Boli­via. Ante el desa­fío de avan­zar en la indus­tria­li­za­ción del gas y del litio: Entre­vis­ta a Fran­klin Moli­na, minis­tro de Ener­gía e Hidrocarburos

Por Juan Manuel Boc­ca­ci, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de enero de 2021.

Hace algu­nos días Boli­via anun­ció el hallaz­go de un «mega­po­zo» de gas en el depar­ta­men­to de Chu­qui­sa­ca. Para el minis­tro Moli­na es el pri­mer gran espal­da­ra­zo al gobierno Luis Arce en un sec­tor cla­ve de la eco­no­mía boliviana. 

Al asu­mir la pre­si­den­cia de Boli­via Luis Arce tomó la deci­sión estra­té­gi­ca de uni­fi­car los minis­te­rios de Ener­gía e Hidro­car­bu­ros. Al fren­te de esta nue­va car­te­ra, vital para el desa­rro­llo del país, desig­nó al eco­no­mis­ta Fran­klin Moli­na. La pri­me­ra misión que el minis­tro reci­bió de Arce fue vol­ver a poner en mar­cha la explo­ra­ción de pozos, fre­na­das por el gobierno de fac­to. “Fue un año per­di­do y nos res­tó. Pero aho­ra esta­mos hacien­do todo lo posi­ble para recu­pe­rar­nos”, dijo el eco­no­mis­ta cru­ce­ño. A menos de dos meses de su lle­ga­da al car­go pudo dar una pri­me­ra gran noti­cia: la empre­sa esta­tal de hidro­car­bu­ros, jun­to a un con­sor­cio pri­va­do, encon­tró hace algu­nos días un “mega­cam­po” de gas en el depar­ta­men­to de Chuquisaca. 

Moli­na sos­tie­ne que nada de esto hubie­ra sido posi­ble sin las polí­ti­cas toma­das por el expre­si­den­te Evo Mora­les. “La nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros mar­có el hito más impor­tan­te en la his­to­ria del pue­blo boli­viano”, dijo el fun­cio­na­rio. Aho­ra le toca el desa­fío de dar un paso más y con­ti­nuar el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción de mate­rias pri­mas, con el gas y el litio a la cabe­za.

Un rega­lo de la Pachamama

Arce cali­fi­có como “mega­cam­po” el terri­to­rio don­de se halla­ron las nue­vas reser­vas de gas natu­ral. “Nues­tra Pacha­ma­ma nos está hacien­do a noso­tros, los boli­via­nos, un lin­do rega­lo: el des­cu­bri­mien­to de un exi­to­so mega­cam­po”, dijo el man­da­ta­rio. En con­cre­to se tra­ta de un pozo don­de se halló 1 TCF (un billón de pies cúbi­cos) que repre­sen­ta el 10 por cien­to de las actua­les reser­vas gasí­fe­ras boli­via­nas. El pozo, deno­mi­na­do Boi­co­bo Sur X‑1, es par­te del pro­yec­to explo­ra­to­rio que lle­van a cabo la empre­sa esta­tal Yaci­mien­tos Petro­lí­fe­ros Fis­ca­les Boli­via­nos (YPFB) jun­to el con­sor­cio que con­for­man Rep­sol, Shell y Pan Ame­ri­can Energy. “A fina­les de 2021 este pozo ya va entrar en pro­duc­ción y, por lo tan­to, va a ser un impor­tan­te apor­te para toda la polí­ti­ca de hidro­car­bu­ros que se tie­ne en nues­tro país”, dijo el presidente. 

Para el titu­lar de Ener­gía e Hidro­car­bu­ros el hallaz­go repre­sen­ta un pri­mer impul­so a la ges­tión de Arce. El pre­si­den­te asu­mió hace menos de dos meses en medio de una gran cri­sis eco­nó­mi­ca. “Estas nue­vas reser­vas nos van a garan­ti­zar el abas­te­ci­mien­to al mer­ca­do interno y, en segun­do lugar, poder cum­plir con los con­tra­tos de gas hacia la Argen­ti­na y Bra­sil”, seña­ló Moli­na. Duran­te el gobierno de fac­to el país vivió momen­tos de esca­sez en la pro­vi­sión de ener­gía y com­bus­ti­ble. En ple­na pan­de­mia se vie­ron lar­gas colas en las puer­tas de las empre­sas dis­tri­bui­do­ras de gas. “El gobierno de fac­to había dete­ni­do la explo­ra­ción de pozos. Fue un año per­di­do y nos res­tó. Pero aho­ra esta­mos hacien­do todo lo posi­ble para recu­pe­rar­nos”, dijo el eco­no­mis­ta cruceño.

El pro­ce­sa­mien­to de estos recur­sos natu­ra­les se trans­for­mó en uno de los pila­res del mode­lo boli­viano ini­cia­do en 2006 por Mora­les. Sumar valor agre­ga­do para for­ta­le­cer las expor­ta­cio­nes es una de las tareas en la que el minis­tro ten­drá que poner su mayor esfuer­zo. “En tér­mi­nos de gas expor­ta­mos el 80 por cien­to de nues­tra pro­duc­ción. Si habla­mos de ener­gía eléc­tri­ca tam­bién somos un expor­ta­dor neto. Nues­tra deman­da inter­na es de alre­de­dor de 1600 megas y nues­tra poten­cia ins­ta­la­da esta­ría lle­gan­do arri­ba de los 3200 megas. Tene­mos posi­bi­li­dad de inyec­tar ese exce­den­te”, sos­tu­vo el fun­cio­na­rio. El 80 por cien­to de las expor­ta­cio­nes que hizo el país en 2019 corres­pon­de a pro­duc­tos con bajo valor agre­ga­do, según infor­mó el Ins­ti­tu­to Boli­viano de Comer­cio Exte­rior (IBCE). Los mine­ra­les repre­sen­ta­ron el 48 por cien­to de los expor­ta­do (oro, zinc y pla­ta, a la cabe­za). El gas y otros hidro­car­bu­ros lle­ga­ron al 32 por ciento.

De la nacio­na­li­za­ción a la industrialización

Esos datos por momen­tos se usan para cri­ti­car la ges­tión del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) al fren­te del Eje­cu­ti­vo. Sin embar­go olvi­dan que recién a par­tir del 2006, con el decre­to 28.701 san­cio­na­do por Mora­les, el 82 por cien­to de la pro­duc­ción petro­le­ra pasó a manos del Esta­do. Un año antes, pro­duc­to de movi­li­za­cio­nes socia­les inten­sas, se había modi­fi­ca­do la ley de hidro­car­bu­ros que ele­vó al 50 por cien­to las rega­lías de ese sec­tor hacia el Esta­do. A par­tir de ese momen­to comien­za una eta­pa de nacio­na­li­za­ción de empre­sas mine­ras, ener­gé­ti­cas, petro­le­ras y de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. En 2008 el país da el pri­mer sal­to de cali­dad hacia la indus­tria­li­za­ción de sus mate­rias pri­mas. Ese año YPFB se con­fi­gu­ra como cor­po­ra­ción y se crea la Empre­sa Boli­via­na de Indus­tria­li­za­ción de los Hidro­car­bu­ros (EBIH).

La explo­ta­ción del litio ocu­pa otro capí­tu­lo en la his­to­ria de Boli­via. Se esti­ma que el país tie­ne la mayor reser­va de litio en sal­mue­ras del mun­do, ubi­ca­da en el salar de Uyu­ni. Jun­to con Chi­le y Argen­ti­na con­fi­gu­ra un gran reser­vo­rio de este bien deno­mi­na­do el “trián­gu­lo del litio”. El gobierno de Mora­les decre­tó en 2008 la explo­ta­ción esta­tal de este bien. A su vez en 2009, con la san­ción de la nue­va Cons­ti­tu­ción del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, decla­ró los recur­sos natu­ra­les “de carác­ter estra­té­gi­co e inte­rés públi­co”. Esta fue la ante­sa­la para la crea­ción ese mis­mo año de la Geren­cia Nacio­nal de Recur­sos Eva­po­rí­ti­cos (GNRE). Moli­na con­tó que en ese enton­ces se había esta­ble­ci­do un plan de tres fases. “El obje­ti­vo era la indus­tria­li­za­ción y comer­cia­li­za­ción de litio. En 2017 se crea por ley Yaci­mien­to de Litio Boli­viano (YLB), que reem­pla­zó a GNRE, y tie­ne como res­pon­sa­bi­li­dad rea­li­zar todas las acti­vi­da­des de la cade­na pro­duc­ti­va. En ese mar­co es que se desa­rro­lla­ron plan­tas para la pro­duc­ción de bate­rías”, infor­mó el funcionario.

Litio: ese blan­co obje­to del deseo

El litio se con­vir­tió en un bien apre­cia­do en todo el mun­do. Su uso para la con­fec­ción de bate­rías lo trans­for­mó en “el oro blan­co”. De hecho Mora­les había dicho que el gol­pe de Esta­do en su con­tra era un “gol­pe con­tra el litio”. El expre­si­den­te ubi­có los intere­ses de Esta­dos Uni­dos por la explo­ta­ción de esta mate­ria pri­ma como la cau­sa de su sali­da del gobierno. Boli­via había alcan­za­do dos acuer­dos con capi­ta­les pri­va­dos para el tra­ta­mien­to del litio. Uno con la empre­sa ale­ma­na ACY Sys­tems y otro con el con­sor­cio chino TBEA-Bao­cheng. “Pro­duc­to del gol­pe de Esta­do estos pro­yec­tos fue­ron para­li­za­dos. La idea es reen­ca­mi­nar­los por­que cree­mos que es impor­tan­te tener el know-how de este tipo de empre­sas que cono­ce el mer­ca­do y tie­nen la tec­no­lo­gía. Será en el mar­co de una aso­cia­ción públi­co-pri­va­da, como esta­ble­ce la ley”, seña­ló el ministro. 

La fir­ma en 2018 del acuer­do con ACY Sys­tems para explo­tar el salar de Uyu­ni había pro­vo­ca­do una dura reac­ción de las auto­ri­da­des de Poto­sí. Hubo jor­na­das de pro­tes­tas y mar­chas que lue­go se encau­za­ron con el movi­mien­to gol­pis­ta. El Comi­té Cívi­co de esa ciu­dad exi­gía mayo­res rega­lías. Moli­na seña­la la nece­si­dad de rees­ta­ble­cer los diá­lo­gos con las auto­ri­da­des loca­les. “Vamos a eva­luar todo lo que se ha hecho. Esta­mos enca­mi­nan­do una estra­te­gia que sea sos­te­ni­ble social­men­te, ambien­tal­men­te y tam­bién polí­ti­ca­men­te”, dijo el minis­tro. Ade­más, recal­có que se tra­ta de una indus­tria difí­cil y que deman­da­rá años. “En estos momen­tos esta­mos pro­du­cien­do bate­rías para el mer­ca­do interno. En el año 2019 el Esta­do fir­mó un acuer­do con la empre­sa de nacio­nal Quan­tum, que fabri­ca autos eléc­tri­cos, a la cual YLB le pro­vee bate­rías”, seña­ló el funcionario.

En el mar­co de una visión geo­po­lí­ti­ca sobre estos recur­sos natu­ra­les, Moli­na sos­tie­ne que la inte­gra­ción regio­nal es vital. “Boli­via tie­ne un espí­ri­tu inte­gra­cio­nis­ta. Lo ha demos­tra­do con la inter­co­ne­xión de gaso­duc­tos con Argen­ti­na y Bra­sil, que lle­van más de dos o tres déca­das en esta lógi­ca. Con Argen­ti­na cree­mos que avan­za­re­mos de una mane­ra cer­ca­na por la visión geo­po­lí­ti­ca que com­par­ten el pre­si­den­te Luis y Alber­to”, dijo el eco­no­mis­ta. Ade­más pos­tu­ló a la Uni­dad de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR) como pla­ta­for­ma para avan­zar en este sen­ti­do. “Sin duda este pro­ce­so había avan­za­do sus­tan­cial­men­te has­ta hace algu­nos años don­de dis­tin­tas fuer­zas, inclu­si­ve exóge­nas, han ido afec­tan­do este inte­rés inte­gra­cio­nis­ta. Creo que es momen­to de ir reto­man­do esa agen­da”, indi­có Molina.

fuen­te P /​12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *