuer­te­men­te escol­ta­do por agen­tes de la poli­cía, por­ta pan­car­tas como “Sal­ven al medio ambien­te de la eco­no­mía de los bene­fi­cios” o “Nin­gún pue­blo inte­li­gen­te ven­de su democracia”.

Una segun­da man­ga de esta pro­tes­ta con­tra el G7 tie­ne pre­vis­to rodear Gar­misch-Par­ten­kir­chen y alcan­zar el pun­to de con­fluen­cia las cin­co de la tar­de (15.00 GMT), para asis­tir a las inter­ven­cio­nes y actua­cio­nes programadas.

Las fuer­zas de segu­ri­dad ale­ma­nas cuen­tan con que sobre esta hora se pue­den lle­gar a con­cen­trar jun­to a la esta­ción de tre­nes de la loca­li­dad báva­ra has­ta 8.000 per­so­nas, de las que has­ta 50% podrían ser peli­gro­sas, según sus estimaciones.

La poli­cía detec­tó la entra­da en Ale­ma­nia en los últi­mos días de “cono­ci­dos extre­mis­tas de izquier­das” pro­ce­den­tes de Ita­lia, Sui­za, Aus­tria, Gre­cia y Rei­no Unido.

Por el momen­to no se ha regis­tra­do nin­gún inci­den­te vio­len­to en rela­ción con la cele­bra­ción este año en Ale­ma­nia de los encuen­tros pro­pios del G7, pero Ber­lín y el esta­do de Bavie­ra quie­ren a toda cos­ta evi­tar que se repi­tan los fuer­tes dis­tur­bios que se pro­du­je­ron en mar­zo en Fránc­fort por la inau­gu­ra­ción de la nue­va sede del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE).

La poli­cía des­ple­gó un fuer­te dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad con moti­vo de la cum­bre del G7 que inclu­ye más de 22.000 poli­cías, la rein­tro­duc­ción tem­po­ral de los con­tro­les, el blo­queo de las carre­te­ras pró­xi­mas al encuen­tro y el cie­rre del espa­cio aéreo en un radio de 100 kiló­me­tros en torno al castillo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *