Méxi­co. ¿Qué bus­ca AMLO con el ofre­ci­mien­to de asi­lo polí­ti­co a Julian Assange?

Javier Buen­ros­tro /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 10 de enero de 2021

Han pasa­do más de diez años des­de que Julian Assan­ge reci­be un aco­so sis­te­má­ti­co por par­te de las auto­ri­da­des de Esta­dos Uni­dos por la fil­tra­ción de más de 250.000 cables diplo­má­ti­cos rela­cio­na­dos con las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak, prin­ci­pal­men­te.

Para este momen­to, Assan­ge ya era un perio­dis­ta con­de­co­ra­do por expo­ner ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les en Kenia y aun­que su orga­ni­za­ción Wiki­Leaks ya lle­va­ba algu­nos años fun­cio­nan­do, es con la infor­ma­ción de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses a medios inter­na­cio­na­les que todo el asun­to de los docu­men­tos fil­tra­dos e infor­mes anó­ni­mos toma rele­van­cia mundial.

Des­de ese momen­to Wiki­Leaks se con­vir­tió en un refe­ren­te inter­na­cio­nal como un difu­sor de infor­ma­ción cla­si­fi­ca­da que des­nu­da­ba prác­ti­cas poco éti­cas de los gobier­nos, lo que le atra­jo la ani­mad­ver­sión de varios de ellos, noto­ria­men­te de Esta­dos Uni­dos y sus fuer­zas arma­das. Ante la impo­si­bi­li­dad de dete­ner la trans­mi­sión de la infor­ma­ción, Esta­dos Uni­dos comen­zó una cace­ría con­tra Assan­ge, Wiki­Leaks y sus fuen­tes. Chel­sea Man­ning, la ana­lis­ta de inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos fue acu­sa­da y con­de­na­da por fil­trar a Wiki­Leaks miles de docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos sobre las gue­rras de Afga­nis­tán e Irak, que incluían el video don­de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses dis­pa­ran al repor­te­ro ira­quí de Reuters Namir Noor-Eldeen.

Gran par­te de la gen­te y la pren­sa per­ci­ben a Assan­ge como un estan­dar­te de la liber­tad de expre­sión y el dere­cho a la infor­ma­ción, toda vez que ha sufri­do años una per­se­cu­ción polí­ti­ca duran­te años que lo tuvo asi­la­do en la Emba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres. Des­afor­tu­na­da­men­te, la lle­ga­da al poder en Ecua­dor de un per­so­na­je oscu­ro y entre­guis­ta como Lenín Moreno ter­mi­nó con el asi­lo de Assan­ge y per­mi­tió que la Poli­cía ingle­sa entra­rá a la emba­ja­da ecua­to­ria­na y lo arres­ta­ra. Hoy en día, con una salud dis­mi­nui­da y casi diez años de con­fi­na­mien­to entre la emba­ja­da y una cár­cel lon­di­nen­se, Assan­ge vive bajo la som­bra de la extra­di­ción a Esta­dos Unidos.

Con­tra­dic­to­ria­men­te, la prin­ci­pal fuen­te de infor­ma­ción de Assan­ge y Wiki­Leaks en esta his­to­ria, Chel­sea Man­ning, fue sen­ten­cia­da a 35 años de pri­sión en 2013 pero indul­ta­da por Barack Oba­ma en 2017. Libe­ra­da la per­so­na que entre­gó la infor­ma­ción pare­ce una nece­dad o muy mala volun­tad del Gobierno esta­dou­ni­den­se ensa­ñar­se con el men­sa­je­ro.

El caso de Assan­ge ha corri­do en para­le­lo y con simi­la­res con­se­cuen­cias al de Edward Snow­den, un exper­to en tec­no­lo­gías e infor­má­ti­ca que había tra­ba­ja­do para la CIA y para la Agen­cia de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSA) y que en 2013 publi­có docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos para dar a cono­cer la vigi­lan­cia masi­va que rea­li­zan las agen­cias esta­dou­ni­den­ses. Snow­den se encuen­tra asi­la­do en Rusia des­de 2013 debi­do a que casi nin­gún otro país en el mun­do le quie­re ofre­cer asi­lo polí­ti­co para no crear inci­den­tes diplo­má­ti­cos y no via­ja a Lati­noa­mé­ri­ca, según lo ha decla­ra­do el pro­pio Snow­den, por­que la CIA sue­le mover­se a sus anchas en terri­to­rio latinoamericano.

Todos los gobier­nos del mun­do que hablan de la liber­tad como un dere­cho que hay que defen­der a toda cos­ta le han dado la espal­da tan­to a Assan­ge como a Snow­den. Una total indi­fe­ren­cia e hipo­cre­sía que empie­za por los Esta­dos Uni­dos, que hace gue­rras en todo el mun­do para expor­tar la liber­tad de la que care­cen en su pro­pio país los perio­dis­tas como Assan­ge o sus ciu­da­da­nos como Snowden.

En el eterno pro­ce­so judi­cial que lle­va Esta­dos Uni­dos con­tra Assan­ge, el pasa­do lunes el perio­dis­ta se ano­tó una peque­ña vic­to­ria cuan­do la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca negó la extra­di­ción que pide Washing­ton en un pro­ce­so don­de el perio­dis­ta, de ser halla­do cul­pa­ble, pasa­ría has­ta 175 años en pri­sión. La bue­na estre­lla de Assan­ge con­ti­nuó horas des­pués, cuan­do en una decla­ra­ción sor­pre­si­va el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor le ofre­ció asi­lo polí­ti­co en México.

Es cla­ro que López Obra­dor pre­ten­de revi­vir lo que más le dio lus­tre a la polí­ti­ca exte­rior mexi­ca­na en el pasa­do siglo, que fue ser una tie­rra de refu­gio y asi­lo polí­ti­co. José Mar­tí, Víc­tor Raúl Haya de la Torre, León Trotsky, los exi­lia­dos espa­ño­les y de Euro­pa del este en los 30, Jaco­bo Árbenz, los de las dic­ta­du­ras mili­ta­res de los 70 en Argen­ti­na, Chi­le y Uru­guay son solo algu­nos de los casos en que Méxi­co abrió sus fron­te­ras y sus bra­zos. Ya duran­te el gobierno de López Obra­dor, Evo Mora­les reci­bió asi­lo polí­ti­co en Méxi­co des­pués del gol­pe de Esta­do en su contra.

La opo­si­ción mexi­ca­na des­es­ti­mó el valien­te ofre­ci­mien­to que hizo López Obra­dor, a con­tra­co­rrien­te de la mayo­ría de las nacio­nes que se han ple­ga­do a los deseos de Esta­dos Uni­dos en este tema. Dicen que es una «locu­ra» y una «ocu­rren­cia». Que estro­pea­rá las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos y que es un tema adi­cio­nal inne­ce­sa­rio en la agen­da entre las dos nacio­nes. Curio­so, uti­li­za­ron los mis­mos argu­men­tos y el mis­mo tono cuan­do se ofre­ció el asi­lo a Evo Morales.

¿Y qué ha pasa­do des­pués? La reali­dad demos­tró que la rela­ción con Esta­dos Uni­dos nun­ca se com­pli­có y que lo de Boli­via fue un gol­pe de Esta­do mien­tras que el MAS ha regre­sa­do al poder en la pri­me­ra opor­tu­ni­dad elec­to­ral. Este caso es bas­tan­te simi­lar. Méxi­co no enfren­ta­rá una mayor ten­sión con Esta­dos Uni­dos por este tema. La migra­ción, el nar­co­trá­fi­co la eco­no­mía de Nor­te­amé­ri­ca en tiem­pos de coro­na­vi­rus son temas reales que mar­can la agen­da. El asi­lo polí­ti­co no cam­bia ni com­pli­ca mayor­men­te las rela­cio­nes Méxi­co-Esta­dos Uni­dos. No pasó en la Gue­rra Fría ni lo hizo el asi­lo a Evo Mora­les y no lo hará de nin­gu­na mane­ra un even­tual asi­lo a Julian Assange.

De hecho, qui­zás Méxi­co le esté ofre­cien­do invo­lun­ta­ria­men­te una puer­ta de sali­da a Esta­dos Uni­dos en un asun­to que ya se ha enre­da­do mucho. Si la salud de Assan­ge empeo­ra y mue­re ence­rra­do es una man­cha que no se podrían qui­tar nun­ca Esta­dos Uni­dos ni Rei­no Uni­do. Ele­va­rían a Assan­ge a héroe inter­na­cio­nal si murie­ra en cau­ti­ve­rio por reve­lar los exce­sos del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en gue­rras ya estig­ma­ti­za­das como las de Afga­nis­tán e Irak.

El caso Assan­ge está lejos de resol­ver­se, ape­nas hace unas horas le nega­ron la liber­tad bajo fian­za. Pero cada día que pase encar­ce­la­do empeo­ra la ima­gen de Esta­dos Uni­dos en el tema de liber­tad de expre­sión. El asi­lo polí­ti­co en Méxi­co o en cual­quier otro país sería un pun­to de encuen­tro inter­me­dio entre lo que quie­re Esta­dos Uni­dos y lo que dic­ta el dere­cho internacional.

Fuen­te: https://​actua​li​dad​.rt​.com/​o​p​i​n​i​o​n​/​j​a​v​i​e​r​-​b​u​e​n​r​o​s​t​r​o​/​3​7​9​3​7​1​-​m​e​x​i​c​o​-​a​s​i​l​o​-​p​o​l​i​t​i​c​o​-​a​s​s​a​nge

FUENTE: Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *