Vic­to­ria popu­lar en Bolivia…Evo: Aho­ra sí pode­mos ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y hablar de socia­lis­mo

Evo: Aho­ra sí pode­mos ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y hablar de socia­lis­mo

Gar­cía Line­ra: Dia­lo­ga­re­mos y toma­re­mos en cuen­ta todas las posi­cio­nes, pero las mino­rías deben enten­der que en demo­cra­cia la mayo­ría man­da y que la «opo­si­ción sal­va­je» que recha­za­ba los con­sen­sos ha sido derro­ta­da

(Bol­press) El pue­blo boli­viano ha demos­tra­do que es posi­ble cam­biar el país median­te el voto y con una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral; aho­ra Boli­via tie­ne el camino abier­to para apli­car la nue­va Cons­ti­tu­ción, ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y deba­tir pro­fun­da­men­te sobre el socia­lis­mo, dijo Evo Mora­les lue­go de ser reele­gi­do como Pre­si­den­te con mayo­ría abso­lu­ta de votos en las elec­cio­nes gene­ra­les del 6 de diciem­bre.

Me sien­to muy con­ten­to y feliz por­que el 63 por cien­to de los elec­to­res apo­yó la revo­lu­ción cul­tu­ral y demo­crá­ti­ca cul­tu­ral, que ha deja­do de ser una ban­de­ra de un par­ti­do y se ha con­ver­ti­do en el pro­yec­to polí­ti­co del pue­blo boli­viano, cele­bró el Pre­si­den­te ante miles de sim­pa­ti­zan­tes con­gre­ga­dos en Pla­za Muri­llo de La Paz para fes­te­jar la reelec­ción de su líder.

«Estoy muy sor­pren­di­do por el resul­ta­do, pese a tan­tas adver­si­da­des, men­ti­ras y ofen­sas; has­ta esta maña­na cir­cu­la­ban en Inter­net pro­vo­ca­cio­nes y men­ti­ras, pero creo en la con­cien­cia de los movi­mien­tos socia­les del cam­po y de la ciu­dad para derro­tar a las pro­vo­ca­cio­nes», dis­cur­seó el Man­da­ta­rio des­de el bal­cón de Pala­cio de Gobierno.

En nom­bre del MAS, Mora­les dio las gra­cias a los sec­to­res socia­les de la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal por el Cam­bio (Conal­cam), a la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (COB), al pue­blo boli­viano, a los resi­den­tes boli­via­nos en el extran­je­ro y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y feli­ci­tó a todos por su pro­ba­da voca­ción demo­crá­ti­ca. La masa popu­lar le res­pon­dió con víto­res y gri­tan­do «¡arri­ba, aba­jo, la dere­cha al cara­jo!»

El Pre­si­den­te agra­de­ció al pue­blo de La Paz, Oru­ro y Poto­sí por acom­pa­ñar­lo en las bue­nas y las malas y sobre todo por dar­le al MAS cua­tro sena­do­res en cada uno de esos depar­ta­men­tos. «En Chu­qui­sa­ca tene­mos garan­ti­za­dos tres sena­do­res; en Tari­ja dos sena­do­res y posi­ble­men­te un ter­ce­ro; en Cocha­bam­ba ase­gu­ra­mos tres sena­do­res y está en dispu­ta el cuar­to», fes­te­jó.

Evo salu­dó el gran esfuer­zo de los sim­pa­ti­zan­tes de su par­ti­do en Pan­do, Beni y San­ta Cruz. A pesar de que el MAS no ganó en esos depar­ta­men­tos, «tene­mos dos sena­do­res en cada uno, don­de antes no tenía­mos ni siquie­ra dipu­tados (…) Si bien no gana­mos en todos los depar­ta­men­tos, sí avan­za­mos y en algu­nas regio­nes ya per­die­ron el mie­do… Tan­to se comen­ta­ba en los medios de comu­ni­ca­ción que la cla­se media aban­do­nó al Pre­si­den­te Mora­les, fal­so, la cla­se media, los profesionales,las ciu­da­des están con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio».

El jefe del MAS apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para resal­tar el enor­me cre­ci­mien­to de su par­ti­do: «Empe­za­mos este pro­yec­to con apo­yo de 3,9% en las elec­cio­nes de 1997; en las elec­cio­nes de 2002 lle­ga­mos al 20%; en 2005, a casi al 54 por cien­to, y des­pués de cua­tro años de ges­tión gana­mos con casi 64 por cien­to, lo que demues­tra la con­fian­za del pue­blo en un pro­yec­to polí­ti­co».

«Nadie cre­yó que el indie­ci­to iba a man­te­ner­se en el car­go mucho tiem­po; los gru­pos neo­li­be­ra­les y dere­chis­tas dije­ron que en unos seis meses vol­ve­rían a ocu­par los pues­tos que man­tu­vie­ron des­de 1985», decla­ró Mora­les en la maña­na.

Sin embar­go, «el indie­ci­to igno­ran­te» des­pre­cia­do por la cla­se media ganó cua­tro comi­cios con­se­cu­ti­vos en los últi­mos cua­tro años: con 53,7% de votos en las elec­cio­nes de diciem­bre de 2005; con 51% en las elec­cio­nes de asam­bleis­tas en julio de 2006; con 67% en el refe­rén­dum revo­ca­to­rio de agos­to de 2007, y con 62% de votos en el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal del 25 de enero de 2009.

El Pri­mer Man­da­ta­rio expre­só su satis­fac­ción por­que des­de que asu­mió la Pre­si­den­cia en enero de 2006, cada vez más boli­via­nos se suma­ron al pro­ce­so de cam­bio, y en cua­tro años de gobierno se ha con­ver­ti­do en un líder reco­no­ci­do mun­dial­men­te, «no como antes cuan­do a los pocos meses de estar en el poder los gobier­nos se des­gas­ta­ban».

Mora­les pro­me­tió que la movi­li­za­ción y el esfuer­zo del pue­blo boli­viano que hizo posi­ble la his­tó­ri­ca vic­to­ria de este domin­go no serán en vano. «Aho­ra que nos dan la opor­tu­ni­dad de otros cin­co años de gobierno, Álva­ro y yo que­re­mos mejo­rar el ser­vi­cio al pue­blo boli­viano».

Por pri­me­ra vez los boli­via­nos eli­gie­ron nue­vas auto­ri­da­des el ampa­ro de la nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca ela­bo­ra­da con la par­ti­ci­pa­ción de todos los sec­to­res repre­sen­ta­ti­vos y apro­ba­da en un refe­rén­dum. «Que obten­ga­mos más de dos ter­cios en dipu­tados y sena­do­res me obli­ga a ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio; aho­ra tene­mos el camino libre para apli­car la Cons­ti­tu­ción en bene­fi­cio de todos, enten­dién­do­nos como boli­via­nos y dia­lo­gan­do con dis­tin­tos sec­to­res …», recal­có Mora­les.

El Pre­si­den­te seña­ló que su triun­fo no es sola­men­te para los boli­via­nos, sino «fun­da­men­tal­men­te un fru­to dedi­ca­do a los pue­blos y gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas (…) Aho­ra tene­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad con Boli­via y tam­bién con la huma­ni­dad de pro­fun­di­zar y ace­le­rar el pro­ce­so de cam­bio y pro­cla­mar el socia­lis­mo; el 13 y 14 de este mes vamos a deba­tir pro­fun­da­men­te sobre socia­lis­mo en una cum­bre de jefes de Esta­do del ALBA para sal­var a la huma­ni­dad en su con­jun­to».

La dere­cha derro­ta­da

Boli­via no cele­bró una elec­ción pre­si­den­cial cual­quie­ra; «por su alcan­ce, pro­fun­di­dad e impac­to de irra­dia­ción, esta elec­ción mar­ca­rá pro­fun­da­men­te la his­to­ria de los pró­xi­mos 50 años», des­ta­có el minis­tro de la Pre­si­den­cia Juan Ramón Quin­ta­na al ini­cio de la jor­na­da.

Y es que este domin­go 6 de diciem­bre no sólo se defi­nía el segun­do man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de Mora­les y del Vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía, sino tam­bién el futu­ro polí­ti­co de la opo­si­ción dere­chis­ta en Boli­via, que hizo lo impo­si­ble por derro­car al odia­do «indio comu­nis­ta», pri­me­ro con un refe­rén­dum revo­ca­to­rio, lue­go con un gol­pe cívi­co empre­sa­rial y final­men­te con­tra­tan­do a una ban­da de terro­ris­tas para ase­si­nar­lo.

Mora­les derro­tó a todos los opo­si­to­res que se pusie­ron en su camino. Pri­me­ro caye­ron los ex pre­si­den­tes Car­los Mesa y Jor­ge Tuto Qui­ro­ga de la alian­za con­ser­va­do­ra Pode­mos; lue­go se frac­tu­ró el club de pre­fec­tos opo­si­to­res del des­apa­re­ci­do Conal­de; des­pués se derrum­bó el blo­que cívi­co empre­sa­rial auto­no­mis­ta de la extin­ta «media luna», y aho­ra caen Samuel Doria Medi­na de Uni­dad Nacio­nal y los dos veces derro­ta­dos Man­fred Reyes Villa y Leo­pol­do Fer­nán­dez.

Man­fred Reyes Villa, can­di­da­to del Plan Pro­gre­so para Boli­via-Con­ver­gen­cia Nacio­nal (PPB-CN), nació en de La Paz el 19 de abril de 1955. Es hijo de mili­tar y ofi­cial de Ejér­ci­to. En la déca­da de 1970 fue agre­ga­do mili­tar de la emba­ja­da de Boli­via en Esta­dos Uni­dos y en 1976 egre­só de la Escue­la de las Amé­ri­cas. Fue ede­cán del coro­nel Luis Arce Gómez, minis­tro de Gobierno del ex dic­ta­dor Luis Gar­cía Meza (1980−81) y en 1986 aban­do­nó la carre­ra mili­tar.

Debu­tó en polí­ti­ca como con­ce­jal de ADN en 1990 y en alian­za con el des­pa­re­ci­do Movi­mien­to Boli­via Libre (MBL) fue ele­gi­do alcal­de de Cocha­bam­ba. En 1993 fun­dó su par­ti­do Nue­va Fuer­za Repu­bli­ca­na (NFR) y fue reelec­to como alcal­de por cua­tro perío­dos con­se­cu­ti­vos des­de 1993 has­ta el año 2000. Se lo cono­ció como el «alcal­de estre­lla» de Cocha­bam­ba y tam­bién como el cóm­pli­ce de la pri­va­ti­za­ción del agua que deri­vó en la Gue­rra del Agua en abril de 2000.

Entre 1997 y 2003 se aso­ció con ADN, MIR y MNR; en 2002 can­di­da­teó a la Pre­si­den­cia jun­to al empre­sa­rio cru­ce­ño Ivo Kul­jis, y entre 2002 – 2003 se alió con Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da. En 2005 fue el pri­mer pre­fec­to elec­to de Cocha­bam­ba.

Reyes Villa voci­fe­ró el 12 de enero de 2007 en la pla­za prin­ci­pal de Cocha­bam­ba «¡ade­lan­te San­ta Cruz con su inde­pen­den­cia!». A prin­ci­pios de 2008 exi­gió un refe­rén­dum revo­ca­to­rio para sacar a Mora­les de Pala­cio, pero lo revo­ca­ron a él como pre­fec­to con el 64.81 % de votos el 10 agos­to de ese año.

El pre­fec­to revo­ca­do lan­zó su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2009, jun­to al ex pre­fec­to de Pan­do Leo­pol­do Fer­nán­dez, dete­ni­do hace un año en el penal de San Pedro de La Paz acu­sa­do de ser autor inte­lec­tual de una masa­cre de cam­pe­si­nos en sep­tiem­bre de 2008.

El ex «caci­que» Leo­pol­do Fer­nán­dez se ini­ció en la polí­ti­ca en 1978 como mili­tan­te del MNR y fue direc­tor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Colo­ni­za­ción en la dic­ta­du­ra de Luis Gar­cía Meza en 1980. Fue par­la­men­ta­rio de Acción Demo­crá­ti­ca Nacio­na­lis­ta (ADN) casi 30 años, pre­si­dió la Cáma­ra de Sena­do­res, fue minis­tro de Gobierno y Pre­si­den­te inte­ri­no de Boli­via.

Fer­nán­dez fue gene­ro­so con las fami­lias Zuzu­ki Mele­na, Shi­mo­ka­wa, Bra­vo, Pin­to, Villa­lo­bos, Mura­ka­mi-Pin­to, y con todo el clan Fer­nán­dez-Ferrei­ra. Apo­yó a barra­que­ros con el Decre­to Supre­mo 25532 regla­men­ta­rio de la Ley Fores­tal o «Decre­to barra­que­ro», por medio del cual los lati­fun­dis­tas pan­di­nos y benia­nos obte­nían cien­tos de miles de hec­tá­reas de tie­rra.

«Con todas las debi­li­da­des eco­nó­mi­cas que hemos podi­do tener, habrá una res­pues­ta con­tun­den­te del pue­blo boli­viano que bus­ca la paz, la uni­dad, la segu­ri­dad huma­na a favor de nues­tra can­di­da­tu­ra», dijo el can­di­da­to del PPB Reyes Villa en la vís­pe­ra, pero hoy vol­vió a per­der.

Le fue peor al can­di­da­to de Uni­dad Nacio­nal (UN) Samuel Doria Medi­na, naci­do en La Paz el 4 de diciem­bre de 1958 y egre­sa­do de eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y de la Lon­don School Eco­no­mics.

El padre de Doria Medi­na era socio mino­ri­ta­rio de la Socie­dad Boli­via­na de Cemen­to (SOBOCE), tomó el con­trol de la empre­sa gra­cias a los dóla­res «pre­fe­ren­cia­les» repar­ti­dos a manos lle­nas por el gobierno de Her­nán Siles y Jai­me Paz entre 1882 y 1985, y en 1986 su hijo Samuel asu­mió la pre­si­den­cia de la cemen­te­ra.

En pocos años Samuel Doria Medi­na com­pró las fábri­cas de cemen­to Via­cha, Fan­ce­sa, War­nes y El Puen­te, se diver­si­fi­có con la fir­ma Ári­dos «San Roque», la empre­sa de vigue­tas «Con­cre­tec» y pre mez­cla­dos «Ready Mix», y lue­go adqui­rió la fran­qui­cia de Bur­ger King.

Doria Medi­na mili­tó en el MIR del ex pre­si­den­te Jai­me Paz Zamo­ra (1989−93) y fue su minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción y Coor­di­na­ción, des­de don­de impul­só la pri­va­ti­za­ción de empre­sas públi­cas. «Pri­va­ti­za­ré una empre­sa esta­tal por sema­na», decía el joven minis­tro.

Doria Medi­na impul­só la liqui­da­ción de los ban­cos del Esta­do, Mine­ro y Agrí­co­la, y entre 1991 y 1993, jun­to a su cole­ga minis­tro Jor­ge Qui­ro­ga, hizo apro­bar la Ley de Inver­sio­nes y el Decre­to 22836, pre­ce­den­tes direc­tos de las leyes de Capi­ta­li­za­ción e Hidro­car­bu­ros pro­mul­ga­das por el gobierno de Sán­chez de Loza­da.

Doria Medi­na adju­di­có al terra­te­nien­te Bran­co Marin­ko­vic la ex fábri­ca de acei­te El Rey de Villa­mon­tes; la Hilan­de­ría San­ta Cruz a Raúl Gará­fu­lic Gutié­rrez, ex due­ño de ATB-La Razón, y se apo­de­ró de varias empre­sas que él mis­mo pri­va­ti­zó, como por ejem­plo las cemen­te­ras El Puen­te de Tari­ja y FANCESA de Sucre.

En méri­to a su des­ta­ca­da tra­yec­to­ria como fun­cio­na­rio y ejem­plar defen­sor de la polí­ti­ca neo­li­be­ral en boga, en 1993 fue elec­to gober­na­dor del Ban­co Mun­dial y del Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo.

En noviem­bre de 1995 fue secues­tra­do por un coman­do del Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Túpac Ama­ru (MRTA) de Perú y su fami­lia tuvo que pagar 1,3 millo­nes de dóla­res por su res­ca­te tras 45 días de encie­rro.

Doria Medi­na pos­tu­ló a la vice­pre­si­den­cia con Paz Zamo­ra en las elec­cio­nes de 1997; en 2004 fun­dó Uni­dad Nacio­nal (UN) con disi­den­tes del MIR, y se pos­tu­ló a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2005, logran­do el 7,81 por cien­to de los votos.

El gobierno invi­ta al diá­lo­go

El Pre­si­den­te Evo Mora­les invi­tó esta noche a auto­ri­da­des, cívi­cos, alcal­des, empre­sa­rios e inte­lec­tua­les opo­si­to­res a que «ven­gan a tra­ba­jar con­mi­go (por­que) al mar­gen de cual­quier rei­vin­di­ca­ción de carác­ter regio­nal o sec­to­rial, pri­me­ro está Boli­via».

«Espe­ro que la opo­si­ción aban­do­ne la posi­ción sal­va­je de recha­zar cual­quier tipo de ini­cia­ti­va guber­na­men­tal, el diá­lo­go y los con­sen­sos, que fue lo que hizo en estos últi­mos años gene­ran­do con­flic­tos en 2007 y 2008. Esa opo­si­ción sal­va­je fue derro­ta­da», sen­ten­ció el Vice­pre­si­den­te reelec­to Gar­cía Line­ra.

El Segun­do Man­da­ta­rio reco­men­dó a la opo­si­ción res­pe­tar la regla de oro de la demo­cra­cia: «La mayo­ría man­da y la mino­ría hace res­pe­tar su posi­ción… La mino­ría debe ser reco­no­ci­da como opo­si­ción, pero no tie­ne dere­cho a veto. Eso la con­vier­te en una opo­si­ción sal­va­je».

Gar­cía dijo que el com­pro­mi­so de la mayo­ría polí­ti­ca será bus­car diá­lo­go con las mino­rías para tomar en cuen­ta sus posi­cio­nes y hacer res­pe­tar su pun­to de vis­ta, «pero en con­tra­par­ti­da la mino­ría tie­ne que enten­der que hay una mayo­ría y en demo­cra­cia la mayo­ría es la que diri­ge».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *