Esta­dos Uni­dos. Los ofi­cia­les que solían ate­rro­ri­zar migran­tes, aho­ra van tras estadounidenses

Por Mae­ve Hig­gins, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de julio de 2020.

Mucho antes de que los agen­tes de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de EE. UU. ata­ca­ran a las madres de Portland, aco­sa­ban a las comu­ni­da­des de inmi­gran­tes. Esta esca­la­da no es sorpresa.

La vis­ta de ofi­cia­les fede­ra­les no iden­ti­fi­ca­dos con camu­fla­je com­ple­to apun­tan­do con armas a los mani­fes­tan­tes y pre­sio­nan­do en Portland esta sema­na nos con­ge­ló a muchos de noso­tros. Agi­ta­ron a la mul­ti­tud con gases lacri­mó­ge­nos, dis­pa­ra­ron pis­to­las de atur­di­mien­to, gol­pea­ron a la gen­te sobre la cabe­za y el cuer­po e hicie­ron 43 arrestos. 

A sal­vo en la Casa Blan­ca, Donald Trump se com­pro­me­tió a enviar estas fuer­zas som­brías a otras ciu­da­des tam­bién. Cuan­do más tar­de se reve­ló que la mili­cia era ofi­cial de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de los EE. UU. (CBP), gene­ró menos con­mo­ción pero más preo­cu­pa­ción, por­que mucho antes de que ata­ca­ran a las mamás de aspec­to dul­ce que blo­quea­ban los bra­zos en mochi­las y cas­cos de bici­cle­ta, estos mis­mos hom­bres pasa­ron muchos años ate­rro­ri­zan­do a los inmi­gran­tes. La men­te de Nés­tor Ruiz fue allí de inme­dia­to, y tui­teó esta advertencia:

Pen­san­do en la noche en que Ice entró en nues­tra casa y lo úni­co visi­ble en la habi­ta­ción era la lin­ter­na cega­do­ra que apun­ta­ba a mi cara. Mi papá fue lle­va­do y lue­go depor­ta­do. Aho­ra per­si­guen a cual­quie­ra, no solo a la gen­te indo­cu­men­ta­da, y todos corre­mos el ries­go de lo que pasé esa noche.

En un momen­to en que la inmi­gra­ción casi se ha dete­ni­do por com­ple­to y el pre­si­den­te está luchan­do por man­te­ner su ima­gen de hom­bre fuer­te el tiem­po sufi­cien­te para ser reele­gi­do, no debe­ría sor­pren­der­nos que esté usan­do el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal (DHS) con­tra su pro­pio los ciu­da­da­nos. El secre­ta­rio inte­ri­no del DHS, Chad Wolf, insis­tió reite­ra­da­men­te en que sus ofi­cia­les esta­ban sien­do uti­li­za­dos con­tra «anar­quis­tas vio­len­tos» en Portland, a pesar de la evi­den­cia incon­tro­ver­ti­ble de que la mayo­ría de las per­so­nas que pro­tes­ta­ban con­tra la bru­ta­li­dad poli­cial lo hacían legal y pacíficamente. 

Qui­zás esta sea una pro­gre­sión natu­ral des­de sep­tiem­bre de 2018, cuan­do el enton­ces secre­ta­rio de segu­ri­dad nacio­nal, Kirst­jen Niel­sen, decla­ró: «Esta­mos cons­tru­yen­do la empre­sa de segu­ri­dad nacio­nal más dura que Esta­dos Uni­dos haya vis­to jamás». Niel­sen fue pos­te­rior­men­te des­pe­di­do por el pre­si­den­te de los infor­mes, no ser lo sufi­cien­te­men­te resis­ten­te. El pre­su­pues­to 2020 es una ganan­cia ines­pe­ra­da para CBP ($ 18.2 mil millo­nes) y el Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas (Hie­lo) ($ 8.8 mil millo­nes), lle­gan­do a un 19% más que el nivel de 2019. Esta es una esca­la­da en un patrón que se ha esta­do cons­tru­yen­do duran­te déca­das: hoy CBP y Ice son más pode­ro­sos y cuen­tan con más recur­sos que nunca.

Se vió esto mis­mo en la Expo de Segu­ri­dad Fron­te­ri­za en San Anto­nio, Texas, en la segun­da sema­na de mar­zo. A medi­da que el país se dete­nía ante el mor­tal coro­na­vi­rus, esta con­fe­ren­cia de CBP y el via­je de com­pras con­ti­nua­ron. La sala de expo­si­cio­nes del cen­tro de con­ven­cio­nes Henry B Gon­za­les tie­ne más de 500,000 pies cua­dra­dos y den­tro de ella se encon­tra­ban cien­tos de pues­tos que ven­den miles de pro­duc­tos dise­ña­dos para dete­ner a las per­so­nas. Dro­nes, cáma­ras, armas de fue­go, pare­des, vehícu­los, sen­so­res, cáma­ras, perre­ras; todo esta­ba en exhi­bi­ción, todo esta­ba a la ven­ta. Hubo gran­des empre­sas de segu­ri­dad de TI, Unisys y nue­vas empre­sas más peque­ñas, como Dedro­ne, jun­to con nom­bres cono­ci­dos como AT&T ( «Nues­tro pri­mer nom­bre siem­pre ha sido esta­dou­ni­den­se») y Reebok («cal­za­do táctico»).

A lo lar­go de la con­fe­ren­cia, ora­do­res como el jefe de la patru­lla fron­te­ri­za, Rod­ney Scott, y Manuel Padi­lla Jr, el direc­tor de la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta-Oes­te, jun­to con varios pane­lis­tas de fir­mas de segu­ri­dad, habla­ron sobre temas que van des­de «la influen­cia del Con­gre­so sobre la segu­ri­dad fron­te­ri­za» a «con­cien­cia de domi­nio y el papel evo­lu­ti­vo de la patru­lla fron­te­ri­za y las ope­ra­cio­nes aéreas y marí­ti­mas en la aper­tu­ra del cie­lo». El mie­do a los terro­ris­tas y las armas de des­truc­ción masi­va que cru­zan la fron­te­ra sur, que se usa­ban para jus­ti­fi­car el gas­to en el páni­co pos­te­rior al 11 de sep­tiem­bre, nun­ca se mate­ria­li­zó. En mar­zo se habló poco sobre terro­ris­mo des­de el esce­na­rio, en cam­bio, la con­ver­sa­ción cam­bió a la «con­cien­cia de la situa­ción» que sue­na igual­men­te vaga y ate­rra­do­ra con refe­ren­cias fre­cuen­tes a «orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les trans­na­cio­na­les» que tra­fi­can dro­gas y per­so­nas de Méxi­co a los Esta­dos Uni­dos. Los car­te­les son lo sufi­cien­te­men­te reales, pero me que­dó una idea abru­ma­do­ra­men­te vaga del ver­da­de­ro pro­pó­si­to de estas enor­mes agen­cias ultra mili­ta­ri­za­das. El régi­men cada vez más inten­so de deten­ción y depor­ta­ción es una for­ma en que se man­tie­nen ocu­pa­dos, y aho­ra, con Portland como caso de prue­ba, vemos otra.

La gober­na­do­ra de Ore­gon, Kate Brown, dijo: “Esto es una demo­cra­cia, no una dic­ta­du­ra. No pode­mos tener a la poli­cía secre­ta secues­tran­do per­so­nas en vehícu­los sin mar­car. No pue­do creer que ten­ga que decir­le eso al pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos «. La con­fu­sión del papel y el alcan­ce de estos poli­cías fede­ra­les no es un acci­den­te, según el pro­fe­sor de socio­lo­gía del Cen­tro de Gra­dua­dos de Cuny, Dr. David Brother­ton. «Es intere­san­te que hayan ido direc­ta­men­te a estos con­jun­tos que tie­nen pro­to­co­los muy vagos, es vago en cuan­to a quién los super­vi­sa, a dife­ren­cia de los maris­ca­les de los Esta­dos Uni­dos, por ejem­plo. Estos mucha­chos tie­nen más liber­tad de acción «. Des­pués de haber tra­ba­ja­do y estu­dia­do nacio­nes gober­na­das por dic­ta­do­res duran­te déca­das, Brother­ton ve sur­gir patro­nes fami­lia­res. “Envías a estos sol­da­dos de asal­to sin inten­ción de res­ta­ble­cer el orden, sino que son agen­tes pro­vo­ca­do­res que lo agi­tan. Con toda la para­fer­na­lia, las más­ca­ras de gas, los carros blin­da­dos, ¿cuál es el jue­go final? ¿Está crean­do una sen­sa­ción de ingo­ber­na­bi­li­dad, crean­do una sen­sa­ción de que todo está fue­ra de con­trol? Ese es el pun­to, para que pue­da decir: ‘Voy a salvarte’ ”.

Una vez más, esta narra­ti­va sal­va­do­ra fas­cis­ta de un hom­bre que nece­si­ta recu­pe­rar el con­trol no es nue­va, se ha usa­do tan­to retó­ri­ca como polí­ti­ca­men­te con­tra los inmi­gran­tes. Como la mayo­ría de noso­tros pres­ta­mos poca aten­ción, en las últi­mas dos déca­das, CBP y Ice reco­gie­ron a millo­nes de inmi­gran­tes para ser dete­ni­dos e inclu­so depor­ta­dos con pocos o nin­gún recur­so para ape­lar. Estos inclu­yen resi­den­tes lega­les per­ma­nen­tes, titu­la­res de visas y per­so­nas indo­cu­men­ta­das con vidas a lar­go pla­zo y niños ciu­da­da­nos; una peque­ña mino­ría con ante­ce­den­tes pena­les, la mayo­ría sin ellos. Fue­ron reco­gi­dos en el tra­ba­jo, mien­tras deja­ban a sus hijos en la escue­la o en medio de la noche des­de sus hoga­res. En varios casos, los miem­bros de la fami­lia tenían y no tie­nen idea de dón­de están sus seres que­ri­dos. ¿Pen­sa­mos, en este país pro­fun­da­men­te car­ce­la­rio y mili­ta­ri­za­do, que CBP y Ice se deten­drían allí?

Fuen­te: The Guar­dian

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *