La bal­ca­ni­za­ción del con­flic­to sirio- No a la gue­rra impe­ria­lis­ta

Hace aho­ra un año que los impe­ria­lis­tas de Esta­dos Uni­dos y la Zona Euro, de las mul­ti­na­cio­na­les del petró­leo y los due­ños mun­dia­les del dine­ro, lan­za­ron la «bata­lla deci­si­va» sobre la capi­tal de Libia para doble­gar, final­men­te, la resis­ten­cia de la Jamahi­ri­ya ver­de libia y de la uni­dad popu­lar, socia­lis­ta y mul­ti­cul­tu­ral de los libios, res­pe­tuo­sa con la tra­di­ción ára­be, bere­ber e islá­mi­ca de los pue­blos del Magreb, que había ele­va­do la cali­dad de vida del pue­blo libio al pri­mer nivel en el desa­rro­llo humano de Áfri­ca, que había con­ce­di­do la igual­dad a las muje­res con res­pec­to a los hom­bres, y la dig­ni­dad a todos los libios para bene­fi­ciar­se de las rique­zas que con­te­nía su tie­rra y que sólo les per­te­ne­cían a ellos.

Esa bata­lla deci­si­va se libró, como deci­mos, en la capi­tal de Libia, Trí­po­li. Fue­ron dos sema­nas de un inten­so bom­bar­deo, pri­me­ro des­de el aire, a tra­vés de la avia­ción de la OTAN que nun­ca res­pe­tó la zona de exclu­sión aérea, sino que la apro­ve­chó para impo­ner un domi­nio total del cie­lo a par­tir del cual apo­yar las accio­nes terres­tres en con­tra del pue­blo y la Jamahi­ri­ya libia. Lue­go, del bom­bar­deo se encar­ga­ron los navíos de gue­rra de la OTAN que se colo­ca­ron en la cos­ta, para apo­yar el des­em­bar­co de las fuer­zas mili­ta­res de éli­te occi­den­ta­les que, jun­to con los Black­wa­ter, par­ti­ci­pa­ron en las bata­llas deci­si­vas (1).

La pro­pa­gan­da ver­gon­zo­sa de los nihi­lis­tas en Rebe­lión, Públi­co, etc., quie­re decir que la «bata­lla deci­si­va» se había pro­du­ci­do antes, en los Mon­tes Nafu­sa. No, la impo­si­bi­li­dad de lograr el con­trol de los Mon­tes Nafu­sa por las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya fue un fac­tor cla­ve para la derro­ta en Trí­po­li, pero no fue­ron los Mon­tes Nafu­sa (situa­dos al sur de Trí­po­li) la cla­ve mili­tar de todo el con­flic­to. El dete­rio­ro de la situa­ción hacia el inte­rior del país, la impo­si­bi­li­dad por par­te de las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya de con­so­li­dar los avan­ces hacia el este, aña­di­dos a la pér­di­da de con­trol sobre los Mon­tes Nafu­sa, fue lo que hizo cada vez más difí­cil a las fuer­zas lea­les libias a la Jamahi­ri­ya ase­gu­rar su pose­sión de Trí­po­li.

La pri­me­ra ofen­si­va sobre Trí­po­li de la OTAN fue repe­li­da por las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya, es enton­ces cuan­do se recu­rrió a lan­zar imá­ge­nes por TV de la «libe­ra­ción» de la Pla­za Ver­de. Pero esas imá­ge­nes entra­ban en con­tra­dic­ción con otras noti­cias de con­cen­tra­cio­nes en la mis­ma Pla­za Ver­de de apo­yo a la Jamahi­ri­ya, en las que Saif Al-Islam se diri­gía a la mul­ti­tud (2).

En la segun­da ofen­si­va sobre Trí­po­li, el esce­na­rio infor­ma­ti­vo en la capi­tal cam­bio com­ple­ta­men­te (3). Las calles se vacia­ron de gen­te, empe­za­ron a apa­re­cer cor­tes de carre­te­ra, los insur­gen­tes lle­ga­ron has­ta los hote­les don­de esta­ban los perio­dis­tas y los impi­die­ron salir… La Jamahi­ri­ya esta­ba per­dien­do el con­trol de la capi­tal y se dis­po­nía a seguir con la gue­rra en el desier­to. Cam­bia­ron las tor­nas, y los que cer­ca­ban la ciu­dad pasa­ron a estar cer­ca­dos.

La situa­ción en Trí­po­li dis­ta­ba mucho de estar con­tro­la­da por los “rebel­des” y, prue­ba de ello, tar­da­ron más de un mes en tras­la­dar la admi­nis­tra­ción títe­re del CNT de Bengha­zi a Trí­po­li.

El secues­tro y ase­si­na­to de Muam­mar Gadha­fi y de su hijo Mutas­sin es una prue­ba de que no tenían la situa­ción bajo con­trol. El secues­tro de Saif al-Islam Gadha­fi es una prue­ba de que la siguen sin tener… Por eso, Saif al-Islam pide ser enjui­cia­do en la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal por­que, con­tan­do con todo los pre­ce­den­tes que ha habi­do en torno a su padre y su her­mano, con­tan­do con la pro­pia situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad que pade­ce y los deli­tos come­ti­dos con­tra los abo­ga­dos que iban a defen­der­lo, y con­tan­do con la situa­ción de injus­ti­cia y cri­mi­na­li­dad orga­ni­za­da que hay en Libia, es segu­ro que en Libia no ten­dría un jui­cio jus­to en nin­gún caso, sino un pro­ce­so de lin­cha­mien­to y escar­mien­to públi­co.

Un mes des­pués del “Vol­cán sobre Damas­co”, y die­ci­sie­te meses des­pués de que comen­za­ran las pro­tes­tas en Siria, el Gobierno sirio no ha deser­ta­do, el Ejér­ci­to sirio no se ha hun­di­do (4), los “rebel­des” (en reali­dad, terro­ris­tas inter­na­cio­na­les) no han logra­do ocu­par el país ni con­so­li­dar nin­gún tipo de “admi­nis­tra­ción” que no se asien­te en el terror de las ban­das orga­ni­za­das.

Los paí­ses beli­ge­ran­tes en el con­flic­to sirio siguen reu­nién­do­se al mar­gen de la ONU para tra­tar de coor­di­nar esfuer­zos en el apo­yo a los insur­gen­tes, siguen lan­zan­do lla­ma­mien­tos inti­mi­da­to­rios y ame­na­za­do­res de cara a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, siguen inter­fi­rien­do en las comu­ni­ca­cio­nes de Siria, siguen obs­ta­cu­li­zan­do cual­quier solu­ción dia­lo­ga­da al con­flic­to, siguen difi­cul­tan­do cual­quier cola­bo­ra­ción de otros paí­ses para solu­cio­nar el con­flic­to, siguen blo­quean­do eco­nó­mi­ca­men­te al país y cas­ti­gan­do a sus orga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes, siguen inten­ta­do que la sali­da al con­flic­to sea dra­má­ti­ca y pase por más derra­ma­mien­to de san­gre, más vio­len­cia y más des­truc­ción… Cuen­tan con un blo­que “ofi­cial” que agru­pa a Euro­pa Occi­den­tal y Nor­te­amé­ri­ca, ade­más de los paí­ses ára­bes que se han posi­cio­na­do a favor de las “pri­ma­ve­ras [negras] ára­bes”, y de todos aque­llos paí­ses en el res­to del mun­do que, por temor o por con­ve­nien­cia, no pue­den decir que No a sus exi­gen­cias.

Dese­cha­do el ele­men­to tác­ti­co de la gue­rra de la infor­ma­ción que, en reali­dad, a pesar de que, hoy en día, casi todo es infor­ma­ción, no pue­de supo­ner un gran avan­ce sobre el terreno dado que, más o menos tem­prano, se aca­ba cono­cien­do la ver­dad, y ya hay otros cen­tros mediá­ti­cos que con­tra­rres­tan la infor­ma­ción de los gran­des medios occi­den­ta­les y ára­bes, sólo que­da espe­rar un “gran acon­te­ci­mien­to” que cam­bie radi­cal­men­te la corre­la­ción de fuer­zas en el con­flic­to, o un lan­gui­de­ci­mien­to del mis­mo que haga que se gane o se pier­da por su dila­ta­ción, un ges­to, un even­to, algo que per­mi­ta a uno u otro ban­do sacar ven­ta­ja.

Es en este con­tex­to don­de hay que situar la refe­ren­cia del pre­si­den­te de EE.UU. Barack Oba­ma a las “armas de des­truc­ción masi­va” nuclea­res-bio­ló­gi­cas-quí­mi­cas (5), vie­jo cuen­to del impe­ria­lis­mo en Orien­te Medio… Y al que hace un mes, cuan­do salió, ya res­pon­dió el minis­tro de exte­rio­res sirio dicien­do que quien se opo­nía al con­trol y reduc­ción de este arma­men­to en Orien­te Medio era, pre­ci­sa­men­te, EE.UU (6).

Como telón de fon­do pesan las ame­na­zas nor­te­ame­ri­ca­nas e israe­líes con­tra Irán, y el anun­cio ofi­cio­so de este país de que ya esta­ba pre­pa­ra­do para esta gue­rra.

En todo este con­flic­to a esca­la regio­nal –y que ame­na­za con con­ver­tir­se en un con­flic­to mun­dial– por las con­co­mi­tan­cias de las alian­zas regio­na­les esta­ble­ci­das, la ONU es colo­ca­da en un segun­do plano. Anu­la­do su Con­se­jo de Segu­ri­dad para poder tomar nin­gu­na deci­sión sol­ven­te, que­da su papel en la super­vi­sión del orden inter­na­cio­nal, en el res­pe­to de los dere­chos huma­nos y del dere­cho huma­ni­ta­rio, y en el enjui­cia­mien­to y valo­ra­ción de la situa­ción huma­ni­ta­ria crea­da, ponien­do los medios para cubrir­la y dis­po­nien­do las san­cio­nes que corres­pon­dan para aque­llos que la empeo­ren.

La ONU, como hemos vis­to en reite­ra­das oca­sio­nes, pue­de ser un medio para traer la paz, o un medio para que esa paz tar­de más en lle­gar. Las poten­cias impe­ria­lis­tas situa­das en pues­tos cla­ves de esa orga­ni­za­ción actúan, en corres­pon­den­cia con sus intere­ses, para que la paz tar­de todo lo posi­ble en lle­gar y para que, si lle­ga, sea a un pre­cio tan ele­va­do que casi no pue­da ser per­ci­bi­da por los pue­blos a los que lle­gue. Y, cuan­do habla­mos de paz, no ha de per­der­se de vis­ta que habla­mos de una paz jus­ta, es decir, de una paz con jus­ti­cia social, con res­pe­to a la sobe­ra­nía nacio­nal, a la volun­tad popu­lar, a la capa­ci­dad de los pue­blos para cons­truir sus paí­ses y deci­dir su futu­ro. Es decir, de una paz aco­gi­da tan­to en la letra como en el espí­ri­tu al impul­so ini­cial que dio ori­gen a la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das.

No es esta, sin embar­go, la paz, como deci­mos, que estén dis­pues­tas a garan­ti­zar las poten­cias impe­ria­lis­tas. Más bien, en sus cálcu­los está con­ti­nuar con la gue­rra en Orien­te Medio, ya sea de for­ma masi­va y con gran­des ope­ra­cio­nes mili­ta­res, ya sea de for­ma más selec­ti­va y recu­rrien­do al terro­ris­mo, las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas y la uti­li­za­ción de gru­pos de mer­ce­na­rios, aso­cia­dos a ele­men­tos regio­na­les dis­pues­tos a ganar a cual­quier pre­cio.

Exis­te una extra­ña una­ni­mi­dad en los medios de comu­ni­ca­ción “occi­den­ta­les” en no aso­ciar el cli­ma mun­dial de pre-gue­rra con la cri­sis inter­na­cio­nal del mode­lo eco­nó­mi­co impe­ran­te. Pero la aso­cia­ción es muy cla­ra y, de una u otra for­ma, los ges­to­res polí­ti­cos se lo harán ver a sus audien­cias y pre­su­mi­bles votan­tes. Esta vez, lo que toca en Occi­den­te es ir a la gue­rra para “salir de la cri­sis”, ir a la gue­rra para olvi­dar­se de que “esta­mos en cri­sis”, o ir a la gue­rra como una opor­tu­ni­dad para “hacer algo con la cri­sis”.

A estas gue­rras regio­na­les, fun­da­men­tal­men­te, hemos lle­ga­do por la depen­den­cia del capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta del petró­leo. Y los paí­ses con­tra los que ese impe­ria­lis­mo ha ata­ca­do han sido, pre­ci­sa­men­te, paí­ses que que­rían des­ha­cer­se de su depen­den­cia de Occi­den­te. Irak, Libia, antes lo había logra­do Irán (y la some­tie­ron a una gue­rra regio­nal con Irak). De la libe­ra­ción de ese sis­te­ma ins­ti­tui­do del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta en su fase impe­ria­lis­ta depen­de que se libe­ren los paí­ses de Orien­te Medio del yugo de los paí­ses agre­so­res y que nos libe­re­mos todos los pue­blos de las ame­na­zas y opre­sión del impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal.

Por eso, en sin­to­nía con todos los mani­fies­tos de esta Pla­ta­for­ma, atre­vá­mo­nos a decir, ¡aba­jo la Casa de los Saud!, ¡aba­jo las Casas Reales y las Monar­quías!, ¡liber­tad para los pue­blos ya!, ¡jus­ti­cia e igual­dad para todos los pue­blos del mun­do!, ¡pun­to final a la hege­mo­nía del dólar, y nacio­na­li­za­ción de todos los recur­sos natu­ra­les y de todas las empre­sas de hidro­car­bu­ros, de la ban­ca, de la cien­cia, de la tec­no­lo­gía y del saber! Por un mun­do sin sátra­pas, sin ladro­nes o ladro­nas [email protected], sin reyes o rei­nas ni [email protected], sin tra­fi­can­tes de dro­gas, y sin fal­si­fi­ca­do­res o fal­si­fi­ca­do­ras ni [email protected] pro­fe­sio­na­les. Por un mun­do libre, don­de reine la paz, la demo­cra­cia y la jus­ti­cia social.

Una uto­pía, qui­zás, pero un sue­ño por el que vale la pena luchar.

23-08-2012


Notas

(1) Aun­que no se las con­si­de­re al mis­mo nivel en cuan­to a pro­fe­sio­na­li­dad y pre­pa­ra­ción, el apo­yo de los ejér­ci­tos mili­ta­res ára­bes de Egip­to, Jor­da­nia, Catar y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos tam­bién hay que seña­lar­los en su cola­bo­ra­ción fun­da­men­tal en la gue­rra de con­quis­ta de Libia. Las fuer­zas mili­ta­res cata­ríes, por ejem­plo, desem­pe­ña­ron labo­res de poli­cía des­de los ini­cios en Bengha­zi, y sus pabe­llo­nes se vie­ron en las zonas con­quis­ta­das por los rebel­des. En cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción del Ejér­ci­to de los Emi­ra­tos Ára­bes, tras la bata­lla de Trí­po­li se infor­mó de la cap­tu­ra de alguno de sus ofi­cia­les por el Ejér­ci­to leal de la Jamahi­ri­ya («La TV Al Rai des­mien­te la muer­te de Jamis y dice que su uni­dad ha cap­tu­ra­do a un alto man­do de los emi­ra­tos»). Por lo que res­pec­ta a la par­ti­ci­pa­ción de los ejér­ci­tos ára­bes de Egip­to y Jor­da­nia, no se cono­ció has­ta des­pués de que se reti­ra­ran («La gue­rra de Libia pudo haber ter­mi­na­do mal para la OTAN»). Como diver­sos ana­lis­tas y exper­tos mili­ta­res apun­ta­ron, entre ellos Wal­ter Mar­tí­nez, el grue­so del ejer­ci­to «rebel­de» no esta­ba pre­pa­ra­do para las bata­llas deci­si­vas, que se reser­va­ron a mili­ta­res pro­fe­sio­na­les de las fuer­zas de éli­te occi­den­ta­les.

(2) «La OTAN inva­de por tie­rra Trí­po­li pero se ve obli­ga­da a reti­rar­se ante el avan­ce de las tro­pas popu­la­res libias» (23−08−2011)

(3) «Entra­da de los rebel­des en Trí­po­li sin tea­tro» (24−08−2011)

(4) El Ejér­ci­to sirio ha segui­do armán­do­se duran­te los 17 meses de con­flic­to y ha rea­li­za­do varias manio­bras de entre­na­mien­to en los últi­mos meses.

(5) «Al-Cia-da podría tener acce­so a arma­men­to NBQ (nuclear, bio­ló­gi­co y quí­mi­co)» (04−08−2012)

(6) «Siria está com­pro­me­ti­da a libe­rar a Orien­te Medio de las armas de des­truc­ción masi­va» (29−07−2012)

http://​noa​la​gue​rraim​pe​ria​lis​ta​-madrid​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *