Decla­ra­ción del Por­ta­voz del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la RPDC sobre el suce­so del pasa­do mar­tes

Pyong­yang, 24 de noviem­bre (KCNA) – Un por­ta­voz del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la RPDC emi­tió hoy la siguien­te decla­ra­ción:

Como ya se infor­mó por el Coman­do Supre­mo del Ejér­ci­to Popu­lar de Corea, el 23 de noviem­bre las fuer­zas arma­das revo­lu­cio­na­rias de la RPDC toma­ron una medi­da deci­si­va de auto­de­fen­sa para hacer fren­te a la impru­den­te pro­vo­ca­ción mili­tar del enemi­go (Corea del Sur), que dis­pa­ró pro­yec­ti­les hacia el inte­rior de las aguas terri­to­ria­les de la RPDC en torno a los islo­tes de Yonph­yong, en el Mar Occi­den­tal de Corea.

El ejér­ci­to de la RPDC advir­tió varias veces que si un solo coman­do enemi­go dis­pa­ra­ba hacia el inte­rior de las aguas terri­to­ria­les de la RPDC, se lle­va­ría a cabo un ata­que de repre­sa­lia con­tra las bate­rías mili­ta­res de los islo­tes Yonph­yong, duran­te la rea­li­za­ción de las manio­bras mili­ta­res des­ti­na­das a una gue­rra de agre­sión con­tra la RPDC, deno­mi­na­das bajo el códi­go Hoguk.

A las 8:00 am del 23 de noviem­bre, el mis­mo día en que ocu­rrió el inci­den­te, el jefe de la dele­ga­ción de la RPDC encar­ga­da de las con­ver­sa­cio­nes mili­ta­res entre las dos Coreas, envió un men­sa­je tele­fó­ni­co a la cabe­ci­lla de la dele­ga­ción enemi­ga ins­tán­do­le, una vez más, a can­ce­lar el plan para la pues­ta en mar­cha de las indi­ca­cio­nes de dis­pa­ro hacia las aguas loca­li­za­das alre­de­dor de la isle­ta, las aguas sen­si­bles.

A pesar de ello, el enemi­go come­tió la extre­ma­da­men­te impru­den­te pro­vo­ca­ción mili­tar de lan­zar dece­nas de pro­yec­ti­les des­de el islo­te hacia den­tro de las aguas terri­to­ria­les de la RPDC sobre las 13:00.

El enemi­go dis­pa­ró pro­yec­ti­les des­de jus­ta­men­te esta isle­ta, que tan cer­ca está del terri­to­rio de la RPDC, habien­do tan­tas mon­ta­ñas y ríos, tan­ta super­fi­cie marí­ti­ma y tan­tos islo­tes den­tro del sur de Corea. Este hecho tan coin­ci­den­te y sos­pe­cho­so no pue­de inter­pre­tar­se de otra mane­ra que como una pro­vo­ca­ción por moti­vos polí­ti­cos.

El enemi­go (Corea del Sur) está ase­gu­ran­do que dis­pa­ró pro­yec­ti­les des­de el islo­te en direc­ción al sur, inten­tan­do no dañar los ner­vios de la RPDC, pero lo cier­to es que los islo­tes Yonph­yong se encuen­tra en el inte­rior de las aguas terri­to­ria­les de la RPDC, lejos de la línea de demar­ca­ción mili­tar marí­ti­ma. Si los pro­yec­ti­les son dis­pa­ra­dos des­de el islo­te, están obli­ga­dos a impac­tar den­tro de las aguas terri­to­ria­les de la RPDC; no impor­ta en qué direc­ción se dis­pa­ra­ron debi­do a tales carac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas.

Mapa que reco­ge la loca­li­za­ción de la isla Yonph­yong, lugar del con­flic­to (pin­char enci­ma para ampliar ima­gen).

El ulte­rior obje­ti­vo per­se­gui­do por el enemi­go es crear la impre­sión de que la RPDC reco­no­ció las aguas de los islo­tes como su «mar terri­to­rial», en tal caso no hubie­ra habi­do res­pues­ta físi­ca por par­te de la pri­me­ra.

En esto radi­ca el carác­ter astu­to y vicio­so de pro­vo­ca­ción del enemi­go.

El ejér­ci­to de Corea del Nor­te tomó como medi­da de auto­de­fen­sa el dis­pa­ro de misi­les hacia las posi­cio­nes de arti­lle­ría des­de las que el enemi­go dis­pa­ró sus pro­yec­ti­les, ya que no está dis­pues­ta a hacer oídos sor­dos.

Este inci­den­te es uno de los más peli­gro­sos que se han desa­rro­lla­do des­de que se lle­vó a cabo el esta­ble­ci­mien­to de la «línea lími­te nor­te», fija­da uni­la­te­ral­men­te por Clark, coman­dan­te de las fuer­zas de la ONU, el 30 de agos­to de 1953, des­pués de la cele­bra­ción del Acuer­do de Armis­ti­cio Coreano.

Los EE.UU., sus segui­do­res y algu­nos jefes de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, deben dar­se cuen­ta del mal hábi­to en el que incu­rren al acu­sar a alguien sin antes cono­cer la ver­dad sobre el inci­den­te.

Si defien­den a Corea del Sur, el cri­mi­nal, por la úni­ca razón de ser su su alia­do, es como echar acei­te al fue­go.

La RPDC, com­pro­me­ti­da con la paz y la esta­bi­li­dad de la penín­su­la de Corea, está hacien­do aho­ra un ejer­ci­cio sobre­hu­mano de auto­con­trol, pero las pie­zas de arti­lle­ría del ejér­ci­to de la RPDC, el defen­sor de la jus­ti­cia, se encuen­tran pre­pa­ra­das para dis­pa­rar.

Noti­cia ori­gi­nal en inglés, tra­du­ci­da al cas­te­llano por Corea Socia­lis­ta.

Fuen­te: Agen­cia Cen­tral de Noti­cias de Corea (KCNA).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *