Méxi­co. Con gas lacri­mó­geno, gas pimien­ta y gol­pes, poli­cías agre­die­ron a muje­res el 28S

Ali­ne Espi­no­sa Gutierrez/​Resu­men Latio­ame­ri­cano, 29 de sep­tiem­bre de 2020

Colec­ti­vas femi­nis­tas, perio­dis­tas y socie­dad civil de diver­sos esta­dos del país denun­cia­ron haber sido agre­di­das con gol­pes y dete­ni­das de mane­ra arbi­tra­ria por par­te de poli­cías de la Cui­dad de Méxi­co, Vera­cruz y Tijua­na, duran­te las mar­chas que rea­li­za­ron con moti­vo al Día de Acción Glo­bal por un Abor­to Legal, Segu­ro y Gratuito.

La tar­de de ayer en la CDMX, mani­fes­tan­tes par­tie­ron del Monu­men­to de la Revo­lu­ción rum­bo al Zóca­lo capi­ta­lino. Con pan­car­tas y car­te­les, exi­gían lega­li­zar el abor­to en todo Méxi­co, pero a pocos metros de haber ini­cia­do la mar­cha, fue­ron encap­su­la­das fren­te a la Torre del Caba­lli­to, en Refor­ma, por poli­cías de segu­ri­dad públi­ca sin nin­gu­na razón.

La estu­dian­te Luna pla­ti­có en entre­vis­ta con Cimac­no­ti­cias que los poli­cías comen­za­ron a rodear­las y fue ahí don­de el pano­ra­ma se vis­lum­bró incier­to. “Eran el tri­ple de poli­cías en com­pa­ra­ción con las mani­fes­tan­tes. Nos man­tu­vie­ron así dos horas mien­tras nos aven­ta­ban gas lacri­mó­geno, gas pimien­ta y nos rocia­ron con extintores”.

Luna con­si­de­ró a esta mar­cha como una de las más fuer­tes en las que ha esta­do debi­do a la mag­ni­tud de la repre­sión, inclu­so dijo que los poli­cías no con­si­de­ra­ron la diver­si­dad de per­so­nas que acu­den a las mar­chas, esto lue­go de que una de las jóve­nes que par­ti­ci­pó y que tie­ne pade­ci­mien­tos res­pi­ra­to­rios sufrió un ata­que de asma como resul­ta­do del gas pimien­ta y fue tras­la­da­da al hospital.

“El gas pimien­ta pica­ba los ojos. A mi me sacó de onda que hicie­ran eso por­que no había una razón”, aña­dió. A pesar de ello, Luna y sus ami­gas se man­tu­vie­ron de pie a un paso len­to, pero al lle­gar a Bellas Artes de nue­vo la poli­cía las encap­su­ló y a los gases se le suma­ron los petar­dos y golpes.

Pasa­das las sie­te de la noche lo úni­co que se podía res­pi­rar era gas, por lo que Luna entró en páni­co como muchas otras, pues los poli­cías no las deja­ban reti­rar­se. Su úni­ca sali­da sur­gió cuan­do por una esqui­na de la línea huma­na que las cubría se abrió un espa­cio, y por ahí, los poli­cías les per­mi­tie­ron irse una a una, lue­go de revi­sar sus pertenencias.

A tra­vés de redes socia­les las orga­ni­za­cio­nes denun­cia­ron que los actos rea­li­za­dos por la poli­cía fue­ron con­tra­rios a su pro­to­co­lo de actua­ción en con­tex­to de mani­fes­ta­cio­nes, y des­ta­ca­ron que debe res­pe­tar­se una dis­tan­cia entre la segu­ri­dad públi­ca y las mani­fes­tan­tes de más de un metro con el fin de garan­ti­zar la liber­tad de protesta.

Por su par­te, la Red Nacio­nal de Defen­so­ras de los Dere­chos Huma­nos en Méxi­co (RNDDHM) deman­dó que el gobierno mexi­cano garan­ti­ce el ejer­ci­cio de la libre mani­fes­ta­ción e hizo res­pon­sa­ble a las auto­ri­da­des de la inte­gri­dad de las mani­fes­tan­tes tan­to en esta enti­dad como en Vera­cruz, don­de tam­bién se sus­ci­ta­ron agresiones.

La orga­ni­za­ción expli­có que el encap­su­la­mien­to o “Ket­ting” repre­sen­ta tác­ti­cas repre­si­vas que ponen en ries­go la vida de las per­so­nas y vul­ne­ra su dere­cho a liber­tad de reu­nión y expre­sión, ade­más de “ser una expe­rien­cia trau­má­ti­ca para quie­nes se que­dan atra­pa­das den­tro”, aclaró.

“El plan era acorralarnos”

En la Ciu­dad de Xala­pa, Vera­cruz, las muje­res tam­bién se die­ron cita en pun­to de las 12 del día en el Par­que cen­tral, en el via­duc­to de Juá­rez, con el fin de que más asis­ten­tes pudie­ran reu­nir­se, al ser un lugar espa­cio­so y así par­tir del Tea­tro del esta­do “Gral. Igna­cio de la Lla­ve” rum­bo a la ave­ni­da prin­ci­pal de la ciudad.

Ahí espe­ra­ron por dos horas. De pron­to, gra­na­de­ros se acer­ca­ron a ellas, las rodea­ron con una valla huma­na y les cerra­ron cual­quier espa­cio de sali­da en menos de 10 minu­tos. Si que­rían reti­rar­se, los poli­cías les exi­gían mos­trar una iden­ti­fi­ca­ción y revi­sar sus pertenencias.

“El plan era aco­rra­lar­nos. Un vehícu­lo de la fuer­za civil se esta­cio­nó. Era sor­pren­den­te la can­ti­dad de poli­cías que había. Su torre se encuen­tra a media cua­dra del Via­duc­to, pero nun­ca había vis­to que las auto­ri­da­des se movi­li­za­ran y accio­na­ran tan rápi­do y a esa mag­ni­tud”, decla­ró una defen­so­ra, que deci­dió omi­tir su nom­bre, en entre­vis­ta con Cimacnoticias.

Acto segui­do, con­tó que los poli­cías comen­za­ron a empu­jar­las para lle­var­las hacia el Via­duc­to, pero calles ade­lan­te, la vio­len­cia se con­vir­tió en físi­ca y el gas pimien­ta hizo pre­sen­cia. “Noso­tras sólo que­ría­mos tran­si­tar lo res­tan­te para seguir con el tra­yec­to habi­tual”, aña­dió la manifestante. 

Recor­dó que hace un año un hom­bre la aco­só en el par­que Juá­rez, pero al inten­tar denun­ciar este acto con un poli­cía de los cami­nan­te, como allá los lla­man, no encon­tró a uno, por ello les tomó por sor­pre­sa la pre­sen­cia de la poli­cía y más que las supe­ra­ran en número. 

Colec­ti­vas y orga­ni­za­cio­nes pidie­ron a todas las muje­res que hayan sido heri­das o rocia­das con gases, estar al pen­dien­te de sín­to­mas como mareo, irri­ta­ción de nariz, arrit­mia car­dia­ca, entre otros, y de pre­sen­tar­los, reco­men­da­ron acu­dir con un médico.

Dete­ni­das sin razón

En la noche del 28S, mani­fes­tan­tes de Tijua­na decla­ra­ron que poli­cías detu­vie­ron de mane­ra for­za­da y sin razón algu­na, a diver­sas mani­fes­tan­tes, entre ellas meno­res de edad que par­ti­ci­pa­ron en la mar­cha, ya que la movi­li­za­ción se desa­rro­lla­ba de mane­ra pacífica.

Evi­den­cia­ron que los vehícu­los de la poli­cía no tenían pla­cas y has­ta la maña­na de hoy muchas de esas muje­res aún se des­co­no­ce su para­de­ro y otras ‑ase­gu­ra­ron colec­ti­vas- fue­ron encon­tra­das en dis­tin­tos Minis­te­rios Públicos.

En redes socia­les, las colec­ti­vas com­par­tie­ron una lis­ta de nom­bres que ini­ció con cin­co, a estos se suma­ron 12, y lue­go más, por lo que pidie­ron dar difu­sión pron­ta sobre la situa­ción de sus com­pa­ñe­ras y familiares.

Ante ello, decla­ra­ron que hacen res­pon­sa­bles al gobierno de Tijua­na por la inte­gri­dad de las muje­res y exi­gie­ron: ¡Sanas se las lle­van, sanas las queremos!

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en CIMAC Noti­cias

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *