Fár­ma­co que cura del todo no es ren­ta­ble- Cien­cia Popular

industria farmacéutica

El gana­dor del Pre­mio Nobel de Medi­ci­na Richard J. Roberts denun­cia la for­ma en la que ope­ran las gran­des far­ma­céu­ti­cas den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, ante­po­nien­do los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos a la salud y dete­nien­do el avan­ce cien­tí­fi­co en la cura de enfer­me­da­des por­que curar no es tan ren­ta­ble como la cronicidad.

Hace unos días se publi­có una nota sobre datos reve­la­dos que mues­tran que las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas en Esta­dos Uni­dos gas­tan cien­tos de millo­nes de dóla­res al año pagan­do a doc­to­res para que éstos pro­mue­van sus
medi­ca­men­tos. Para com­ple­men­tar repro­du­ci­mos esta entre­vis­ta con el Pre­mio Nobel de Medi­ci­na Richard J. Roberts quien seña­la que los fár­ma­cos que curan no son ren­ta­bles y por eso no son desa­rro­lla­dos por las far­ma­céu­ti­cas que en cam­bio sí desa­rro­llan medi­ca­men­tos cro­ni­fi­ca­do­res que sean con­su­mi­dos de for­ma seria­li­za­da. Esto, seña­la Roberts, tam­bién hace que algu­nos fár­ma­cos que podrían curar del todo una enfer­me­dad no sean inves­ti­ga­dos. Y se pre­gun­ta has­ta qué pun­to es váli­do y éti­co que la indus­tria de la salud se rija por los mis­mos valo­res y prin­ci­pios que el
mer­ca­do capi­ta­lis­ta, los cua­les lle­gan a pare­cer­se mucho a los de la mafia. La entre­vis­ta ori­gi­nal­men­te fue publi­ca­da por el dia­rio espa­ñol La Vanguardia:

¿La inves­ti­ga­ción se pue­de planificar?

– Si yo fue­ra minis­tro de Sani­dad o el res­pon­sa­ble de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, bus­ca­ría a gen­te entu­sias­ta con pro­yec­tos intere­san­tes; les daría el dine­ro jus­to para que no pudie­ran hacer nada más que inves­ti­gar y les deja­ría tra­ba­jar diez años para sorprendernos.

– Pare­ce una bue­na política.

– Se sue­le creer que, para lle­gar muy lejos, tie­nes que apo­yar la inves­ti­ga­ción bási­ca; pero si quie­res resul­ta­dos más inme­dia­tos y ren­ta­bles, debes apos­tar por la aplicada…

- ¿Y no es así?
– A menu­do, los des­cu­bri­mien­tos más ren­ta­bles se han hecho a par­tir de pre­gun­tas muy bási­cas. Así nació la gigan­tes­ca y billo­na­ria indus­tria bio­tech esta­dou­ni­den­se para la que trabajo.

– ¿Cómo nació?

– La bio­tec­no­lo­gía sur­gió cuan­do gen­te apa­sio­na­da se empe­zó a pre­gun­tar si podría clo­nar genes y empe­zó a estu­diar­los y a inten­tar purificarlos.

- Toda una aventura.
– Sí, pero nadie espe­ra­ba hacer­se rico con esas pre­gun­tas. Era difí­cil obte­ner fon­dos para inves­ti­gar las res­pues­tas has­ta que Nixon lan­zó la gue­rra con­tra el cán­cer en 1971.

– ¿Fue cien­tí­fi­ca­men­te productiva?

– Per­mi­tió, con una enor­me can­ti­dad de fon­dos públi­cos, mucha inves­ti­ga­ción, como la mía, que no ser­vía direc­ta­men­te con­tra el cán­cer, pero fue útil para enten­der los meca­nis­mos que per­mi­ten la vida.

– ¿Qué des­cu­brió usted?

– Phi­llip Allen Sharp y yo fui­mos pre­mia­dos por el des­cu­bri­mien­to de los intro­nes en el ADN euca­rió­ti­co y el meca­nis­mo de gen spli­cing (empal­me de genes).

- ¿Para qué sirvió?
– Ese des­cu­bri­mien­to per­mi­tió enten­der cómo fun­cio­na el ADN y, sin embar­go, sólo tie­ne una rela­ción indi­rec­ta con el cáncer.

- ¿Qué mode­lo de inves­ti­ga­ción le pare­ce más efi­caz, el esta­dou­ni­den­se o
el europeo?

– Es obvio que el esta­dou­ni­den­se, en el que toma par­te acti­va el capi­tal pri­va­do, es mucho más efi­cien­te. Tóme­se por ejem­plo el espec­ta­cu­lar avan­ce de la indus­tria infor­má­ti­ca, don­de es el dine­ro pri­va­do el que finan­cia la inves­ti­ga­ción bási­ca y apli­ca­da, pero res­pec­to a la indus­tria de la salud… Ten­go mis reservas.

- Le escucho.
– La inves­ti­ga­ción en la salud huma­na no pue­de depen­der tan sólo de su ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Lo que es bueno para los divi­den­dos de las empre­sas no siem­pre es bueno para las personas.

- Explí­que­se.
– La indus­tria far­ma­céu­ti­ca quie­re ser­vir a los mer­ca­dos de capital…

- Como cual­quier otra industria.
– Es que no es cual­quier otra indus­tria: esta­mos hablan­do de nues­tra salud y nues­tras vidas y las de nues­tros hijos y millo­nes de seres humanos.

- Pero si son ren­ta­bles, inves­ti­ga­rán mejor.
– Si sólo pien­sas en los bene­fi­cios, dejas de preo­cu­par­te por ser­vir a los seres humanos.

– Por ejemplo…

– He com­pro­ba­do como en algu­nos casos los inves­ti­ga­do­res depen­dien­tes de fon­dos pri­va­dos hubie­ran des­cu­bier­to medi­ci­nas muy efi­ca­ces que hubie­ran aca­ba­do por com­ple­to con una enfermedad…

– ¿Y por qué dejan de investigar?

– Por­que las far­ma­céu­ti­cas a menu­do no están tan intere­sa­das en curar­le a usted como en sacar­le dine­ro, así que esa inves­ti­ga­ción, de repen­te, es des­via­da hacia el des­cu­bri­mien­to de medi­ci­nas que no curan del todo, sino que hacen cró­ni­ca la enfer­me­dad y le hacen expe­ri­men­tar una mejo­ría que des­apa­re­ce cuan­do deja de tomar el medicamento.

– Es una gra­ve acusación.

– Pues es habi­tual que las far­ma­céu­ti­cas estén intere­sa­das en líneas de inves­ti­ga­ción no para curar sino sólo para con­ver­tir en cró­ni­cas dolen­cias con medi­ca­men­tos cro­ni­fi­ca­do­res mucho más ren­ta­bles que los que curan del
todo y de una vez para siem­pre. Y no tie­ne más que seguir el aná­li­sis finan­cie­ro de la indus­tria far­ma­co­ló­gi­ca y com­pro­ba­rá lo que le digo.

- Hay divi­den­dos que matan.
– Por eso le decía que la salud no pue­de ser un mer­ca­do más ni pue­de enten­der­se tan sólo como un medio para ganar dine­ro. Y por eso creo que el mode­lo euro­peo mix­to de capi­tal públi­co y pri­va­do es menos fácil que pro­pi­cie ese tipo de abusos.

– ¿Un ejem­plo de esos abusos?

– Se han deja­do de inves­ti­gar anti­bió­ti­cos por­que son dema­sia­do efec­ti­vos y cura­ban del todo. Como no se han desa­rro­lla­do nue­vos anti­bió­ti­cos, los micro­or­ga­nis­mos infec­cio­sos se han vuel­to resis­ten­tes y hoy la tubercu­losis, que en mi niñez había sido derro­ta­da, está resur­gien­do y ha mata­do este año pasa­do a un millón de personas.

- ¿No me habla usted del Ter­cer Mundo?
– Ése es otro tris­te capí­tu­lo: ape­nas se inves­ti­gan las enfer­me­da­des ter­cer­mun­dis­tas, por­que los medi­ca­men­tos que las com­ba­ti­rían no serían ren­ta­bles. Pero yo le estoy hablan­do de nues­tro Pri­mer Mun­do: la medi­ci­na que cura del todo no es ren­ta­ble y por eso no inves­ti­gan en ella.

– ¿Los polí­ti­cos no intervienen?

– No se haga ilu­sio­nes: en nues­tro sis­te­ma, los polí­ti­cos son meros emplea­dos de los gran­des capi­ta­les, que invier­ten lo nece­sa­rio para que sal­gan ele­gi­dos sus chi­cos, y si no salen, com­pran a los que son elegidos.

- De todo habrá.
– Al capi­tal sólo le intere­sa mul­ti­pli­car­se. Casi todos los polí­ti­cos – y sé de lo que hablo- depen­den des­ca­ra­da­men­te de esas mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas que finan­cian sus cam­pa­ñas. Lo demás son palabras…
(lavan­guar­dia)

http://​www​.nodo50​.org/​c​i​e​n​c​i​a​_​p​o​p​u​l​ar/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *