«Un Gobierno que diga siem­pre la ver­dad» – Iña­ki iriondo

Diría­se que, en su dis­yun­ti­va «votos o bom­bas», el minis­tro de Inte­rior está desean­do que lle­guen las segun­das. Su fama de maquia­vé­li­co tac­ti­cis­ta le pre­ce­de. Y a buen segu­ro, Rubal­ca­ba ten­dría sus razo­nes en diciem­bre y las ten­dría la pasa­da sema­na para decir lo que dijo. Nin­gu­na hones­ta. Otra cosa es que ni él se crea esos avisos.

Pero sean cua­les sean esas «inex­pli­ca­bles» razo­nes de «polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta» ‑según defi­ni­ción de Zapatero‑, lo úni­co cier­to es que el avi­so no se ha corres­pon­di­do con los hechos ni res­pon­día a los ele­men­tos de aná­li­sis que ya había en diciembre.

El recur­so a hablar de docu­men­tos incau­ta­dos a éste o aquél supues­to diri­gen­te de ETA no son más que ardi­des del Minis­te­rio para ves­tir el san­to. Los medios que siguen dan­do cre­di­bi­li­dad a Rubal­ca­ba debie­ran tener­lo en cuen­ta. Y su públi­co también.

Recuér­de­se lo que alguien dijo el 13 de mar­zo de 2004: «Los ciu­da­da­nos espa­ño­les se mere­cen un Gobierno que les diga siem­pre la verdad».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.