Corea del Nor­te con­de­na el ata­que con­tra Libia‏

El día 22 el voce­ro de la can­ci­lle­ría de la RPD de Corea res­pon­dió a las pre­gun­tas de la Agen­cia Tele­grá­fi­ca Cen­tral de Corea sobre el ini­cio del ata­que mili­tar nor­te­ame­ri­cano con­tra Libia.

He aquí su extrac­to:

El pasa­do día 19, Esta­dos Uni­dos empren­dió el ata­que mili­tar a Libia, en unión de algu­nos paí­ses occi­den­ta­les.

Inter­vino abier­ta­men­te en los asun­tos inter­nos de ese país afri­cano, pro­mo­vió una revuel­ta den­tro de él, recu­rrió a la facul­tad del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para apro­bar una reso­lu­ción frau­du­len­ta y reba­só su lími­te al aco­me­ter una indis­cri­mi­na­da acción arma­da.

La RPDC denun­cia rotun­da­men­te esta fla­gran­te vio­la­ción de la inde­pen­den­cia y la inte­gri­dad terri­to­rial de una nación sobe­ra­na y gra­ve cri­men des­pro­vis­to de toda la éti­ca que piso­tea des­pia­da­da­men­te la dig­ni­dad y el dere­cho a la exis­ten­cia del pue­blo libio.

Tal acción béli­ca no pue­de ser jus­ti­fi­ca­da bajo nin­gún con­cep­to y tie­ne que cesar de inme­dia­to.

En esta cen­tu­ria el mun­do está sien­do tes­ti­go coti­diano del cruel ase­si­na­to de nume­ro­sos habi­tan­tes pací­fi­cos y de cuan­tio­sos desas­tres debi­do a las dos gue­rras des­en­ca­de­na­das por Nor­te­amé­ri­ca.

Con su insa­cia­ble agre­si­vi­dad este país vol­vió a des­atar una nue­va heca­tom­be con el fin de sus­ti­tuir a la fuer­za al régi­men de su des­agra­do y apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les de la nación libia, bajo el vis­to­so rótu­lo de la “pro­tec­ción de los civi­les”.

Median­te la coer­ción y arbi­tra­rie­dad con que lo carac­te­ri­za, igno­ra los dere­chos de un Esta­do sobe­rano y movi­li­za a las Nacio­nes Uni­das en su cíni­ca inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otros pue­blos y en su inva­sión arma­da, lo cual devie­ne el fac­tor prin­ci­pal que per­tur­ba paz y esta­bi­li­dad de la huma­ni­dad.

Esta drás­ti­ca situa­ción ense­ña una seria lec­ción a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Se ha reve­la­do ante el mun­do el carác­ter agre­si­vo de la “fór­mu­la libia de la renun­cia nuclear”, tan­tas veces pre­go­na­da por EE.UU. y que per­si­gue el obje­ti­vo de enga­ñar a un país con pala­bras aca­ra­me­la­das como la “garan­tía de segu­ri­dad” y el “mejo­ra­mien­to de las rela­cio­nes”, des­ar­mar­lo y ocu­par­lo mili­tar­men­te.

Se ha cons­ta­ta­do una vez más la ver­dad de que en este mun­do de coer­cio­nes y arbi­tra­rie­da­des uno debe estar lo bas­tan­te fuer­te como para pre­ser­var su paz.

Tenía­mos toda la razón cuan­do opta­mos por dar prio­ri­dad a los asun­tos mili­ta­res. Y la fuer­za de auto­de­fen­sa, con­so­li­da­da en tal empe­ño, cons­ti­tu­ye nues­tra ines­ti­ma­ble capa­ci­dad de disua­sión de la gue­rra en aras de la paz y esta­bi­li­dad en la Penín­su­la Corea­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *