La esté­ril ilu­sión del refor­mis­mo socialdemócrata

En los tiem­pos que corren, de tan pró­di­gos como incon­tes­ta­dos pres­ti­di­gi­ta­do­res ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos, de tan­tos incon­gruen­tes, sim­plo­nes, cha­pu­ce­ros e intere­sa­dos dis­cur­sos «refor­ma­do­res», se hace nece­sa­rio, impres­cin­di­ble real­men­te, apor­tar un poco de cor­du­ra, rigor, y, por­que no decir­lo, empi­ris­mo.

No es nada nue­vo este deba­te mil veces visi­ta­do entre el refor­mis­mo y las posi­cio­nes rup­tu­ris­tasrevo­lu­cio­na­rias. No es nada nue­vo el empe­ño falaz de retro­traer el desa­rro­llo del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a una situa­ción idí­li­ca de libre y sana com­pe­ten­cia, de con­ci­lia­ción de intere­ses abso­lu­ta­men­te irre­con­ci­lia­bles. No es nada nue­vo el pro­pó­si­to de pre­sen­tar las ins­ti­tu­cio­nes y el apa­ra­to de domi­na­ción de la demo­cra­cia bur­gue­sa como el más ade­cua­do, sacro­san­to e insus­ti­tui­ble meca­nis­mo de bien­es­tar uni­ver­sal y eterno. No es nada nue­vo con­ce­bir y hacer con­ce­bir la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, como la ECONOMÍA, en mayús­cu­las, la úni­ca posi­ble. No es nada nue­va la evi­den­cia de que este con­jun­to de con­cep­cio­nes que hemos des­cri­to y su ino­cu­la­ción sis­te­má­ti­ca en la con­cien­cia de las de la cla­se obre­ra y las cla­ses popu­la­res por una serie de sus supues­tos repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, ha sido la más valio­sa herra­mien­ta de domi­na­ción de la que se han ser­vi­do las cla­ses domi­nan­tes para per­pe­tuar su hege­mo­nía y su sis­te­ma de explo­ta­ción del hom­bre por el hombre.

Sin embar­go, pode­mos des­cri­bir como rela­ti­va nove­dad la mane­ra tan osten­si­ble y tozu­da en la que la situa­ción y las con­di­cio­nes de la reali­dad socio-eco­nó­mi­ca se nos mues­tran. Las posi­bi­li­da­des de seguir man­te­nien­do una duda razo­na­ble sobre el futu­ro del capi­ta­lis­mo y sus efec­tos bené­fi­cos en las con­di­cio­nes de vida de las mayo­rías socia­les se han ido esfu­man­do des­de hace ya dece­nios y no exis­te en la actua­li­dad el más míni­mo indi­cio de que este sis­te­ma pue­da guar­dar para la huma­ni­dad nin­gu­na agra­da­ble sorpresa.

La cien­cia eco­nó­mi­ca cuen­ta en nues­tros días con una capa­ci­dad de aná­li­sis empí­ri­co, con un baga­je esta­dís­ti­co tan sóli­do e incues­tio­na­ble que no deja otra alter­na­ti­va a la eco­no­mía bur­gue­sa al uso que con­ver­tir­se en una gran cien­cia de la ocul­ta­ción. La serie, ya his­tó­ri­ca, de los datos eco­nó­mi­cos reco­pi­la­dos duran­te los últi­mos cin­cuen­ta años, lejos de refu­tar las leyes y ten­den­cias eco­nó­mi­cas enun­cia­das por Marx y la tra­di­ción mar­xis­ta, vie­nen a con­fir­mar, refor­zar y com­ple­tar las «oscu­ras» pre­dic­cio­nes que estas augu­ra­ban sobre la deca­den­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Des­de la déca­da de los 70 del pasa­do siglo el capi­ta­lis­mo «no levan­ta cabe­za», y mucho menos la cla­se obre­ra que lo sopor­ta y sufre. Es un hecho irre­fu­ta­ble que la par­ti­ci­pa­ción de los sala­rios en el «pas­tel eco­nó­mi­co nacio­nal» de la gran mayo­ría de los paí­ses capi­ta­lis­tas no ha para­do de des­cen­der estre­pi­to­sa­men­te des­de esos años (y con­ti­nua hacién­do­lo en la actua­li­dad), mien­tras sube cri­mi­nal­men­te la par­ti­ci­pa­ción en el mis­mo de las ren­tas de capital.

La dis­tri­bu­ción de la rique­za ha sido cre­cien­te­men­te des­igual des­de esa déca­da y escan­da­lo­sa­men­te des­igual en los momen­tos de recru­de­ci­mien­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca, como ocu­rre en la actua­li­dad. Y deci­mos recru­de­ci­mien­to de la cri­sis por­que no cree­mos que se tra­te de cri­sis ais­la­das de unos pocos años, sino de agra­va­mien­tos perió­di­cos de una cri­sis gene­ral más pro­fun­da y exten­sa en el tiem­po cuyo ini­cio se remon­ta a media­dos de la déca­da de los seten­ta. Ante la inca­pa­ci­dad, o ante una muy mer­ma­da ya capa­ci­dad de este capi­ta­lis­mo deca­den­te, de repro­du­cir sus meca­nis­mos de acu­mu­la­ción, los capi­ta­lis­tas han recu­rri­do, recu­rren y segui­rán recu­rrien­do a la estra­te­gia del empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res para con­se­guir man­te­ner o aumen­tar su tasa de ganan­cia.

Remu­ne­ra­ción de asa­la­ria­dos en pro­por­ción al PIB o sala­rio rela­ti­vo (%)-UE (15) y EEUU

Grá­fi­ca B: Divi­den­do de las ren­tas del capi­tal en rela­ción a la remu­ne­ra­ción de los asa­la­ria­dos (EBE/​RA) (%)-Unión Euro­pa (15) y Esta­dos Unidos

Y de momen­to, no les ha ido muy mal con esa estra­te­gia. Han con­se­gui­do man­te­ner e inclu­so aumen­tar su tasa de ganan­cia con ese últi­mo recur­so deses­pe­ra­do, aun­que el recru­de­ci­mien­to de la cri­sis actual es muy pro­ba­ble que les obli­gue a su recur­so favo­ri­to y más efec­ti­vo: el recur­so de la gue­rra gene­ra­li­za­da. (Muy recien­tes acon­te­ci­mien­tos mili­ta­res nos dejan entre­ver este últi­mo recur­so como muy pro­ba­ble y cercano.)

El cos­te del sos­te­ni­mien­to de su tasa de ganan­cia no pue­de ser otro en estos momen­tos que el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida de las mayo­rías. Pero no es este un mal que se cebe solo sobre el sec­tor asa­la­ria­do de estas mayo­rías. Tal y como Marx pre­veía, el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta con­lle­va no solo un cre­cien­te empo­bre­ci­mien­to de los asa­la­ria­dos sino ade­más una pro­gre­si­va pro­le­ta­ri­za­ción de la socie­dad y una pro­gre­si­va con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal (como Lenin tam­bién obser­va­ba y anun­cia­ba en una de sus más impor­tan­tes obras) en unas pocas empre­sas monopólicas.

Fuen­te: Die­go Guerrero

La expe­rien­cia his­tó­ri­ca de más de un siglo de posi­cio­nes polí­ti­cas refor­mis­tas, y la obser­va­ción de estas ten­den­cias eco­nó­mi­cas incues­tio­na­bles, nos hacen inevi­ta­ble ver en las mis­mas un pro­fun­do y con­ti­nua­do enga­ño, una esté­ril ilu­sión en el mejor de los casos, que ha con­tri­bui­do de mane­ra muy esti­ma­ble en el sos­te­ni­mien­to de un sis­te­ma cadu­co y cre­cien­te­men­te injus­to e inso­li­da­rio. Los suce­si­vos colo­res y opcio­nes polí­ti­cas que han mani­fes­ta­do y «prac­ti­ca­do» sus solu­cio­nes refor­ma­do­ras den­tro del mar­co del capi­ta­lis­mo no han con­se­gui­do tan siquie­ra ras­gu­ñar estas ten­den­cias intrín­se­cas del desa­rro­llo eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta a favor de una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de la rique­za y el bienestar.

No pode­mos con­si­de­rar más que una mera supers­ti­ción la idea según la cual un deter­mi­na­do gobierno «bueno», que actúa en el ámbi­to del capi­ta­lis­mo y del sis­te­ma demo­crá­ti­co bur­gués, pue­da lle­gar a amol­dar o trans­for­mar el capi­ta­lis­mo a unos «modos» más «huma­nos» o jus­tos. En este sen­ti­do el caso espa­ñol es abso­lu­ta­men­te para­dig­má­ti­co, cuan­do cons­ta­ta­mos, por ejem­plo, que duran­te el perio­do 1954 – 1978 se tri­pli­có el sala­rio real de los espa­ño­les mien­tras que des­de la mal lla­ma­da «tran­si­ción demo­crá­ti­ca» has­ta la actua­li­dad se ha man­te­ni­do inva­ria­ble o inclu­so con algu­nos descensos.

Fuen­te: Die­go Guerrero

Y, a todas estas, el refor­mis­mo sigue en lo mismo…

No han exis­ti­do a lo lar­go de cien años razo­nes más fun­da­das, que las que hoy tene­mos, para con­si­de­rar seria­men­te la idea de la cadu­ci­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, su más abso­lu­ta inca­pa­ci­dad para pro­por­cio­nar a la huma­ni­dad la satis­fac­ción de las nece­si­da­des que este momen­to his­tó­ri­co deter­mi­na. Nun­ca ha sido tan evi­den­te la ver­dad expre­sa­da en aque­lla fra­se que decía: «Para que la Huma­ni­dad viva, el capi­ta­lis­mo debe morir»… Y, por tan­to, nun­ca había­mos sido tes­ti­gos de un refor­mis­mo tan mez­quino, tan apo­ca­do y moji­ga­to, tan gro­tes­co, vil y men­ti­ro­so, como el que aho­ra se nos pre­sen­ta como una nove­dad «libe­ra­do­ra», con varia­dos, pero muy simi­la­res, colo­res y nom­bres. Ante las evi­den­cias y las con­di­cio­nes actua­les, el refor­mis­mo de hoy es el más des­pre­cia­ble y abyec­to de los refor­mis­mos que hemos cono­ci­do en los últi­mos 150 años.

Fren­te a esto, no hay otro camino que arre­ciar la lucha con­tra todos esos que quie­ren seguir hacién­do­nos creer que exis­ten solu­cio­nes que, una vez más, ni rozan el cri­mi­nal cora­zón eco­nó­mi­co-polí­ti­co del sis­te­ma: la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, la apro­pia­ción indi­vi­dual del tra­ba­jo y los recur­sos que per­te­ne­cen al con­jun­to de la socie­dad, en defi­ni­ti­va la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre y de la Tie­rra para el bene­fi­cio de unos pocos… y el apa­ra­to coer­ci­ti­vo que la sos­tie­ne, que no es otro que el Esta­do bur­gués, sea for­mal­men­te «demo­crá­ti­co» o no.

Y en esta lucha es tan enemi­go el que explí­ci­ta­men­te apo­ya y defien­de el sos­te­ni­mien­to de este sis­te­ma cri­mi­nal como el que por cons­cien­te omi­sión ocul­ta la nece­si­dad peren­to­ria de su derro­ca­mien­to.

José A. Del­ga­do para cana​rias​-sema​nal​.org

4 de agos­to de 2022

Fuen­te: https://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​3​0​5​7​5​/​l​a​-​e​s​t​e​r​i​l​-​i​l​u​s​i​o​n​-​d​e​l​-​r​e​f​o​r​m​i​s​m​o​-​s​o​c​i​a​l​d​e​m​o​c​r​a​ta/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.