Lon­dres: «Noso­tros no esta­mos saquean­do, lo que hace­mos es expre­sar la exis­ten­cia de un pro­ble­ma»- La Hai­ne

El par­ti­do de fút­bol Ingla­te­rra con­tra Holan­da, que ten­dría lugar maña­na, ha sido can­ce­la­do «por fal­ta de efec­ti­vos poli­cia­les». El pri­mer minis­tro David Came­ron ha ase­gu­ra­do que 16.000 poli­cías patru­lla­rán las calles esta noche ante la pre­vi­sión de nue­vos dis­tur­bios.

Varios medios de la pren­sa con­ven­cio­nal y las tele­vi­sio­nes están difun­dien­do amplia infor­ma­ción sobre lo ocu­rri­do, dan­do voz a veci­nos indig­na­dos por los inci­den­tes, pro­pie­ta­rios de comer­cios y opi­na­do­res varios. Toda la ver­sión difun­di­da coin­ci­de con la pos­tu­ra del pri­mer minis­tro: «Aquí no hay un caso de bru­ta­li­dad poli­cial, sino un caso de cri­mi­na­li­dad juve­nil pura y dura. Por eso cae­rá sobre los cri­mi­na­les todo el peso de la ley».

La pren­sa habla de «ban­das urba­nas» cuan­do la mayo­ría de los jóve­nes que pro­tes­tan son de raza negra. Inclu­so diri­gen­tes polí­ti­cos de Bris­tol decla­ra­ron esta maña­na que «los res­pon­sa­bles de la vio­len­cia son gru­pos anar­quis­tas opor­tu­nis­tas. No es la pri­me­ra vez que traen la vio­len­cia a nues­tra ciu­dad apro­ve­chan­do un con­flic­to cir­cuns­tan­cial». Cual­quier excu­sa es váli­da para des­viar la aten­ción de lo que ha sido un ase­si­na­to poli­cial racis­ta, uni­do a un deses­pe­ra­do inten­to por silen­ciar las pro­tes­tas a base de porra­zos, lo que ha pro­vo­ca­do aun más rabia.

Sólo voces ais­la­das sitúan el con­flic­to en tér­mi­nos glo­ba­les: «Crea­mos una socie­dad don­de los juga­do­res de fút­bol y las mode­los reci­ben suel­dos astro­nó­mi­cos, alar­dean de su rique­za per­ma­nen­te­men­te y se com­por­tan como les da la gana, y son tra­ta­dos como dio­ses en los medios de comu­ni­ca­ción. Esto lle­va a nues­tros jóve­nes a aspi­rar a la fama y la rique­za. Sin embar­go en vez de eso reci­ben des­em­pleo, pobre­za y un futu­ro incier­to. ¿Y aho­ra nos sor­pren­de­mos cuan­do se rebe­lan?» (Rob, Lon­don, comen­ta­rio en BBC).

Y a cuen­ta­go­tas tam­bién pode­mos extraer otro ele­men­to impor­tan­te. Si bien la pren­sa entre­vis­ta fun­da­men­tal­men­te a pro­pie­ta­rios de peque­ños comer­cios o de coches par­ti­cu­la­res, la mayo­ría de los loca­les ata­ca­dos per­te­ne­cen a gran­des empre­sas. La fábri­ca de Sony (una nave de 70 metros de lar­go) fue que­ma­da por com­ple­to en una loca­li­dad al nor­te de Lon­dres, sucur­sa­les ban­ca­rias devas­ta­das, sedes de apues­tas ata­ca­das, Debenhams (una espe­cie de El Cor­te Inglés bri­tá­ni­co) fue saquea­do por una mul­ti­tud en el muni­ci­pio lon­di­nen­se de Croy­den, 25 sedes de Oran­ge y T‑Mobile fue­ron asal­ta­das en varias ciu­da­des así como 20 de Voda­fo­ne y otras tan­tas de Carpho­ne Warehou­se, un hotel de la cade­na hote­le­ra Pre­mier Inn (la mayor de todo el Rei­no Uni­do) ardió a media­no­che, varios loca­les de la empre­sa Greggs (la mayor cade­na mino­ris­ta espe­cia­li­za­da en pana­de­ría del Rei­no Uni­do) fue­ron ata­ca­dos y que­ma­dos. Son sólo algu­nos ejem­plos, dado que en gene­ral los dis­tur­bios están afec­tan­do a zonas comer­cia­les.

En medio de una sobre­sa­tu­ra­ción de infor­ma­ción cri­mi­na­li­za­do­ra, un joven negro enca­pu­cha­do fue entre­vis­ta­do ano­che unos pocos segun­dos para el tele­dia­rio de Chan­nel 4. A la pre­gun­ta de por qué la gen­te «saquea» y actúa «de for­ma cri­mi­nal», el joven afir­mó que «esta­mos pro­tes­tan­do por­que a la poli­cía no le gus­ta la gen­te negra ni asiá­ti­ca. A la poli­cía no le gus­ta la gen­te de otras razas. Noso­tros no esta­mos saquean­do, lo que hace­mos es expre­sar la exis­ten­cia de un pro­ble­ma».

La pren­sa y los polí­ti­cos inten­tan a toda cos­ta refor­zar su visión de que todo se resu­me a un pro­ble­ma de ban­das juve­ni­les, evi­tan­do seña­lar como una de las cau­sas a la cri­sis eco­nó­mi­ca o la situa­ción social y eco­nó­mi­ca que vive la juven­tud lon­di­nen­se. Para ello están ponien­do el foco en algu­nos actos indis­cri­mi­na­dos saca­dos de con­tex­to, sin embar­go deba­jo de toda esa ver­sión sub­ya­ce a todas luces un con­flic­to de cla­se.

Fábri­ca de Sony que­ma­da en Enfield, Lon­dres

Hotel de la cade­na Pre­mier Inn en lla­mas, Lon­dres.

.

M.P. para La Hai­ne


Más infor­ma­ción:

Más dis­tur­bios en Bris­tol, Liver­pool, Bir­mingham y Man­ches­ter

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *