Nafa­rroa Bizi­rik saca a la calle el refle­jo de «500 años de indig­na­ción» – Ramón Sola

Den­tro de tre­ce meses, en julio de 2012, se cum­pli­rán 500 años de la inva­sión cas­te­lla­na a Nafa­rroa. Una irrup­ción a san­gre y fue­go que se esce­ni­fi­có a medio­día de ayer en la Pla­za de San Fran­cis­co. La albo­ka, la txa­la­par­ta, los joal­du­nak y el arrano bel­tza fren­te al pode­ro­so arma­men­to enemi­go. Una fecha tris­te sin duda, pero que tam­bién se debe cele­brar por­que, según recor­dó Patxi Aba­so­lo tras dar la bien­ve­ni­da a todos los «rebel­des nava­rros» reu­ni­dos, «han sido 500 años de levas for­za­das, de Inqui­si­ción, de tor­tu­ra… pero tam­bién 500 años de eus­ka­ra, de insu­mi­sión, de hom­bres y muje­res deci­di­dos a ser libres». Gra­cias a eso, «la ver­ja de espa­ño­les y fran­ce­ses no se ha cerra­do defi­ni­ti­va­men­te».

Todo eso lo fes­te­jó la ini­cia­ti­va 1512 – 2012 Nafa­rroa Bizi­rik en el cen­tro de la capi­tal nava­rra, con una jor­na­da que a la vez daba impul­so a un año que vie­ne que pro­me­te ser muy inten­so. Entre otras cosas se dio a cono­cer el mani­fies­to pre­pa­ra­do al efec­to, que inci­de en la nece­si­dad de peda­go­gía: «Es un deber dar a cono­cer que la con­quis­ta de 1512 fue fru­to de la inva­sión vio­len­ta de los terri­to­rios nava­rros toda­vía inde­pen­dien­tes en el siglo XVI, y que, por con­se­cuen­cia, nues­tro país es una colo­nia espa­ño­la y fran­ce­sa a todos los efec­tos». La ini­cia­ti­va cons­ta­ta que «la mayo­ría» de la ciu­da­da­nía nava­rra «no cono­ce lo ocu­rri­do hace cin­co siglos; si lo cono­cie­sen, otra sería la acti­tud con que con­tem­plan la reali­dad pre­sen­te». Aba­so­lo inci­dió en que las auto­ri­da­des nava­rras, que se apres­tan a cele­brar este quin­to cen­te­na­rio jun­to a las espa­ño­las, ponen en prác­ti­ca así un cono­ci­do axio­ma: «Quien con­tro­le el pasa­do, con­tro­la­rá el futu­ro. Y quien con­tro­la el pre­sen­te, con­tro­la el pasa­do».

Home­na­je a his­to­ria­do­res

La orga­ni­za­ción sufrió las habi­tua­les tra­bas ofi­cia­les y debió des­pla­zar de lugar algu­nos actos. En la Pla­za de San Fran­cis­co se pudie­ron adqui­rir cami­se­tas, libros o vídeos rela­ti­vos a la inva­sión y a otros ava­ta­res más recien­tes de la his­to­ria vas­ca.

Tras siglos de vacío casi abso­lu­to, la pro­duc­ción divul­ga­ti­va comien­za a ser impor­tan­te. Nafa­rroa Bizi­rik lo cele­bró home­na­jean­do a his­to­ria­do­res de dos gene­ra­cio­nes dife­ren­tes, sin olvi­dar a otros ya falle­ci­dos como Jimeno Jurío, Goi­netxe, Goñi Gaz­tan­bi­de o Laca­rra. Los vete­ra­nos esta­ban repre­sen­ta­dos por Pedro Esar­te y Tomás Urzain­qui; los jóve­nes, por Iña­ki Sagre­do e Idoia Arrie­ta.

Unos y otros tenían cosas impor­tan­tes que decir. Urzain­qui hizo hin­ca­pié en que toda la situa­ción actual («la nece­si­dad de inde­pen­den­cia», «la par­ti­ción en herrial­des», «las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas pen­dien­tes»…) es la con­se­cuen­cia de aque­lla con­quis­ta san­grien­ta, de modo que ani­mó a recu­pe­rar la sobe­ra­nía de «la Nava­rra ente­ra, de Erron­ka­ri a Enkar­te­rriak». Por su par­te, Sagre­do evo­có la resis­ten­cia y los valo­res de aque­llos sol­da­dos nava­rros que lle­ga­ron a pelear en Bri­ta­nia o Alba­nia y alen­tó a «man­te­ner ese espí­ri­tu de seguir sien­do libres, por­que eso nun­ca nos lo van a arre­ba­tar».

Bil­du coin­ci­de con Nafa­rroa Bizi­rik en que lo ocu­rri­do en 1512 no pue­de enten­der­se como algo pasa­do: «Segui­mos sin poder deci­dir demo­crá­ti­ca­men­te si que­re­mos o no cons­truir un Esta­do inde­pen­dien­te», afir­mó la par­la­men­ta­ria elec­ta Bakartxo Ruiz en decla­ra­cio­nes con moti­vo de esta jor­na­da. Tam­bién es opti­mis­ta: «Que­re­mos, nece­si­ta­mos ser libres, sobe­ra­nos, y vamos camino de ser­lo si de ver­dad somos capa­ces de ir suman­do fuer­zas popu­la­res para hacer reali­dad un cam­bio polí­ti­co y social que depo­si­te defi­ni­ti­va­men­te en manos de la ciu­da­da­nía el poder polí­ti­co que un día nos arre­ba­ta­ron por las armas».

Cien­tos de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en el acto cen­tral y revi­vie­ron la épo­ca con la ayu­da de actua­cio­nes musi­ca­les, dan­zas, o visi­tan­do la maque­ta del cas­ti­llo de Amaiur, sím­bo­lo de la resis­ten­cia nava­rra.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *