«No es una sen­ten­cia ais­la­da, por­que obli­ga al Esta­do a tomar medi­das para que no se repro­duz­ca la vio­la­ción de dere­chos»

Didier Rou­get es, jun­to a Amaia Izko, el autor de la deman­da pre­sen­ta­da por la pre­sa tafa­lle­sa Inés del Río ante el TEDH. El juris­ta natu­ral de Lille y afin­ca­do en Uzta­ritze apor­ta las corres­pon­dien­tes expli­ca­cio­nes, tan­to sobre la sen­ten­cia como sobre la pre­ten­sión del Gobierno espa­ñol de hacer caso omi­so de la deci­sión.

Toma­do de Naiz​.Info
Didier_rouget
El tri­bu­nal le dice a Madrid que debe libe­rar a la pre­sa, que le debe indem­ni­zar, pero, por enci­ma de todo, debe adop­tar medi­das para evi­tar la reite­ra­ción del daño

El Gobierno espa­ñol ha anun­cia­do que pre­sen­ta­rá recur­so ante la Gran Sala de la Cor­te de Estras­bur­go.

En vir­tud del artícu­lo 46 de la Con­ven­ción Euro­pea de Dere­chos Huma­nos, los esta­dos se com­pro­me­ten a acep­tar las sen­ten­cias defi­ni­ti­vas de la Cor­te. La deci­sión defi­ni­ti­va del tri­bu­nal es tras­la­da­da des­pués al Comi­té de Minis­tros de Asun­tos Extran­je­ros de los 47 esta­dos miem­bros del Con­se­jo de Euro­pa, encar­ga­do de velar por su apli­ca­ción.
Es posi­ble plan­tear un recur­so ante la Gran Sala, inte­gra­da por 17 jue­ces, pero solo cuan­do con­cu­rren cir­cuns­tan­cias excep­cio­na­les, cuan­do la sen­ten­cia da lugar a una cues­tión gra­ve de inter­pre­ta­ción o de carác­ter gene­ral. Y creo que no se dan las con­di­cio­nes para que el recur­so pros­pe­re.

Madrid ha afir­ma­do que, en prin­ci­pio, no tie­ne inten­ción de apli­car una sen­ten­cia que inclu­so con­tem­pla indem­ni­za­cio­nes.

El anun­cio públi­co del minis­tro de Inte­rior espa­ñol según el cual Espa­ña se nega­ría a pagar la suma de 30.000 euros, acor­da­da para la deman­dan­te a títu­lo de satis­fac­ción jus­ta o equi­ta­ti­va, cons­ti­tu­ye una vio­la­ción direc­ta de la Con­ven­ción y aten­ta con­tra la obli­ga­ción de coope­ra­ción que incum­be a todos los esta­dos miem­bros.

Hemos escu­cha­do a des­ta­ca­dos juris­tas remar­car la soli­dez de la sen­ten­cia. ¿Com­par­te esa opi­nión?

El tri­bu­nal expli­ci­ta con suma cla­ri­dad cómo y por qué se ha pro­du­ci­do la vul­ne­ra­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les. Y no solo eso, sino que tam­bién dice que el Esta­do debe tomar las medi­das opor­tu­nas para que no se pue­da repe­tir el daño cau­sa­do en este caso a Inés del Río.

Lue­go, pese a las opi­nio­nes ver­ti­das por el Gobierno del PP, no esta­ría­mos, estric­ta­men­te, ante un caso ais­la­do.

Con su deci­sión, el tri­bu­nal con­vier­te en insos­te­ni­ble el man­te­ni­mien­to de medi­das jurí­di­cas de excep­ción, que res­pon­den a menu­do a las actua­cio­nes y las nece­si­da­des de la Audien­cia Nacio­nal, ya que le dice a Madrid que debe libe­rar a la pre­sa, que le debe indem­ni­zar, pero, por enci­ma de todo, debe adop­tar medi­das para evi­tar la reite­ra­ción del daño. Lue­go, lo que se le está dicien­do al Esta­do espa­ñol es que debe de renun­ciar a esa “mul­ti­pli­ca­ción de la excep­cio­na­li­dad” a la que se ha pres­ta­do con esta y otras nor­mas.

El mis­mo Gobierno que salu­dó la deci­sión de Estras­bur­go de ava­lar la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na vie­ne a mini­mi­zar aho­ra las con­se­cuen­cias de esta sen­ten­cia. Por acla­rar­nos, ¿la deci­sión de la Cor­te es de obli­ga­do cum­pli­mien­to o es una mera reco­men­da­ción?

Hay que saber que la Cor­te ha evo­lu­cio­na­do en los últi­mos años y sus tareas no cesan de ampliar­se. En ori­gen, ejer­cía una mera veri­fi­ca­ción efec­ti­va del pago por el esta­do de la suma atri­bui­da al deman­dan­te. Actual­men­te, fija a los esta­dos una obli­ga­ción de adop­tar las dis­po­si­cio­nes opor­tu­nas para impe­dir que se repro­duz­can las vul­ne­ra­cio­nes. Para ello, la Cor­te pue­de pro­mo­ver medi­das de carác­ter indi­vi­dual o de carác­ter gene­ral o colec­ti­vo. En todo caso, cabe recor­dar que el Esta­do espa­ñol está obli­ga­do por la Con­ven­ción Euro­pea de Dere­chos Huma­nos y debe ate­ner­se a ella. La Cor­te le dice aho­ra que ha vul­ne­ra­do par­cial­men­te los con­te­ni­dos de esa Con­ven­ción y, por lo tan­to, el Rei­no de Espa­ña no pue­de adop­tar una acti­tud insu­mi­sa ante la sen­ten­cia.

¿Hay meca­nis­mos para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de la sen­ten­cia?

El Tri­bu­nal de Estras­bur­go es el órgano de jus­ti­cia del Con­se­jo de Euro­pa, que tie­ne un Comi­té de Minis­tros que repre­sen­ta a los esta­dos [inte­gra­do por los minis­tros de Exte­rio­res o sus repre­sen­tan­tes per­ma­nen­tes en Estras­bur­go]. Los 47 esta­dos están obli­ga­dos a apli­car el Con­ve­nio y, si no lo hicie­ran, podrían ser denun­cia­dos ante ese Comi­té de Minis­tros, que está habi­li­ta­do para pro­mo­ver san­cio­nes finan­cie­ras y otras más gra­ves a las que nin­gún esta­do demo­crá­ti­co homo­lo­ga­do que­rría arries­gar­se.

¿Hay pre­ce­den­tes de actua­cio­nes puni­ti­vas como las que evo­ca?

Hacien­do his­to­ria, hay que recor­dar la denun­cia con­tra Gre­cia tras el Gol­pe de los Coro­ne­les, que lle­vó a este país a auto­ex­cluir­se tem­po­ral­men­te para evi­tar la expul­sión del Con­se­jo.

Por lo que dice, no pare­ce bue­na idea resis­tir­se a cum­plir una sen­ten­cia que, ade­más, pue­de hacer­se exten­si­va a dece­nas de pre­sos polí­ti­cos vas­cos.

La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria espa­ño­la ha sido des­acre­di­ta­da en Euro­pa, y sus prác­ti­cas irre­gu­la­res han que­da­do al des­cu­bier­to. Debe­mos per­se­ve­rar en la bata­lla jurí­di­ca para que otras vic­to­rias sean posi­bles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *