Un sinies­tro ape­lli­do- J M Alvarez.Blogspot

Ayer fue 27 de sep­tiem­bre. Ese mis­mo día, del año 1975, fue­ron fusi­la­dos, tras un Con­se­jo de Gue­rra, cin­co mili­tan­tes anti­fas­cis­tas.

Tres eran del Fren­te Revo­lu­cio­na­rio Anti­fas­cis­ta y Patrio­ta (FRAP): José Hum­ber­to Bae­na Alon­so, José Luis Sán­chez Bra­vo y Ramón Gar­cía Sanz, nin­guno supe­ra­ba los 30 años de edad. Los otros dos eran miem­bros de ETA: Juan Pare­des Manot «Txi­ki» (no era vas­co de ori­gen, había naci­do en Extre­ma­du­ra), de 21 años, y Ángel Otae­gui, de 33.

José Anto­nio Sáenz de San­ta­ma­ría (foto) fue el gene­ral de la guar­dia civil, que diri­gió los pre­pa­ra­ti­vos de las eje­cu­cio­nes. Una vez fina­li­za­do su «tra­ba­jo» se mar­chó a su casa y allí le haría cari­ñi­tos y mimos a Sora­ya su hija de 4 años, actual vice­pre­si­den­ta de gobierno.

Hay que ver como afi­na el régi­men a la hora de eli­gir y aupar al Eje­cu­ti­vo, a los ges­to­res de sus polí­ti­cas anti obre­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *