Nafa­rroa Bizi­rik saca a la calle el refle­jo de «500 años de indig­na­ción» – Ramón Sola

Den­tro de tre­ce meses, en julio de 2012, se cum­pli­rán 500 años de la inva­sión cas­te­lla­na a Nafa­rroa. Una irrup­ción a san­gre y fue­go que se esce­ni­fi­có a medio­día de ayer en la Pla­za de San Fran­cis­co. La albo­ka, la txa­la­par­ta, los joal­du­nak y el arrano bel­tza fren­te al pode­ro­so arma­men­to enemi­go. Una fecha tris­te sin duda, pero que tam­bién se debe cele­brar por­que, según recor­dó Patxi Aba­so­lo tras dar la bien­ve­ni­da a todos los «rebel­des nava­rros» reu­ni­dos, «han sido 500 años de levas for­za­das, de Inqui­si­ción, de tor­tu­ra… pero tam­bién 500 años de eus­ka­ra, de insu­mi­sión, de hom­bres y muje­res deci­di­dos a ser libres». Gra­cias a eso, «la ver­ja de espa­ño­les y fran­ce­ses no se ha cerra­do definitivamente».

Todo eso lo fes­te­jó la ini­cia­ti­va 1512 – 2012 Nafa­rroa Bizi­rik en el cen­tro de la capi­tal nava­rra, con una jor­na­da que a la vez daba impul­so a un año que vie­ne que pro­me­te ser muy inten­so. Entre otras cosas se dio a cono­cer el mani­fies­to pre­pa­ra­do al efec­to, que inci­de en la nece­si­dad de peda­go­gía: «Es un deber dar a cono­cer que la con­quis­ta de 1512 fue fru­to de la inva­sión vio­len­ta de los terri­to­rios nava­rros toda­vía inde­pen­dien­tes en el siglo XVI, y que, por con­se­cuen­cia, nues­tro país es una colo­nia espa­ño­la y fran­ce­sa a todos los efec­tos». La ini­cia­ti­va cons­ta­ta que «la mayo­ría» de la ciu­da­da­nía nava­rra «no cono­ce lo ocu­rri­do hace cin­co siglos; si lo cono­cie­sen, otra sería la acti­tud con que con­tem­plan la reali­dad pre­sen­te». Aba­so­lo inci­dió en que las auto­ri­da­des nava­rras, que se apres­tan a cele­brar este quin­to cen­te­na­rio jun­to a las espa­ño­las, ponen en prác­ti­ca así un cono­ci­do axio­ma: «Quien con­tro­le el pasa­do, con­tro­la­rá el futu­ro. Y quien con­tro­la el pre­sen­te, con­tro­la el pasado».

Home­na­je a historiadores

La orga­ni­za­ción sufrió las habi­tua­les tra­bas ofi­cia­les y debió des­pla­zar de lugar algu­nos actos. En la Pla­za de San Fran­cis­co se pudie­ron adqui­rir cami­se­tas, libros o vídeos rela­ti­vos a la inva­sión y a otros ava­ta­res más recien­tes de la his­to­ria vasca.

Tras siglos de vacío casi abso­lu­to, la pro­duc­ción divul­ga­ti­va comien­za a ser impor­tan­te. Nafa­rroa Bizi­rik lo cele­bró home­na­jean­do a his­to­ria­do­res de dos gene­ra­cio­nes dife­ren­tes, sin olvi­dar a otros ya falle­ci­dos como Jimeno Jurío, Goi­netxe, Goñi Gaz­tan­bi­de o Laca­rra. Los vete­ra­nos esta­ban repre­sen­ta­dos por Pedro Esar­te y Tomás Urzain­qui; los jóve­nes, por Iña­ki Sagre­do e Idoia Arrieta.

Unos y otros tenían cosas impor­tan­tes que decir. Urzain­qui hizo hin­ca­pié en que toda la situa­ción actual («la nece­si­dad de inde­pen­den­cia», «la par­ti­ción en herrial­des», «las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas pen­dien­tes»…) es la con­se­cuen­cia de aque­lla con­quis­ta san­grien­ta, de modo que ani­mó a recu­pe­rar la sobe­ra­nía de «la Nava­rra ente­ra, de Erron­ka­ri a Enkar­te­rriak». Por su par­te, Sagre­do evo­có la resis­ten­cia y los valo­res de aque­llos sol­da­dos nava­rros que lle­ga­ron a pelear en Bri­ta­nia o Alba­nia y alen­tó a «man­te­ner ese espí­ri­tu de seguir sien­do libres, por­que eso nun­ca nos lo van a arrebatar».

Bil­du coin­ci­de con Nafa­rroa Bizi­rik en que lo ocu­rri­do en 1512 no pue­de enten­der­se como algo pasa­do: «Segui­mos sin poder deci­dir demo­crá­ti­ca­men­te si que­re­mos o no cons­truir un Esta­do inde­pen­dien­te», afir­mó la par­la­men­ta­ria elec­ta Bakartxo Ruiz en decla­ra­cio­nes con moti­vo de esta jor­na­da. Tam­bién es opti­mis­ta: «Que­re­mos, nece­si­ta­mos ser libres, sobe­ra­nos, y vamos camino de ser­lo si de ver­dad somos capa­ces de ir suman­do fuer­zas popu­la­res para hacer reali­dad un cam­bio polí­ti­co y social que depo­si­te defi­ni­ti­va­men­te en manos de la ciu­da­da­nía el poder polí­ti­co que un día nos arre­ba­ta­ron por las armas».

Cien­tos de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en el acto cen­tral y revi­vie­ron la épo­ca con la ayu­da de actua­cio­nes musi­ca­les, dan­zas, o visi­tan­do la maque­ta del cas­ti­llo de Amaiur, sím­bo­lo de la resis­ten­cia navarra.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.