Lati­noa­mé­ri­ca. Migran­tes [email protected] y la polí­ti­ca de irres­pon­sa­bi­li­dad en el con­ti­nen­te ante el Covid-19

Por Wooldy Edson Loui­dor, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 21 de mayo de 2020

Todo pare­ce indi­car que nada ha cam­bia­do en la “ges­tión” de la migra­ción hai­tia­na por par­te de dife­ren­tes gobier­nos del con­ti­nen­te ame­ri­cano duran­te la pan­de­mia del Covid-19. Dichos gobier­nos con­ti­núan adop­tan­do los mis­mos com­por­ta­mien­tos fren­te a los migran­tes hai­tia­nos, prin­ci­pal­men­te con aque­llos que emi­gra­ron des­pués del terre­mo­to del 12 de enero de 2010. Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na con su polí­ti­ca de doble moral, Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con su polí­ti­ca del des­ca­ro, Méxi­co con su polí­ti­ca del como­dín, Cana­dá con su polí­ti­ca del olvi­do, Colom­bia y varios paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos como Pana­má, Cos­ta Rica y Gua­te­ma­la con su polí­ti­ca de la irres­pon­sa­bi­li­dad.

Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na o la polí­ti­ca de doble moral

En Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, des­de ini­cios de mar­zo ̶ cuan­do lle­gó el virus a este país a tra­vés de unos turis­tas ita­lia­nos ̶ has­ta el 11 de mayo de 2020, se han regis­tra­do 10.347 casos con­fir­ma­dos de Covid-19, de los cua­les 393 muer­tes[1].

En com­pa­ra­ción con Hai­tí, con el que com­par­te la isla, que tuvo su pri­mer caso el 19 de mar­zo: des­de enton­ces has­ta hoy, en Hai­tí ha habi­do sólo 182 casos con­fir­ma­dos, de los cua­les 17 muer­tes[2]. Todo pare­ce indi­car que la tra­yec­to­ria del virus fue de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na hacia Hai­tí; de hecho, al menos una (1) de las per­so­nas muer­tas por cul­pa del virus en Hai­tí pro­vino de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na[3].

Otro pro­ble­ma es el siguien­te: si bien el gobierno domi­ni­cano decla­ró la mora­to­ria de las depor­ta­cio­nes a mitad de mar­zo; sin embar­go, las auto­ri­da­des de este país con­ti­núan repa­trian­do sin “el debi­do pro­ce­so” a migran­tes hai­tia­nos en los pun­tos fron­te­ri­zos con Hai­tí, prin­ci­pal­men­te en los pun­tos no ofi­cia­les, según lo que denun­cia­ron varias orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos, las mis­mas auto­ri­da­des migra­to­rias hai­tia­nas[4] y otros acto­res (por ejem­plo, el Obser­va­to­rio de la Migra­ción y la Tra­ta Trans­fron­te­ri­za –OMTT- de Hai­tí); es decir que no se esta­ría cum­plien­do del todo la mora­to­ria.

Jun­to con estas depor­ta­cio­nes se dan tam­bién retor­nos volun­ta­rios más o menos masi­vos a Hai­tí de migran­tes hai­tia­nos, quie­nes, al no encon­trar tra­ba­jo en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na ni tener acce­so a las ayu­das guber­na­men­ta­les domi­ni­ca­nas, se ven obli­ga­dos a vol­ver a su país de ori­gen. Estos movi­mien­tos, for­za­dos y volun­ta­rios de hai­tia­nos, vie­nen com­pli­can­do enor­me­men­te la con­ten­ción del virus, por par­te del gobierno hai­tiano, en las fron­te­ras del país con Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na.[5]

Se pue­de enten­der en este caso que no siem­pre las ins­ti­tu­cio­nes o algu­nas auto­ri­da­des res­pe­tan a la letra las deci­sio­nes de su pre­si­den­te, mucho menos cuan­do se tra­ta de temas de sobe­ra­nía como la migra­ción. Pero es el col­mo, cuan­do el minis­tro de salud domi­ni­cano, Rafael Sán­chez, decla­ró, el pasa­do 8 de mayo: “Hai­tí es una ame­na­za impor­tan­te para Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na des­de el pun­to de vis­ta sani­ta­rio”; y agre­ga: “Ape­la­mos a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a pres­tar asis­ten­cia a Hai­tí con fines de evi­tar una catás­tro­fe en Hai­tí”[6]. Allí, nadie enten­dió.

Lo que pasa es que se tra­ta de un com­por­ta­mien­to típi­co de varios gobier­nos domi­ni­ca­nos, a saber, la polí­ti­ca de doble moral: por un lado, mues­tran una cara ama­ble a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con res­pec­to a Hai­tí (como si fue­ra el her­mano mayor que sufre de y car­ga con el her­mano menor) y, por el otro, mues­tran otra cara total­men­te dife­ren­te –más bien hos­til- en rela­ción con los migran­tes hai­tia­nos y los hijos e hijas de éstos en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na.

EEUU o la polí­ti­ca del des­ca­ro

Como se sabe, a hoy, en EEUU ha habi­do más de 1 millón 300 mil casos posi­ti­vos por Covid-19, de los cua­les más de 80 mil muer­tes[7]. Aun en estas con­di­cio­nes, EEUU repa­trió a Hai­tí a cer­ca de 200 hai­tia­nos, entre ellos, meno­res de edad: se com­pro­bó que 3 de estos depor­ta­dos que lle­ga­ron el pasa­do 7 de abril a Hai­tí venían ya infec­ta­dos del terri­to­rio esta­du­ni­den­se[8]. Aun­que Hai­tí ya había cerra­do sus fron­te­ras y sus­pen­di­do los vue­los inter­na­cio­na­les des­de y hacia su terri­to­rio, se sobre­en­tien­de que EEUU le obli­gó a reci­bir a esos depor­ta­dos, en pro­ve­nien­cia del país, don­de la pan­de­mia ha sido la más mor­tal has­ta aho­ra, y hacia un país (“el más pobre del con­ti­nen­te”) que de por sí tie­ne pocas infra­es­truc­tu­ras para cui­dar a sus 11 millo­nes que viven en su terri­to­rio.

De hecho, fue hace poco tiem­po, exac­ta­men­te el pasa­do 18 de abril, cuan­do el gobierno hai­tiano reci­bió un prés­ta­mo de 111.6 millo­nes de dóla­res por par­te del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), con los que com­pró a Chi­na algu­nos insu­mos médi­cos. Recien­te­men­te, el pasa­do 7 de mayo, lle­gó des­de el país asiá­ti­co el pri­mer avión de car­ga con los pri­me­ros insu­mos[9]. Para tener una idea de la pre­ca­rie­dad en Hai­tí, has­ta el 10 de mayo se había hecho el test de detec­ción o con­fir­ma­ción del virus sólo a cer­ca de 1.300 per­so­nas en todo el terri­to­rio nacio­nal.

El argu­men­to de Trump para hacer estas depor­ta­cio­nes es que exis­te una emer­gen­cia sani­ta­ria en EEUU; por lo que tie­ne que tomar deci­sio­nes drás­ti­cas, empe­zan­do con la expul­sión de los migran­tes, en par­ti­cu­lar, los indo­cu­men­ta­dos y los con­vic­tos que cum­plen sen­ten­cias o penas en las cár­ce­les (un foco impor­tan­te de pro­pa­ga­ción del virus).

Defi­ni­ti­va­men­te, este com­por­ta­mien­to del gobierno de Trump va más allá de la mal­dad, es puro des­ca­ro, que ha mar­ca­do la polí­ti­ca de depor­ta­cio­nes de EEUU con res­pec­to a los migran­tes hai­tia­nos.

Méxi­co o la polí­ti­ca del como­dín 

Al gobierno de Méxi­co, has­ta aho­ra lo vie­ne “uti­li­zan­do” el gobierno de Trump para fre­nar tan­to las migra­cio­nes que vie­nen des­de la fron­te­ra sur del país azte­ca con Gua­te­ma­la como las que ingre­san al terri­to­rio esta­du­ni­den­se des­de su fron­te­ra con Méxi­co. Pre­sio­na­do por EEUU, des­de junio de 2019 el gobierno de Méxi­co vie­ne endu­re­cien­do sus polí­ti­cas migra­to­rias en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la; los migran­tes que logran lle­gar por ejem­plo a Chia­pas son dete­ni­dos en unos cen­tros migra­to­rios, cuyas con­di­cio­nes de salu­bri­dad son deplo­ra­bles. Uno de los cen­tros más famo­sos es la Esta­ción Siglo XX, don­de viven o han vivi­do (has­ta mar­zo) cer­ca de 800 migran­tes, de los cua­les una gran can­ti­dad es de nacio­na­li­dad hai­tia­na. Siguen allí los migran­tes (no sabe­mos cuán­tos), aun­que varios de ellos siguen su ruta hacia la fron­te­ra nor­te hacia EEUU, en con­di­cio­nes menos favo­ra­bles y evi­den­te­men­te en menor can­ti­dad que ante­rior­men­te a la expan­sión del virus.

La cifra que hay dis­po­ni­ble es que sólo en el pri­mer tri­mes­tre de 2020, hubo más de 17 mil soli­ci­tu­des de asi­lo al Esta­do mexi­cano, y los hai­tia­nos ocu­pan el segun­do lugar en cuan­to a la nacio­na­li­dad de los soli­ci­tan­tes con 3.426[10]. Des­de lue­go, lo que todas las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, la igle­sia cató­li­ca y otras igle­sias (entre otros acto­res) le vie­nen pidien­do al gobierno de Méxi­co es, entre otras cosas, “la libe­ra­ción inme­dia­ta de todas las per­so­nas migran­tes, refu­gia­das y soli­ci­tan­tes de asi­lo, que se encuen­tran en Cen­tros de deten­ción migra­to­ria”.[11]

La situa­ción no va tam­po­co mejor en la fron­te­ra del nor­te de Méxi­co, don­de el gobierno de Trump logró que Méxi­co acep­ta­ra que los soli­ci­tan­tes de asi­lo se que­da­ran en el país azte­ca, mien­tras se siga el pro­ce­so de su ele­gi­bi­li­dad al esta­tus de refu­gia­dos en EEUU. Mien­tras tan­to, EEUU ha endu­re­ci­do el con­trol migra­to­rio en sus fron­te­ras y depor­ta­do masi­va­men­te hacia Méxi­co a migran­tes mexi­ca­nos, gua­te­mal­te­cos y hon­du­re­ños; por ejem­plo, más de 10 mil migran­tes fue­ron repa­tria­dos, sólo del 21 de mar­zo al 9 de abril[12].

Se esti­ma que, en esta fran­ja fron­te­ri­za mexi­ca­na, en par­ti­cu­lar en Tijua­na y Ciu­dad Juá­rez, habría actual­men­te cer­ca de 40 mil migran­tes (entre ellos, miles de migran­tes hai­tia­nos) en espe­ra de poder regu­la­ri­zar su sta­tus, mien­tras que los alber­gues están des­bor­da­dos y ya no dan abas­tos[13].

Pero, fren­te a esta situa­ción preo­cu­pan­te para los migran­tes, inclu­yen­do a los mis­mos migran­tes mexi­ca­nos, no ha pasa­do nada por par­te del gobierno de Méxi­co: así es cómo lo quie­re Trump tan­to en la fron­te­ra Nor­te como en la fron­te­ra Sur. Y Méxi­co adop­ta la polí­ti­ca del como­dín.

Cana­dá o la polí­ti­ca del olvi­do 

A Cana­dá, en par­ti­cu­lar Que­bec, región fran­có­fo­na fron­te­ri­za con el depar­ta­men­to esta­du­ni­den­se de Nue­va York, lle­ga­ron en 2017 entre 7 y 8 mil hai­tia­nos pro­ve­nien­tes de EEUU; estos hai­tia­nos pre­fi­rie­ron irse a Cana­dá (a tra­vés de la fron­te­ra Laco­lle o por el Roxham Road) para soli­ci­tar asi­lo, por temor a la depor­ta­ción y a las ame­na­zas de Trump, quien no qui­so reno­var el pro­gra­ma espe­cial de regu­la­ri­za­ción tem­po­ral de hai­tia­nos (Tem­po­rary Pro­tec­ted Sta­tus – TPS) que adop­tó EEUU tras el terre­mo­to de 2010. Final­men­te, Trump tuvo que reno­var­lo.

A estos 8 mil hai­tia­nos el gobierno cana­dien­se no les dio el esta­tus de refu­gia­dos; tam­po­co los regu­la­ri­zó, como lo hizo ante­rior­men­te en 2014 con otros migran­tes hai­tia­nos a tra­vés de un pro­gra­ma espe­cial de regu­la­ri­za­ción; pero tam­po­co los depor­tó. ¿Qué hizo? Sim­ple­men­te les per­mi­tió que­dar­se en el país e inclu­so tra­ba­jar en esta con­di­ción migra­to­ria tem­po­ral inde­fi­ni­da. Varios de ellos, en par­ti­cu­lar, las muje­res son quie­nes vie­nen cui­dan­do a ancia­nos (al igual que Euro­pa, Cana­dá es un país de enve­je­cien­tes) en los hoga­res geriá­tri­cos y, de esta mane­ra, expo­nien­do sus vidas; el gobierno cana­dien­se los ha olvi­da­do por com­ple­to des­de 2017.[14]

Pero, la pre­sión que hizo un gran ple­xo de orga­ni­za­cio­nes y sec­to­res de la socie­dad civil que­be­quen­se fue tan fuer­te que el pri­mer minis­tro Jus­tin Tru­deau tuvo que man­dar un men­sa­je tele­vi­sa­do al pue­blo de Cana­dá, en el que reco­no­ció la labor de estos pro­fe­sio­na­les de salud hai­tia­nos. Pero el reco­no­ci­mien­to que se espe­ra­ba más del gobierno cana­dien­se, a saber, el reco­no­ci­mien­to legal, has­ta aho­ra no ha lle­ga­do. Así que el olvi­do, la polí­ti­ca del olvi­do, sigue.

Colom­bia, Pana­má, Cos­ta Rica y Gua­te­ma­la o la polí­ti­ca de la irres­pon­sa­bi­li­dad

Uno de los pun­tos cie­gos para la inves­ti­ga­ción sobre las migra­cio­nes en Amé­ri­ca Lati­na, en par­ti­cu­lar las migra­cio­nes que van del Sur al Nor­te del con­ti­nen­te, es la fron­te­ra entre Pana­má y Colom­bia, que se lla­ma el Darién. Esta­mos hablan­do de una “sel­va tro­pi­cal inhós­pi­ta que tie­ne 575.000 hec­tá­reas de natu­ra­le­za vir­gen cono­ci­das como el tapón del Darién”[15]. Los peli­gros que hay en esta zona para los tran­seún­tes son mor­ta­les, se tra­ta de ríos con fuer­tes corrien­tes, ser­pien­tes, jagua­res, mos­qui­tos, ban­das arma­das y delin­cuen­tes.

Se esti­ma que, des­de abril de 2020, “la pan­de­mia ha atra­pa­do allí en el Darién a alre­de­dor de 2.000 migran­tes”, algu­nos ya enfer­mos, los cua­les se encuen­tran alo­ja­dos en tres esta­cio­nes migra­to­rias;[16] gran par­te de ellos son hai­tia­nos. Tam­bién se infor­ma, en la mis­ma nota men­cio­na­da, que habría más de 530 migran­tes (que siguie­ron esta ruta del Sur al Nor­te del con­ti­nen­te), quie­nes se encuen­tran cer­ca de la fron­te­ra de Pana­má con Cos­ta Rica.

¿Cómo es que esos hai­tia­nos han lle­ga­do has­ta Colom­bia, Pana­má, Cos­ta Rica, etc.?, uno podría pre­gun­tar. Es que des­de 2016, con el derro­ca­mien­to de Dil­ma Rous­seff en Bra­sil y la sub­se­cuen­te cri­sis polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que ocu­rrió en el gigan­te sud­ame­ri­cano, y a par­tir de 2018 con la lle­ga­da al poder en Chi­le del pre­si­den­te chi­leno con­ser­va­dor Sebas­tián Piñe­ra, cien­tos de miles de hai­tia­nos pre­fi­rie­ron re-emi­grar des­de Suda­mé­ri­ca (Bra­sil y Chi­le son los prin­ci­pa­les paí­ses de des­tino de los migran­tes hai­tia­nos en esta región) a EEUU, pasan­do por Ecua­dor, Colom­bia, Pana­má y el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca.[17] 

Has­ta aho­ra, ¿cuál de estos gobier­nos, colom­biano, pana­me­ño, cos­ta­rri­cen­se, ha infor­ma­do acer­ca de la pre­sen­cia y de los movi­mien­tos de migran­tes y extran­je­ros en sus fron­te­ras y en gene­ral en su terri­to­rio, duran­te esta pan­de­mia?

Que sepa­mos: nin­guno. Es el olvi­do total por par­te de estos gobier­nos que, al pare­cer, se limi­tan sola­men­te a dejar pasar a esos migran­tes en sus terri­to­rios: se preo­cu­pan sólo cuan­do éstos no pue­den pasar al país que sigue en la ruta hacia EEUU (des­de Bra­sil y Chi­le) y, por lo tan­to, se que­dan vara­dos en sus terri­to­rios. Es la polí­ti­ca del olvi­do.

Con­clu­sión

Mi con­clu­sión es la siguien­te: pare­cie­ra que el caso de los migran­tes hai­tia­nos en el con­ti­nen­te ame­ri­cano nos esta­ría reve­lan­do que no hay nada nue­vo en cuan­to a la “ges­tión” de las migra­cio­nes por los gobier­nos duran­te la pan­de­mia. Al menos para este caso espe­cí­fi­co de los migran­tes hai­tia­nos.

Es como si en Esta­dos Uni­dos, el obje­ti­vo con­sis­tie­ra siem­pre en depor­tar –a como dé lugar- a los indo­cu­men­ta­dos y a los que tie­nen pro­ble­mas con la jus­ti­cia esta­du­ni­den­se, apro­ve­chan­do todas las oca­sio­nes, inclu­so las peo­res como esta coyun­tu­ra de la pan­de­mia: la polí­ti­ca del des­ca­ro.

Es como si en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, el obje­ti­vo estri­ba­ra en espe­rar siem­pre el momen­to opor­tuno para mos­trar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que está preo­cu­pa­da por Hai­tí, mien­tras sigue apli­can­do una polí­ti­ca hos­til con los migran­tes hai­tia­nos e inclu­so con los domi­ni­ca­nos de ori­gen hai­tiano: la polí­ti­ca de doble moral.

Es como si en Colom­bia y Cen­troa­mé­ri­ca, el obje­ti­vo de esos gobier­nos con estos flu­jos migra­to­rios que van hacia EEUU con­sis­tie­ra en dejar que éstos pasen y cir­cu­len en sus terri­to­rios, al menos que EEU diga lo con­tra­rio o que el país vecino cie­rre sus fron­te­ras y deje al otro con el pro­ble­ma: la polí­ti­ca de la irres­pon­sa­bi­li­dad.

Es como si en Cana­dá, en par­ti­cu­lar en Que­bec, el obje­ti­vo fue­ra apro­ve­char cada vez más la mano de obra del migran­te hai­tiano, pero man­te­nien­do a éste en con­di­cio­nes migra­to­rias pre­ca­rias y sin regu­la­ri­zar su esta­tus migra­to­rio: es la polí­ti­ca del olvi­do.

-Wooldy Edson Loui­dor, pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Socia­les y Cul­tu­ra­les PENSAR de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Jave­ria­na (Bogo­tá, Colom­bia)

fuen­te: alai

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: