Ace­le­re­mos la caí­da capi­ta­lis­ta aun­que nos cues­te san­gre, sudor y lágri­mas – J.M. Álvarez

Ace­le­re­mos la caí­da capi­ta­lis­ta aun­que nos cues­te san­gre, sudor y lágrimas

A la minis­tra de Eco­no­mía y Hacien­da, Ele­na Sal­ga­do le han reco­men­da­do que el Gobierno espa­ñol amplíe las medi­das adop­ta­das en el plan de ajus­te, una amplia­ción que dura­rá años, y es que, en estos momen­tos, el pro­ble­ma, como apun­ta el dia­rio GARA, es el Sis­te­ma, no un país. Tres ejem­plos: Espa­ña está endeu­da­da con Ale­ma­nia, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña e Ita­lia. Ita­lia le debe a Fran­cia, Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña y Espa­ña. Gre­cia a Fran­cia, Ale­ma­nia y Gran Bre­ta­ña (los paí­ses de la Euro­pa del Este casi no cuen­tan). La deu­da públi­ca euro­pea gira en torno a los 8 billo­nes de euros.

Resul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo (y deno­ta la gra­ve­dad de la situa­ción) que Ale­ma­nia, una de las pri­me­ras poten­cias eco­nó­mi­cas del mun­do, debe aho­rrar 80.000 millo­nes de euros entre 2011 y 2014. Y lo hará como los demás: car­gan­do con­tra los obre­ros y los des­em­plea­dos, como si ellos fue­ran cul­pa­bles del pilla­je. Por su par­te, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co David Came­ron afir­ma que las deci­sio­nes que va a tomar en Gran Bre­ta­ña reper­cu­ti­rán en la pobla­ción duran­te déca­das. El capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, y sus herra­mien­tas, el BCE y el FMI, des­car­gan la deu­da sobre los más débi­les. No podía ser de otra manera.

En Espa­ña sur­gen voces que piden la rene­go­cia­ción de la deu­da, que sig­ni­fi­ca­ría entrar en una espi­ral dia­bó­li­ca sin sali­da posi­ble. Aso­man aumen­tos de impues­tos, copa­go sani­ta­rio y en edu­ca­ción, supre­sión de infra­es­truc­tu­ras (ya en pro­ce­so, tras el ajus­te ini­cial) nue­vas reba­jas de sala­rios y puña­la­das a las pen­sio­nes públi­cas. La eco­no­mía espa­ño­la ha sido más fic­ti­cia que real, pues se ha basa­do en la espe­cu­la­ción y en dine­ro inexis­ten­te. En este caso, se hace nece­sa­rio decla­rar la sus­pen­sión de la deu­da, expro­piar la ban­ca pri­va­da e ins­tau­rar un Gobierno Pro­vi­sio­nal que exclu­ya a corrup­tos y ladro­nes. Ni zapa­te­ro, ni Rajoy podrán resu­ci­tar un cadáver.

No pode­mos con­sen­tir que rein­ven­ten el capi­ta­lis­mo para pro­lon­gar su ago­nía. La cri­sis ya no se pue­de “expor­tar” ale­gre­men­te (vía deu­da exter­na) al Ter­cer Mun­do como en tiem­pos pre­té­ri­tos, en con­se­cuen­cia el fin del capi­ta­lis­mo es inevi­ta­ble; por tan­to, en lugar de limi­tar­nos a hacer cri­ti­cas, debe­mos ace­le­rar su des­apa­ri­ción aun­que nos cues­te san­gre, sudor y lágri­mas. En ese sen­ti­do, hay que tra­ba­jar en Inter­net, en la calle, en los barrios y en las fábri­cas. Si la gen­te no vie­ne a noso­tros, noso­tros debe­mos ir a bus­car­la, con­cien­ciar­la y embar­car­la en la lucha.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *