Lon­dres: «Noso­tros no esta­mos saquean­do, lo que hace­mos es expre­sar la exis­ten­cia de un pro­ble­ma»- La Haine

El par­ti­do de fút­bol Ingla­te­rra con­tra Holan­da, que ten­dría lugar maña­na, ha sido can­ce­la­do «por fal­ta de efec­ti­vos poli­cia­les». El pri­mer minis­tro David Came­ron ha ase­gu­ra­do que 16.000 poli­cías patru­lla­rán las calles esta noche ante la pre­vi­sión de nue­vos disturbios.

Varios medios de la pren­sa con­ven­cio­nal y las tele­vi­sio­nes están difun­dien­do amplia infor­ma­ción sobre lo ocu­rri­do, dan­do voz a veci­nos indig­na­dos por los inci­den­tes, pro­pie­ta­rios de comer­cios y opi­na­do­res varios. Toda la ver­sión difun­di­da coin­ci­de con la pos­tu­ra del pri­mer minis­tro: «Aquí no hay un caso de bru­ta­li­dad poli­cial, sino un caso de cri­mi­na­li­dad juve­nil pura y dura. Por eso cae­rá sobre los cri­mi­na­les todo el peso de la ley».

La pren­sa habla de «ban­das urba­nas» cuan­do la mayo­ría de los jóve­nes que pro­tes­tan son de raza negra. Inclu­so diri­gen­tes polí­ti­cos de Bris­tol decla­ra­ron esta maña­na que «los res­pon­sa­bles de la vio­len­cia son gru­pos anar­quis­tas opor­tu­nis­tas. No es la pri­me­ra vez que traen la vio­len­cia a nues­tra ciu­dad apro­ve­chan­do un con­flic­to cir­cuns­tan­cial». Cual­quier excu­sa es váli­da para des­viar la aten­ción de lo que ha sido un ase­si­na­to poli­cial racis­ta, uni­do a un deses­pe­ra­do inten­to por silen­ciar las pro­tes­tas a base de porra­zos, lo que ha pro­vo­ca­do aun más rabia.

Sólo voces ais­la­das sitúan el con­flic­to en tér­mi­nos glo­ba­les: «Crea­mos una socie­dad don­de los juga­do­res de fút­bol y las mode­los reci­ben suel­dos astro­nó­mi­cos, alar­dean de su rique­za per­ma­nen­te­men­te y se com­por­tan como les da la gana, y son tra­ta­dos como dio­ses en los medios de comu­ni­ca­ción. Esto lle­va a nues­tros jóve­nes a aspi­rar a la fama y la rique­za. Sin embar­go en vez de eso reci­ben des­em­pleo, pobre­za y un futu­ro incier­to. ¿Y aho­ra nos sor­pren­de­mos cuan­do se rebe­lan?» (Rob, Lon­don, comen­ta­rio en BBC).

Y a cuen­ta­go­tas tam­bién pode­mos extraer otro ele­men­to impor­tan­te. Si bien la pren­sa entre­vis­ta fun­da­men­tal­men­te a pro­pie­ta­rios de peque­ños comer­cios o de coches par­ti­cu­la­res, la mayo­ría de los loca­les ata­ca­dos per­te­ne­cen a gran­des empre­sas. La fábri­ca de Sony (una nave de 70 metros de lar­go) fue que­ma­da por com­ple­to en una loca­li­dad al nor­te de Lon­dres, sucur­sa­les ban­ca­rias devas­ta­das, sedes de apues­tas ata­ca­das, Debenhams (una espe­cie de El Cor­te Inglés bri­tá­ni­co) fue saquea­do por una mul­ti­tud en el muni­ci­pio lon­di­nen­se de Croy­den, 25 sedes de Oran­ge y T‑Mobile fue­ron asal­ta­das en varias ciu­da­des así como 20 de Voda­fo­ne y otras tan­tas de Carpho­ne Warehou­se, un hotel de la cade­na hote­le­ra Pre­mier Inn (la mayor de todo el Rei­no Uni­do) ardió a media­no­che, varios loca­les de la empre­sa Greggs (la mayor cade­na mino­ris­ta espe­cia­li­za­da en pana­de­ría del Rei­no Uni­do) fue­ron ata­ca­dos y que­ma­dos. Son sólo algu­nos ejem­plos, dado que en gene­ral los dis­tur­bios están afec­tan­do a zonas comerciales.

En medio de una sobre­sa­tu­ra­ción de infor­ma­ción cri­mi­na­li­za­do­ra, un joven negro enca­pu­cha­do fue entre­vis­ta­do ano­che unos pocos segun­dos para el tele­dia­rio de Chan­nel 4. A la pre­gun­ta de por qué la gen­te «saquea» y actúa «de for­ma cri­mi­nal», el joven afir­mó que «esta­mos pro­tes­tan­do por­que a la poli­cía no le gus­ta la gen­te negra ni asiá­ti­ca. A la poli­cía no le gus­ta la gen­te de otras razas. Noso­tros no esta­mos saquean­do, lo que hace­mos es expre­sar la exis­ten­cia de un problema».

La pren­sa y los polí­ti­cos inten­tan a toda cos­ta refor­zar su visión de que todo se resu­me a un pro­ble­ma de ban­das juve­ni­les, evi­tan­do seña­lar como una de las cau­sas a la cri­sis eco­nó­mi­ca o la situa­ción social y eco­nó­mi­ca que vive la juven­tud lon­di­nen­se. Para ello están ponien­do el foco en algu­nos actos indis­cri­mi­na­dos saca­dos de con­tex­to, sin embar­go deba­jo de toda esa ver­sión sub­ya­ce a todas luces un con­flic­to de clase.

Fábri­ca de Sony que­ma­da en Enfield, Londres

Hotel de la cade­na Pre­mier Inn en lla­mas, Londres.

.

M.P. para La Haine


Más infor­ma­ción:

Más dis­tur­bios en Bris­tol, Liver­pool, Bir­mingham y Manchester

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.