Bra­sil. Empre­sa Vale admi­nis­tra dine­ro de mul­ta paga­da por ella mis­ma des­pués de rom­pi­mien­to de presa

Por Pedro Rafael Vile­la. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de octu­bre de 2020.

Acuer­do entre la mine­ra y el Minis­te­rio de Medio Ambien­te es cues­tio­na­do por el Minis­te­rio Públi­co y por movi­mien­tos socia­les y ecologistas.

Res­pon­sa­ble por el mayor desas­tre ambien­tal de la his­to­ria de Bra­sil, con el rom­pi­mien­to de la repre­sa de dese­chos mine­ra­les en Bru­ma­dinho (esta­do de Minas Gerais), en enero de 2019, la com­pa­ñía mine­ra Vale ya está admi­nis­tran­do los R$ 250 millo­nes (US$ 45 millo­nes) en recur­sos de las pro­pias mul­tas apli­ca­das por el Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les Reno­va­bles (IBAMA) por cau­sa de la tragedia.

La empre­sa y el minis­tro de Medio Ambien­te, Ricar­do Salles, anun­cia­ron el acuer­do a comien­zos de julio, el mis­mo que inclu­ye tam­bién al IBAMA y al Ins­ti­tu­to Chi­co Men­des de Con­ser­va­ción de la Bio­di­ver­si­dad (ICM­Bio). Algu­nas sema­nas des­pués, el pac­to fue homo­lo­ga­do por la 12ª Sala Fede­ral de Belo Horizonte.

Con­for­me los tér­mi­nos fir­ma­dos entre las par­tes, la mine­ra va a pre­sen­tar y eje­cu­tar los pro­yec­tos a ser finan­cia­dos con el valor de las mul­tas, que deben incluir mejo­ras en la infra­es­truc­tu­ra de sie­te par­ques nacio­na­les loca­li­za­dos en Minas Gerais y en pro­gra­mas de sanea­mien­to, mane­jo de resi­duos y áreas ver­des urba­nas en muni­ci­pios del esta­do. No hay obli­ga­to­rie­dad de apli­ca­ción de los recur­sos en pro­yec­tos rela­cio­na­dos con la región afec­ta­da por el rom­pi­mien­to de la repre­sa. El pla­zo para la rea­li­za­ción de las inver­sio­nes es de tres años.

El acuer­do, con­ver­ti­do en sen­ten­cia de últi­ma ins­tan­cia, aho­ra es blan­co del Minis­te­rio Públi­co Fede­ral en Minas Gerais (MPF-MG). En un recur­so inter­pues­to la sema­na pasa­da, fis­ca­les de la Repú­bli­ca pidie­ron la nuli­dad de la sen­ten­cia que homo­lo­gó el acuer­do ale­gan­do, entre otras cosas, que la 12ª Sala Fede­ral de Belo Hori­zon­te no ten­dría com­pe­ten­cia para ana­li­zar el caso y que ni siquie­ra se citó al MPF para mani­fes­tar­se sobre el asun­to, como deter­mi­na la legislación.

Según el MPF, al reci­bir el pedi­do para que homo­lo­ga­se el resul­ta­do de la nego­cia­ción extra­ju­di­cial, el juz­ga­mien­to de la 12ª Sala Fede­ral aca­tó los argu­men­tos de las par­tes e invo­có el Tér­mino de Tran­sac­ción y Ajus­te de Con­duc­ta (TTAC) fir­ma­do en el caso río Doce, rela­cio­na­do al rom­pi­mien­to de la repre­sa de Maria­na (MG), en 2015, para fun­da­men­tar su com­pe­ten­cia. Su jus­ti­fi­ca­ción fue la de evi­tar “con­fu­sión y/​o sobre­po­si­ción de obli­ga­cio­nes jurí­di­cas de repa­ra­ción y/​o com­pen­sa­to­rias ambien­ta­les, tenien­do en cuen­ta que se tra­ta de desas­tres dis­tin­tos”, de acuer­do con la decisión.

No obs­tan­te, con­for­me argu­men­ta el MPF en el recur­so, el nue­vo Acuer­do Sus­ti­tu­ti­vo de Mul­ta Ambien­tal no se rela­cio­na en abso­lu­ta­men­te nada con el TTAC o inclu­so con el desas­tre de Maria­na. Al con­tra­rio: las mul­tas apli­ca­das por el IBAMA “se refie­ren sola­men­te al desas­tre de Bru­ma­dinho, que ocu­rrió tres años des­pués, en otro lugar geo­grá­fi­co y de res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va de la Vale, no de la Samar­co o de la BHP, empre­sas tam­bién res­pon­sa­bles por el desas­tre de Maria­na”, dicen los pro­cu­ra­do­res del MPF.

Ellos tam­bién sus­ten­tan que, por fal­ta de la obli­ga­to­ria cita­ción al Minis­te­rio Públi­co, no se ha lle­ga­do a la últi­ma ins­tan­cia de la deci­sión y aún hay pla­zo tan­to para el MP como para que ter­ce­ros intere­sa­dos impug­nen la sentencia.

«La selec­ción del jui­cio de la 12ª Sala Fede­ral no fue rea­li­za­da sin obje­ti­vo, obser­va­mos que las deci­sio­nes sobre el pro­ce­so de Río Doce han bene­fi­cia­do más a las empre­sas que a los afec­ta­dos y el pro­ce­so de repa­ra­ción. O sea, no es sólo un pro­ble­ma for­mal, sino una ver­da­de­ra manio­bra polí­ti­ca para que los obje­ti­vos del acuer­do fue­ran acep­ta­dos sin nin­gu­na con­tes­ta­ción, que son con­ce­der a Vale pode­res de ges­tión y de poli­cía en las uni­da­des de con­ser­va­ción obje­tos del acuer­do, terri­to­rios eses que son de inte­rés eco­nó­mi­co de la pro­pia mine­ra, lo que sig­ni­fi­ca­ría un total retro­ce­so la ges­tión de los recur­sos ambientales.»

«Ade­más de eso, el acuer­do no pre­vé la par­ti­ci­pa­ción de los afec­ta­dos en la ges­tión de esos recur­sos», afir­ma Anna Galeb, ase­so­ra jurí­di­ca popu­lar y mili­tan­te del Movi­mien­to de los Afec­ta­dos por Repre­sas (MAB por su sigla en portugués).

Ges­tión de parques

Otro pun­to crí­ti­co del acuer­do de Vale con el Minis­te­rio de Medio Ambien­te es lo que pre­vé que la mine­ra asu­mi­rá la ges­tión com­ple­ta de los pro­yec­tos de manu­ten­ción y pre­ser­va­ción de par­ques nacio­na­les. Las uni­da­des de con­ser­va­ción invo­lu­cra­das en el acuer­do son los Par­ques Nacio­na­les de Serra da Canas­tra, Capa­raó, Serra do Cipó, Serra do Gan­da­re­la, Caver­nas do Peruaçu, Gran­de Ser­tão Vere­das y das Sem­pre-Vivas, que debe­rán reci­bir obras de infra­es­truc­tu­ra, cer­ca­mien­to y seña­li­za­ción, for­ta­le­ci­mien­to y apo­yo a la gestión.

Has­ta inclu­so los pla­nes de mane­jos de los par­ques que­da­rán a car­go de Vale, según el acuer­do. Una de las cláu­su­las del acuer­do dice que la apli­ca­ción de los recur­sos será efec­tua­da de acuer­do con un pro­gra­ma a ser pre­sen­ta­do por Vale en has­ta 6 meses a par­tir de la últi­ma ins­tan­cia de la homo­lo­ga­ción judi­cial, pla­zo que ter­mi­na a comien­zos de 2021. El pro­gra­ma está suje­to a eva­lua­ción por el ICM­Bio en has­ta 15 (quin­ce) días des­pués de su recep­ción y, pos­te­rior­men­te, apro­ba­do, en has­ta 15 días por el Gru­po de Acom­pa­ña­mien­to del acuer­do, com­pues­to por inte­gran­tes del gobierno federal.

Uno de los par­ques que que­da­rán bajo ges­tión de Vale con base en este acuer­do es el de Serra da Gan­da­re­la, que está atra­ve­sa­do por diver­sos pro­yec­tos de mine­ría. Crea­do en 2014 para pro­te­ger una impor­tan­te por­ción de la Mata Atlán­ti­ca [bio­ma espe­cí­fi­co bra­si­le­ño] del esta­do de Minas Gerais, el par­que que­da en el cora­zón del Cua­dri­lá­te­ro Ferreo, al sur de la Serra do Espinhaço, a 40 km de la capi­tal, Belo Hori­zon­te. Ini­cial­men­te se pre­vió que tuvie­ra 38 mil hec­tá­reas, pero el área final del par­que que­dó en cer­ca de 31,2 mil para excluir jus­ta­men­te un pro­yec­to de extrac­ción de hie­rro de la Vale en la región, el Apollo.

«Hay diver­sos con­flic­tos de inte­rés invo­lu­cra­dos, espe­cial­men­te en los terri­to­rios seña­la­dos que tie­nen un poten­cial de mine­ría muy gran­de, la homo­lo­ga­ción de ese acuer­do da car­ta ver­de para que la Vale comien­ce a actuar como un poder para­le­lo en esos terri­to­rios. La ley bien seña­la que la ges­tión de las uni­da­des de con­ser­va­ción debe ser rea­li­za­da por enti­da­des espe­cí­fi­cas para tal actua­ción, con la fis­ca­li­za­ción ade­cua­da del Esta­do y amplia par­ti­ci­pa­ción de las comu­ni­da­des en ese pro­ce­so», aña­de Galeb.

El repor­ta­je de Bra­sil de Fato bus­có a Vale para comen­tar sobre los even­tua­les con­flic­tos de inte­rés de la com­pa­ñía en la ges­tión de pro­yec­tos de con­ser­va­ción ambien­tal en Minas Gerais y sobre el recur­so pre­sen­ta­do por el MPF para sus­pen­der los efec­tos del acuer­do, pero la empre­sa no res­pon­dió. Tam­bién bus­ca­mos al IBAMA y al ICM­Bio, pero estos se limi­ta­ron a infor­mar que las infor­ma­cio­nes dis­po­ni­bles sobre el caso ya se divul­ga­ron por los cana­les ofi­cia­les del gobierno federal.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *