Argen­ti­na. Otro cri­men de cla­se: Un pro­duc­tor rural atro­pe­lló y ase­si­nó a un chi­co de 16 años por cazar lie­bres en su campo

Por Gas­tón Rodríguez.Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 26 mayo 2020

El domin­go a la maña­na, Rodol­fo Sánchez
embis­tió con su camio­ne­ta 4×4 al ado­les­cen­te Alex Cam­po den­tro del
pre­dio ubi­ca­do en el para­je El Tala­dro, de Cañue­las. Lue­go se negó a
lle­var­lo al hos­pi­tal o lla­mar a un médi­co. Podría ser con­de­na­do a
pri­sión perpetua. 

Alex Cam­po era un pibe bueno. Con ape­nas 16 años
tra­ba­ja­ba y estu­dia­ba. Tam­bién par­ti­ci­pa­ba en una orga­ni­za­ción social
para ayu­dar en el meren­de­ro del barrio Guz­ze­ti, en Cañue­las. El domingo,
des­pués de tan­to insis­tir, logró que dos ami­gos del her­mano mayor lo
lle­va­ran a cazar lie­bres. Se metió con la gome­ra y los gal­gos en un
cam­po pri­va­do, inca­paz de ima­gi­nar la reac­ción del due­ño: lo atro­pe­lló a
toda velo­ci­dad con su camio­ne­ta 4×4 y des­pués se negó a lle­var­lo al
hos­pi­tal o lla­mar un médi­co, deján­do­lo morir ahí mis­mo. Los ami­gos –los
sobre­vi­vien­tes– con­ta­ron que no alcan­zó a esqui­var el vehícu­lo por
sal­var a uno de los perros que se había enre­da­do con una cuer­da. Es que
Alex, insis­ten, era un pibe bueno.

Des­de el domin­go en Cañue­las no hay más pan­de­mia. Solo se lamen­ta la
muer­te de Alex y se comen­ta, con rabia o incre­du­li­dad, la acti­tud de
Rodol­fo Sán­chez, el pro­duc­tor rural que lo mató. Es tan­ta la conmoción
en la ciu­dad, que este mar­tes el muni­ci­pio debió otor­gar una excepción
espe­cial para que todos los que qui­sie­ran pudie­ran acom­pa­ñar al cortejo
que salió de Allen­de y Mer­can­te, don­de el chi­co vivía con su madre y los
cua­tro her­ma­nos, has­ta el cemen­te­rio muni­ci­pal. Fue jus­ta­men­te en la
cere­mo­nia de des­pe­di­da cuan­do la madre se des­com­pen­só y debió ser
tras­la­da­da de urgen­cia al hos­pi­tal de la zona. 

Sán­chez, en tan­to, con­ti­núa dete­ni­do en la sede delComando
de Pre­ven­ción Rural (CPR) acu­sa­do del deli­to de “homi­ci­dio agra­va­do por
ale­vo­sía”, lue­go de que la fis­cal Nor­ma Pip­po escu­cha­ra la declaración
de los tes­ti­gos y agra­va­ra la cara­tu­la del hecho.

...
(Foto: Gen­ti­le­za)

Según el rela­to de los her­ma­nos Agus­tín y José Caba­ñas, de 19 y
22 años res­pec­ti­va­men­te, el domin­go, alre­de­dor de las sie­te de la
maña­na, ingre­sa­ron jun­to a Alex al cam­po ubi­ca­do en el kiló­me­tro 72,5 de
la ruta 205, cer­ca del para­je El Tala­dro, bus­can­do cazar algu­na liebre
que pudie­ra ser­vir de almuer­zo. Un rato des­pués, vie­ron acer­car­se a gran
velo­ci­dad una camio­ne­ta negra Dod­ge Ram. “Vino a fon­do y nos encaró”,
con­tó José. Los her­ma­nos logra­ron hacer­se a un lado, pero Alex no se
movió: pre­fi­rió ayu­dar a uno de los perros que se había enre­da­do las
patas con una cuer­da, hacién­do­le impo­si­ble esca­par. “Lo cho­có de una y
le pasó las rue­das de ade­lan­te y de atrás por enci­ma”, des­cri­bió uno de
los testigos. 

Cuan­do Sán­chez se bajó de la camio­ne­ta, los jóve­nes le
roga­ron que lle­va­ra a Alex has­ta el hos­pi­tal o que al menos lla­ma­ra a un
médi­co, pero el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio se negó. “Llé­ven­se­lo de acá”,
orde­nó. Des­pués, agre­gó que lo tenía mere­ci­do por robar en su campo.

Ya en sede judi­cial, el estan­cie­ro expli­có que “vio dos per­so­nas que
se iban lle­van­do un ter­ne­ro en bra­zos” y que fue “hacia la zona tocando
boci­na y mien­tras los per­se­guía apa­re­ció una per­so­na de la nada, no sé
si de aba­jo del paso o de atrás de una vaca, por lo que inten­té frenar
de gol­pe y elu­dir­lo, pero no pude por­que había rocío”. Las peri­cias a la
camio­ne­ta, la mis­ma que acu­mu­la mul­tas por exce­so de velocidad,
des­min­tie­ron su ver­sión y ava­la­ron lo decla­ra­do por los hermanos
Caba­ñas. La pena posi­ble que enfren­ta Sán­chez es de pri­sión perpetua.

Alex mili­ta­ba en el Movi­mien­to Terri­to­rial de Libe­ra­ción (MTL) des­de don­de ayu­da­ba al meren­de­ro del barrio. Había empe­za­do a tra­ba­jar de peón de alba­ñil para ganar algo de dine­ro. Hace poco se había dato el gus­to de com­prar­se una moto. El pró­xi­mo sue­ño era agran­dar la casa y así tener, al fin, una pie­za para él solo.

Cañue­las: “A Alex lo que­ría todo el barrio”


Alex Juan Cam­po tenía 16 años y hace poco que había con­se­gui­do un
tra­ba­jo. Tra­ba­ja­ba de peón de alba­ñil de lunes a sába­do. Los domingos
salían con sus her­ma­nos a cazar algún bicho con gome­ras y con sus
gal­gos, nun­ca con armas de fue­go. Una prác­ti­ca habi­tual en la zona para
hacer­se de algu­na pre­sa para comer. Sus ami­gos del barrio Guzzetti
cuen­tan que los jóve­nes entran a los cam­pos, a veces algún propietario
los repren­de y se van sin mas revuelvo.

Alex tam­bién par­ti­ci­pa­ba en la orga­ni­za­ción social del barrio, el MTL
(Movi­mien­to Terri­to­rial de Libe­ra­ción) en don­de ayu­da­ba con el
meren­de­ro del barrio don­de comen unos 80 niños y cuan­do podía
par­ti­ci­pa­ba en la murga.

Ayer por la maña­na, mien­tras bus­ca­ban algu­na lie­bre en con sus dos
her­ma­nos ingre­sa­ron a una pro­pie­dad en el kiló­me­tro 72,5 de la ruta 205,
cer­ca del para­je El Tala­dro. Alex tenía 16 años y José Luis y Agustín,
19 y 21. Los tres se asom­bra­ron cuan­do una camio­ne­ta negra Dod­ge Ram se
acer­ca­ba a toda velo­ci­dad y pen­sa­ron que fre­na­ría y que el due­ño desde
la ven­ta­ni­lla los reta­ría y sal­drían del cam­po. Pero no fue así, José y
Agus­tín se apar­ta­ron del camino y la Dod­ge embis­tió a Alex que se enredo
con la cuer­da que lle­va­ba a los perros y solo logro libe­rar­los para que
los gal­gos no sean atropellados.

Alex cayo incons­cien­te. Sus her­ma­nos comen­za­ron a gri­tar y le
pidie­ron que subie­ra a Alex a la camio­ne­ta y que lo lle­va­ra a un
hos­pi­tal. El con­duc­tor, Pablo Rodol­fo Sán­chez, de 57 años se negó y
dijo: “Voy a lla­mar a la Poli­cía y que hagan lo que ten­gan que hacer.
Aho­ra leván­ten­lo y llé­ven­se­lo”. Mien­tras tan­to, Alex falle­cía en el
sue­lo. La Fis­cal, Nor­ma Pip­po que lle­va ade­lan­te la inves­ti­ga­ción pidió
la deten­ción del pro­duc­tor rural, Rodol­fo Sán­chez y el caso se caratulo
de homi­ci­dio con ale­vo­sía. Maña­na a las 10hs se rea­li­za­rá una
movi­li­za­ción en la roton­da de Cañue­las para exi­gir justicia.

ANRed dia­lo­gó con veci­nos y com­pa­ñe­ros de Alex quie­nes con­ta­ron que
la fami­lia esta muy mal. “Son una fami­lia tra­ba­ja­do­ra y nun­ca tuvieron
pro­ble­mas con el barrio . Todos tra­ba­ja­do­res. Alex era un pibe muy sano y
siem­pre nos reía­mos por­que no le había cam­bia­do la voz pare­cía un nene
de 13 años. Tam­bién por­que era menu­di­to”, comen­tó una vecina.

Otra veci­na del barrio Guz­zet­ti escri­bió en su muro:

“Míra­lo … míra­lo dos minu­tos más … esa cari­ta de nene … tenía 16 años, tra­ba­ja­ba y estu­dia­ba, esta­ba jun­tan­do pla­ta, para hacer­ce una pie­za para él, le había dicho a mi hijo Máxi­mo … negro cuan­do com­pré los mate­ria­les ¿me das una mano?,una vez me pre­gun­tó, ¿te ayu­da máxi­mo cuan­do cobra? y le res­pon­dí … yo no le pido nada, ade­más yo ten­go obli­ga­ción con el has­ta los 18, pero aho­ra que tra­ba­ja que se com­pre sus cosas,y me dice … no te tie­ne que ayu­dar, yo le doy pla­ta a mi mamá …y le dije, cuan­do pre­ci­se le pedi­ré … se lamen­ta­ba por­que con la cua­ren­te­na no podía entre­nar… hacía unos meses se había com­pra­do una moti­to usa­da y hará un mes me encon­tró car­ga­da en la calle y me ayu­dó, le qui­se dar pro­pi­na y no me la acep­to. Míra­lo hoy lo mata­ron y le quie­ren adju­di­car un supues­to robo no tenía cuchillo,ni arma de fuego,solo los dos gal­gos los otros dos chi­cos alcan­za­ron a dis­pa­rar, el cuan­do qui­zo correr se enre­do entre las sogas y se callo, alcan­zo a lar­gar los perros que se que­da­ron con el. Míra­lo ayer me estu­vo en mi casa con mí hijo y le dijo, si no tra­ba­jas, anda a casa que vamos a cazar unas lie­bres máxi­mo tra­ba­jo, el se fue a cazar y lo mata­ron, un ado­les­cen­te que tenía sue­ños, que estu­dia­ba, tra­ba­ja­ba, y cuan­do podía salía a cazar y pes­car, no tenía ante­ce­den­tes. Lo úni­co que sola­men­te era un buen pibe. Míra­lo un hom­bre­ci­to que ayer estu­vo en mí casa toman­do mate y dicién­do­le a Máxi­mo que el lunes vol­vía a tra­ba­jar que lo pasa­ba a bus­car. Te que­re­mos mucho Alex, eras muy bueno para este mun­do, tu ami­go te llo­ra, tu com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo te va a extra­ñar la vuel­ta a casa cuan­do se que­da­ban bolu­dean­do toman­do mate. Míren­lo el era Alex un pibe del barrio Guzzetti”.

fuen­tes: Tiem­po /​Anred

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *