La nece­si­dad de una estra­te­gia inter­na­cio­nal en defen­sa de los pre­sos pales­ti­nos- Joe Catron

Los pre­sos polí­ti­cos, sus fami­lias y su cau­sa y sus afa­nes gozan de apo­yo gene­ra­li­za­do en la socie­dad pales­ti­na. Pue­de haber pales­ti­nos que no se hayan suma­do jamás a una cam­pa­ña de boi­cot o rea­li­za­do accio­nes para rom­per el sitio de Gaza, pero sue­len mani­fes­tar­se en favor de los dere­chos de los dete­ni­dos y con­tri­bu­yen a apo­yar a sus fami­lias. La libe­ra­ción de todos los pre­sos es un ele­men­to en el que coin­ci­den todas las fac­cio­nes polí­ti­cas pales­ti­nas. Los par­ti­dos riva­les tie­nen por nor­ma recla­mar y cele­brar el regre­so de los miem­bros encar­ce­la­dos gru­pos no tan afi­nes. El pre­so polí­ti­co Ameer Majoul sos­tie­ne que la posi­ción ofi­cial de la OLP sobre los pre­sos es «una rece­ta para retra­sar y apla­zar la libe­ra­ción de los pre­sos indefinidamente».

Ade­más, afir­ma que «mar­gi­nar la cues­tión del con­jun­to de la agen­da pales­ti­na glo­bal» no refle­ja este sen­ti­mien­to avasallador.

Por des­gra­cia, lo mis­mo se pue­de decir del movi­mien­to glo­bal de soli­da­ri­dad con los pales­ti­nos y su lucha. Ese movi­mien­to inter­na­cio­nal con­si­de­ra con dema­sia­da fre­cuen­cia que esa preo­cu­pa­ción cen­tral del movi­mien­to pales­tino por los pre­sos es una ocu­rren­cia de últi­ma hora sin dema­sia­da tras­cen­den­cia, si es que siquie­ra lo ha mencionado.

La movi­li­za­ción masi­va de los dete­ni­dos, como la huel­ga de ham­bre del mes de octu­bre en cuyo momen­to cul­mi­nan­te par­ti­ci­pa­ron 3.000 per­so­nas (y encen­dió el apo­yo de la socie­dad pales­ti­na), no reci­bió más que una redu­ci­da can­ti­dad de reac­cio­nes del exte­rior. Las penu­rias coti­dia­nas que sufren los pre­sos con­cre­tos tam­po­co des­pier­tan ape­nas aten­ción, como la actual huel­ga de ham­bre de Kha­der Adnan, rete­ni­do administrativamente.

¿Por qué es tan impor­tan­te todo esto? Apar­te del prin­ci­pio bási­co de soli­da­ri­dad, que res­pal­da las prio­ri­da­des del pue­blo al que apo­ya­mos, estos pre­sos nos recuer­dan a noso­tros y al mun­do ente­ro «el dere­cho, y la obli­ga­ción» de los pales­ti­nos a com­ba­tir la ocu­pa­ción, la colo­ni­za­ción y la expul­sión uti­li­zan­do todos los medios de lucha posi­bles», según pala­bras de Majoul.

Su per­se­ve­ran­cia a uno y otro lado de los muros de las cár­ce­les ates­ti­gua que Pales­ti­na no nece­si­ta ni nues­tra cari­dad ni nues­tra sim­pa­tía, sino que mere­ce nues­tra soli­da­ri­dad en su lucha de liberación.

La «inter­na­cio­na­li­za­ción» del apo­yo a los pre­sos que Majoul defien­de podría reno­var el enfo­que del movi­mien­to de soli­da­ri­dad con esta línea de acción pales­ti­na. Aun­que el sis­te­ma de apartheid israe­lí inclu­ye dema­sia­das injus­ti­cias apa­bu­llan­tes como para poder con­tar­las, los pre­sos repre­sen­tan tam­bién una fuer­za esti­mu­lan­te y radi­ca­li­za­do­ra cuya mera exis­ten­cia pone en duda toda ten­ta­ti­va de des­po­li­ti­zar su lucha o redu­cir­la a un asun­to huma­ni­ta­rio. Un movi­mien­to de soli­da­ri­dad bien orga­ni­za­do, enér­gi­co y de ámbi­to mun­dial tam­bién les ofre­ce­ría a ellos el muy nece­sa­rio res­pal­do polí­ti­co, así como a las fami­lias y comu­ni­da­des que se movi­li­zan regu­lar­men­te en su defensa.

Muchas orga­ni­za­cio­nes, tan­to pales­ti­nas como inter­na­cio­na­les, tra­ba­jan para for­mar a la opi­nión públi­ca mun­dial en estos asun­tos. Adda­meer, la Cam­pa­ña para Libe­rar a Ahmad Saa­dat, Defen­ce for Chil­dren Inter­na­tio­nal, la Inter­na­tio­nal Cam­paign for Relea­sing the Abduc­ted Mem­bers of Par­lia­ment, Sami­doun, Sumoud y Ufree Net­kork, así como medios de comu­ni­ca­ción como Elec­tro­nic Inti­fa­da o Midd­le East Moni­tor, gene­ran dosis inmen­sas de infor­ma­ción muy cua­li­fi­ca­da. Pero aun­que la infor­ma­ción es un requi­si­to nece­sa­rio, es en últi­ma ins­tan­cia de la movi­li­za­ción de la que nace la con­cien­cia públi­ca y el cam­bio político.

Sacar pro­ve­cho y uti­li­dad de la infor­ma­ción (for­jar una cam­pa­ña glo­bal para libe­rar a los pre­sos pales­ti­nos) reque­ri­rá una estra­te­gia para ensam­blar estas orga­ni­za­cio­nes y ampliar sus acti­vi­da­des, al tiem­po que com­pro­me­ter­se con redes de soli­da­ri­dad de mayor alcan­ce. Majoul pro­po­ne la crea­ción de un Comi­té de Coor­di­na­ción Nacio­nal, simi­lar al Comi­té Nacio­nal de Boi­cot, Reti­ra­da de Inver­sio­nes y San­cio­nes (BDS, Boy­cott, Divest­ment, and Sanc­tions), que coor­di­ne estos esfuer­zos. Mien­tras tan­to, los acti­vis­tas de los movi­mien­tos de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­les pue­den y deben res­pon­der a la actual «fir­me­za, rebel­día y lucha» de Pales­ti­na y sus presos.

En ciu­da­des como Nue­va York o Isla­ma­bad se podrían repro­du­cir, a esca­la seme­jan­te o más modes­ta, movi­li­za­cio­nes popu­la­res recu­rren­tes como las del Día de los Pre­sos Pales­ti­nos (17 de abril) o la ocu­pa­ción sema­nal del Comi­té Inter­na­cio­nal de Cruz Roja de Gaza. (Por supues­to, Gaza care­ce de ins­ti­tu­cio­nes sio­nis­tas explí­ci­tas, que podrían ser obje­ti­vos más explí­ci­tos en otros luga­res.) Las redes de reac­ción rápi­da podrían res­pon­der a las deten­cio­nes, la repre­sión y la resis­ten­cia pro­tes­tan­do ante las emba­ja­das, con­su­la­dos y misio­nes israe­líes, así como ante los gobier­nos y las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les extran­je­ras que cola­bo­ran con Israel.

La lucha de los pri­sio­ne­ros tam­bién pue­de refor­zar cam­pa­ñas ya exis­ten­tes. Se sola­pa cla­ra­men­te con las tres exi­gen­cias del movi­mien­to BDS: fin de la ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción (inclu­yen­do las deten­cio­nes), igual­dad ple­na entre ciu­da­da­nos ára­bes y pales­ti­nos (tan­to en cues­tio­nes judi­cia­les y peni­ten­cia­rias como en todas las demás) y dere­cho de retorno de los refu­gia­dos pales­ti­nos (como los expul­sa­dos de sus hoga­res tras ser pues­tos en liber­tad de la cárcel).

Los orga­ni­za­do­res de la cam­pa­ña BDS se han fija­do como blan­co espe­cu­la­do­res con la situa­ción peni­ten­cia­ria como G4S, JC Bam­ford Exca­va­tors, la Aso­cia­ción Médi­ca Israe­lí o el Gru­po Vol­vo. Los gru­pos con­tra la ocu­pa­ción, como el movi­mien­to Free Gaza o Viva Pales­ti­na, tam­bién podrían resal­tar que el apa­ra­to peni­ten­cia­rio israe­lí es una par­te fun­da­men­tal del sis­te­ma de apartheid mili­ta­ri­za­do que com­ba­ten, con­ce­bi­do explí­ci­ta­men­te para aplas­tar la resis­ten­cia legítima.

En todos los fren­tes , el núcleo cen­tral del tra­ba­jo debe­ría ser adop­tar una acti­tud más acti­va. Muchos acti­vis­tas soli­da­rios se que­jan de la des­pro­por­cio­na­da aten­ción que ofre­cen los medios de comu­ni­ca­ción a Gilad Sha­lit y su fami­lia, pero muy pocos se han toma­do el tiem­po nece­sa­rio para inves­ti­gar cuá­les son las redes glo­ba­les que se han crea­do para apo­yar­los, o para apren­der las nume­ro­sas ense­ñan­zas que pue­den brin­dar. En últi­ma ins­tan­cia, pres­tar a los pre­sos pales­ti­nos una soli­da­ri­dad rele­van­te y sig­ni­fi­ca­ti­va exi­gi­rá la crea­ción de un movi­mien­to simi­lar que se con­cen­tre en expo­ner que su vida y su lucha son temas insos­la­ya­bles para todo aquel que quie­ra man­te­ner una con­ver­sa­ción bien infor­ma­da sobre Palestina.

El gobierno israe­lí con­tro­la a la socie­dad más mili­ta­ri­za­da del mun­do, que no se pue­de sos­te­ner sin la repre­sión gene­ra­li­za­da vigen­te, des­de con los muros de sepa­ra­ción has­ta en las cel­das de ais­la­mien­to. Los pre­sos son un ejem­plo del ros­tro más des­agra­da­ble de este sis­te­ma de apartheid del siglo XXI, al tiem­po que nos ofre­cen un atis­bo de la socie­dad des­co­lo­ni­za­da que inevi­ta­ble­men­te lo sus­ti­tui­rá. Su lucha ocu­pa un lugar cen­tral del movi­mien­to gene­ral en favor de una Pales­ti­na libre. Todos los que nos suma­mos a su lucha debe­ría­mos reco­no­cer su lide­raz­go, valo­rar su sacri­fi­cio y ofre­cer­les todo nues­tro apoyo.

Fuen­te: http://ufree‑p.net/Details.aspx?Type_ID=1&Rotator_ID=111

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.