Enanos- Anto­nio Alva­rez-Solis

Sobre 1990 el Esta­do nor­te­ame­ri­cano de Flo­ri­da dero­gó la ley que auto­ri­za­ba el lan­za­mien­to de enanos con­tra la pared en los clu­bes noc­tur­nos de Mia­mi. Al pare­cer este tipo de depor­te, muy popu­lar entre la gen­te ale­gre de la noche, lle­gó a supo­ner gran­des ingre­sos tan­to para las boi­tes como para la Admi­nis­tra­ción esta­tal. Han pasa­do vein­te años des­de aque­lla deci­sión y la situa­ción ame­ri­ca­na se ha agra­va­do. Por ello el con­gre­sis­ta Ritch Work­man ha soli­ci­ta­do que la ley sea res­tau­ra­da a fin de recon­quis­tar una fuen­te de ingre­sos y de empleo muy sóli­da tan­to para el Esta­do de Flo­ri­da como para los mis­mos enanos sobre­vi­vien­tes. Ya se decía en los 90 que no había nada mejor que ser enano en Esta­dos Uni­dos. Inclu­so se lle­gó a impor­tar a estos peque­ños seres.

Como era de espe­rar, se han pro­du­ci­do duras reac­cio­nes con­tra el Sr. Work­man, pero la cues­tión sigue en deba­te. Las gen­tes nocher­nie­gas, que son per­so­nas de gas­to vivo y revi­ta­li­zan­te, defien­den la res­tau­ra­ción del men­cio­na­do depor­te, que con­sis­te en suje­tar fuer­te­men­te a los enanos por los tobi­llos, dar unos giros con ellos en el aire y aca­bar con un lan­za­mien­to bri­llan­te a la pared.

No sé lo que pen­sa­rán los enanos de esta situa­ción, sobre todo sin están para­dos y sin segu­ri­dad social, pero admi­to que, según las tesis del gober­na­dor del Ban­co de Espa­ña, todo tipo de empleo debe ser des­re­gu­la­do a fin de salir de la cri­sis. Por lo tan­to, el futu­ro pue­de tam­bién en Espa­ña explo­tar esta mag­ní­fi­ca espe­cia­li­dad.

Lo que yo me plan­teo es que de apro­bar­se nue­va­men­te tal prác­ti­ca, sería con­ve­nien­te ampliar­la al lan­za­mien­to de con­gre­sis­tas, dipu­tados y gober­na­do­res de los Ban­cos nacio­na­les. Esto hay que des­em­ba­rran­car­lo como sea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *