Vic­to­ria popu­lar en Bolivia…Evo: Aho­ra sí pode­mos ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y hablar de socialismo

Evo: Aho­ra sí pode­mos ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y hablar de socialismo

Gar­cía Line­ra: Dia­lo­ga­re­mos y toma­re­mos en cuen­ta todas las posi­cio­nes, pero las mino­rías deben enten­der que en demo­cra­cia la mayo­ría man­da y que la «opo­si­ción sal­va­je» que recha­za­ba los con­sen­sos ha sido derrotada

(Bol­press) El pue­blo boli­viano ha demos­tra­do que es posi­ble cam­biar el país median­te el voto y con una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral; aho­ra Boli­via tie­ne el camino abier­to para apli­car la nue­va Cons­ti­tu­ción, ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y deba­tir pro­fun­da­men­te sobre el socia­lis­mo, dijo Evo Mora­les lue­go de ser reele­gi­do como Pre­si­den­te con mayo­ría abso­lu­ta de votos en las elec­cio­nes gene­ra­les del 6 de diciembre.

Me sien­to muy con­ten­to y feliz por­que el 63 por cien­to de los elec­to­res apo­yó la revo­lu­ción cul­tu­ral y demo­crá­ti­ca cul­tu­ral, que ha deja­do de ser una ban­de­ra de un par­ti­do y se ha con­ver­ti­do en el pro­yec­to polí­ti­co del pue­blo boli­viano, cele­bró el Pre­si­den­te ante miles de sim­pa­ti­zan­tes con­gre­ga­dos en Pla­za Muri­llo de La Paz para fes­te­jar la reelec­ción de su líder.

«Estoy muy sor­pren­di­do por el resul­ta­do, pese a tan­tas adver­si­da­des, men­ti­ras y ofen­sas; has­ta esta maña­na cir­cu­la­ban en Inter­net pro­vo­ca­cio­nes y men­ti­ras, pero creo en la con­cien­cia de los movi­mien­tos socia­les del cam­po y de la ciu­dad para derro­tar a las pro­vo­ca­cio­nes», dis­cur­seó el Man­da­ta­rio des­de el bal­cón de Pala­cio de Gobierno.

En nom­bre del MAS, Mora­les dio las gra­cias a los sec­to­res socia­les de la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal por el Cam­bio (Conal­cam), a la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (COB), al pue­blo boli­viano, a los resi­den­tes boli­via­nos en el extran­je­ro y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y feli­ci­tó a todos por su pro­ba­da voca­ción demo­crá­ti­ca. La masa popu­lar le res­pon­dió con víto­res y gri­tan­do «¡arri­ba, aba­jo, la dere­cha al carajo!»

El Pre­si­den­te agra­de­ció al pue­blo de La Paz, Oru­ro y Poto­sí por acom­pa­ñar­lo en las bue­nas y las malas y sobre todo por dar­le al MAS cua­tro sena­do­res en cada uno de esos depar­ta­men­tos. «En Chu­qui­sa­ca tene­mos garan­ti­za­dos tres sena­do­res; en Tari­ja dos sena­do­res y posi­ble­men­te un ter­ce­ro; en Cocha­bam­ba ase­gu­ra­mos tres sena­do­res y está en dispu­ta el cuar­to», festejó.

Evo salu­dó el gran esfuer­zo de los sim­pa­ti­zan­tes de su par­ti­do en Pan­do, Beni y San­ta Cruz. A pesar de que el MAS no ganó en esos depar­ta­men­tos, «tene­mos dos sena­do­res en cada uno, don­de antes no tenía­mos ni siquie­ra dipu­tados (…) Si bien no gana­mos en todos los depar­ta­men­tos, sí avan­za­mos y en algu­nas regio­nes ya per­die­ron el mie­do… Tan­to se comen­ta­ba en los medios de comu­ni­ca­ción que la cla­se media aban­do­nó al Pre­si­den­te Mora­les, fal­so, la cla­se media, los profesionales,las ciu­da­des están con el pro­ce­so revolucionario».

El jefe del MAS apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para resal­tar el enor­me cre­ci­mien­to de su par­ti­do: «Empe­za­mos este pro­yec­to con apo­yo de 3,9% en las elec­cio­nes de 1997; en las elec­cio­nes de 2002 lle­ga­mos al 20%; en 2005, a casi al 54 por cien­to, y des­pués de cua­tro años de ges­tión gana­mos con casi 64 por cien­to, lo que demues­tra la con­fian­za del pue­blo en un pro­yec­to político».

«Nadie cre­yó que el indie­ci­to iba a man­te­ner­se en el car­go mucho tiem­po; los gru­pos neo­li­be­ra­les y dere­chis­tas dije­ron que en unos seis meses vol­ve­rían a ocu­par los pues­tos que man­tu­vie­ron des­de 1985», decla­ró Mora­les en la mañana.

Sin embar­go, «el indie­ci­to igno­ran­te» des­pre­cia­do por la cla­se media ganó cua­tro comi­cios con­se­cu­ti­vos en los últi­mos cua­tro años: con 53,7% de votos en las elec­cio­nes de diciem­bre de 2005; con 51% en las elec­cio­nes de asam­bleis­tas en julio de 2006; con 67% en el refe­rén­dum revo­ca­to­rio de agos­to de 2007, y con 62% de votos en el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal del 25 de enero de 2009.

El Pri­mer Man­da­ta­rio expre­só su satis­fac­ción por­que des­de que asu­mió la Pre­si­den­cia en enero de 2006, cada vez más boli­via­nos se suma­ron al pro­ce­so de cam­bio, y en cua­tro años de gobierno se ha con­ver­ti­do en un líder reco­no­ci­do mun­dial­men­te, «no como antes cuan­do a los pocos meses de estar en el poder los gobier­nos se desgastaban».

Mora­les pro­me­tió que la movi­li­za­ción y el esfuer­zo del pue­blo boli­viano que hizo posi­ble la his­tó­ri­ca vic­to­ria de este domin­go no serán en vano. «Aho­ra que nos dan la opor­tu­ni­dad de otros cin­co años de gobierno, Álva­ro y yo que­re­mos mejo­rar el ser­vi­cio al pue­blo boliviano».

Por pri­me­ra vez los boli­via­nos eli­gie­ron nue­vas auto­ri­da­des el ampa­ro de la nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca ela­bo­ra­da con la par­ti­ci­pa­ción de todos los sec­to­res repre­sen­ta­ti­vos y apro­ba­da en un refe­rén­dum. «Que obten­ga­mos más de dos ter­cios en dipu­tados y sena­do­res me obli­ga a ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio; aho­ra tene­mos el camino libre para apli­car la Cons­ti­tu­ción en bene­fi­cio de todos, enten­dién­do­nos como boli­via­nos y dia­lo­gan­do con dis­tin­tos sec­to­res …», recal­có Morales.

El Pre­si­den­te seña­ló que su triun­fo no es sola­men­te para los boli­via­nos, sino «fun­da­men­tal­men­te un fru­to dedi­ca­do a los pue­blos y gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas (…) Aho­ra tene­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad con Boli­via y tam­bién con la huma­ni­dad de pro­fun­di­zar y ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y pro­cla­mar el socia­lis­mo; el 13 y 14 de este mes vamos a deba­tir pro­fun­da­men­te sobre socia­lis­mo en una cum­bre de jefes de Esta­do del ALBA para sal­var a la huma­ni­dad en su conjunto».

La dere­cha derrotada

Boli­via no cele­bró una elec­ción pre­si­den­cial cual­quie­ra; «por su alcan­ce, pro­fun­di­dad e impac­to de irra­dia­ción, esta elec­ción mar­ca­rá pro­fun­da­men­te la his­to­ria de los pró­xi­mos 50 años», des­ta­có el minis­tro de la Pre­si­den­cia Juan Ramón Quin­ta­na al ini­cio de la jornada.

Y es que este domin­go 6 de diciem­bre no sólo se defi­nía el segun­do man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de Mora­les y del Vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía, sino tam­bién el futu­ro polí­ti­co de la opo­si­ción dere­chis­ta en Boli­via, que hizo lo impo­si­ble por derro­car al odia­do «indio comu­nis­ta», pri­me­ro con un refe­rén­dum revo­ca­to­rio, lue­go con un gol­pe cívi­co empre­sa­rial y final­men­te con­tra­tan­do a una ban­da de terro­ris­tas para asesinarlo.

Mora­les derro­tó a todos los opo­si­to­res que se pusie­ron en su camino. Pri­me­ro caye­ron los ex pre­si­den­tes Car­los Mesa y Jor­ge Tuto Qui­ro­ga de la alian­za con­ser­va­do­ra Pode­mos; lue­go se frac­tu­ró el club de pre­fec­tos opo­si­to­res del des­apa­re­ci­do Conal­de; des­pués se derrum­bó el blo­que cívi­co empre­sa­rial auto­no­mis­ta de la extin­ta «media luna», y aho­ra caen Samuel Doria Medi­na de Uni­dad Nacio­nal y los dos veces derro­ta­dos Man­fred Reyes Villa y Leo­pol­do Fernández.

Man­fred Reyes Villa, can­di­da­to del Plan Pro­gre­so para Boli­via-Con­ver­gen­cia Nacio­nal (PPB-CN), nació en de La Paz el 19 de abril de 1955. Es hijo de mili­tar y ofi­cial de Ejér­ci­to. En la déca­da de 1970 fue agre­ga­do mili­tar de la emba­ja­da de Boli­via en Esta­dos Uni­dos y en 1976 egre­só de la Escue­la de las Amé­ri­cas. Fue ede­cán del coro­nel Luis Arce Gómez, minis­tro de Gobierno del ex dic­ta­dor Luis Gar­cía Meza (1980−81) y en 1986 aban­do­nó la carre­ra militar.

Debu­tó en polí­ti­ca como con­ce­jal de ADN en 1990 y en alian­za con el des­pa­re­ci­do Movi­mien­to Boli­via Libre (MBL) fue ele­gi­do alcal­de de Cocha­bam­ba. En 1993 fun­dó su par­ti­do Nue­va Fuer­za Repu­bli­ca­na (NFR) y fue reelec­to como alcal­de por cua­tro perío­dos con­se­cu­ti­vos des­de 1993 has­ta el año 2000. Se lo cono­ció como el «alcal­de estre­lla» de Cocha­bam­ba y tam­bién como el cóm­pli­ce de la pri­va­ti­za­ción del agua que deri­vó en la Gue­rra del Agua en abril de 2000.

Entre 1997 y 2003 se aso­ció con ADN, MIR y MNR; en 2002 can­di­da­teó a la Pre­si­den­cia jun­to al empre­sa­rio cru­ce­ño Ivo Kul­jis, y entre 2002 – 2003 se alió con Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da. En 2005 fue el pri­mer pre­fec­to elec­to de Cochabamba.

Reyes Villa voci­fe­ró el 12 de enero de 2007 en la pla­za prin­ci­pal de Cocha­bam­ba «¡ade­lan­te San­ta Cruz con su inde­pen­den­cia!». A prin­ci­pios de 2008 exi­gió un refe­rén­dum revo­ca­to­rio para sacar a Mora­les de Pala­cio, pero lo revo­ca­ron a él como pre­fec­to con el 64.81 % de votos el 10 agos­to de ese año.

El pre­fec­to revo­ca­do lan­zó su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2009, jun­to al ex pre­fec­to de Pan­do Leo­pol­do Fer­nán­dez, dete­ni­do hace un año en el penal de San Pedro de La Paz acu­sa­do de ser autor inte­lec­tual de una masa­cre de cam­pe­si­nos en sep­tiem­bre de 2008.

El ex «caci­que» Leo­pol­do Fer­nán­dez se ini­ció en la polí­ti­ca en 1978 como mili­tan­te del MNR y fue direc­tor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Colo­ni­za­ción en la dic­ta­du­ra de Luis Gar­cía Meza en 1980. Fue par­la­men­ta­rio de Acción Demo­crá­ti­ca Nacio­na­lis­ta (ADN) casi 30 años, pre­si­dió la Cáma­ra de Sena­do­res, fue minis­tro de Gobierno y Pre­si­den­te inte­ri­no de Bolivia.

Fer­nán­dez fue gene­ro­so con las fami­lias Zuzu­ki Mele­na, Shi­mo­ka­wa, Bra­vo, Pin­to, Villa­lo­bos, Mura­ka­mi-Pin­to, y con todo el clan Fer­nán­dez-Ferrei­ra. Apo­yó a barra­que­ros con el Decre­to Supre­mo 25532 regla­men­ta­rio de la Ley Fores­tal o «Decre­to barra­que­ro», por medio del cual los lati­fun­dis­tas pan­di­nos y benia­nos obte­nían cien­tos de miles de hec­tá­reas de tierra.

«Con todas las debi­li­da­des eco­nó­mi­cas que hemos podi­do tener, habrá una res­pues­ta con­tun­den­te del pue­blo boli­viano que bus­ca la paz, la uni­dad, la segu­ri­dad huma­na a favor de nues­tra can­di­da­tu­ra», dijo el can­di­da­to del PPB Reyes Villa en la vís­pe­ra, pero hoy vol­vió a perder.

Le fue peor al can­di­da­to de Uni­dad Nacio­nal (UN) Samuel Doria Medi­na, naci­do en La Paz el 4 de diciem­bre de 1958 y egre­sa­do de eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y de la Lon­don School Economics.

El padre de Doria Medi­na era socio mino­ri­ta­rio de la Socie­dad Boli­via­na de Cemen­to (SOBOCE), tomó el con­trol de la empre­sa gra­cias a los dóla­res «pre­fe­ren­cia­les» repar­ti­dos a manos lle­nas por el gobierno de Her­nán Siles y Jai­me Paz entre 1882 y 1985, y en 1986 su hijo Samuel asu­mió la pre­si­den­cia de la cementera.

En pocos años Samuel Doria Medi­na com­pró las fábri­cas de cemen­to Via­cha, Fan­ce­sa, War­nes y El Puen­te, se diver­si­fi­có con la fir­ma Ári­dos «San Roque», la empre­sa de vigue­tas «Con­cre­tec» y pre mez­cla­dos «Ready Mix», y lue­go adqui­rió la fran­qui­cia de Bur­ger King.

Doria Medi­na mili­tó en el MIR del ex pre­si­den­te Jai­me Paz Zamo­ra (1989−93) y fue su minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción y Coor­di­na­ción, des­de don­de impul­só la pri­va­ti­za­ción de empre­sas públi­cas. «Pri­va­ti­za­ré una empre­sa esta­tal por sema­na», decía el joven ministro.

Doria Medi­na impul­só la liqui­da­ción de los ban­cos del Esta­do, Mine­ro y Agrí­co­la, y entre 1991 y 1993, jun­to a su cole­ga minis­tro Jor­ge Qui­ro­ga, hizo apro­bar la Ley de Inver­sio­nes y el Decre­to 22836, pre­ce­den­tes direc­tos de las leyes de Capi­ta­li­za­ción e Hidro­car­bu­ros pro­mul­ga­das por el gobierno de Sán­chez de Lozada.

Doria Medi­na adju­di­có al terra­te­nien­te Bran­co Marin­ko­vic la ex fábri­ca de acei­te El Rey de Villa­mon­tes; la Hilan­de­ría San­ta Cruz a Raúl Gará­fu­lic Gutié­rrez, ex due­ño de ATB-La Razón, y se apo­de­ró de varias empre­sas que él mis­mo pri­va­ti­zó, como por ejem­plo las cemen­te­ras El Puen­te de Tari­ja y FANCESA de Sucre.

En méri­to a su des­ta­ca­da tra­yec­to­ria como fun­cio­na­rio y ejem­plar defen­sor de la polí­ti­ca neo­li­be­ral en boga, en 1993 fue elec­to gober­na­dor del Ban­co Mun­dial y del Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desarrollo.

En noviem­bre de 1995 fue secues­tra­do por un coman­do del Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Túpac Ama­ru (MRTA) de Perú y su fami­lia tuvo que pagar 1,3 millo­nes de dóla­res por su res­ca­te tras 45 días de encierro.

Doria Medi­na pos­tu­ló a la vice­pre­si­den­cia con Paz Zamo­ra en las elec­cio­nes de 1997; en 2004 fun­dó Uni­dad Nacio­nal (UN) con disi­den­tes del MIR, y se pos­tu­ló a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2005, logran­do el 7,81 por cien­to de los votos.

El gobierno invi­ta al diálogo

El Pre­si­den­te Evo Mora­les invi­tó esta noche a auto­ri­da­des, cívi­cos, alcal­des, empre­sa­rios e inte­lec­tua­les opo­si­to­res a que «ven­gan a tra­ba­jar con­mi­go (por­que) al mar­gen de cual­quier rei­vin­di­ca­ción de carác­ter regio­nal o sec­to­rial, pri­me­ro está Bolivia».

«Espe­ro que la opo­si­ción aban­do­ne la posi­ción sal­va­je de recha­zar cual­quier tipo de ini­cia­ti­va guber­na­men­tal, el diá­lo­go y los con­sen­sos, que fue lo que hizo en estos últi­mos años gene­ran­do con­flic­tos en 2007 y 2008. Esa opo­si­ción sal­va­je fue derro­ta­da», sen­ten­ció el Vice­pre­si­den­te reelec­to Gar­cía Linera.

El Segun­do Man­da­ta­rio reco­men­dó a la opo­si­ción res­pe­tar la regla de oro de la demo­cra­cia: «La mayo­ría man­da y la mino­ría hace res­pe­tar su posi­ción… La mino­ría debe ser reco­no­ci­da como opo­si­ción, pero no tie­ne dere­cho a veto. Eso la con­vier­te en una opo­si­ción salvaje».

Gar­cía dijo que el com­pro­mi­so de la mayo­ría polí­ti­ca será bus­car diá­lo­go con las mino­rías para tomar en cuen­ta sus posi­cio­nes y hacer res­pe­tar su pun­to de vis­ta, «pero en con­tra­par­ti­da la mino­ría tie­ne que enten­der que hay una mayo­ría y en demo­cra­cia la mayo­ría es la que dirige».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.