Car­ta abier­ta de Martxe­lo Ota­men­di, ex direc­tor del perió­di­co Egun­ka­ria

Martxe­lo Ota­men­di

En febre­ro de 2003, el juez de la Audien­cia Nacio­nal Juan de Olmo deci­dió cerrar el perió­di­co Egun­ka­ria, úni­co que se publi­ca­ba ínte­gra­men­te en len­gua vas­ca, en base a unos supues­tos deli­tos deri­va­dos de inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por la Guar­dia Civil, a ins­tan­cias del gobierno espa­ñol del momen­to. Jun­to al cie­rre pro­ce­die­ron a la deten­ción de 10 per­so­nas (nue­ve de ellas ante­rio­res o actua­les direc­ti­vos del dia­rio), acu­sa­das en aquel momen­to de per­te­nen­cia o cola­bo­ra­ción con ETA.

En los cin­co días de inco­mu­ni­ca­ción que pade­ci­mos en los cala­bo­zos de la Guar­dia Civil en Madrid, 6 de los dete­ni­dos sufri­mos tor­tu­ras, con­sis­ten­tes en ago­ta­do­res ejer­ci­cios físi­cos has­ta la exte­nua­ción, veja­cio­nes, humi­lla­cio­nes, fal­ta de des­can­so, asfi­xia (apli­ca­ción de “la bol­sa”), ame­na­zas, impli­can­do inclu­so a per­so­nas que­ri­das y cer­ca­nas. Estos hechos fue­ron pues­tos en cono­ci­mien­to del juez ins­truc­tor en el momen­to de la decla­ra­ción judi­cial nada más salir, sin que se toma­ra la moles­tia de abrir una inves­ti­ga­ción.

Entre los acu­sa­dos hemos suma­do 28 meses de pri­sión pre­ven­ti­va, limi­tan­do los movi­mien­tos a las per­so­nas que deja­ron en liber­tad con­di­cio­nal.

El cie­rre del perió­di­co supu­so la pér­di­da de tra­ba­jo de sus 150 emplea­dos, así como cuan­tio­sas pér­di­das eco­nó­mi­cas. Y pri­vó a sus perio­dis­tas, lec­to­res, anun­cian­tes y a la socie­dad en gene­ral de una infor­ma­ción dia­ria y de cali­dad, y de una pla­ta­for­ma mediá­ti­ca en la len­gua por ellos ele­gi­da.

A pesar de que la fis­ca­lía reti­ró todos los car­gos ya en 2006, por no apre­ciar siquie­ra indi­cios, el jui­cio se cele­bró recien­te­men­te en la Audien­cia Nacio­nal de Madrid, con la úni­ca acu­sa­ción de la AVT o Jus­ti­cia y Dig­ni­dad, lo que nos oca­sio­nó cuan­tio­sos gas­tos en via­jes, estan­cias y defen­sa, y tiem­po que tuvi­mos que res­tar a la fuer­za a la acti­vi­dad labo­ral, social o fami­liar.

Final­men­te la sen­ten­cia nos absuel­ve con cla­ri­dad a los pro­ce­sa­dos, por no exis­tir acti­vi­dad delic­ti­va algu­na, y decla­ra ile­gal el cie­rre del perió­di­co, des­mon­tan­do así el inten­to de cri­mi­na­li­zar la acti­vi­dad y la expre­sión del pue­blo vas­co en su pro­pia len­gua.

Tene­mos dere­cho a una indem­ni­za­ción y repa­ra­ción por todos los per­jui­cios que nos han oca­sio­na­do en estos 7 años de sufri­mien­to injus­to. Y los res­pon­sa­bles de la Guar­dia Civil que nos detu­vo y mal­tra­tó, así como sus res­pon­sa­bles polí­ti­cos, deben dar expli­ca­cio­nes y asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad. Estas repa­ra­cio­nes son de jus­ti­cia, aun­que no hay dine­ro que pue­da borrar las heri­das que te deja, por ejem­plo, la tor­tu­ra.

Por­que el esta­do espa­ñol, como por des­gra­cia ocu­rre con muchos paí­ses lla­ma­dos demo­crá­ti­cos, sigue prac­ti­can­do la tor­tu­ra, por mucho que lo nie­guen los res­pon­sa­bles de Inte­rior. Son innu­me­ra­bles y con­ti­nua­das las denun­cias de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les al Esta­do Espa­ñol por no impe­dir la prác­ti­ca de la tor­tu­ra. Si en algo se dife­ren­cia un esta­do dic­ta­to­rial de uno demo­crá­ti­co, es por el res­pe­to con el que este últi­mo debe tra­tar a todo ser humano, sea delin­cuen­te, pre­sun­to o ino­cen­te.

Son muchas las per­so­nas que, como nos ha ocu­rri­do a noso­tros, sufren en los medios de comu­ni­ca­ción un vere­dic­to pre­vio de con­de­na (terro­ris­ta o cual­quier otra acu­sa­ción), y que final­men­te son decla­ra­das ino­cen­tes en ins­tan­cia judi­cial. No es jus­to que la opi­nión públi­ca, con­di­cio­na­da por algu­nos medios poco pro­fe­sio­na­les, con­de­ne antes de tiem­po. Los medios de comu­ni­ca­ción deben infor­mar con vera­ci­dad y res­pe­to; es un dere­cho, no sólo de los afec­ta­dos, sino tam­bién de los ciu­da­da­nos recep­to­res de infor­ma­ción, que deben exi­gir rigor en el tra­ta­mien­to de las noti­cias.

Sólo me cabe agra­de­cer a quie­nes en todo el esta­do espa­ñol, y fue­ra de sus fron­te­ras, nos han apo­ya­do en este lar­go pro­ce­so, inclu­so asu­mien­do el ries­go de ser acu­sa­dos, ellos tam­bién, de per­te­ne­cer a un “entorno” en el que son pre­sa fácil de los lla­ma­dos pode­res fác­ti­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *