Uti­li­zar la expe­rien­cia de Iraq para recons­truir un poten­te movi­mien­to popu­lar con­tra la gue­rra – Nines Maes­tro

Y, como en ante­rio­res oca­sio­nes, sen­ti­mos en el aire has­ta qué pun­to su arma más poten­te, la pro­pa­gan­da de gue­rra, pre­ten­de ani­qui­lar nues­tra capa­ci­dad de res­pues­ta.

Antes de que las bom­bas de la “coa­li­ción inter­na­cio­nal” empe­za­ran a caer sobre Libia ya nos esta­ban bom­bar­dean­do con titu­la­res como: “EE.UU. denun­cia un baño de san­gre de Gad­da­fi con cen­te­na­res de libios muer­tos”, “Gad­da­fi ame­tra­lla a los mani­fes­tan­tes des­de avio­nes mili­ta­res” o “Libia se hun­de en un caos geno­ci­da”, que curio­sa­men­te no pudie­ron ser acom­pa­ña­dos de sopor­te docu­men­tal alguno.

Está dema­sia­do recien­te aún el agua­ce­ro de men­ti­ras mediá­ti­cas que se fabri­có antes del ata­que a Iraq como para creer­les ni un ápi­ce. Enton­ces, a todos los per­fi­les ideo­ló­gi­cos sus­cep­ti­bles de movi­li­zar­se se les ofre­ció su dosis de anes­té­si­co: a los que se incli­na­ban más por la ver­tien­te huma­ni­ta­ria se les admi­nis­tró el robo de las incu­ba­do­ras en Kuwait; a los eco­lo­gis­tas el incen­dio de pozos de petró­leo por Sadam y el cor­mo­rán ago­ni­zan­te; a los comu­nis­tas la matan­za de sus com­pa­ñe­ros; a los nacio­na­lis­tas, la per­se­cu­ción de los kurdos…etc.

Medias ver­da­des y men­ti­ras fla­gran­tes ali­ña­das de for­ma que se lle­ga­ra a la con­clu­sión de que ante un régi­men tan mons­truo­so, que per­se­guía tan feroz­men­te a su pue­blo, qui­zás el ata­que “lim­pio y qui­rúr­gi­co” de la “coa­li­ción inter­na­cio­nal” fue­ra un mal menor o al menos se ali­men­ta­ran serias dudas acer­ca de si era peor el reme­dio que la enfer­me­dad.

Final­men­te, tras muchas ten­sio­nes y deba­tes, una idea cla­ra se impu­so: el pro­ble­ma prin­ci­pal no era quién fue­se Sadam Husein, sino por qué que­rían ata­car a Iraq y cam­biar el régi­men. Y la res­pues­ta era níti­da: Iraq era la pri­me­ra eta­pa de un pro­yec­to geo­es­tra­té­gi­co de con­trol de Orien­te Medio (de con­trol de sus rique­zas y de ocu­pa­ción mili­tar direc­ta) por par­te la EE.UU., la UE e Israel. Las con­se­cuen­cias tam­bién lo fue­ron: la movi­li­za­ción en la calle se dio con­tra la inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra y la par­ti­ci­pa­ción del esta­do espa­ñol en la mis­ma. No fue fácil. Fun­cio­nó una ver­da­de­ra tena­za sobre el movi­mien­to popu­lar inde­pen­dien­te: el PSOE lo uti­li­zó cíni­ca­men­te – aho­ra se ve bien cla­ro – para derro­tar elec­to­ral­men­te al PP, y des­de los medios de comu­ni­ca­ción e inclu­so des­de sec­to­res de la izquier­da ampa­ra­dos en el “Ni Bush, ni Sadam” se nos acu­só a quie­nes nos nega­mos a entrar en el jue­go de denos­tar o defen­der al gobierno ira­quí, para gas­tar todas nues­tras ener­gías en denun­ciar el cri­men de quié­nes pre­pa­ra­ban el ata­que, de apo­yar a Sadam Husein e inclu­so de ser finan­cia­dos por él.

Otra vez el arse­nal mediá­ti­co se ha dis­pa­ra­do y, por aho­ra, sus obje­ti­vos se han cum­pli­do. La pobla­ción se ha tra­ga­do com­ple­ta la medi­ci­na y, mayo­ri­ta­ria­men­te repi­te la can­ti­ne­la: la inter­ven­ción mili­tar es el mal menor; hay que parar al tirano.

Para las per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que sabe­mos los pode­res y los intere­ses que hay detrás, aun­que los inte­rro­gan­tes per­ma­ne­cen, algu­nas luces empie­zan a abrir­se camino: ¿Por qué saca­ron tan veloz­men­te, al comien­zo de la revuel­ta, las petro­le­ras extran­je­ras a sus tra­ba­ja­do­res? ¿Ha suce­di­do lo mis­mo en las petro­mo­nar­quías de Qatar, Bah­rein u Oman? ¿Qué lle­vó a Bri­tish Petro­leum a dete­ner sin jus­ti­fi­ca­ción algu­na, pocos meses antes de ini­ciar­se el con­flic­to, sus nue­vas pros­pec­cio­nes petro­lí­fe­ras en Libia? ¿Quién es esa opo­si­ción que es reco­no­ci­da tan rápi­da­men­te por Fran­cia y Gran Bre­ta­ña, legi­ti­ma­da por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y que se dedi­ca des­de el pri­mer momen­to a cla­mar por la inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra? ¿Tie­nen algo que ver las revuel­tas popu­la­res de Egip­to, Tunez y los paí­ses del Gol­fo, con la deci­sión de ata­car Libia y con el apo­yo a la mis­ma de la Liga Ára­be?

Ante todo este mare­mág­num de into­xi­ca­ción pre­me­di­ta­da y de difi­cul­ta­des para obte­ner infor­ma­ción con­tras­ta­da, algu­nas cer­te­zas emer­gen con la ayu­da de la expe­rien­cia acu­mu­la­da que nos sal­va de tener que empe­zar de nue­vo cada vez:

1º Inde­pen­dien­te­men­te de quién sea Gad­da­fi y con todo el res­pe­to para el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo libio, el obje­ti­vo del ata­que inter­na­cio­nal es con­tro­lar los recur­sos ener­gé­ti­cos de Libia ponien­do a gober­nan­tes que lo garan­ti­cen.

2º La inter­ven­ción mili­tar en Libia pre­ten­de dejar ata­do y bien ata­do para los intere­ses impe­ria­les euro-esta­dou­ni­den­ses e israe­líes el resul­ta­do final de los levan­ta­mien­tos popu­la­res ára­bes.

3º Los pue­blos debe­mos con­si­de­rar ese ata­que como un Cri­men de Gue­rra del que son res­pon­sa­bles los gobier­nos de los res­pec­ti­vos paí­ses inter­vi­nien­tes.

4º El gobierno de Rodrí­guez Zapa­te­ro ha apu­ra­do has­ta la últi­ma boca­na­da de lodo y de indig­ni­dad repi­tien­do la “haza­ña gue­rre­ra” del Trío de las Azo­res”; con el agra­van­te de que lo hace en un país con 5 millo­nes de para­dos en el que no para de recor­tar ser­vi­cios y dere­chos, mien­tras repar­te dine­ros públi­cos entre la ban­ca y las gran­des empre­sas. Los ata­ques a Libia rea­li­za­dos por el ejér­ci­to espa­ñol, que con­vier­te a sus res­pon­sa­bles en cri­mi­na­les de gue­rra, se rea­li­zan por subor­di­na­ción laca­yu­na al impe­rio – exac­ta­men­te lo mis­mo que Aznar – y a mayor glo­ria del nego­cio de REPSOL, Gas Natu­ral, SACYR; Aben­goa, etc.

5º Cuan­do se piso­tean una vez más las con­di­cio­nes del Refe­rén­dum de la OTAN – las del SI – des­pre­cian­do has­ta la náu­sea la sobe­ra­nía popu­lar, hay que unir al “No a la gue­rra”, la exi­gen­cia del des­man­te­la­mien­to de las Bases y de la sali­da del Esta­do espa­ñol de la OTAN.

Corrien­te Roja

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *