Enfren­ta­mien­tos en Jeru­sa­lén, III inti­fa­da?

palestinian womanLos enfren­ta­mien­tos regis­tra­dos en las últi­mas sema­nas en la ciu­dad vie­ja de Jeru­sa­lén entre pales­ti­nos y poli­cía israe­lí vol­vie­ron a gene­rar la expec­ta­ti­va de una ter­ce­ra inti­fa­da, nue­ve años des­pués de que la visi­ta del pri­mer minis­tro, Ariel Sha­ron, a la Expla­na­da de las Mez­qui­tas, pro­vo­ca­se el ini­cio de la segun­da revuel­ta en 2000. Pero, en ésta oca­sión, la situa­ción es dis­tin­ta. En pri­mer lugar, por­que la rebe­lión de Jeru­sa­lén no se ha exten­di­do a los terri­to­rios ocu­pa­dos. En segun­do, y en la mis­ma línea, por­que las recien­tes pro­tes­tas están rela­cio­na­das con la situa­ción espe­cí­fi­ca de la capi­tal pales­ti­na, ocu­pa­da des­de 1967 y ane­xio­na­da ile­gal­men­te por Israel en 1981.

Con Gaza aho­ga­da por el blo­queo y toda­vía sin recu­pe­rar­se de la últi­ma agre­sión sio­nis­ta y con una Cis­jor­da­nia divi­di­da y atas­ca­da, don­de cada vez son más las voces que exi­gen la diso­lu­ción de la Auto­ri­dad Pales­ti­na, Israel ha ace­le­ra­do sus pla­nes de judei­za­ción de Jeru­sa­lén Este.
De este modo, la apro­ba­ción hace unos meses del Plan Muni­ci­pal de Jeru­sa­lén fue el pun­to de par­ti­da para una estra­te­gia de expul­sión masi­va de pales­ti­nos en barrios como Sil­wan o Sheik Jarrar, que vie­ne acom­pa­ña­da con la crea­ción de nue­vas colo­nias. ¿El obje­ti­vo? Vaciar de ára­bes para pro­fun­di­zar en el carác­ter judío del esta­do de Israel. Duran­te los últi­mos meses, el núme­ro de vivien­das des­trui­das ha ido en aumen­to, y cien­tos de fami­lias viven con el mie­do a que los bull­do­zers hebreos se lle­ven por delan­te su casa. Ade­más, el gobierno israe­lí ha dado el vis­to bueno a la crea­ción de más colo­nias en el deno­mi­na­do “cin­tu­rón” de Jeru­sa­lén que aís­lan “de fac­to” a la capi­tal pales­ti­na del res­to de terri­to­rios ocu­pa­dos. Y todo ello, con el vis­to bueno de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se, que comen­zó exi­gien­do la para­li­za­ción de los asen­ta­mien­tos y ha ter­mi­na­do recu­lan­do, lo que sig­ni­fi­ca un aval para la expan­sión sio­nis­ta.
Lo que se ha visua­li­za­do duran­te los enfren­ta­mien­tos regis­tra­dos en Jeru­sa­lén es que el des­con­ten­to entre los pales­ti­nos con car­né israe­lí (pero con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos de ter­ce­ra cate­go­ría), va en aumen­to. El pasa­do 1 de octu­bre, miles de ciu­da­da­nos ára­bes secun­da­ron una huel­ga gene­ral en el inte­rior de Israel con­vo­ca­da por el Comi­té de Segui­mien­to de los Ára­bes Ciu­da­da­nos de Israel, una coor­di­na­do­ra que une a las ONGs pales­ti­nas agru­pa­das en Itti­jah, par­ti­dos polí­ti­cos ára­bes con repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria y otros exclui­dos del pro­ce­so polí­ti­co, alcal­des de ciu­da­des ára­bes y el sin­di­ca­to de estu­dian­tes ára­bes. A esta pro­tes­ta, que tuvo una espe­cial inci­den­cia en el nor­te, se le suman las movi­li­za­cio­nes de las últi­mas sema­nas, pro­vo­ca­das por la visi­ta de un gru­po de colo­nos ultras a la Expla­na­da de las Mez­qui­tas.
Éste fue el deto­nan­te, sí. Pero el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida de los pales­ti­nos den­tro del esta­do sio­nis­ta está pro­vo­can­do que el des­con­ten­to aumen­te. Israel está pro­fun­di­zan­do en un régi­men de apartheid que tra­ta de asfi­xiar a los ára­bes del inte­rior, con­si­de­ra­dos un peli­gro para pre­ser­var el carác­ter judío del esta­do sio­nis­ta. En estas con­di­cio­nes, no sería de extra­ñar que, como vati­ci­na Michel War­chaws­ki, fun­da­dor del Alter­na­ti­ve Infor­ma­tion Cen­ter de Jeru­sa­lén, la ter­ce­ra Inti­fa­da lle­gue de los ára­bes israe­líes, har­tos de sufrir un régi­men que los con­si­de­ra ciu­da­da­nos de ter­ce­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *