¡Eli­ge tu excu­sa para no hacer huel­ga!- Iña­ki Etaio

Si el 29 de mar­zo no vas a hacer huel­ga y sien­tes cier­ta inco­mo­di­dad cuan­do alguien te pre­gun­te si la vas a secun­dar, no te preo­cu­pes. No hace fal­ta que pien­ses qué vas a res­pon­der. A con­ti­nua­ción tie­nes un lis­ta­do de excu­sas. Eli­ge la que más vaya con tu esti­lo y tran­qui­li­za tu con­cien­cia:

Excu­sa “coyun­tu­ral”: “La situa­ción no está como para hacer huel­ga”. Está cla­ro que es mucho mejor tener nues­tros dere­chos toda­vía más recor­ta­dos para seguir dicien­do lo mis­mo. Cuan­to peor esté la situa­ción menos razo­nes habrá para hacer huel­ga…

Excu­sa “pan para hoy, ham­bre para maña­na”: “No me pue­do per­mi­tir per­der el suel­do de un día”. Es evi­den­te que el suel­do de ese día será lo que te per­mi­ta tener una vida dig­na. Y ade­más, está cla­ro que no per­de­rás nada con esta refor­ma labo­ral y con las que ven­drán des­pués…

Excu­sa “dócil”: “No pue­do hacer huel­ga por­que en la empre­sa las cosas están muy mal y pue­den tomar repre­sa­lias”. Es incues­tio­na­ble que con las medi­das que se están apro­ban­do con­tra los tra­ba­ja­do­res se limi­ta­rá muchí­si­mo el poder de la patro­nal para poder tomar repre­sa­lias con­tra los tra­ba­ja­do­res, [email protected] tú. Tam­bién es evi­den­te que, si el/​la [email protected] ve que eres dócil, tus dere­chos serán más res­pe­ta­dos…

Excu­sa “todos son igua­les”: “No estoy de acuer­do con la refor­ma, pero tam­po­co estoy de acuer­do con los sin­di­ca­tos, por­que sólo defien­den sus intere­ses”. Indu­da­ble­men­te, lo mejor que se pue­de hacer para luchar con­tra la refor­ma es des­po­tri­car con [email protected] [email protected] en char­las de taber­na y no par­ti­ci­par en una movi­li­za­ción coor­di­na­da jun­to con [email protected] demás [email protected] Mucho más efec­ti­vo, sin nin­gu­na duda…

Excu­sa “yo soy quien levan­ta el país”: “La gen­te que hace huel­ga lo que bus­ca es tomar­se un día de fies­ta”. Es obvio que lo real­men­te sacri­fi­ca­do es igno­rar la con­vo­ca­to­ria de huel­ga e ir a tra­ba­jar, para poder seguir sacri­fi­cán­do­se cada vez más con lo que nos vie­ne y ven­drá con las refor­mas con­tra [email protected] [email protected]

Excu­sa “gran per­so­na­li­dad”: “En mi empre­sa muy poca gen­te hará huel­ga”. Está cla­ro que, al no hacer huel­ga tú tam­po­co, serán más quie­nes secun­den la huel­ga. Ade­más, si tu compañ[email protected] te escu­cha dicien­do esto y está igual de con­ven­ci­do que tú, segu­ro que se sien­te mucho más [email protected] para sumar­se a la huel­ga con­ti­go. Y no olvi­de­mos que, en últi­mo tér­mino, la mayo­ría siem­pre tie­ne la razón; o al menos si sir­ve para jus­ti­fi­car la acti­tud pro­pia…

Excu­sa “no ten­go tiem­po para huel­gas”: “Haría huel­ga, sí, pero ten­go mucho tra­ba­jo acu­mu­la­do y no me pue­do per­mi­tir per­der un día ente­ro”. Es evi­den­te que ese día de tra­ba­jo que no per­de­rás será mucho más deci­si­vo que los dere­chos que te serán recor­ta­dos por la apli­ca­ción de la refor­ma labo­ral. De todas for­mas, exis­te otra posi­bi­li­dad: con­vo­car una macro­asam­blea para saber qué día te vie­ne bien hacer huel­ga, para que así pue­das par­ti­ci­par.

Excu­sa “jefe­ci­llo”: “En mi empre­sa ten­go impor­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des y ten­go varios emplea­dos a mi car­go. No pue­do hacer huel­ga”. Está cla­ro que tú no eres un/​a trabajador/​a cual­quie­ra. ¡Fal­ta­ría más! Tú eres algo más. [email protected], tú no eres un/​a [email protected] y la refor­ma no te afec­ta­rá…

Excu­sa “polí­ti­ca­men­te correc­to”: “Las huel­gas son algo dema­sia­do radi­cal y eso es lo que les gus­ta a los radi­ca­les”. Cla­ro, el bru­tal recor­te de dere­chos que nos impon­drán no será nada radi­cal. Lo harán con bue­nos moda­les, bien ves­ti­dos, con una son­ri­sa y una pal­ma­di­ta en la espal­da… ¡Así sí que se pue­den hacer las cosas!

Excu­sa “apo­lí­ti­ca”: “¿Que si voy a hacer huel­ga? Yo no me meto en polí­ti­ca…”. Es indu­da­ble que acep­tar sin pro­tes­tar las medi­das con­tra los tra­ba­ja­do­res no es ser cóm­pli­ce de las mis­mas… Y ade­más, cla­ro está, par­ti­ci­par en polí­ti­ca es algo alta­men­te des­acon­se­ja­ble. Eso lo tie­nen que hacer los polí­ti­cos, no [email protected]

“Estoy de acuer­do con la refor­ma y es nece­sa­ria.” ¡Feli­ci­da­des! Tú no nece­si­tas bus­car excu­sas. Has con­se­gui­do (han con­se­gui­do) que te imbu­yas de pen­sa­mien­to bur­gués y aspi­res a ser como ellos. Sólo te fal­ta el pasa­je para dejar de ser trabajador/​a y con­ver­tir­te en patrón. ¡Eso sí que es un sue­ño! Tie­nes toda una vida para seguir bus­can­do. ¡Hay miles de pre­mios!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *