Eguz­ki ante el dic­ta­men del CSI exi­ge el cie­rre de Garo­ña

Hemos teni­do cono­ci­mien­to del Dic­ta­men que ha emi­ti­do el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nuclear (CSN) a peti­ción del Gobierno de Madrid sobre la pro­lon­ga­ción de la vida de la cen­tral de Garo­ña,

una cen­tral con más de 40 años de vida, que pone en jaque la segu­ri­dad de su entorno: las grie­tas del barri­le­te, de las barras de pene­tra­ción, de los man­gui­tos; los pro­ble­mas de corro­sión intra­gra­nu­lar, en las tube­rías del cir­cui­to de refri­ge­ra­ción… son un agra­van­te de su ya supe­ra­da fecha de cadu­ci­dad.

Pero a pesar de todo, CSN ya con­si­de­ró «acep­ta­ble» la pre­vi­sión del titu­lar de la cen­tral (Nucle­nor). Ade­más, en dicho infor­me envia­do en su momen­to a la Comi­sión, el CSN se com­pro­me­tía a «revi­sar en una ins­pec­ción las hipó­te­sis y esti­ma­cio­nes rea­li­za­das ‑por el titu­lar- para jus­ti­fi­car la dura­ción exten­di­da de las bate­rías, así como los pro­ce­di­mien­tos de actua­ción pre­vis­tos».

Por todo ello, Eguz­ki denun­cia que estas prue­bas pre­ten­den alu­dir a la con­di­ción de exper­tos, cuan­do son per­so­nas y téc­ni­cos con intere­ses y que actúan como juez y par­te, al defen­der este tipo de ener­gía y la “infa­li­bi­li­dad” de las nuclea­res para las que vin­cu­lan su vida pro­fe­sio­nal, algo reba­ti­do con los hechos, dra­má­ti­cos para las pobla­cio­dens que los pade­cen.

El ries­go es inasu­mi­ble para una pobla­ción con­cien­cia­da y en ries­go de un acci­den­te nuclear. Tan­to Fukushima‑1 como Garo­ña tie­nen unos reac­to­res con un pési­mo sis­te­ma de con­ten­ción y por ello pode­mos cali­fi­car a Garo­ña como un peli­gro de pri­mer orden, sin medi­das de pre­ven­ción, eva­cua­ción, ni con­ten­ción en caso de acci­den­te nuclear, inde­sa­ble pero posi­ble según la expe­rien­cia y sus carac­te­rís­ti­cas.

Que­dan en entre­di­cho todos los estu­dios y prue­bas de resis­ten­cia de estos pro nuclea­res cuan­do se echan las manos a la cabe­za como si no se pudie­ra repe­tir la his­to­ria y no debíe­se­mos de haber cono­ci­do acci­den­tes en las nuclea­res de Three Mile Island; Cher­nobyl; Fukushi­ma-Daii­chi, y Mar­cou­le, todas con infor­mes y para­bie­nes de la indus­tria nuclear y de los orga­nos de con­trol guber­na­men­ta­les como el CSN.

Para Eguz­ki, estos deno­mi­na­dos “acci­den­tes” son con­se­cuen­cia de la ener­gía nuclear, pues­to que no es segu­ra, sino al con­tra­rio, impre­de­ci­ble, cuyos efec­tos y resi­duos los asu­mi­mos todos y todas. Los intere­ses eco­nó­mi­cos del lobby nuclear estan fro­tan­do­se las manos con la deci­sión polí­ti­ca de ser­vir este gobierno al interes de las gran­des empre­sas ener­gé­ti­cas en su apues­ta por la ener­gía nuclear, y que sólo la pre­sión social pue­de des­en­mas­ca­rár la impo­si­ción de esta pró­rro­ga a la volun­tad popu­lar, a la segu­ri­dad y la salud de las per­so­nas. La cla­ve del deba­te es la volun­tad mani­fes­ta­da por el Par­ti­do Popu­lar de pro­ce­der a la pró­rro­ga del pla­zo de con­ce­sión de acti­vi­dad, en con­tra de la mayo­ría social.

Garo­ña es una plan­ta nuclear que debe­ría haber esta­do cerra­da hace mucho tiem­po por vie­ja, por peli­gro­sa, por inne­ce­sa­ria, por estar amor­ti­za­da, por­que lo deman­da la socie­dad, no admi­ni­tien­do impo­si­cio­nes al res­pec­to. Para Eguz­ki, no hay cri­te­rios eco­nó­mi­cos, eco­ló­gi­cos ni demo­crá­ti­cos que ava­len el fun­cio­na­mien­to la ener­gía nuclear.

Por lo tan­to, es la socie­dad vas­ca la que exi­ge al Gobierno Espa­ñol que atien­da a la deman­da neta­men­te mayo­ri­ta­ria cie­rre Garo­ña de for­ma inme­dia­ta, y plan­tee un pro­gra­ma de cie­rre de las cen­tra­les nuclea­res para aca­bar con esta ener­gía peli­gro­sa en el Esta­do.

NUKLEARRIK EZ!! GAROÑA ITXI ORAIN !!!

EGUZKI Tal­de Eko­lo­gis­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *