Reve­lan pla­nes de la CIA para fabri­car “líde­res” en Cuba (+ Video y Fotos) – Cuba­de­ba­te

raul-razones-de-cuba_banner_300x250

El nue­vo capí­tu­lo de la serie “Las Razo­nes de Cuba”, deve­la la iden­ti­dad de un agen­te de la Segu­ri­dad del Esta­do que prue­ba que la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) en la Isla diri­ge un plan para fabri­car “líde­res” arti­fi­cia­les de la socie­dad civil que apo­yen pla­nes de Washing­ton para derro­car el gobierno cubano.

“Fabri­can­do un líder”, el docu­men­tal que trans­mi­tió esta noche la Tele­vi­sión Cuba­na, se cen­tra en el tes­ti­mo­nio de Raúl Capo­te, escri­tor y pro­fe­sor de His­to­ria de Cuba de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Peda­gó­gi­cas de La Haba­na, quien fue duran­te años el agen­te Daniel de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia cuba­nos.

Capo­te, ex vice­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz en Cien­fue­gos (pro­vin­cia del cen­tro de la Isla don­de nació), es autor de El adver­sa­rio, un libro con una visión crí­ti­ca de la reali­dad del país duran­te el lla­ma­do Perío­do Espe­cial, de acuer­do con las reve­la­cio­nes en este nue­vo capí­tu­lo.

Ofi­cia­les de la Ofi­ci­na de Intere­ses de los Esta­dos Uni­dos en La Haba­na, con­tac­ta­ron a Capo­te en reunio­nes socia­les, y lo con­vir­tie­ron en el agen­te Pablo para la CIA. El ex corres­pon­sal jefe de Reuters en Cuba, Anthony Boad­le, fue el enla­ce entre el escri­tor y el ofi­cial de la CIA Mark Sulli­van. Otro de sus enla­ces con la SINA resul­tó ser un pro­mo­vi­do “disi­den­te”: Dago­ber­to Val­dés.

La USAID y la NED como pan­ta­llas de la CIA
El docu­men­tal comen­ta el uso, como pan­ta­llas de la CIA, de la Agen­cia para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal de EEUU (USAID por sus siglas en inglés) y el Fon­do Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NED), que dan un bar­niz legal a ope­ra­cio­nes encu­bier­tas para invo­lu­crar a ofi­cia­les de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos en luga­res de inte­rés de su gobierno.

Des­de el 2006, el ofi­cial de la CIA Rene Green­wald, de vas­ta expe­rien­cia en Amé­ri­ca Lati­na, lo aten­dió direc­ta­men­te, hacién­do­le lle­gar los pedi­dos o “las ideas” que debía poner en prác­ti­ca. Una de las pri­me­ras deci­sio­nes fue no asis­tir a las reunio­nes con­vo­ca­das por diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ria­nos en la Isla, para que pudie­ra tener un expe­dien­te “lim­pio”.

“¿Usted está dis­pues­to a tra­ba­jar para noso­tros?”, le dijo el ofi­cial nor­te­ame­ri­cano a Capo­te, según reve­la en el docu­men­tal. Lue­go le men­cio­nó a “la Orga­ni­za­ción”.

Entre las soli­ci­tu­des que le hizo la CIA a Capo­te esta­ba la crea­ción de una Agen­cia Lite­ra­ria, con el fin de crear rela­cio­nes de influen­cia con escri­to­res cuba­nos. Entre los más entu­sias­tas de este pro­yec­to esta­ba Marc Wach­tenheim, cola­bo­ra­dor de la CIA, y el hom­bre que has­ta 2010 fue el direc­tor del pro­gra­ma Cuba en la Fun­da­ción Pan­ame­ri­ca­na para el Desa­rro­llo (FUPAD), una ONG fun­da­da por man­da­to de la OEA que está entre las prin­ci­pa­les recep­to­ras de fon­dos de la USAID.

Wach­tenheim veía el “nego­cio” a esca­la mucho mayor. Su pro­pó­si­to era que Géne­sis fue­ra una fun­da­ción hacia la que Capo­te atrae­ría, entre otros, a inte­lec­tua­les des­con­ten­tos.

Robert Bal­kin, un esta­dou­ni­den­se que resi­día en Méxi­co y tra­ba­ja­ba para una filial de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, sería igual­men­te un agen­te de con­tac­to, que el sumi­nis­tra­ba equi­pos de últi­ma gene­ra­ción en mate­ria de info­co­mu­ni­ca­cio­nes, cáma­ras foto­grá­fi­cas impre­so­ras y otros medios, ade­más de medi­ca­men­tos.

En abril de 2008, un diplo­má­ti­co nor­te­ame­ri­cano acre­di­ta­do en La Haba­na, James Ben­son, en ese momen­to, pri­mer secre­ta­rio polí­ti­coe­co­nó­mi­co de la SINA, le entre­gó un BGAN, un apa­ra­to de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes que per­mi­te cone­xión rápi­da con Inter­net al mar­gen de las redes guber­na­men­ta­les, para garan­ti­zar “comu­ni­ca­cio­nes segu­ras” con sus ofi­cia­les CIA. “Mira, yo ven­go a entre­gar­te lo que tú estás espe­ran­do”, le dijo el diplo­má­ti­co.

El BGAN fue un medio de comu­ni­ca­ción segu­ro has­ta que ape­nas en diciem­bre pasa­do, en una bre­ve con­ver­sa­ción vía Inter­net por medio del chat, Wach­tenheim envia­ría a Capo­te un avi­so urgen­te: des­ha­cer­se del “apa­ra­to” aquel. “Nun­ca lo uses más(…) Si te lo encuen­tran, se com­pli­ca­rían las cosas para ti, para noso­tros, y para alguien más que está pre­so”, le advir­tió en evi­den­te alu­sión al con­tra­tis­ta esta­dou­ni­den­se Alan Gross, pocas sema­nas antes de que se ini­cia­ra su jui­cio en La Haba­na.

Raúl con el BGAN. Foto: Ismael Francisco

Uno de los medios entre­ga­dos por la CIA a Raúl Capo­te es este BGAN, que per­mi­te enviar y reci­bir infor­ma­ción sin ser detec­ta­do por las auto­ri­da­des loca­les. Foto: Ismael Fran­cis­co

Raúl Capote, el agente Daniel durante la filmación del documental. Foto: Ismael Francisco

Este es par­te del arse­nal entre­ga­do por la CIA para que Raúl pudie­ra hacer su «tra­ba­jo» de inte­li­gen­cia en Cuba. Foto: Ismael Fran­cis­co

Raúl Capote, el agente Daniel durante la filmación del documental. Foto: Ismael Francisco

Raúl Capo­te, el agen­te Daniel duran­te la fil­ma­ción del docu­men­tal. Foto: Ismael Fran­cis­co

Raúl Capote, el agente Daniel durante la filmación del documental. Foto: Ismael Francisco

Raúl Capo­te, el agen­te Daniel duran­te la fil­ma­ción del docu­men­tal. Foto: Ismael Fran­cis­co.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *