Día de Fies­ta Nacio­nal de pue­blo coreano‏ por Juan Noguei­ra

La Haba­na, 15 feb (PL) La capa­ci­dad polí­ti­ca es una cua­li­dad indis­pen­sa­ble para un esta­dis­ta, por­que de ella depen­den el pres­ti­gio, sobe­ra­nía, pode­río y el des­tino del país.

Por eso, des­de hace más de una déca­da, cada 16 de febre­ro, el pue­blo coreano fes­te­ja uno de sus gran­des acon­te­ci­mien­to: el naci­mien­to de su máxi­mo líder Kim Jong Il, el gran diri­gen­te, como le deno­mi­nan en la nor­te­ña Penín­su­la Asiá­ti­ca.

El gene­ral Kim es el pre­si­den­te del Comi­té de Defen­sa Nacio­nal de la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca (RPDC) y secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea y su ono­más­ti­co se con­me­mo­ra bajo el nom­bre de «Día del sol».

Y, es que el diri­gen­te visi­ta sobre el terreno las gran­des obras, fábri­cas, comu­nas y uni­da­des mili­ta­res don­de se intere­só por las pro­duc­cio­nes indus­tria­les y agrí­co­las y las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos, así como por la dis­po­si­ción com­ba­ti­va de los sol­da­dos.

Sólo en el 2009, Kim reco­rrió más de 200 uni­da­des de todo el terri­to­rio duran­te la cual ela­bo­ró la estra­te­gia para la cons­truc­ción de una poten­cia prós­pe­ra y mani­fes­tó al mun­do la dig­ni­dad de la nación corea­na, pese a la pro­pa­ga­ción de medios infor­ma­ti­vos mediá­ti­cos acer­ca de su pre­ca­ria salud

Como un rotun­do men­tís a esa fal­se­dad, este año visi­tó des­de el comien­zo de enero más de 20 uni­da­des, inclu­si­ve el cam­po de cons­truc­ción de la Cen­tral Hidro­eléc­tri­ca de Hui­chon, la Mina de Jaer­yong, una sub uni­dad ads­cri­ta a la Divi­sión Guar­dia de Tan­ques 105 «Seúl» Ryu Kyong Su y el cam­po de cons­truc­ción de la Cen­tral Hidro­eléc­tri­ca Juven­tud núme­ro dos de Rye­song­gang.

De ahí que, los cam­bios secu­la­res que se impri­men y las orgu­llo­sas crea­cio­nes, que se levan­tan a lo lar­go y ancho de la RPDC son incon­ce­bi­bles al mar­gen de la des­ta­ca­da direc­ción y la inten­sa ¿¿marcha forzada¿¿ de Kim Jong Il.

La bio­gra­fía del esta­dis­ta coreano, que cum­ple 68 años, mues­tra que nació en un cam­pa­men­to secre­to gue­rri­lle­ro en 1942 duran­te la lucha con­tra los colo­nia­lis­tas japo­ne­ses en el Mon­te de Paek­tu, un lugar lue­go con­ver­ti­do en un Museo de gran atrac­ción para los visi­tan­tes nacio­na­les y extran­je­ros.

Se for­mó al lado de su padre, Kim Il Sung, y vivió jun­to a él las gran­des bata­llas en el pro­ce­so de defen­sa de la Revo­lu­ción y la edi­fi­ca­ción socia­lis­ta.

Esa direc­ción con­jun­ta con­so­li­dó la apli­ca­ción de la idea filo­só­fi­ca lla­ma­da Juche, que colo­ca al hom­bre en el cen­tro de las acti­vi­da­des, dado que lo sitúa como due­ño y deter­mi­nan­te para for­jar el des­tino de las masas popu­la­res y solu­cio­nar los pro­ble­mas en la Revo­lu­ción y su cons­truc­ción.

Esto se con­ju­ga tam­bién con la deri­va­da polí­ti­ca de Son­gún que con­si­de­ra la cues­tión mili­tar como el más impor­tan­te de los temas esta­ta­les lo cual reafir­ma la fuer­za inter­na para la defen­sa nacio­nal y la cons­truc­ción socia­lis­ta con el Ejer­ci­to Popu­lar como núcleo cen­tral de la Revo­lu­ción.

Pre­ci­sa­men­te, gra­cias a esa idea de Son­gun la RPDC, pese a su peque­ño terri­to­rio y pobla­ción, bri­lla por su dig­ni­dad y honor en la lucha con­tra Esta­dos Uni­dos, la úni­ca super­po­ten­cia, y por enci­ma de múl­ti­ples difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas cons­tru­ye lle­na de opti­mis­mo un Esta­do prós­pe­ro socia­lis­ta.

Para afron­tar las diver­sas catás­tro­fes natu­ra­les sufri­das, Kim pre­sen­tó la orien­ta­ción de res­pon­der con la estra­te­gia de auto­con­fian­za y se puso al fren­te de la «mar­cha peno­sa» para con­du­cir con su ejem­plo prác­ti­co el Par­ti­do, Ejér­ci­to y Pue­blo por el úni­co camino de la vic­to­ria en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co e indus­trial.

Con ese impul­so o «mar­cha ace­le­ra­da» monu­men­ta­les obras cons­truc­ti­vas resul­ta­ron edi­fi­ca­das como la Cen­tral Hidro­eléc­tri­ca Juven­tud de Anb­yon, el Canal Kechon-embal­se Thae­song, carre­te­ra Juven­tud Héroe, la Ave­ni­da 9 de Sep­tiem­bre, y los Par­ques de recrea­cio­nes en los mon­tes Kuwol y Chil­bo, entre otras.

Pero, lo más sobre­sa­lien­te en la ofen­si­va polí­ti­ca se plas­mó en la con­si­de­ra­da Cum­bre his­tó­ri­ca sos­te­ni­da entre el 13 y 15 de junio del 2000 entre los máxi­mos diri­gen­tes del Nor­te y Sur de la Penín­su­la Corea­na.

En esas pla­ti­cas, el pre­si­den­te de la Comi­sión de Defen­sa Nacio­nal de la RPDC, Kim Jong Il, y el enton­ces jefe de esta­do de Corea del Sur, Kim Dae Jung, ini­cia­ron un lar­go camino para la Reuni­fi­ca­ción pací­fi­ca e inde­pen­dien­te de la sepa­ra­da nación del noroes­te de Asia.

Para avan­zar rápi­da­men­te hacia la eli­mi­na­ción paci­fi­ca de esas fron­te­ras arti­fi­cia­les esta­ble­ci­das por Esta­dos Uni­dos duran­te su agre­sión, Pyong­yang y Seúl coin­ci­die­ron en tomar en cuen­ta el ele­men­to común en la pro­pues­ta del Sur sobre una Con­fe­de­ra­ción y la del Nor­te res­pec­to a algu­na for­ma de Fede­ra­ción.

Tam­bién impul­sar la recon­ci­lia­ción, fomen­tar la coope­ra­ción social y eco­nó­mi­ca y faci­li­tar el reen­cuen­tro de las fami­lias sepa­ra­das (más de 10 millo­nes de per­so­nas) a cau­sa de la divi­sión y la gue­rra y comen­zar con el inter­cam­bio de pri­sio­ne­ros.

Ade­más las dos par­tes se com­pro­me­tie­ron a con­so­li­dar la mutua con­fian­za al pro­mo­ver el desa­rro­llo de la eco­no­mía nacio­nal median­te la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca y el inter­cam­bio en todos los cam­pos inclui­dos el social, cul­tu­ral, depor­ti­vo, salud y medio ambien­te.

A ello se suma­ron las nego­cia­cio­nes entre los ejér­ci­tos en la recons­truc­ción con­jun­ta de la línea férrea y auto­pis­ta que enla­za a Seúl y Pyong­yang, cor­ta­das a raíz de la gue­rra de 1950.

Sin embar­go, aho­ra, cuan­do negros nuba­rro­nes se cier­nen sobre la Penín­su­la a cau­sa de la polí­ti­ca beli­cis­ta del Gobierno de Esta­dos Uni­dos el pue­blo nor­co­reano enar­bo­la con­tra esa ame­na­za la Revo­lu­ción de Son­gún que prio­ri­za la pre­pa­ra­ción mili­tar para la defen­sa.

(*) El autor es Jefe de la Redac­ción Asia de Pren­sa Lati­na y ex corres­pon­sal en Chi­na, Corea, Japón, India y Viet­nam.


Juan Noguei­ra López
Secre­ta­rio de Comu­ni­ca­cio­nes
Aso­cia­ción de Amis­tad con Corea en el Esta­do Espa­ñol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *