Pro­vo­ca­do­ras manio­bras mili­ta­res del ejer­ci­to sio­nis­ta de Israel, cer­ca de la fron­te­ra sur del Libano

El Ejér­ci­to israe­lí («Tsahal») comien­za hoy unas manio­bras mili­ta­res en la fron­te­ra con Líbano, jus­to en vís­pe­ras del déci­mo ani­ver­sa­rio de su trau­má­ti­ca reti­ra­da del sur del país de los cedros. Hiz­bu­lah ha lla­ma­do a la movi­li­za­ción gene­ral de su bra­zo arma­do en una de las zonas de mayor ten­sión de la ya de por sí calien­te región de Orien­te Medio.

p004_f02-148X216.jpg

Dabid LAZKANOITURBURU

El Ejér­ci­to israe­lí ha deci­di­do sacar pecho en el déci­mo ani­ver­sa­rio de su trau­má­ti­ca reti­ra­da de Líbano tras la derro­ta a manos de la resis­ten­cia chí de Hiz­bu­lah. El Tsahal ini­cia hoy unas manio­bras mili­ta­res en la fron­te­ra con el país de los cedros, lo que ha ele­va­do aún más la ten­sión en una de las fron­te­ras más calien­tes del Pla­ne­ta.

El vice­mi­nis­tro israe­lí de Defen­sa, Matan Vila­nai, ase­gu­ra que estos ejer­ci­cios esta­ban pre­vis­tos des­de hace tiem­po y los des­li­gó de la situa­ción en la fron­te­ra nor­te con Líbano. Tel Aviv los ha pre­sen­ta­do como un ejer­ci­cio anual de defen­sa y ha infor­ma­do que dura­rán una sema­na y ten­drán como obje­ti­vo «pre­pa­rar la reta­guar­dia y los ser­vi­cios de soco­rro israe­líes para un esce­na­rio de ata­que masi­vo con cohe­tes con­tra Israel»l

En esta línea, ha cur­sa­do men­sa­jes a los paí­ses veci­nos, sobre todo a Siria, «para dar­le garan­tías de que nues­tras inten­cio­nes no son beli­co­sas». La mis­ma Siria a la que ha acu­sa­do recien­te­men­te de sumi­nis­trar misi­les Scud a la resis­ten­cia liba­ne­sa.

Hiz­bu­lah se pre­pa­ra

Hiz­bu­lah ha movi­li­za­do a miles de com­ba­tien­tes ante las manio­bras mili­ta­res del Tsahal. «En caso de nue­va agre­sión con­tra nues­tro país, los israe­líes no encon­tra­rán en toda Pales­ti­na un refu­gio don­de escon­der­se», advir­tió el res­pon­sa­ble del Par­ti­do de Dios en el sur del país, jeque Nabil Qauk.

Qauk hizo estas decla­ra­cio­nes tras reci­bir en su casa de Tiro al pre­si­tio­so inte­lec­tual esta­dou­ni­den­se Noam Chomsky, a quien el Gobierno israe­lí prohi­bió su entra­da a Cis­jor­da­nia por su cohe­ren­te denun­cia ‑des­ta­ca­ble por su con­di­ción de judío- del Esta­do de Israel.

Una derro­ta indi­ges­ta

Un Esta­do que sigue diez años des­pués sin haber dige­ri­do una derro­ta que le for­zó a una reti­ra­da uni­la­te­ral y des­hon­ro­sa y que no le sir­vió, a la pos­tre, para sacu­dir­se la som­bra de Hiz­bu­lah, que vigi­la al otro lado de la fron­te­ra todos los movi­mien­tos mili­ta­res israe­líes.

Con su reti­ra­da de Líbano, Tel Aviv espe­ra­ba poner fin a lo que muchos de sus ciu­da­da­nos con­si­de­ra­ban como el «Viet­nam de Israel». Dos lus­tros des­pués, pocos dudan de que le que­da­ra enton­ces otra opción, aun­que reco­no­cen que la ima­gen de supe- rio­ri­dad mili­tar de Israel que­dó seria­men­te daña­da. «El hecho de que se vie­ra que nos reti­rá­ba­mos tuvo con­se­cuen­cias inme­dia­tas. Fue­ra cual fue­se el poder disua­so­rio de Israel por aquel enton­ces, se per­dió y tuvo que ser rees­ta­ble­ci­do a un alto cos­te», ha escri­to estos días el ex minis­tro israe­lí de Defen­sa, Moshe Arens, en el dia­rio «Haa­retz».

Esta reti­ra­da «con­tri­bu­yó direc­ta­men­te a los suce­sos pos­te­rio­res, inclui­da la Inti­fa­da» pales­ti­na que esta­lló meses más tar­de, ase­gu­ra Jonathan Spyer, exper­to del Cen­tro de Inves­ti­ga­ción Inter­na­cio­nal de Herz­li­ya.

Lejos que­da el 24 de mayo de 2000, fecha que puso pun­to final a 22 años de ocu­pa­ción israe­lí del sur de Líbano, pero la ten­sión en la fron­te­ra sigue sien­do alta. Ambas par­tes se acu­san mutua­men­te de pre­pa­rar­se para una nue­va gue­rra.

Israel ase­gu­ra que Hiz­bu­lah con­ta­ría actual­men­te con 40.000 cohe­tes, muchos de ellos con un alcan­ce supe­rior a 300 kiló­me­tros, lo que con­ver­ti­ría en obje­ti­vo a las gran­des loca­li­da­des israe­líes.

Aca­bar con este arse­nal fue el obje­ti­vo de la agre­sión mili­tar israe­lí de Líbano en verano de 2006. Una agre­sión que se ini­ció como res­pues­ta a un enfren­ta­mien­to con mili­cia­nos de Hiz­bu­lah tras una incur­sión de sol­da­dos israe­líes en sue­lo liba­nés y que dejó un sal­do de una dece­na de bajas, entre muer­tos y cap­tu­ra­dos, en el Tsahal.

Israel lan­zó duran­te un mes tone­la­das de bom­bas con­tra las ciu­da­des y barrios de mayo­ría chií, que sos­tie­ne a Hiz­bu­lah, dejan­do un sal­do de más de un millar de muer­tos. Una pos­te­rior incur­sión terres­tre vol­vió a aca­bar en desas­tre y los sol­da­dos israe­líes se vie­ron for­za­dos a dar mar­cha atrás.

Israel per­dió a 116 sol­da­dos. 41 civi­les murie­ron en los con­tra­ata­ques con cohe­tes por par­te de Hiz­bu­lah, que alcan­za­ron a ciu­da­des como Hai­fa y que mos­tra­ron a los israe­líes una peque­ña par­te del terror que pro­vo­ca­ron sus indis­cri­mi­na­dos bom­bar­deos con­tra los liba­ne­ses.

Nue­vo equi­li­brio del terror

Pese a lo asi­mé­tri­co de las fuer­zas res­pec­ti­vas, exper­tos israe­líes y liba­ne­ses coin­ci­den en des­car­tar que el repun­te recien­te de la ten­sión en la zona vaya a ser sinó­ni­mo de una nue­va gue­rra en cier­nes.

«En este momen­to, tene­mos un poder de disua­sión recí­pro­co en la fron­te­ra. Hiz­bu­lah tie­ne mie­do de Israel e Israel tam­bién tie­ne mie­do de Hiz­bu­lah», reco­no­ce Shlo­mo Brom, inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Estu­dios sobre la Segu­ri­dad Nacio­nal. «Todo el mun­do entien­de que el pró­xi­mo epi­so­dio de vio­len­cia será mucho peor. Y nadie quie­re dar el pri­mer paso», insis­te el exper­to israe­lí.

Osa­ma Safa, que diri­ge el Cen­tro liba­nés de Estu­dios Polí­ti­cos, coin­ci­de en apun­tar que la agre­sión de 2006, cono­ci­da como la Segun­da Gue­rra liba­ne­sa, esta­ble­ció un nue­vo equi­li­brio del terror en la región. «Actual­men­te, la nue­va ecua­ción es la siguien­te: es posi­ble otra gue­rra pero aho­ra será mucho más difí­cil poner­le pun­to final».

Como Roma, Israel tam­po­co paga a trai­do­res, aun­que sean liba­ne­ses

Cuan­do Víc­tor Nader, ex coman­dan­te del Ejér­ci­to del Sur de Libano, lla­ma a retre­ta, sus hom­bres res­pon­den «¡pre­sen­te!». El pro­ble­ma es que el esce­na­rio de la para­da mili­tar es una pla­ya en Israel.

Y sus hom­bres se sien­ten aban­do­na­dos por Israel y sus­pi­ran por vol­ver a su país, que pue­den ver des­de el lugar don­de están rea­li­zan­do los ejer­ci­cios. Aun­que el Esta­do israe­lí les otor­gó en 2004 la nacio­na­li­dad israe­lí, así como el esta­tus de anti­guos com­ba­tien­tes, la mayo­ría de los 3.000 mili­cia­nos refu­gia­dos en Israel ocu­pan empleos poco cua­li­fi­ca­dos en la indus­tria o en la res­tau­ra­ción. «Luché 14 años por Israel y mira lo que nos dan, nada. No nos han dado casa ni una ver­da­de­ra edu­ca­ción», se que­ja Bas­sam Haj­jar. «Tene­mos a 700 hom­bres de nues­tro Ejér­ci­to ente­rra­dos allí en Líbano con el uni­for­me del Tsahal», seña­la el coman­dan­te, con­ver­ti­do en elec­tri­cis­ta.

«No pedi­mos rique­zas, sólo poder vivir como todo el mun­do», seña­la Fad­di Tomeh, otro ex com­ba­tien­te.

«Nadie nos quie­re, ni aquí ni allí», resu­me Nader, que se refu­gió 10 años en el Esta­do fran­cés antes de lle­gar a Israel en 2008.

«En 2000, cuan­do el Tsahal se reti­ró, com­pren­dí que era el fin de Líbano. No regre­sa­ré nun­ca, lo sé», seña­la.

«Pero si esta­lla una nue­va gue­rra, esta­ré con Israel», insis­te.

GARA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *