«Un Gobierno que diga siem­pre la ver­dad» – Iña­ki iriondo

Diría­se que, en su dis­yun­ti­va «votos o bom­bas», el minis­tro de Inte­rior está desean­do que lle­guen las segun­das. Su fama de maquia­vé­li­co tac­ti­cis­ta le pre­ce­de. Y a buen segu­ro, Rubal­ca­ba ten­dría sus razo­nes en diciem­bre y las ten­dría la pasa­da sema­na para decir lo que dijo. Nin­gu­na hones­ta. Otra cosa es que ni él se crea esos avisos.

Pero sean cua­les sean esas «inex­pli­ca­bles» razo­nes de «polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta» ‑según defi­ni­ción de Zapatero‑, lo úni­co cier­to es que el avi­so no se ha corres­pon­di­do con los hechos ni res­pon­día a los ele­men­tos de aná­li­sis que ya había en diciembre.

El recur­so a hablar de docu­men­tos incau­ta­dos a éste o aquél supues­to diri­gen­te de ETA no son más que ardi­des del Minis­te­rio para ves­tir el san­to. Los medios que siguen dan­do cre­di­bi­li­dad a Rubal­ca­ba debie­ran tener­lo en cuen­ta. Y su públi­co también.

Recuér­de­se lo que alguien dijo el 13 de mar­zo de 2004: «Los ciu­da­da­nos espa­ño­les se mere­cen un Gobierno que les diga siem­pre la verdad».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *