Nación Mapu­che. INDH denun­cia ante Fis­ca­lía abor­to invo­lun­ta­rio a la viu­da de Treuquil

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de junio de 2020

Una sema­na antes de la muer­te de su espo­so y con cua­tro meses de ges­ta­ción, Andrea Necul­pan sufrió una pér­di­da que el médi­co que la aten­dió atri­bu­yó a los gases lacri­mó­ge­nos que res­pi­ró a raíz del inusi­ta­do accio­nar de Cara­bi­ne­ros. Éstos, según estu­dios recien­tes, ten­drían efec­tos abor­ti­vos, y así tam­bién lo ha adver­ti­do el Cole­gio de Matro­nas de Chile. 

Una sema­na antes de su muer­te balea­do a manos de enca­pu­cha­dos, el wer­ken de la comu­ni­dad We Newen de Colli­pu­lli, Ale­jan­dro Treu­quil, jun­to a su fami­lia, habían dado sus tes­ti­mo­nios al Insti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (INDH) acu­san­do un hos­ti­ga­mien­to per­ma­nen­te por par­te de efec­ti­vos de Carabineros.

Tes­ti­mo­nios que que­da­ron plas­ma­dos en un infor­me que da cuen­ta de gra­ves vul­ne­ra­cio­nes a los dere­chos de niños, niñas y ado­les­cen­tes de la comu­ni­dad, como tam­bién a muje­res emba­ra­za­das. Inclu­so una ellas, la viu­da del wer­ken, sufrió la inte­rrup­ción de su emba­ra­zo de cua­tro meses pro­duc­to, según sus médi­cos, de los efec­tos de los gases lacrimógenos.

Entre los tes­ti­mo­nios, estu­vo el de Héc­tor Cabra­pan, miem­bro de la comu­ni­dad y cer­cano a la fami­lia del wer­ken, quien reci­bió en la cara el impac­to de un per­di­gón dis­pa­ra­do por Cara­bi­ne­ros. En con­ver­sa­ción con Dia­rio y Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le, el comu­ne­ro sos­tu­vo que el mie­do fue lo que pri­mó en aque­llos días, mie­do a que las agre­sio­nes pasa­ran a mayo­res. Temo­res que, dice, se con­fir­ma­ron con la muer­te de su wer­ken. “Unos días antes de que él murie­ra fui­mos a hacer unos trá­mi­tes con él, yo mis­mo lo acom­pa­ñé. Lo anda­ban siguien­do y fue ame­na­za­do por par­te de Cara­bi­ne­ros antes, le dije­ron que con noso­tros o sin noso­tros lo iban a matar igual“, cuen­ta.

Si ellos (Cara­bi­ne­ros) pue­den matar a un mapu­che lo matan, si ellos pue­den matar a dos, lo van a hacer“, advier­te. “Ellos no ven que hay niños, que hay muje­res, hay ancia­nos en esta comu­ni­dad. Gen­te enfer­ma, gen­te dis­ca­pa­ci­ta­da, mi mis­mo peñi tenía su hijo dis­ca­pa­ci­ta­do. Eso Cara­bi­ne­ros no lo ve, el Esta­do no lo ve”, agre­ga Cabrapan.

Imagen del eluwun del werken de la comunidad autónoma We Newen de Collipulli, Alejandro Treuquil. Foto: Twitter @caldillodetripa.

Ima­gen del elu­wun del wer­ken de la comu­ni­dad autó­no­ma We Newen de Colli­pu­lli, Ale­jan­dro Treu­quil. Foto: Twit­ter @caldillodetripa.

Abor­to invo­lun­ta­rio por gas lacrimógeno

Fir­ma­do por el direc­tor regio­nal del INDH La Arau­ca­nía, el infor­me que rela­ta los atro­pe­llos sufri­dos por los inte­gran­tes de la comu­ni­dad da cuen­ta de múl­ti­ples heri­dos por impac­to de per­di­go­nes y bom­bas lacri­mó­ge­nas, ade­más de vio­len­tos alla­na­mien­tos que gene­ra­ron gra­ves daños mate­ria­les. Fue el 21 de mayo cuan­do, ante el lla­ma­do del enton­ces wer­ken Ale­jan­dro Treu­quil, fun­cio­na­rios de la ins­ti­tu­ción acu­die­ron al lugar.

Aquel día el INDH escu­chó los rela­tos de las afec­ta­cio­nes que vivían des­de el 13 de mayo las 63 fami­lias mapu­che que viven en la comu­ni­dad, entre ellas cua­tro muje­res emba­ra­za­das y 54 niños, niñas y ado­les­cen­tes. Ade­más, reu­nie­ron 102 car­tu­chos de lacri­mó­ge­nas tri­ples, 59 de lacri­mó­ge­nas sim­ples y tres de mano, sin con­tar las que pudie­ron evi­den­ciar y no recolectaron.

Con todos estos ante­ce­den­tes, el INDH pre­sen­tó un recur­so de ampa­ro en la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Temu­co, el que fue admi­ti­do y actual­men­te se encuen­tra en tra­mi­ta­ción. El orga­nis­mo soli­ci­tó a la Cor­te pedir infor­mes a Cara­bi­ne­ros, pero tam­bién a los hos­pi­ta­les de Colli­pu­lli y Vic­to­ria, a fin de que remi­tan infor­ma­ción rela­ti­va a la inte­rrup­ción de emba­ra­zo sufri­da por la viu­da de Ale­jan­dro Treu­quil. Andrea Necul­pan rela­tó que tenía cua­tro meses de ges­ta­ción el 20 de mayo cuan­do sufrió una pér­di­da que el médi­co que la aten­dió atri­bu­yó a los gases lacri­mó­ge­nos que res­pi­ró. Éstos, según estu­dios recien­tes, ten­drían efec­tos abor­ti­vos. Así tam­bién lo ha dicho el Cole­gio de Matro­nas de Chile.

“El aire irres­pi­ra­ble hizo que casi per­die­ra el cono­ci­mien­to y que los gases afec­ta­ran ade­más a sus peque­ños hijos. El uso de gases disua­si­vos por par­te de Cara­bi­ne­ros fue cons­tan­te y sus efec­tos se per­ci­bían has­ta la madru­ga­da del día siguien­te. Uno de los vehícu­los lan­za gases que se encon­tra­ba en el lugar, dis­pa­ró al inte­rior de su casa, a pesar que ella les gri­ta­ba que esta­ba emba­ra­za­da y que había niños”, rela­ta el INDH en el recur­so.

Este hecho en par­ti­cu­lar moti­vó la pre­sen­ta­ción de una denun­cia cri­mi­nal ante el Minis­te­rio Públi­co por par­te del jefe de la sede del INDH en La Arau­ca­nía, Fran­cis­co Agui­rre, quien con­sul­ta­do por nues­tro medio, seña­ló que se dio cur­so a la acción pese a que ese deli­to no está den­tro del man­da­to del organismo.

Vamos a inter­po­ner una denun­cia cri­mi­nal por la inte­rrup­ción invo­lun­ta­ria del emba­ra­zo. Habla­mos ade­más de que es la espo­sa, es la viu­da de Ale­jan­dro Treu­quil. Es decir, ahí hay una dimen­sión del daño muy pro­fun­da y com­ple­ta”, sos­tu­vo. “Ese deli­to penal no está den­tro del man­da­to del INDH pero en nues­tra con­di­ción de fun­cio­na­rios públi­cos esta­mos inter­po­nien­do la denun­cia cri­mi­nal res­pec­ti­va“, acla­ró el direc­tor regio­nal del organismo.

El werken y longko de la comunidad autónoma We Newen de Collipulli, Alejandro Treuquil, fue abatido a tiros por un grupo de encapuchados luego de semanas denunciando una represión inusitada por parte de efectivos policiales. Foto: Archivo.

El wer­ken y long­ko de la comu­ni­dad autó­no­ma We Newen de Colli­pu­lli, Ale­jan­dro Treu­quil, fue aba­ti­do a tiros por un gru­po de enca­pu­cha­dos lue­go de sema­nas denun­cian­do una repre­sión inusi­ta­da por par­te de efec­ti­vos poli­cia­les. Foto: Archi­vo.

La inves­ti­ga­ción de Fiscalía

Ale­jan­dro Treu­quil, jun­to a otros dos adul­tos y un ado­les­cen­te, bus­ca­ban un caba­llo cuan­do fue­ron embos­ca­dos por un gru­po de varias per­so­nas que dis­pa­ra­ron al gru­po, hirien­do al wer­ken de la comu­ni­dad We Newen en su cue­llo, lo que le pro­vo­ca­ría la muer­te horas des­pués en el Hos­pi­tal de Collipulli.

Días antes de este hecho, en con­ver­sa­ción con Dia­rio y Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le había denun­cia­do ame­na­zas y un per­ma­nen­te hos­ti­ga­mien­to por par­te de Cara­bi­ne­ros. “Noso­tros no sabe­mos por qué nos están pegan­do, ni Cara­bi­ne­ros ni nadie nos ha espe­ci­fi­ca­do el por qué nos están mal­tra­tan­do, sobre todo a nues­tros niños”. Ade­más de la vio­len­cia físi­ca, el comu­ne­ro denun­ció que los uni­for­ma­dos les gri­ta­ban a dia­rio, por alto­par­lan­tes, ame­na­zas como “indios culiaos ya van a caer uno por uno (sic)” o “los vamos a matar hijos de perra (sic)”.

En todo caso, la inves­ti­ga­ción del homi­ci­dio de Treu­quil está a car­go del Minis­te­rio Públi­co. Fuen­tes de Fis­ca­lía regio­nal indi­can que la Bri­ga­da de Homi­ci­dios de la Poli­cía de Inves­ti­ga­cio­nes (PDI) ya está inda­gan­do a algu­nos sos­pe­cho­sos. Sin embar­go, quien diri­ge las dili­gen­cias es el fis­cal adjun­to de Colli­pu­lli, Nel­son Moreno, quien ase­gu­ró que no se ha des­car­ta­do nin­gu­na hipótesis.

En esta inves­ti­ga­ción se ha tra­ba­ja­do en dis­tin­tas líneas inves­ti­ga­ti­vas. Se han rea­li­za­do y se están rea­li­zan­do un núme­ro impor­tan­te de dili­gen­cias, jun­to a la Poli­cía de Inves­ti­ga­cio­nes, para deter­mi­nar a los auto­res de este hecho“, ase­gu­ró el per­se­cu­tor. “Res­pec­to de estas dili­gen­cias no es posi­ble pro­nun­ciar­me en deta­lle o en con­cre­to, pues­to que ello pue­de entor­pe­cer el pro­ce­so inves­ti­ga­ti­vo que esta­mos lle­van­do ade­lan­te”, acla­ró Moreno.

Res­pec­to del ase­si­na­to del wer­ken Ale­jan­dro Treu­quil, el INDH regio­nal ha seña­la­do que “no tie­nen ante­ce­den­tes que de que haya habi­do par­ti­ci­pa­ción de agen­tes del Esta­do en el homi­ci­dio del wer­quen del lof We Newen de Colli­pu­lli”. Pero las ame­na­zas que Treu­quil y su fami­lia reci­bie­ron por par­te de efec­ti­vos de Cara­bi­ne­ros sólo días antes de su muer­te, gene­ran des­con­fian­za en la comu­ni­dad, des­de don­de no des­car­tan que hayan uni­for­ma­dos invo­lu­cra­dos. Héc­tor Cabra­pan ase­gu­ra que des­pués del homi­ci­dio del wer­ken ya no se ha vis­to pre­sen­cia policial.

Mire, apar­te de la muer­te de mi peñi, des­pués no ha pasa­do nada. Pare­ce que esta­ban espe­ran­do eso no más por­que aho­ra ya no han veni­do más, ni se han hecho car­go de los daños que nos han hecho, ni nada“.

Imagen del eluwun del werken de la comunidad autónoma We Newen de Collipulli, Alejandro Treuquil. Foto: Twitter @caldillodetripa.

Ima­gen del elu­wun del wer­ken de la comu­ni­dad autó­no­ma We Newen de Colli­pu­lli, Ale­jan­dro Treu­quil. Foto: Twit­ter @caldillodetripa.

FUENTE: dia­rioU­chi­le

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *