Nues­tra­mé­ri­ca. Díaz-Canel en la CELAC: Urge pro­mo­ver la soli­da­ri­dad para con­so­li­dar nues­tra mayor for­ta­le­za: “La uni­dad en la diversidad”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de sep­tiem­bre de 2021.

Reafir­mo aquí que el pue­blo y el Gobierno cuba­nos defen­de­rán el Esta­do Socia­lis­ta de Dere­cho y Jus­ti­cia Social. Foto: Ale­jan­dro Azcuy.

Que­ri­do pre­si­den­te Andrés Manuel López Obrador:

Esti­ma­dos Jefes de Esta­do y de Gobierno de Amé­ri­ca Lati­na y el Caribe:

Dis­tin­gui­dos Jefes de Dele­ga­cio­nes e Invi­ta­dos, ami­gos todos:

Gra­cias her­ma­nos. Mis pri­me­ras pala­bras en esta his­tó­ri­ca Cum­bre sólo pue­den ser de pro­fun­do agra­de­ci­mien­to al pue­blo mexi­cano y, de mane­ra espe­cial, al pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor, por su entra­ña­ble amis­tad y soli­da­ri­dad con Cuba; igual­men­te a los Gobier­nos y pue­blos aquí repre­sen­ta­dos que nos han expre­sa­do su apo­yo, y com­pren­die­ron de inme­dia­to la natu­ra­le­za de la opor­tu­nis­ta cam­pa­ña de des­cré­di­to, finan­cia­da con fon­dos fede­ra­les esta­dou­ni­den­ses que aún pre­ten­de ame­na­zar la esta­bi­li­dad, inte­gri­dad y la sobe­ra­nía de mi país.

Reafir­mo aquí que el pue­blo y el Gobierno cuba­nos defen­de­rán el Esta­do Socia­lis­ta de Dere­cho y Jus­ti­cia Social, “Con todos y para el bien de todos” como que­ría José Martí.

Apro­ve­cho tam­bién la oca­sión para reco­no­cer su res­pal­do al levan­ta­mien­to del ile­gal blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba, recru­de­ci­do de mane­ra deli­be­ra­da y opor­tu­nis­ta en con­di­cio­nes de pan­de­mia, a pesar de ser con­de­na­do duran­te déca­das por la abru­ma­do­ra mayo­ría de la comu­ni­dad internacional.

Esta polí­ti­ca cri­mi­nal e inmo­ral es una vio­la­ción masi­va, evi­den­te y sis­te­má­ti­ca de los dere­chos huma­nos del pue­blo cubano, que nos impo­ne el mis­mo gobierno esta­dou­ni­den­se que ame­na­za, agre­de y apli­ca medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les con­tra otros paí­ses de la región.

Su inter­ven­cio­nis­mo y las des­em­bo­za­das pre­ten­sio­nes impe­ria­les de relan­zar la Doc­tri­na Mon­roe para impe­dir el desa­rro­llo sobe­rano de nues­tras nacio­nes, es otra vio­la­ción fla­gran­te de los pro­pó­si­tos y prin­ci­pios de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, el Dere­cho Inter­na­cio­nal y los pos­tu­la­dos de la Pro­cla­ma de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be como Zona de Paz.

Ante los cre­cien­tes inten­tos de divi­dir­nos, urge pro­mo­ver la soli­da­ri­dad y la coope­ra­ción para con­so­li­dar nues­tra mayor for­ta­le­za: “la uni­dad en la diver­si­dad”, con­cep­to y pro­pó­si­to por el que nues­tro Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz tra­ba­jó incan­sa­ble­men­te en los cer­ca­nos aún pero ya his­tó­ri­cos días en que se fun­da­ba CELAC en esta entra­ña­ble tierra.

Sopor­tan­do el peso del aco­so eco­nó­mi­co y las enor­mes limi­ta­cio­nes que nos impo­ne, Cuba ha logra­do avan­zar, demos­tran­do la soli­dez de su sis­te­ma de salud públi­ca y la capa­ci­dad de con­ti­nuar coope­ran­do con otros países.

Nos enor­gu­lle­ce haber con­se­gui­do pro­du­cir 3 vacu­nas y 2 can­di­da­tos vacu­na­les en los últi­mos meses, como resul­ta­do de la abne­ga­ción de nues­tros cien­tí­fi­cos y del robus­to sis­te­ma de cien­cia e inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca crea­do e impul­sa­do por el Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro Ruz. Con­si­de­ren estos éxi­tos, como lo con­si­de­ra­mos noso­tros, una con­quis­ta lati­no­ame­ri­ca­na y caribeña.

Hoy que­re­mos reite­rar aquí la volun­tad de tra­ba­jar en el mar­co de la CELAC en acuer­dos de sumi­nis­tro y pro­duc­ción de vacu­nas para paí­ses intere­sa­dos, como modes­ta con­tri­bu­ción en el obje­ti­vo de alcan­zar la pron­ta inmu­ni­za­ción uni­ver­sal en la región.

Urge revi­ta­li­zar la CELAC, para avan­zar hacia una recu­pe­ra­ción inclu­si­va y jus­ta que nos for­ta­lez­ca como región. Foto: Ale­jan­dro Azcuy.

Dis­tin­gui­dos colegas:

La Cum­bre de la Uni­dad, cele­bra­da en esta her­mo­sa tie­rra en 2010, mate­ria­li­zó los anhe­los de inte­gra­ción genui­na­men­te lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña de nues­tros próceres.

La fun­da­ción de la CELAC rei­vin­di­có más de dos siglos de luchas y espe­ran­zas; y cons­ti­tu­yó un momen­to cime­ro para la his­to­ria de Nues­tra Amé­ri­ca. Fidel la cali­fi­ca­ría como el hecho ins­ti­tu­cio­nal más tras­cen­den­te del hemis­fe­rio en el últi­mo siglo1.

Una déca­da des­pués, con­ti­nua­mos cons­tru­yén­do­la y con­so­li­dán­do­la, con el obje­ti­vo de recu­pe­rar­nos de los devas­ta­do­res efec­tos de una pan­de­mia que ha exa­cer­ba­do la mul­ti­di­men­sio­nal cri­sis que ya afec­ta­ba al mun­do, redu­cir las enor­mes bre­chas que nos con­vier­ten en la región más des­igual del pla­ne­ta y avan­zar en el bien­es­tar de nues­tros pueblos.

Apo­ya­mos el diá­lo­go res­pe­tuo­so y sin intro­mi­sio­nes exter­nas que lle­va a cabo la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en Méxi­co y denun­cia­mos el régi­men puni­ti­vo injus­to al que está some­ti­do su pue­blo por pre­sio­nes imperiales.

Con­de­na­mos las san­cio­nes impues­tas con­tra la Repú­bli­ca de Nica­ra­gua y la inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de esa her­ma­na nación.

Rati­fi­ca­mos el dere­cho de los her­ma­nos paí­ses del Cari­be a reci­bir un tra­to jus­to, espe­cial y dife­ren­cia­do; y acom­pa­ña­mos sus recla­mos de repa­ra­ción por los daños del colo­nia­lis­mo y la escla­vi­tud. Un esfuer­zo espe­cial deman­da hoy el pue­blo de Hai­tí, que tan­to pre­ci­sa de nues­tra solidaridad.

Cuba man­tie­ne su com­pro­mi­so con la bús­que­da de la paz en Colombia.

Reite­ra­mos el apo­yo irres­tric­to a Argen­ti­na en su deman­da de sobe­ra­nía sobre las Islas Mal­vi­nas, Geor­gias del Sur y Sand­wich del Sur; y reafir­ma­mos el com­pro­mi­so ine­quí­vo­co con la libre deter­mi­na­ción y la inde­pen­den­cia del her­mano pue­blo de Puer­to Rico.

Dis­tin­gui­dos colegas:

Urge revi­ta­li­zar la CELAC, para avan­zar hacia una recu­pe­ra­ción inclu­si­va y jus­ta que nos for­ta­lez­ca como región y con­tri­bu­ya al bien­es­tar de nues­tras nacio­nes. Urge for­ta­le­cer este meca­nis­mo úni­co que nos per­mi­te dia­lo­gar como un haz de nacio­nes con simi­la­res nece­si­da­des e intereses.

No deje­mos pasar la opor­tu­ni­dad de seguir hacien­do historia.

Muchas gra­cias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *