Pales­ti­na. El gobierno sio­nis­ta no quie­re que los pales­ti­nos se auto­pro­te­jan: Deten­cio­nes y cie­rre de una clí­ni­ca en Jerusalén

Foto: En Tel Aviv, un enfer­me­ro judío reza hacia Jeru­sa­lén, mien­tras su com­pa­ñe­ro musul­mán reza hacia La Meca. 


La recien­te deten­ción en Jeru­sa­lén de altos res­pon­sa­bles pales­ti­nos por acti­vi­da­des «ile­ga­les» vin­cu­la­das con el nue­vo coro­na­vi­rus, y el cie­rre de una impro­vi­sa­da clí­ni­ca avi­van las ten­sio­nes entre israe­líes y pales­ti­nos sobre el esta­tus de la Ciu­dad Santa.

Des­de el prin­ci­pio de la cri­sis sanitaria,
res­pon­sa­bles pales­ti­nos afir­man que la pobla­ción de Jerusalén-Este,
sec­tor pales­tino de la ciu­dad ocu­pa­do y ane­xio­na­do por Israel, es
olvi­da­da por las auto­ri­da­des israe­líes en sus esfuer­zos por fre­nar la
pro­pa­ga­ción del virus. Por ello, Adnan Gheith, gober­na­dor pales­tino de Jeru­sa­lén, y Fadi al Had­mi, minis­tro pales­tino de Asun­tos de Esta­do, dicen haber inten­ta­do actuar para pro­te­ger a estos habitantes.

Sin
embar­go, a prin­ci­pios de abril fue­ron dete­ni­dos duran­te 24 horas por
haber tra­ta­do, según ellos, de adop­tar medi­das, como lle­var a cabo
ope­ra­cio­nes de desin­fec­ción. Y esta sema­na la poli­cía israe­lí cerró
una clí­ni­ca de detec­ción de la enfer­me­dad covid-19 en Sil­wan, barrio
popu­lar de Jeru­sa­lén-Este. La razón: estos tests fue­ron lle­va­dos a cabo
bajo la super­vi­sión de la Auto­ri­dad Pales­ti­na
, según la policía.

La pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus pue­de en efec­to exa­cer­bar las ten­sio­nes polí­ti­cas en Jeru­sa­lén-Este, una de las zonas más afec­ta­das por el virus,
y que este sába­do regis­tró su pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal: una mujer de 78
años, Nawal Abu Al Homos, que murió en un hos­pi­tal israe­lí de Jerusalén,
según el minis­te­rio pales­tino de Salud.

En el cen­tro de esta
polé­mi­ca está el esta­tus mis­mo de Jeru­sa­lén, uno de los temas más
espi­no­sos del con­flic­to israe­lo-pales­tino. Israel con­si­de­ra la ciudad
como su capi­tal «indi­vi­si­ble» mien­tras que los pales­ti­nos esperan
con­ver­tir a Jeru­sa­lén-Este en la capi­tal del Esta­do al que aspiran.

Ambas
par­tes se com­pro­me­tie­ron a pro­se­guir sus nego­cia­cio­nes sobre el estatus
de Jeru­sa­lén en el mar­co de los acuer­dos de Oslo, que también
per­mi­tie­ron la crea­ción de la la Auto­ri­dad Pales­ti­na. Hoy estas
con­ver­sa­cio­nes están en pun­to muer­to y el gobierno pales­tino considera
que Gheith y Had­mi deben ejer­cer su auto­ri­dad en la par­te este de la
ciu­dad. Pero los israe­líes, por su lado, con­si­de­ran a Jeru­sa­lén como
ínte­gra­men­te bajo su juris­dic­ción. «Cual­quier acti­vi­dad de la Autoridad
Pales­ti­na no coor­di­na­da o apro­ba­da por las auto­ri­da­des israe­líes, está
prohi­bi­da por la ley y la poli­cía debe impe­dir­la», insis­tió esta semana
el minis­te­rio israe­lí de Segu­ri­dad Públi­ca tras el cie­rre de la clínica
en Silwan.

Para la poli­cía israe­lí «son infrac­cio­nes reu­nir­se con
direc­to­res de hos­pi­ta­les en Jeru­sa­lén, hablar con la pren­sa, exhor­tar a
la gen­te a que­dar­se en casa para luchar con­tra el virus», se lamenta
Fadi al-Had­mi. «Nues­tro deseo es pro­por­cio­nar ayu­da a la pobla­ción de
Jeru­sa­lén-Este, olvi­da­da inten­cio­nal­men­te» por Israel, dice por su lado
Gheith.

En total, ade­más de la mujer falle­ci­da este sába­do, al menos 81 casos de per­so­nas infec­ta­das se han regis­tra­do en esta par­te de la ciudad,
según el minis­te­rio pales­tino de Salud. Israel ha imple­men­ta­do centros
de detec­ción en los barrios pales­ti­nos de Jeru­sa­lén tras una orden de la
Cor­te supre­ma, a la que recu­rrió una ONG de defen­sa de derechos
humanos.

Ya des­de antes de la covid-19, tan­to Gheith como Hadmi
esta­ban acos­tum­bra­dos a bre­ves deten­cio­nes. En dos años, fueron
arres­ta­dos varias veces por acti­vi­da­des polí­ti­cas «ile­ga­les». Israel
lle­va a cabo deten­cio­nes «para gra­bar en el espí­ri­tu de la pobla­ción la
idea de que la ciu­dad está some­ti­da a su auto­ri­dad
«, opi­na Gheith. Des­de 2001, Israel ha cerra­do más de 80 ins­ti­tu­cio­nes pales­ti­nas en Jeru­sa­lén, dice.

Y
des­de que Esta­dos Uni­dos reco­no­ció a Jeru­sa­lén como capi­tal de Israel
en diciem­bre de 2017, ponien­do fin a déca­das de diplomacia
esta­dou­ni­den­se y de con­sen­so inter­na­cio­nal, las auto­ri­da­des han
ace­le­ra­do sus esfuer­zos para «impe­dir cual­quier visi­bi­li­dad a los pales­ti­nos en Jeru­sa­lén” agrega.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *