Méxi­co. El Ins­ti­tu­to Mexi­cano del Segu­ro Social des­pi­de a médi­co que había denun­cia­do caren­cias para aten­der covid-19

Gerar­do Romo/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de agos­to de 2020

Lue­go de más de 2 mil 700 neu­ro­ci­ru­gías en 27 años y 9 meses de labor y tras denun­ciar caren­cias de equi­po y omi­sión ins­ti­tu­cio­nal que pone en ries­go al per­so­nal de salud en el IMSS ante la pan­de­mia de covid-19, el espe­cia­lis­ta Arman­do Rosa­les fue des­pe­di­do del Ins­ti­tu­to Mexi­cano del Segu­ro Social acu­sa­do de omi­sio­nes y negli­gen­cia médica.

“Mien­tras el IMSS no dé el equi­po ade­cua­do todos esta­mos en ries­go, nos die­ron un bozal que no pro­te­ge, toda muer­te que exis­ta en el IMSS de médi­cos y dere­cho­ha­bien­tes es res­pon­sa­bi­li­dad del maes­tro (direc­tor Gene­ral) Zoé Roble­do”, seña­ló Rosa­les en un video el 25 de mar­zo, sie­te días des­pués de que se con­fir­mó el pri­mer caso de coro­na­vi­rus en Zaca­te­cas en un médi­co del IMSS que murió el 31 de ese mis­mo mes.

Es una men­ta­da de madre lo que nos hacen a noso­tros los tra­ba­ja­do­res. El kit que nos entre­gan en el Hos­pi­tal Gene­ral: 1 un cubre­bo­cas que no es N‑95, unos guan­tes de lo más corrien­tes, una bata y un gorro.

Al ins­ti­tu­to nues­tra vida les vale madres […], con mis recur­sos yo me com­pré mi ove­rol y una mas­ca­ri­lla espe­cial”, vol­vió a denun­ciar el médi­co en otro video el 15 de mayo, en un momen­to pre­vio a visi­tar a un pacien­te con tumor cere­bral al área covid-19 del hos­pi­tal Gene­ral 1 del IMSS.

El 3 de agos­to, el IMSS hizo efec­ti­va la reci­sión labo­ral al médi­co neu­ro­ci­ru­jano Arman­do Rosa­les Torres, quien tam­bién es secre­ta­rio gene­ral del Sin­di­ca­to Nacio­nal Libre de Tra­ba­ja­do­res del IMSS, a quien acu­sa de haber dado aten­ción defi­cien­te a un pacien­te con glio­blas­to­ma mul­ti­for­me (cán­cer cere­bral que pro­vo­ca tumor irresecable).

Un tumor irre­se­ca­ble, expli­ca el espe­cia­lis­ta, es aquel que, aún y cuan­do pue­da ser extir­pa­do, vuel­ve a salir e inclu­so incre­men­ta su tama­ño, razón por la cual en hos­pi­ta­les de Esta­dos Uni­dos estos tumo­res no se ope­ran, pues se les con­si­de­ra incu­ra­bles y sólo median­te tra­ta­mien­tos de radio y qui­mio­te­ra­pia se pue­de alar­gar el perio­do de vida de los pacien­tes por algún tiempo.

ZACATECAS, Zac. (pro​ce​so​.com​.mx).- Lue­go de más de 2 mil 700 neu­ro­ci­ru­gías en 27 años y 9 meses de labor y tras denun­ciar caren­cias de equi­po y omi­sión ins­ti­tu­cio­nal que pone en ries­go al per­so­nal de salud en el IMSS ante la pan­de­mia de covid-19, el espe­cia­lis­ta Arman­do Rosa­les fue des­pe­di­do del Ins­ti­tu­to Mexi­cano del Segu­ro Social acu­sa­do de omi­sio­nes y negli­gen­cia médica.

“Mien­tras el IMSS no dé el equi­po ade­cua­do todos esta­mos en ries­go, nos die­ron un bozal que no pro­te­ge, toda muer­te que exis­ta en el IMSS de médi­cos y dere­cho­ha­bien­tes es res­pon­sa­bi­li­dad del maes­tro (direc­tor Gene­ral) Zoé Roble­do”, seña­ló Rosa­les en un video el 25 de mar­zo, sie­te días des­pués de que se con­fir­mó el pri­mer caso de coro­na­vi­rus en Zaca­te­cas en un médi­co del IMSS que murió el 31 de ese mis­mo mes.

Es una men­ta­da de madre lo que nos hacen a noso­tros los tra­ba­ja­do­res. El kit que nos entre­gan en el Hos­pi­tal Gene­ral: 1 un cubre­bo­cas que no es N‑95, unos guan­tes de lo más corrien­tes, una bata y un gorro.

Al ins­ti­tu­to nues­tra vida les vale madres […], con mis recur­sos yo me com­pré mi ove­rol y una mas­ca­ri­lla espe­cial”, vol­vió a denun­ciar el médi­co en otro video el 15 de mayo, en un momen­to pre­vio a visi­tar a un pacien­te con tumor cere­bral al área covid-19 del hos­pi­tal Gene­ral 1 del IMSS.

El 3 de agos­to, el IMSS hizo efec­ti­va la reci­sión labo­ral al médi­co neu­ro­ci­ru­jano Arman­do Rosa­les Torres, quien tam­bién es secre­ta­rio gene­ral del Sin­di­ca­to Nacio­nal Libre de Tra­ba­ja­do­res del IMSS, a quien acu­sa de haber dado aten­ción defi­cien­te a un pacien­te con glio­blas­to­ma mul­ti­for­me (cán­cer cere­bral que pro­vo­ca tumor irresecable).

Un tumor irre­se­ca­ble, expli­ca el espe­cia­lis­ta, es aquel que, aún y cuan­do pue­da ser extir­pa­do, vuel­ve a salir e inclu­so incre­men­ta su tama­ño, razón por la cual en hos­pi­ta­les de Esta­dos Uni­dos estos tumo­res no se ope­ran, pues se les con­si­de­ra incu­ra­bles y sólo median­te tra­ta­mien­tos de radio y qui­mio­te­ra­pia se pue­de alar­gar el perio­do de vida de los pacien­tes por algún tiempo.

De acuer­do con un impre­ci­so comu­ni­ca­do del IMSS emi­ti­do el 5 de agos­to, 48 horas des­pués de su reci­sión, en el que no se pre­ci­san fechas en las que el médi­co valo­ró por pri­me­ra vez al pacien­te afec­ta­do ni el pro­ce­di­mien­to deta­lla­do que se lle­vó a cabo, se acu­sa a Rosa­les Torres de omi­sio­nes como “fal­ta de valo­ra­ción clí­ni­ca inte­gral al pacien­te, ausen­cia de notas médi­cas don­de plas­ma­ra las acti­vi­da­des de valo­ra­ción al pacien­te, por lo que no exis­tió ape­go a la NOM 004-SSA3-2012 del expe­dien­te clí­ni­co y, pese a con­tar con ele­men­tos clí­ni­cos y auxi­lia­res de diag­nós­ti­co, no se ofre­cie­ron opcio­nes tera­péu­ti­cas apropiadas”.

La ver­sión del IMSS

En su comu­ni­ca­do, el IMSS ase­gu­ra que duran­te el pro­ce­so de inves­ti­ga­ción, en su com­pa­re­cen­cia del 31 de julio, el tra­ba­ja­dor res­cin­di­do se negó a res­pon­der las pre­gun­tas que se le for­mu­la­ron y pre­sen­tó su decla­ra­ción por escri­to, sin que fue­ra sufi­cien­te para des­vir­tuar las fal­tas atribuidas.

Sin embar­go, el pro­pio IMSS le per­mi­tió a Rosa­les pre­sen­tar su decla­ra­ción por escri­to, en una sesión que duró 20 minutos.

En entre­vis­ta, Rosa­les Torres negó las acu­sa­cio­nes en su con­tra por par­te del IMSS, sobre todo en rela­ción a que él no ofre­ció opcio­nes tera­péu­ti­cas al pacien­te y que la supues­ta fal­ta de aten­ción opor­tu­na de su par­te hubie­ra pues­to en peli­gro la vida del afectado.

En su decla­ra­ción por escri­to, emi­ti­da el 31 de julio ante los Ser­vi­cios Jurí­di­cos de la Dele­ga­ción del IMSS, Rosa­les Torres deta­lla en tres cuar­ti­llas cómo aten­dió al pacien­te duran­te cua­tro días, has­ta que sus pro­pios fami­lia­res deci­die­ron dar­lo de alta de mane­ra volun­ta­ria el 12 de junio a las 18:43 horas, momen­tos antes de ini­ciar su tra­ta­mien­to de radioterapia.

“El pacien­te Alfon­so N de 67 años ingre­só el 9 de junio a urgen­cias, se me pidió una valo­ra­ción, le reali­cé una tomo­gra­fía en la que se le detec­tó un tumor cere­bral maligno, por lo que se le reali­zó una reso­nan­cia mag­né­ti­ca de crá­neo, por lo que reque­ri­ría una biop­sia, dar­le qui­mio­te­ra­pia y radio­te­ra­pia para dar­le una sobre vida de 6 meses a dos años y evi­tar una micro­me­tás­ta­sis”, seña­ló el neurocirujano.

El médi­co espe­ci­fi­ca que el 12 de junio, el cuar­to día de estar inter­na­do, acu­dió con el pacien­te quien se encon­tra­ba esta­ble y a quien le expli­có los ries­gos de some­ter­se a la biopsia.

“Si sus fami­lia­res deci­die­ron el alta volun­ta­ria argu­men­tan­do que unos inge­nie­ros le qui­ta­rían el tumor cere­bral, es deci­sión del pacien­te”, dijo el médi­co a Ágo­ra Digital.

Un cúmu­lo de irregularidades

En su decla­ra­ción, el médi­co seña­la que entre las irre­gu­la­ri­da­des de reci­sión en su con­tra se encuen­tra que quien inter­pu­so la que­ja por negli­gen­cia médi­ca fue inter­pues­ta por el her­mano del pacien­te cuan­do el pri­me­ro nun­ca tuvo comu­ni­ca­ción con el neu­ro­ci­ru­jano en el tiem­po que fue aten­di­do por él.

“Lo que está hacien­do el IMSS a tra­vés de la dele­ga­da San­dra Durán en este caso es una per­se­cu­ción debi­do a que estu­ve denun­cian­do des­de el ini­cio de la pan­de­mia por la covid-19 las pési­mas con­di­cio­nes labo­ra­les en las que se desem­pe­ña el per­so­nal del IMSS ponien­do en ries­go la vida sin que se nos die­ran los insu­mos bási­cos para nues­tra segu­ri­dad y la correc­ta aten­ción de los pacien­tes”, dijo.

Des­pués de haber soli­ci­ta­do su egre­so volun­ta­rio, Alfon­so “N” ingre­só de nue­va cuen­ta a urgen­cias por el mis­mo pade­ci­mien­to, enton­ces fue aten­di­do por una neu­ro­ci­ru­ja­na distinta.

El pacien­te argu­men­tó que Rosa­les lo diag­nos­ti­có de mane­ra inade­cua­da aun­que el 25 de junio se le reali­zó la biop­sia que ori­gi­nal­men­te le ofre­ció el médi­co acu­sa­do de negli­gen­cia, y el 28 de junio el pacien­te fue dado de alta para que regre­sa­ra a casa en situa­ción estable.

No obs­tan­te, el que­jo­so y el IMSS argu­men­ta­ron que la biop­sia se retra­só 10 días a con­se­cuen­cia de una mala aten­ción de Rosa­les; sin embar­go, el neu­ro­ci­ru­jano seña­la en su decla­ra­ción que dicho retra­so en la aten­ción se debió a que los fami­lia­res del pacien­te pidie­ron su alta volun­ta­ria el 12 de junio.

“Una gra­ve irre­gu­la­ri­dad en mi pro­ce­di­mien­to es que para acre­di­tar fal­sa­men­te una negli­gen­cia médi­ca que nun­ca exis­tió, el IMSS soli­ci­ta la opi­nión téc­ni­ca al médi­co gene­ral Ger­mán Arias Reba­tet, quien care­ce de toda noción neu­ro­qui­rúr­gi­ca y ase­gu­ra que debí apli­car una guía prác­ti­ca del año 2000 ya obso­le­ta para pro­ce­di­mien­tos como el que nos ocu­pa”, señaló.

Arman­do Rosa­les pidió en la audien­cia del 31 de julio se incor­po­ra­ra la ver­sión de Esaúl Lozano Pra­do, jefe de Ser­vi­cio, quien en un docu­men­to fecha­do el 15 de julio pre­ci­sa que en rela­ción a la que­ja pre­sen­ta­da por el her­mano del pacien­te, la decre­ta impro­ce­den­te por con­si­de­rar que se le brin­dó al pacien­te la aten­ción ade­cua­da y fue su fami­lia jun­to con él quie­nes al final deci­die­ron fir­mar una alta volun­ta­ria para bus­car otra opción de tra­ta­mien­to fue­ra del IMSS.

En el docu­men­to se deta­lla que el pacien­te ingre­só a Urgen­cias por pri­me­ra vez el 8 de junio a quien a tra­vés de estu­dios com­ple­men­ta­rios y reso­nan­cia mag­né­ti­ca se le detec­tó un glio­blas­to­ma tem­po­ral del lado dere­cho, de ini­cio no agu­do y del cual fue ope­ra­do el 25 de junio sin com­pli­ca­cio­nes post qui­rúr­gi­cas y sien­do egre­sa­do del hos­pi­tal en bue­nas con­di­cio­nes el 28 de junio.

“No encon­tra­mos impu­tables omi­sio­nes y no hay fal­ta al Regla­men­to de Pres­ta­cio­nes Médi­cas por par­te del per­so­nal tra­ba­ja­dor, por tal moti­vo la que­ja inter­pues­ta no la con­si­de­ra­mos pro­ce­den­te”, seña­la el docu­men­to diri­gi­do a Eduar­do Erik Puch Ceba­llos direc­tor del Hos­pi­tal Gene­ral de Zona 1 en la capital.

Para el neu­ro­ci­ru­jano, que en sus ini­cios obtu­vo el pre­mio a la mejor tesis en el país por su tra­ba­jo expe­ri­men­tal con ratas cua­dri­plé­ji­cas y a quien le res­ta­ban dos meses para poder jubi­lar­se, su siguien­te paso será deman­dar al IMSS por des­pi­do injustificado.

FUENTE: Pro­ce­so

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *