Nazi-Mai­dan y gol­pe de esta­do en Ucra­nia- I. Tre­bi­ño, J. K. Bille­la­bei­tia, A. Blas, J. Agu­do, J. Meta­uten, N. Garro, B. Este­ban y M. K. Albizu

Los últi­mos y lamen­ta­bles hechos acon­te­ci­dos en el espa­cio post-sovié­ti­co ponen de mani­fies­to que la vora­ci­dad impe­ria­lis­ta no cono­ce lími­tes. De igual modo, el tra­to que la pren­sa occi­den­tal ha dado al gol­pe de esta­do en Ucra­nia con­fir­ma la impre­sio­nan­te maqui­na­ria béli­co-pro­pa­gan­dís­ti­ca (sin nin­gún tipo de éti­ca, ni de huma­nis­mo, ni el más míni­mo escrú­pu­lo) a la que ten­dre­mos que hacer fren­te en futu­ras luchas.

El recien­te gol­pe de esta­do con­tra Ucra­nia no se enmar­ca en una sim­ple, de las tan­tas cam­pa­ñas (Femen, Pussy Riot, “dere­chos huma­nos”, supues­tos dere­chos de los colec­ti­vos gays”, Green­pea­ce y el Árti­co, Sochi 2014, etc) y fren­tes inter­na­cio­na­les de debi­li­ta­mien­to, des­gas­te y hos­ti­ga­mien­to con­tra Rusia (nor­mal­men­te con­tra alia­dos estra­té­gi­cos y/​o regio­na­les), sino que ade­más cons­ti­tu­ye una ver­gon­zo­sa y fron­tal agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra la sobe­ra­nía de Ucra­nia, su pue­blo, su legí­ti­mo gobierno e inclu­so un aten­tan­do con­tra la demo­cra­cia (par­la­men­ta­ria y bur­gue­sa). Un epi­so­dio que nos lle­va a uno de los capí­tu­los más ver­gon­zo­sos de terro­ris­mo encu­bier­to, esta vez impul­sa­do des­de las “demo­crá­ti­cas” ins­ti­tu­cio­nes de Bruselas.

Cabe des­ta­car que son nume­ro­sos los ana­lis­tas inter­na­cio­na­les, par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción “alter­na­ti­vos” y demás pro­gres del fal­so neo-”antifascismo” euro­peís­ta que han inten­ta­do ven­der el gol­pe de esta­do como un “sim­ple” cho­que de intere­ses geo­po­lí­ti­cos entre Rusia y la Unión Euro­pea, sin hacer men­ción ni tan siquie­ra a la pala­bra gol­pe de esta­do (tér­mino uti­li­za­do para desig­nar el cam­bio de gobierno en Egip­to por ejem­plo) lle­va­do a cabo por fas­cis­tas y cola­bo­ra­cio­nis­tas duran­te la ocu­pa­ción nazi y en la agre­sión mili­tar con­tra la URSS sobe­ra­na, socia­lis­ta e inde­pen­dien­te duran­te la segun­da gue­rra mundial.

Si bien es cier­to que las empre­sas rusas, como por ejem­plo la gasís­ti­ca esta­tal rusa Gaz­prom, siem­pre han teni­do intere­ses en la zona (así es el mode­lo neo­li­be­ral mun­dial) decir que Yanu­ko­vich es un moni­go­te ruso en Ucra­nia es total­men­te fal­so y cons­ti­tu­ye una mani­pu­la­ción dan­tes­ca en pos de la jus­ti­fi­ca­ción béli­ca. Cabe recor­dar que fue la mis­ma opo­si­ción que se mani­fes­ta­ba en el Euro­mai­dan y enton­ces gober­na­ba (con Julia Timoshen­ko enton­ces a la cabe­za) quien fir­mó con­tra­tos mul­ti­mi­llo­na­rios de abas­te­ci­mien­to con Gaz­prom, y los que, casual­men­te, aho­ra acu­san sin nin­gu­na ver­güen­za a Rusia de inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos ucra­nia­nos. Lo cier­to es que quien afir­ma que el con­flic­to geo­po­lí­ti­co ucra­niano es un “sim­ple” cho­que de intere­ses entre Rusia y la Unión Euro­pea (omi­tien­do el carác­ter fas­cis­ta de la “revuel­ta” y la impo­si­ción por par­te de la UE de la fir­ma de dicho tra­ta­do) no es que esté equi­vo­ca­do, sino que más lo afir­ma de mane­ra cate­gó­ri­ca y real­men­te ten­den­cio­sa, sin nin­gún tipo de ver­güen­za ni escrú­pu­lo éti­co, con el fin de jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble: un gol­pe de esta­do filo­fas­cis­ta y filo­euro­peís­ta y negar al mis­mo tiem­po el dere­cho a la sobe­ra­nía del pue­blo ucra­niano y el res­pe­to a su dere­cho a la libre deter­mi­na­ción (en este caso la no-adhe­sión al tra­ta­do cri­mi­nal de saqueo que le ofre­cía la UE). Rele­jo de esta inje­ren­cia es la pre­sen­cia de John McCain, Cathe­ri­ne Ash­ton o Mikheil Saa­kash­vi­li en las pro­tes­tas del Euro­mai­dan. ¿que pin­tan allí semen­jan­tes per­so­na­jes o Henry Lévy? Por el con­tra­rio no hay cons­tan­cia de la pre­sen­cia de polí­ti­cos rusos, ni de su minis­tro de asun­tos exte­rio­res Ser­guei Lavrov inter­fi­rien­do (como por acti­va y pasi­va se ha repe­ti­do) en las calles de Kiev.

Nada nue­vo en Ucra­nia si tene­mos en cuen­ta que no es la pri­me­ra vez que la inter­fe­ren­cia impe­ria­lis­ta direc­ta pro­vo­ca un cam­bio de gobierno. En 2004, median­te méto­dos “no-vio­len­tos” (dise­ña­dos des­de el extran­je­ro), el cri­mi­nal Timoshen­ko acce­día al poder entre víto­res de los “demó­cra­tas occi­den­ta­les” y gra­cias al silen­cio cóm­pli­ce de par­te de la izquier­da (no tan) “revo­lu­cio­na­ria”, tam­bién cono­ci­da en el argot popu­lar como Izquier­da OTANista.

Sea como fue­re, tras la vuel­ta al poder del Par­ti­do de las Regio­nes de Vik­tor Yanu­ko­vich, el ham­brien­to perro impe­ria­lis­ta se ha dedi­ca­do a espe­rar (y ace­le­rar) las con­di­cio­nes idó­neas para lan­zar­se a por su pre­sa. El recien­te gol­pe de esta­do en Ucra­nia esta­ba pla­nea­do ya des­de 2008 y fue idea­do tras el estre­pi­to­so fra­ca­so de la agre­sión impe­ria­lis­ta de la coa­li­ción yan­qui-geor­gia­na con­tra el peque­ño encla­ve inde­pen­dien­te cau­cá­si­co de Ose­tia del Sur (en un día de bom­bar­deos un 3% de la pobla­ción ose­ta per­dió la vida). La con­tun­den­te res­pues­ta mili­tar rusa hizo que el impe­ria­lis­mo, al igual que en Corea, pla­ya Girón y en la heroi­ca Viet­nam, vol­vie­se a mor­der el polvo.

La Agen­cia de Inte­li­gen­cia Nor­te­ame­ri­ca­na se vio obli­ga­da enton­ces a cam­biar de tác­ti­ca a tra­vés de un reno­va­do plan “pací­fi­co, demo­crá­ti­co, no-vio­len­to e inte­gra­dor” que con­sis­te en ofre­cer tra­ta­dos de libre adhe­sión con la UE. Este nue­vo “modus ope­ran­di”, com­bi­na­do con la colo­ca­ción de escu­dos anti-misi­les, es la nue­va moda­li­dad “demo­crá­ti­ca” para disua­dir (y agre­dir) a la “peli­gro­sí­si­ma” Rusia.

Nue­vas for­mas de gue­rra fría y de gue­rra (eco­nó­mi­ca) encu­bier­ta, que como en el caso de la cru­za­da ale­ma­na con­tra Gre­cia, pre­veen un derra­ma­mien­to de san­gre míni­mo en el nue­vo esce­na­rio. Según archi­vos del Execu­ti­ve Inte­lli­gen­ce Review (EIR) la fir­ma de tra­ta­dos debía mate­ria­li­zar­se con paí­ses alia­dos del impe­rio en el Caú­ca­so sur como Azer­ba­yán, Arme­nia y Geor­gia por una par­te y acti­var el cer­co ruso des­de el Oes­te por otra, obli­gan­do a la fir­ma de tra­ta­dos de adhe­sión a la UE a paí­ses his­tó­ri­ca­men­te cer­ca­nos a la esfe­ra sovié­ti­ca y par­ti­da­rios de la unión comer­cial con la Rusia actual como Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia o Mol­da­via. Este últi­mo caso pre­ce­di­do ade­más por un gol­pe de esta­do encu­bier­to con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta que gober­na­ba en 2009, a tra­vés de la cono­ci­da como “revo­lu­ción de Twit­ter” siguien­do el mode­lo cor­po­ra­ti­vis­ta de “revo­lu­cio­nes de colo­res y resis­ten­cia no-vio­len­ta” dise­ña­da des­de los des­pa­chos nor­te­ame­ri­ca­nos y pro­ba­da con efi­cien­cia ante­rior­men­te por el movi­mien­to OTPOR en Ser­bia o en la mis­ma Ucra­nia. A dife­ren­cia de Ucra­nia (recha­za­da la fir­ma por opo­si­ción guber­na­men­tal pero tam­bién social), la fir­ma del tra­ta­do de adhe­sión a la UE fue mate­ria­li­za­da en noviem­bre de 2013. No sin pro­tes­tas. En medio de aira­das pro­tes­tas de la opo­si­ción comu­nis­ta y de la mayo­ría del pue­blo mol­da­vo que se opo­nía a la fir­ma de dicho acuer­do, y de las cua­les los mass-media mun­dia­les (tam­bién los “pro­gres”) no reco­gie­ron tes­ti­mo­nio alguno, ni noti­cia algu­na, ni tan siquie­ra se dig­na­ron a infor­mar sobre el carác­ter repre­si­vo y vio­len­to del gobierno títe­re mol­da­vo. Estos evi­den­tes para­le­lis­mos entre la situa­ción mol­da­va y ucra­nia, no hacen más que evi­den­ciar el autén­ti­co carác­ter gol­pis­ta y cri­mi­nal de la Unión Euro­pea y el total bene­plá­ci­to de los medios de comu­ni­ca­ción para con tan cri­mi­nal cau­sa. Des­ta­car que sin la inje­ren­cia extran­je­ra, apo­ya­da sobre el terreno por el para­mi­li­ta­ris­mo nazi-fas­cis­ta (tam­bién cono­ci­do como “acti­vis­mo de opo­si­ción” en la pren­sa occi­den­tal) en el caso ucra­niano, el legí­ti­mo gobierno de Yanu­ko­vich no hubie­ra sido derro­ca­do o al menos no con esa faci­li­dad. Esta­mos pues, repi­to, ante un gol­pe de esta­do en toda regla, don­de las metra­lle­tas y los ejér­ci­tos han sido sus­ti­tui­dos por “opo­si­to­res”, “pací­fi­cos mani­fes­tan­tes” “soña­do­res e idea­lis­tas” y “revo­lu­cio­na­rios” guia­dos por un siem­pre jus­ti­fi­ca­ble “des­con­ten­to popu­lar con­tra la corrup­ción” del gobierno. ¿Os ima­gi­náis si en 1937 se hubie­se uti­li­za­do seme­jan­tes ter­mi­no­lo­gía para des­cri­bir a la legión cóndor?

Con el gobierno Yanu­ko­vich derro­ca­do, el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal pidien­do su cabe­za (evi­den­cia de a quien sir­ve dicho tri­bu­nal) y los nazis ocu­pan­do pues­tos de poder en el gobierno pro­vi­sio­nal, el futu­ro de Ucra­nia es bas­tan­te incier­to. La posi­bi­li­dad de una gue­rra civil pla­nea sobre este país hoy des­tro­za­do. La extre­ma dere­cha y las nue­vas auto­ri­da­des no han tar­da­do en hacer una decla­ra­ción de gue­rra y de inten­cio­nes con­tra judíos (han que­ma­do una impor­tan­te sina­go­ga al oes­te de Kiev), musul­ma­nes (las nue­vas auto­ri­da­des han eje­cu­ta­do y ente­rra­do en fosas comu­nes a dece­nas de Tár­ta­ros de Cri­mea que se diri­gían a una mani­fes­ta­ción con­tra el Euro­Mai­dan), ruma­nos, rusos y el res­to de mino­rías autóc­to­nas (unas 120), ucra­ni­nas de nacio­na­li­dad que viven en el país. Esta­mos segu­ra­men­te ante una repe­ti­ción del esque­ma racis­ta uti­li­za­do ya en Koso­vo con­tra ser­bios, gora­nis, tur­cos y otras mino­rías, y que con­sis­te en impul­sar un pro­ce­so don­de estas mino­rías sean decla­ra­das cons­ti­tu­cio­nal­men­te como “extran­je­ras” o inclu­so “inva­so­ras” para poder jus­ti­fi­car así una lim­pie­za étni­ca de “guan­te blan­co”, made in EU.

Igual de gra­ve resul­ta el hecho de que el Par­ti­do Comu­nis­ta Ucra­niano haya sido ile­ga­li­za­do. Los anti­fas­cis­tas ucra­nia­nos, reagru­pa­dos en la Región Autó­no­ma de Cri­mea (con esta­tus de Repú­bli­ca Autó­no­ma Socia­lis­ta Sovié­ti­ca en la anti­gua URSS) han comen­za­do a orga­ni­zar la resis­ten­cia arma­da median­te mili­cias, con el obje­ti­vo de hacer fren­te, disua­dir y defen­der a la pobla­ción local de los ata­ques de escua­dris­tas filo­euro­peis­tas que ame­na­zan con repre­sa­lias en esta penín­su­la. Fue­ron pre­ci­sa­men­te las zonas mayo­ri­ta­ria­men­te rusó­fo­nas del país (Cri­mea y los Óblast de Donets y Luganks, ‑tam­bién la región de Odes­sa y otras-) las que más resis­ten­cia opu­sie­ron al avan­ce del nazis­mo y los cola­bo­ra­cio­nis­tas ucra­nia­nos duran­te la segun­da gue­rra mun­dial, ade­más de ser un feu­do con­tra­rio al cam­bio de sis­te­ma polí­ti­co de eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da por el neo­li­be­ra­lis­mo en el refe­rén­dum de 1991. Un 60% de la pobla­ción total ucra­nia­na se mos­tró favo­ra­ble a seguir per­te­ne­cien­do a la URSS fren­te a una Ucra­nia neo­li­be­ral, con por­cen­tua­les aplas­tan­tes en las zonas rusó­fo­nas, his­tó­ri­ca­men­te par­ti­da­rias de la her­man­dad con Rusia, deri­va­da de una pers­pec­ti­va más cul­tu­ral pro-sovié­ti­ca que étni­ca. Vemos aquí un enfren­ta­mien­to entre dos con­cep­cio­nes de la nacio­na­li­dad ucra­nia­na (una cons­tan­te des­de la inde­pen­den­cia de Ucra­nia en 1991, pero que nun­ca se había mani­fes­ta­do con tan­ta vio­len­cia). Ucra­nia, fun­da­do como Esta­do por la Revo­lu­ción de Octu­bre, den­tro del Esta­do mul­ti­na­cio­nal de la URSS, des­de su inde­pen­den­cia en 1991 no ha con­se­gui­do crear un rela­to com­par­ti­do entre Este y Oes­te, dos mun­dos ideo­ló­gi­ca­men­te con­tra­pues­tos, ambos ucra­nia­nos, pero con una con­cep­cio­nes anta­gó­ni­cas sobre la his­to­ria del país. La con­cep­ción orien­tal, par­ti­da­ria del acer­ca­mien­to con Rusia, que ha gana­do las elec­cio­nes repe­ti­da­men­te des­de 2004, corre el ries­go (otra vez, como suce­dió en la Revo­lu­ción Naran­ja) de ver­se arrin­co­na­da y expul­sa­da (los derri­bos de las esta­tuas de Lenin o del Ejér­ci­to Rojo así lo muestran).

Ante tan deli­ca­da situa­ción tam­bién la OTAN, como es habi­tual, ha que­ri­do hacer su apor­ta­ción a la paz mun­dial, advir­tien­do y ame­na­zan­do a cri­mea­nos y rusos de las terri­bles con­se­cuen­cias que podría aca­rrear la pues­ta en mar­cha de un “pro­ce­so sece­sio­nis­ta” tan­to en la penín­su­la como en las zonas rusó­fi­las del país, arrin­co­na­das por la con­cep­ción exclu­yen­te del nue­vo orden ucra­niano. No deja de ser elo­cuen­te la hipo­cre­sía occi­den­tal fren­te al “dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción” . Ahí tene­mos a las veci­nas repú­bli­cas de Abkha­zia, Trans­nis­tria y Ose­tia, paí­ses de fac­to inde­pen­dien­tes y que siguen, vein­te años des­pués, sin nin­gún tipo de reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal (solo Rusia, Vene­zue­la, Ecua­dor, Nica­ra­gua y algún otro país las han reco­no­ci­do como esta­dos inde­pen­dien­tes) y por lo tan­to sin nin­gún esta­tus ofi­cial. No deja de ser curio­so ade­más, que sea la pro­pia Unión Euro­pea quien nie­gue de mane­ra tan rotun­da y des­ca­ra­da el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción (reco­gi­do como un dere­cho uni­ver­sal) a un pue­blo que al con­tra­rio que Koso­vo o Tai­wán si cum­ple la defi­ni­ción obje­ti­va de una nación o pue­blo. Los Tár­ta­ros de Cri­mea ‑que por dife­ren­tes moti­vos han per­di­do peso demo­grá­fi­co repre­sen­tan hoy día el 12% de la pobla­ción penin­su­lar- si cons­ti­tui­rían una etnia/​nación con len­gua y reli­gión pro­pia dife­ren­cia­da de los ucra­nia­nos. Es curio­so tam­bién que las poten­cias occi­den­ta­les, con su cinis­mo habi­tual, hablen del res­pe­to a la “inte­gri­dad terri­to­rial y sobe­ra­nía” de Ucra­nia, olvi­dan­do no solo que han sido ellos quie­nes han pro­vo­ca­do la situa­ción en el país ‑debi­do a su injerencia‑, sino que ade­más fue­ron y son ellos los úni­cos que vio­la­ron, vio­lan y vio­la­rán ese dere­cho a la “inte­gri­dad terri­to­rial y sobe­ra­nía”, no sólo en Ucra­nia sino tam­bién en los Bal­ca­nes, en Siria, en Libia o en cual­quier par­te del glo­bo terráqueo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.