Con­ti­nua el aco­so con­tra Cubi­llas por par­te del esta­do espa­ñol

El Gobierno espa­ñol ha acor­da­do hoy soli­ci­tar a Vene­zue­la la extra­di­ción del refu­gia­do vas­co, con nacio­na­li­dad vene­zo­la­na Artu­ro Cubi­llas, depor­ta­do a ese país en 1989, y den­tro del gran cir­co media­ti­co en que han con­ver­ti­do su situa­cion

El juez Velas­co recla­mó al Eje­cu­ti­vo que ini­cia­ra los trá­mi­tes para su extra­di­ción el pasa­do 20 de octu­bre, aun­que le sugi­rió que antes recla­ma­ra al Gobierno vene­zo­lano que le reti­ra­ra esa nacio­na­li­dad al enten­der que el emba­ja­dor de Vene­zue­la en Espa­ña y la fis­cal gene­ral de este país mos­tra­ron a la pren­sa al «volun­tad del actual Gobierno vene­zo­lano de no acce­der» a la entre­ga del ciu­da­dano vas­co-vene­zo­lano

El refu­gia­do ha comen­ta­do en muchas oca­sio­nes, que no tie­ne nada que ver con las acu­sa­cio­nes espa­ño­las, que recor­de­mos, el mis­mo emba­ja­dor vene­zo­lano en el esta­do espa­ñol, insi­nuo que se basan en datos obte­ni­dos median­te tor­tu­ras.

«No ten­go nada que ocul­tar, ni ten­go que defen­der­me de men­ti­ras que dan por ver­dad de mane­ra irres­pon­sa­ble», ha indi­ca­do Cubi­llas, en una entre­vis­ta a la cade­na Tele­Sur en la que ha dicho no con­si­de­rar­se «el hom­bre más bus­ca­do».

«Ya ves que es bien fácil encon­trar­me», ha afir­ma­do ante el perio­dis­ta, que le ha pre­gun­ta­do por la inves­ti­ga­ción abier­ta en la Audien­cia Nacio­nal y en la que se ana­li­zan los pre­sun­tos víncu­los entre las FARC, ETA y el Gobierno de Vene­zue­la.

Sin embar­go, Cubi­llas, que aho­ra tra­ba­ja para la admi­nis­tra­ción vene­zo­la­na, ha reite­ra­do que las con­fe­sio­nes de los dos mili­tan­tes vas­cos se pro­du­je­ron «bajo tor­tu­ra», citan­do la denun­cia ya expre­sa­da por el abo­ga­do de ambos. En este sen­ti­do, ha seña­la­do que «no decla­ra­ron eso, sino que esa fue la decla­ra­ción que a ellos les die­ron por escri­to para que sim­ple­men­te la fir­ma­ran».

Ha aña­di­do que «en Eus­kal Herria hay sie­te mil denun­cias de tor­tu­ra» y que, en el caso de Atris­tain y Besan­ce, los abu­sos se habrían pro­lon­ga­do duran­te «cin­co días».

«Delan­te del juez no afir­ma­ron eso, lo afir­ma­ron delan­te de la Guar­dia Civil», ha apos­ti­lla­do, para des­pués sub­ra­yar que el abo­ga­do de ofi­cio se ha nega­do a fir­mar la con­fe­sión al ver «las con­di­cio­nes en las que ellos esta­ban».

Ade­más, y aun­que acla­ra que no «reu­nir­se con vas­cos en Vene­zue­la» no es deli­to», ha dicho no cono­cer a Atris­tain y Besan­ce.

Todo, a su jui­cio, for­ma par­te de un «mon­ta­je mediá­ti­co» en el que ha vin­cu­la­do tam­bién a «la dere­cha y la social­de­mo­cra­cia espa­ño­la». «Nun­ca he esta­do en un cam­pa­men­to de las FARC y nun­ca he entre­na­do a nadie, eso sí te lo pue­do decir», ha ase­ve­ra­do.

Cubi­llas con­si­de­ra «extra­ño» que un juez espa­ñol pue­da pedir a Cara­cas la extra­di­ción de un ciu­da­dano vene­zo­lano, si bien ha seña­la­do que no tie­ne cons­tan­cia de que las auto­ri­da­des de Espa­ña hayan trans­mi­ti­do algu­na peti­ción for­mal al res­pec­to.

El vas­co-vene­zo­lano ha dicho no tener mie­do a una posi­ble inves­ti­ga­ción y recor­dó que, «por eso pre­ci­sa­men­te», pre­sen­tó un escri­to ante la Fis­ca­lía vene­zo­la­na en la que soli­ci­ta un aná­li­sis «a fon­do» de la situa­ción.

«Si no hay nada que acu­se a Artu­ro Cubi­llas, al final todo que­da­ría igual y yo estoy segu­ro de que se segui­ría repi­tien­do por­que no es la pri­me­ra vez», ha agre­ga­do.

«Quie­ro que se inves­ti­gue real­men­te de dón­de vie­ne esto, cuá­les son los intere­ses», ha rema­cha­do.

Pre­gun­ta­do por la opción de que final­men­te sea extra­di­ta­do, Cubi­llas le ha dado pocas pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to a su posi­ble tras­la­do, ya que antes de que se pro­duz­ca este tra­mi­te «el que soli­ci­ta» debe «pro­bar algo».

«Dudo mucho que el Gobierno espa­ñol pue­da pro­bar algo que es men­ti­ra», ha apun­ta­do, y ha recor­da­do que com­pe­te­ría a las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas ana­li­zar una posi­ble revo­ca­ción de su nacio­na­li­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *