Para­guay. Des­de la pri­sión Cár­men Villal­ba home­na­jea a los tres gue­rri­lle­ros ase­si­na­dos por las balas del gobierno

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de noviem­bre de 2020.

Des­de la pri­sión en la que se encuen­tra des­de hace 17 años, la pre­sa polí­ti­ca epe­pis­ta Cár­men Villal­ba hizo cono­cer un tex­to en el que se refie­re al últi­mo suce­so pro­ta­go­ni­za­do por las fuer­zas repre­si­vas para­gua­yas (ase­so­ra­das por EE.UU, Israel y Colom­bia) en la que fue­ron ase­si­na­dos tres gue­rri­lle­ros del Ejér­ci­to del Pue­blo Paraguayo.

Honor y dig­ni­dad pro­le­ta­ria, cama­ra­das!.
Lucio, Este­ban, Rodri­go presentes!

«En Fran­cia, el peque­ño bur­gués hace lo que nor­mal­men­te debie­ra hacer el bur­gués indus­trial; el obre­ro hace lo que nor­mal­men­te debie­ra ser su misión del peque­ño bur­gués; y la misión del obre­ro, ¿Quién la cum­ple?». (Marx)

¿Cuán­do asumirás?

En éstas horas en que no se han pues­to tie­so los cuer­pos acri­bi­lla­dos de tres com­pa­ñe­ros cam­pe­si­nos pro­le­ta­rios. Lucio, Este­ban, Rodri­go, gue­rri­lle­ros Epe­pis­tas. Ama­ne­ció un sába­do som­brío, llo­ra el uruta’y, el cora­zón se agi­ta, los dien­tes se con­traen más fuer­te, la sel­va aca­ba de aco­ger como semi­llas a tres vale­ro­sos gue­rri­lle­ros que no se arro­di­lla­ron al orden bur­gués. Todo el odio ver­ti­do sobre sus cuer­pos des­atan­do el júbi­lo de la oli­gar­quía, del poder domi­nan­te que se impo­ne a san­gre y fuego. 

La oli­gar­quía ven­de­pa­tria revi­ve su lema en boca del sec­cio­na­le­ro a mul­ti­mi­llo­na­rio fis­cal mafio­so deve­ni­do a vice pre­si­den­te de la repú­bli­ca, pilla­do en tra­ta­ti­vas para ven­der Itai­pú, entre­gan­do la sobe­ra­nía patria en secre­to, éste, bra­ma con sober­bia su pírri­ca vic­to­ria: «Esto no ter­mi­na has­ta que todos sean liquidados». 

La oli­gar­quía para­gua­ya dic­ta­mi­nó para los per­sua­di­dos, miga­jas «pyty­vo» revo­lo­tea­dos en su mise­ria; san­gre y fue­go para los escla­vos suble­va­dos que no creen en el fin de la historia.

El deve­nir his­tó­ri­co es impla­ca­ble, para el pue­blo y para la cla­se domi­nan­te, el dis­cu­rrir dia­léc­ti­co e impo­nen­te se vier­te como lava de un vol­cán en erup­ción, abrién­do­se paso sin per­mi­so, con lacó­ni­co avi­so, pero sin estar suje­to a volun­ta­des, al menos no todo el tiem­po. Lavas incan­des­cen­tes, unas veces que­ma la tie­rra, que­ma la natu­ra­le­za, que­ma a sus hijos para pro­lon­gar la ago­nía del pue­blo pobre, otras veces que­ma la tie­rra abo­nan­do para que bro­ten nue­vas semi­llas, que­ma a unos hom­bres carro­ñe­ros y cie­rra su ciclo, para, por fin, la cla­se obre­ra tome su sitial his­tó­ri­co. Pon­ga en mar­cha la civi­li­za­ción sobre las ceni­zas de la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta.
Para noso­tros, el pro­le­ta­ria­do para­gua­yo, unas vez trai­cio­na­do, tiro­tea­do, dado la espal­da por ese sec­tor de obre­ros que no ter­mi­nan de dejar de hacer el papel del peque­ño bur­gués. Odia­do, des­pre­cia­do, olvi­da­do, ocul­tan­do la his­to­ria por ser polí­ti­ca­men­te inco­rrec­to e irreverente.

Aun­que mis párra­fos augu­ren el cese de mis últi­mos dere­chos y el som­brío por­ve­nir apa­ren­te más impla­ca­ble. La his­to­ria nos redi­mi­rá o nos con­de­na­rá, que sea lo que ten­ga que ser. Segui­ré con los míos, con mis cama­ra­das caí­dos y con los que siguen en lucha y resis­ten­tes de pie.

Has­ta la vic­to­ria siem­pre cama­ra­das!
Car­men Villal­ba.
Pri­sio­ne­ra Epepista.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *