Colom­bia. [Espe­cial] La movi­li­za­ción popu­lar en Amé­ri­ca Lati­na, des­de la mira­da del ELN /​/​Habla el Coman­dan­te Anto­nio García

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de noviem­bre de 2020.

Una olea­da de movi­li­za­cio­nes ha per­mea­do el con­tex­to de los últi­mos meses en varios paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca. La indig­na­ción se ha expre­sa­do en las calles de paí­ses como Bra­sil, Argen­ti­na, Chi­le, Boli­via, Perú y Colom­bia, en don­de el movi­mien­to popu­lar pre­sen­ta un camino para una posi­ble trans­for­ma­ción, a tra­vés de la movi­li­za­ción y la pro­tes­ta social.

*Pri­me­ra par­te. El 21 de noviem­bre de 2019 ‑21N- se con­fi­gu­ró en Colom­bia la movi­li­za­ción más con­vo­can­te des­de los años seten­ta. Este año, el 9 y 10 de sep­tiem­bre, la mis­ma indig­na­ción del 21N se expre­só en las calles, lue­go de que la poli­cía ase­si­na­ra a Javier Ordó­ñez, un abo­ga­do de 46 años. Tras este hecho, la poli­cía masa­cró a otras 14 per­so­nas en las movi­li­za­cio­nes lle­va­das a cabo en Bogo­tá y Soacha.

A pesar de la evi­den­te bru­ta­li­dad poli­cial, los medios de comu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­vos con­fi­gu­ra­ron una matriz comu­ni­ca­ti­va que cri­mi­na­li­zó a los mani­fes­tan­tes, y que ha sido refor­za­da por figu­ras públi­cas, e inte­gran­tes del Gobierno Nacional.

Algu­nas de estas afir­ma­cio­nes ase­gu­ran que quie­nes se han mani­fes­ta­do son inte­gran­tes del ELN, y que esa mis­ma insur­gen­cia es la que ha orques­ta­do las movi­li­za­cio­nes y las accio­nes direc­tas como la inci­ne­ra­ción de algu­nos Coman­dos de Aten­ción Inme­dia­ta ‑CAI- en Bogotá.

Estas afir­ma­cio­nes ponen en ries­go la vida de las per­so­nas que par­ti­ci­pan de las movi­li­za­cio­nes en Colom­bia, des­di­bu­jan­do el dere­cho a la pro­tes­ta y legi­ti­man­do la vio­len­cia policial.

Los medios de comu­ni­ca­ción Bra­sil de Fato, Mar­cha Noti­cias, Peo­ples Dis­patch, Colom­bia Infor­ma y Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, rea­li­za­mos una entre­vis­ta exclu­si­va a Anto­nio Gar­cía, jefe mili­tar e inte­gran­te del Coman­do Cen­tral del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal ‑ELN-.

En esta pri­me­ra par­te (van a ser cua­tro en total), Gar­cía nos cuen­ta cuál es su pers­pec­ti­va de la movi­li­za­ción social, no solo en Colom­bia, sino tam­bién en los demás paí­ses de Latinoamérica.

¿Cómo ven el cam­po popu­lar en Amé­ri­ca Lati­na? ¿Se podrá inver­tir la corre­la­ción de fuerzas?

Des­de hace unos años, vie­ne una lucha en el con­ti­nen­te por bus­car solu­cio­nes a pro­ble­mas vie­jos, que tie­nen que ver con la demo­cra­cia, con la des­igual­dad social, con otras for­mas de gober­nar, que bus­ca la inde­pen­den­cia en nues­tros pue­blos, que bus­can la soberanía.

En la déca­da pasa­da se vino con­fi­gu­ran­do una corre­la­ción de fuer­zas dis­tin­ta en el con­ti­nen­te, que tie­nen que ver con estas ban­de­ras de orden nacio­nal, de mayor par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca en la bús­que­da de solu­cio­nes a los pro­ble­mas que tenían los pue­blos de Amé­ri­ca Latina.

Pero como res­pues­ta a esos paí­ses que fue­ron cam­bian­do el mapa de esta región, el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano tra­zó una polí­ti­ca de agre­sión, de aco­so, de blo­queo, de inter­fe­ren­cias, para poner en cri­sis los gobier­nos que bus­ca­ban de una mane­ra demo­crá­ti­ca solu­cio­nar sus problemas.

Así, el inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano ter­mi­nó posi­cio­nan­do unos retos a los pue­blos, cam­bios de gobierno, mani­pu­la­cio­nes, inje­ren­cias. Y el mapa de Amé­ri­ca Lati­na empie­za a cambiar.

La nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad que se había gene­ra­do con el Alba, con el Mer­co­sur, con otras alter­na­ti­vas eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, se vie­ron blo­quea­das, y el impe­ria­lis­mo empe­zó a crear una nue­va orga­ni­za­ción y pro­yec­ción polí­ti­ca alre­de­dor de gobier­nos de dere­cha que vuel­ven a reto­mar el hilo del neoliberalismo.

El mapa, apa­ren­te­men­te, se tor­na un mapa más de dere­cha. El impe­ria­lis­mo con­fia­ba que estos inten­tos de reto­mar el cur­so hacia la dere­cha iban a ser de lar­go pla­zo. Pero efec­ti­va­men­te esta­mos hoy en el pre­sen­te, vien­do que eso vuel­ve y fra­ca­sa. Así como fra­ca­só el neo­li­be­ra­lis­mo vuel­ve y fra­ca­sa ese inten­to de reto­mar un hilo de dere­cha para estos paí­ses de Amé­ri­ca Latina.

Vemos que vuel­ve una opción más alter­na­ti­va, por ejem­plo, en Argen­ti­na. En Bra­sil, Bol­so­na­ro no ha logra­do esta­bi­li­zar su gobierno. Vemos a Evo vol­ver nue­va­men­te con su movi­mien­to para reto­mar Boli­via. Las difi­cul­ta­des en las que entra Ecua­dor con los alza­mien­tos y las pro­tes­tas socia­les. La gran movi­li­za­ción social y polí­ti­ca de Chi­le. Y para rema­tar, el nue­vo impul­so que tie­ne la lucha social y polí­ti­ca en Colom­bia, que vuel­ve a hacer­se sen­tir en noviem­bre del año pasado.

Esta­mos ante una situa­ción en Amé­ri­ca Lati­na de ines­ta­bi­li­dad de los gobier­nos que tra­ta­ron de de reto­mar los cur­sos de dere­cha. Y se abren opcio­nes de cam­bio y trans­for­ma­ción, de reto­mar. Esto ha sido de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía, de solu­cio­nes socia­les a los pro­ble­mas de los paí­ses de Amé­ri­ca Latina.

Ese es el mapa que hoy se empie­za a con­fi­gu­rar en Amé­ri­ca Lati­na. Y en par­ti­cu­lar en Colom­bia, que vie­ne hacia un des­per­tar con una par­ti­ci­pa­ción masi­va de nue­vos acto­res socia­les y polí­ti­cos: la juven­tud. Y los vie­jos pro­ble­mas repre­sa­dos que se jun­tan en una coyun­tu­ra favo­ra­ble como fue la del 21 de noviem­bre del año pasado.

¿Cómo eva­lúan las movi­li­za­cio­nes del 9 y 10 de septiembre?

La res­pues­ta que da el movi­mien­to social el 9 de sep­tiem­bre, es la con­ti­nui­dad que tuvo el pro­ce­so de movi­li­za­cio­nes del año ante­rior, que se expre­só de mane­ra con­tun­den­te con el Paro el 21 de noviem­bre del año pasado.

Nue­vas jor­na­das esta­ban pro­pues­tas y cami­nan­do a comien­zos de este año, que por efec­to de la pan­de­mia no pudie­ron tener con­ti­nui­dad. Y es don­de los gobier­nos, sobre todo en Amé­ri­ca Lati­na, apro­ve­cha­ron la pan­de­mia para fre­nar el auge y la fuer­za que venía tenien­do la movi­li­za­ción social y polí­ti­ca en la bús­que­da de cam­bios, en bus­ca de transformaciones.

Sin embar­go, en Colom­bia, 9 de sep­tiem­bre lle­gó a toda la gen­te a tra­vés de las redes socia­les; y eso hace que la gen­te se movi­li­ce como una res­pues­ta con­tra la bru­ta­li­dad de la poli­cía. Fue una acción total­men­te espon­tá­nea y líci­ta con­tra la poli­cía que res­pon­dió de mane­ra agre­si­va, desproporcionada.

Fue una gran masa­cre. Murie­ron muchas per­so­nas, muchos heri­dos, muchos pri­sio­ne­ros. Y ese es el men­sa­je que que­da para para la socie­dad: Esta­mos ante una poli­cía bru­tal que res­pon­de de mane­ra des­pro­por­cio­na­da a la movi­li­za­ción espon­tá­nea de la gente.

Mucho se ha dicho de esa movi­li­za­ción que el ELN estu­vo en esas pro­tes­tas. Todos sabe­mos que una acción mili­tar requie­re de un plan, de una pre­pa­ra­ción y una logís­ti­ca de mover las uni­da­des. El ELN no podía estar ahí en esa pro­tes­ta, por­que no alcan­zá­ba­mos a lle­gar, nues­tra logís­ti­ca no iba a lle­gar, nues­tras uni­da­des no iban a lle­gar. Fue una pro­tes­ta espon­tá­nea de la gen­te. Si el ELN hubie­se par­ti­ci­pa­do, hubie­se sido de otra manera.

Lo que pasa es que el gobierno, sobre todo Duque, lo que hace es: tirar una infor­ma­ción, acu­sar al ELN de que estu­vo ahí, para cubrir, para pro­te­ger la masa­cre que se hace con­tra la población.

Enton­ces, el aná­li­sis que hay que pre­sen­tar­le al país es ese. La gen­te no es tan tor­pe para creer el cuen­to de Duque. Los que nos move­mos en el plano mili­tar sabe­mos cómo se pre­pa­ran las accio­nes, cómo se pre­pa­ran los ata­ques cuan­do son a uni­da­des poli­cia­les o mili­ta­res. En este caso no fue­ron los poli­cías los muer­tos. Los muer­tos fue­ron la gen­te que esta­ba des­ar­ma­da y fue el uso de la vio­len­cia des­pro­por­cio­na­da con­tra la sociedad.

*Esta entre­vis­ta ten­drá cua­tro entre­gas. Esta es la pri­me­ra de ellas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *