Corea del Nor­te con­de­na el ata­que con­tra Libia‏

El día 22 el voce­ro de la can­ci­lle­ría de la RPD de Corea res­pon­dió a las pre­gun­tas de la Agen­cia Tele­grá­fi­ca Cen­tral de Corea sobre el ini­cio del ata­que mili­tar nor­te­ame­ri­cano con­tra Libia.

He aquí su extracto:

El pasa­do día 19, Esta­dos Uni­dos empren­dió el ata­que mili­tar a Libia, en unión de algu­nos paí­ses occidentales.

Inter­vino abier­ta­men­te en los asun­tos inter­nos de ese país afri­cano, pro­mo­vió una revuel­ta den­tro de él, recu­rrió a la facul­tad del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para apro­bar una reso­lu­ción frau­du­len­ta y reba­só su lími­te al aco­me­ter una indis­cri­mi­na­da acción armada.

La RPDC denun­cia rotun­da­men­te esta fla­gran­te vio­la­ción de la inde­pen­den­cia y la inte­gri­dad terri­to­rial de una nación sobe­ra­na y gra­ve cri­men des­pro­vis­to de toda la éti­ca que piso­tea des­pia­da­da­men­te la dig­ni­dad y el dere­cho a la exis­ten­cia del pue­blo libio.

Tal acción béli­ca no pue­de ser jus­ti­fi­ca­da bajo nin­gún con­cep­to y tie­ne que cesar de inmediato.

En esta cen­tu­ria el mun­do está sien­do tes­ti­go coti­diano del cruel ase­si­na­to de nume­ro­sos habi­tan­tes pací­fi­cos y de cuan­tio­sos desas­tres debi­do a las dos gue­rras des­en­ca­de­na­das por Norteamérica.

Con su insa­cia­ble agre­si­vi­dad este país vol­vió a des­atar una nue­va heca­tom­be con el fin de sus­ti­tuir a la fuer­za al régi­men de su des­agra­do y apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les de la nación libia, bajo el vis­to­so rótu­lo de la “pro­tec­ción de los civiles”.

Median­te la coer­ción y arbi­tra­rie­dad con que lo carac­te­ri­za, igno­ra los dere­chos de un Esta­do sobe­rano y movi­li­za a las Nacio­nes Uni­das en su cíni­ca inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otros pue­blos y en su inva­sión arma­da, lo cual devie­ne el fac­tor prin­ci­pal que per­tur­ba paz y esta­bi­li­dad de la humanidad.

Esta drás­ti­ca situa­ción ense­ña una seria lec­ción a la comu­ni­dad internacional.

Se ha reve­la­do ante el mun­do el carác­ter agre­si­vo de la “fór­mu­la libia de la renun­cia nuclear”, tan­tas veces pre­go­na­da por EE.UU. y que per­si­gue el obje­ti­vo de enga­ñar a un país con pala­bras aca­ra­me­la­das como la “garan­tía de segu­ri­dad” y el “mejo­ra­mien­to de las rela­cio­nes”, des­ar­mar­lo y ocu­par­lo militarmente.

Se ha cons­ta­ta­do una vez más la ver­dad de que en este mun­do de coer­cio­nes y arbi­tra­rie­da­des uno debe estar lo bas­tan­te fuer­te como para pre­ser­var su paz.

Tenía­mos toda la razón cuan­do opta­mos por dar prio­ri­dad a los asun­tos mili­ta­res. Y la fuer­za de auto­de­fen­sa, con­so­li­da­da en tal empe­ño, cons­ti­tu­ye nues­tra ines­ti­ma­ble capa­ci­dad de disua­sión de la gue­rra en aras de la paz y esta­bi­li­dad en la Penín­su­la Coreana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.