Cul­tu­ra. La can­ción per­dió su pul­so indo­ma­ble: a los 54 años falle­ció el músi­co argen­tino Gabo Ferro

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de octu­bre de 2020.

Gabo Ferro murió hoy en Bue­nos Aires a los 54 años dejan­do una obra artís­ti­ca que exhi­be sus indó­mi­tas bús­que­das y que, en el terreno estric­ta­men­te musi­cal, rega­ló nue­vas posi­bi­li­da­des para la can­ción como género.

Pero ade­más de ese feno­mal apor­te auto­ral e inter­pre­ta­ti­vo, Gabriel Fer­nan­do Ferro, tal el nom­bre con el que nació el 6 de noviem­bre de 1965 en el barrio por­te­ño de Mata­de­ros, fue his­to­ria­dor, narra­dor, dra­ma­tur­go y docen­te, todas face­tas que abra­zó con hon­du­ra y pasión.

Al cono­cer­se la noti­cia de su muer­te, su repre­sen­tan­te, Celia Coido, emi­tió un con­ci­so comu­ni­ca­do: “En este tris­te día, des­pe­di­mos al ado­ra­do artis­ta Gabo Ferro. Nos abra­za­rán siem­pre sus can­cio­nes, su poe­sía y su gene­ro­sa sonrisa».

«Sabe­mos que es una per­so­na y artis­ta muy que­ri­do. Agra­de­ce­mos el res­pe­to en este momen­to para con sus fami­lia­res y amigxs. ‘Estu­ve, estoy, esta­mos, esta­rás”», expresó.

De ese modo, el crea­dor se mar­chó en silen­cio, lejos de las luces y las mar­que­si­nas, espa­cios fic­ti­cios que cues­tio­na­ba en su obra.

Ferro irrum­pió en la músi­ca como fun­da­dor y can­tan­te de la ban­da de hard­co­re Por­co que mar­có hue­lla en el under de la ciu­dad de Bue­nos Aires entre 1992 y 1998, con dis­tin­tas formaciones.

Tras la diso­lu­ción del gru­po, se reci­bió de his­to­ria­dor y en 2005 vol­vió a bateas con su pri­mer álbum solis­ta, “Can­cio­nes que un hom­bre no debe­ría can­tar” y el pul­so de ese ges­to inau­gu­ral en la can­ción mar­có el tono de un reper­to­rio nota­ble que regó otros 11 dis­cos (el últi­mo de ellos “His­to­rias de Pes­ca­do­res y Ladro­nes de la Pam­pa Argen­ti­na”, jun­to a Ser­gio Ch.).

En esos 13 años, a gui­ta­rra, poe­sía y voz supo como pocos artis­tas ope­rar sobre las pala­bras y los soni­dos para cons­truir un dis­cur­so capaz de rom­per toda casi­lla y ser, a un mis­mo tiem­po, bello, incó­mo­do, sub­yu­gan­te, her­mé­ti­co, hon­do y explícito.

Ya bajo el sello pro­pio, inde­pen­dien­te y auto­ges­ti­vo Cos­tu­re­ra Car­pin­te­ro hizo otras sie­te pla­cas en soli­ta­rio (“Boca arri­ba”, “La agu­ja tras la más­ca­ra” o “El lap­sus del jine­te cie­go”, entre las más rotun­das) y se puso en diá­lo­go con artis­tas de otras tra­di­cio­nes en cua­tro, resul­tan­do de alto impac­to su encuen­tro con la voz de Lucia­na Jury en “El veneno de los milagros”.

De ese pro­fu­so e ins­pi­ra­do can­cio­ne­ro des­ta­ca el des­ga­rro de pie­zas como «Soy todo lo que recuer­do», «Hay una gue­rra», «Sol­tá», «En el fon­do del mal», «Por­que se des­obe­de­ce», «El ojo del caza­dor», «Mi tes­ta­men­to en tu espal­da», «Para traer­te a casa» o «Dicen», pero cual­quier recor­te es par­cial e injusto.

La can­ción es el fantasma

“Como yo sien­to la can­ción no es ni más ni menos que el fan­tas­ma y qué es el fan­tas­ma: Una ener­gía fina bue­na o mala que ani­ma todas las cosas y que apa­re­ce cuan­do quie­re, se expre­sa y se va; y el dis­co es una pre­ten­sión de atra­par ese fan­tas­ma”, defi­nió Ferro su expe­rien­cia crea­ti­va a Télam en sep­tiem­bre de 2016 cuan­do recién publi­ca­ba “El lap­sus del jine­te ciego”.

Sobre aque­lla expe­rien­cia regis­tra­da en un tea­tro vacío, apun­tó: “Me intere­só para cap­tar y pen­sar el vacío de un tea­tro si es que eso es posi­ble. Algu­nos pien­san que eso redun­da en la fide­li­dad del audio y yo entien­do que, al con­tra­rio, como en la vida real, esa ausen­cia pue­de pare­cer que aten­ta con­tra la bue­na vida real de noso­tros y de las cosas, pero hay que hacer­se ami­go de esa apa­ren­te ausen­cia, de ese apa­ren­te vacío en la gra­ba­ción y en la vida real”.

En rela­ción al modo de ins­cri­bir su obra en el tiem­po, sos­tu­vo que “todos los dis­cos que tie­nen una pata en el momen­to his­tó­ri­co en el que fue­ron hechos y son urgen­tes. Y a mí me gus­ta mucho el inter­jue­go que se da entre la reali­dad y la fan­ta­sía, entre lo polí­ti­co peli­gro­so y lo fan­tás­ti­co supues­ta­men­te fal­to de peli­gro y me gus­ta que se cru­cen esas cosas. Como la fan­ta­sía pue­de ser tre­men­da­men­te peli­gro­sa y como cier­tas cues­tio­nes polí­ti­cas pue­den ser com­ple­ta­men­te ino­fen­si­vas y no hay tal cosa ni en un lado ni en el otro”.

En mate­ria lite­ra­ria y ensa­yís­ti­ca figu­ran el poe­ma­rio “Rece­ta­rio pano­rá­mi­co ele­men­tal fan­tás­ti­co & neu­má­ti­co” y los ensa­yos “Bar­ba­rie y Civi­li­za­ción. San­gre, mons­truos y vam­pi­ros duran­te el segun­do gobierno de Rosas” y “Dege­ne­ra­dos, anor­ma­les y delin­cuen­tes. Ges­tos entre cien­cia, polí­ti­ca y repre­sen­ta­cio­nes en el caso argen­tino”, ade­más de “200 años de mons­truos y mara­vi­llas argentinas”.

En su face­ta inter­pre­ta­ti­va más allá del rock y la can­ción, par­ti­ci­pó jun­to a Hay­dée Sch­vartz en la pues­ta de “Four Walls”, de John Cage, para el Cen­tro de Expe­ri­men­ta­ción del Tea­tro Colón, pro­ta­go­ni­zó la ópe­ra “Ese gri­to es toda­vía un gri­to de amor”, sobre tex­tos de Roland Barthes con músi­ca y libre­to de Gabriel Val­ver­de, direc­ción musi­cal de Juan Car­los Tolo­sa y regie de Rubén Szuch­ma­cher, y jun­to a Emi­lio Gar­cía Weh­bi “Artaud: len­gua madre”

Tam­bién en cla­ve per­for­má­ti­ca pro­ta­go­ni­zó “Dia­bó­li­co. La par­ti­tu­ra y el mapa” com­pues­ta jun­to con Pablo Lugo­nes, “Deri­vas de La Tem­pes­tad” y la ópe­ra con­tem­po­rá­nea “El astró­lo­go”, con músi­ca y libre­to de Abel Gil­bert y direc­ción de Wal­ter Jakob.

En 2015, mere­ció el Pre­mio Konex como una de las cin­co mejo­res figu­ras de la déca­da 2005 – 2015 en la dis­ci­pli­na Can­ción de Autor y en abril del año pasa­do fue reco­no­ci­do como Per­so­na­li­dad Des­ta­ca­da de la Cul­tu­ra por la Legis­la­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Aires.

Fuen­te: Telam

Murió Gabo Ferro

El can­tan­te Gabo Ferro murió hoy a los 54 años, víc­ti­ma de cán­cer. Había sal­ta­do a la fama con Por­co, la ban­da que lide­ró de 1992 a 1998 y que se hizo famo­sa en la esce­na under con dos dis­cos: Por­co y Natu­ra­le­za muerta.

n ese momen­to vivió una pro­fun­da cri­sis exis­ten­cial y se har­tó de la esce­na musi­cal, aban­do­nó su ban­da de hard­co­re (Por­co) y se metió a estu­diar el pro­fe­so­ra­do de His­to­ria. En las aulas habla­ba poco y nada, le decían “el mudo”. Pero sie­te años des­pués y con el empu­je de ami­gos (Ariel Mini­mal, Vicen­te Luy), vol­vió a encon­trar su voz y publi­có, sin dema­sia­das expec­ta­ti­vas, su pri­mer dis­co solis­ta, Can­cio­nes que un hom­bre no debe­ría can­tar (2005). A par­tir de ahí, arran­có un camino artís­ti­co ince­san­te, ver­ti­gi­no­so y fruc­tí­fe­ro, que inclu­ye ocho dis­cos en soli­ta­rio, cua­tro en dupla, libros de poe­sía y ensa­yo, ópe­ras y más. Los prin­ci­pa­les fue­ron Todo lo sóli­do se des­va­ne­ce en el aire Maña­na no debe seguir sien­do esto. Su últi­mo lan­za­mien­to fue en 2016, con El lap­sus del jine­te cie­go. El músi­co, poe­ta e his­to­ria­dor fue dis­tin­gui­do por la Legis­la­tu­ra por­te­ña como Per­so­na­li­dad Des­ta­ca­da de la Cul­tu­ra en 2019. 

“Estas cosas no se hacen en sole­dad. Si todo esto se sos­tu­vo y se desa­rro­lló, fue por­que hubo del otro lado per­so­nas que abra­za­ron esto. Cuan­do empe­cé, no tenía un pro­gra­ma sobre qué hacer, lo sigo des­cu­brien­do”, refle­xio­na­ba Ferro por enton­ces.

“Cada paso es un pano­ra­ma dife­ren­te”, le dijo a Página/​12. “Estoy aten­to, bus­co cosas que me apor­ten un nue­vo color para meter. Y siem­pre con todo enci­ma, todo lo vivi­do, todo lo hecho, todo lo ama­do. Por eso due­le. Es una cosa gra­tí­si­ma y amo­ro­sa, pero tam­bién es dolo­ro­sa. Por­que la pre­sen­cia tam­bién está cons­ti­tui­da por su ausen­cia; por la gen­te que no está, por lo que ya no tenés. Es inquie­tan­te cuan­do a uno lo gas­tan por su melan­co­lía. ¿Qué bue­na vida habrás teni­do her­mano, vos, que podés sal­tear la melan­co­lía y la tris­te­za?”, ironizaba. 

En la tría­da cla­se, raza y géne­ro, Ferro encon­tró los mate­ria­les para pro­ble­ma­ti­zar su músi­ca y decir cosas “urgen­tes y polí­ti­cas”. “Cada dis­co es una ins­tan­tá­nea his­tó­ri­ca”, sos­te­nía. “Cuan­do yo decía que estas eran polí­ti­cas a aten­der­se, me mira­ban como si fue­ran una espe­cie de ges­tos mili­tan­tes pero no polí­ti­cos. En 2004 era increí­ble pen­sar en una polí­ti­ca de géne­ro. Aho­ra digo que habría que bus­car el modo de meter el amor en la agen­da polí­ti­ca y me miran con cara de sor­pre­sa también”. 

Ade­más escri­bió libros. En 2009 vio la luz Bar­ba­rie y civi­li­za­ción: san­gre, mons­truos y vam­pi­ros duran­te el segun­do gobierno de Rosas (1835−1852); al que le siguie­ron Dege­ne­ra­dos, anor­ma­les y delin­cuen­tes. Ges­tos entre cien­cia, polí­ti­ca y repre­sen­ta­cio­nes en el caso argen­tino, en 2010; y Cos­tu­re­ra Car­pin­te­ro. Anto­lo­gía de letras de can­cio­nes de Gabo Ferro, un tra­ba­jo de 2014 que pro­lo­gó Dia­na Bellessi.

En 2017 fue par­te de El astró­lo­go (un cua­dro) , la ópe­ra escri­ta por Abel Gil­bert con direc­ción de Wal­ter Jakob, en la que Ferro se puso en la piel del per­so­na­je crea­do por Rober­to Arlt en Los sie­te locos

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *