Bra­sil. Tania Ferrei­ra: «Para la gran mayo­ría de la pobla­ción aumen­ta­ron las des­igual­da­des socia­les, el nivel de des­em­pleo y la pér­di­da de derecho»

Por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 20 de abril de 2020

Revis­ta Trin­che­ra dia­lo­gó con la inte­gran­te de la mili­tan­te del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Bra­sil y miem­bro de la Red de Inte­lec­tua­les y Artis­tas en Defen­sa de la Huma­ni­dad, para ana­li­zar cómo está atra­ve­san­do la pan­de­mia del COVID-19 el pue­blo bra­si­le­ño.

¿Cuál era la situa­ción gene­ral del país pre­via a la apa­ri­ción de la pandemia?

Des­de el ini­cio, el gobierno de Bol­so­na­ro prac­ti­ca un dis­cur­so en
con­tra de los dere­chos huma­nos, con decla­ra­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias sobre
dife­ren­tes gru­pos de la socie­dad. Es un gobierno mili­ta­ri­za­do, con poca
trans­pa­ren­cia y coherencia;con una polí­ti­ca direc­cio­na­da a prio­ri­zar a
una cla­se redu­ci­da de per­so­nas y sec­to­res no popu­la­res. Ali­nea­do con las
polí­ti­cas de los EEUU y de Israel, tie­ne un gabi­ne­te lla­ma­do “el gabi­ne­te de odio”,
que repro­du­ce noti­cias fal­sas y inten­ta a tra­vés de téc­ni­cas de
comu­ni­ca­ción que uti­li­za la semióti­ca, la pro­gra­ma­ción neurolingüística,
las téc­ni­cas psi­co­ló­gi­cas de encua­dra­mien­to de masas a una cultura
fascista.

Es un gobierno con una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de ajus­te para los más
vul­ne­ra­bles, que qui­ta dere­chos socia­les (empleo, salud, educación,
etc.), que tie­ne minis­tros que fue­ron ele­gi­dos a dedo para con­du­cir una
necro política.

Por todo esto,la situa­ción de Bra­sil empe­zó en tér­mi­nos totalmente
des­fa­vo­ra­bles res­pec­to a cual­quier inten­to de prio­ri­za­ción del pueblo.
El cua­dro pre­vio ya era de una total fal­ta de com­pro­mi­so y de un
des­man­te­la­mien­to de los sec­to­res populares.

¿Cómo carac­te­ri­za­rías la acti­tud del gobierno nacio­nal para enfren­tar al COVID-19?

De acuer­do con el sitio coro​na​vi​rus​.sau​de​.gov​.br,
el Minis­te­rio de la Salud de Bra­sil detec­tó neu­mo­nía de causa
des­co­no­ci­da en Chi­na y el 3 de enero de 2020solicitó infor­ma­ción a la
OMS y el escla­re­ci­mien­to de la situación.El 10 de enero fue pues­to en
fun­cio­na­mien­to el Comi­té de Moni­to­reo de Even­tos del Minis­te­rio de la
Salud y el 16 de enero este Minis­te­rio publi­ca la pri­me­ra información
sobre lo que se sabía de la enfer­me­dad y un Bole­tín Epi­de­mio­ló­gi­co. El 3
de febre­ro se decla­ra la Emer­gen­cia de Salud Públi­ca de Importancia
Nacio­nal (ESPIN) y se rea­li­za la pri­me­ra reu­nión del Gru­po Ejecutivo
Inter­mi­nis­te­rial en Salud Públi­ca (GEI-ESPII). El 4 de febre­ro el
Minis­te­rio de Salud envía al Con­gre­so Nacio­nal el Pro­yec­to de Ley de
Cua­ren­te­na y entre el 4 y el 5 de febre­ro se aprue­ba. El 7 de febrero
el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Jair Bol­so­na­ro, san­cio­na la Ley de
Cua­ren­te­na y el 26 de febre­ro ‑en Sao Pablo- se con­fir­ma el pri­mer caso
de coronavirus.

Lo que pasó fue que eso ocu­rrió en pleno Car­na­val que había empezado
el 21 de febre­ro. Esto no fue noti­cia­do cómo debe­ría haber­se hecho,
prio­ri­zan­do la eco­no­mía y bana­li­zan­do la vida fren­te a la gra­ve­dad de la
situa­ción, por lo que el pue­blo bra­si­le­ro no se encon­tra­ba en esta­do de
aler­ta y no se ente­ró de lo que esta­ba suce­dien­do como para tener la
opor­tu­ni­dad de pro­te­ger­se para lo que venía. En mar­zo, sólo se lan­zó una
apli­ca­ción para celu­lar para infor­mar sobre el Coronavirus.

¿A qué le atri­buís la acti­tud adop­ta­da por el gobierno?

Al total some­ti­mien­to y orien­ta­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de
los EEUU. Por­que el gobierno elec­to de ultra dere­cha vino con el
pro­pó­si­to muy con­cre­to de gober­nar para la cla­se media, para los
empre­sa­rios, para seg­men­tos de la eco­no­mía y para las igle­sias neo
pen­te­cos­ta­les, y tra­vés de medi­das pro­vi­so­rias y decre­tos redu­jo los
dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, de los jubi­la­dos, de los estudiantes,
etc. Un dato duro fue que en el pri­mer año de gobierno, Bol­so­na­ro editó
48 medi­das pro­vi­so­rias de acuer­do con el sitio del Sena­do
don­de se cons­ta­ta el carác­ter de un gobierno que no prio­ri­za a los más
vul­ne­ra­bles, ni tam­po­co las polí­ti­cas socia­les, y sí los pri­vi­le­gios de
quie­nes creen que la eco­no­mía deba estar en pri­mer lugar.

¿Qué efec­ti­vi­dad con­si­de­ras que tie­nen las medi­das adoptadas?

Son muy efec­ti­vas para un por­cen­ta­je míni­mo de la pobla­ción que
con­cen­tra rique­zas, para las empre­sas, para el sec­tor finan­cie­ro, para
un seg­men­to reli­gio­so, y esto se com­prue­ba a tra­vés del apo­yo al
gobierno de Bol­so­na­ro por par­te de los repre­sen­tan­tes de esos sectores.
Pero para la gran mayo­ría de la pobla­ción que­da muy cla­ro que aumentaron
las des­igual­da­des socia­les, el nivel de des­em­pleo y la pér­di­da de
derechos.

¿Cuál ha sido la acti­tud de la opo­si­ción en esta
situa­ción? ¿Actua­ron con pru­den­cia y cola­bo­ran­do a mejo­rar o
apro­ve­cha­ron para gol­pear al gobierno?

Para con­tex­tua­li­zar la res­pues­ta, el Con­gre­so de Bra­sil está
com­pues­to por el Sena­do Fede­ral (con 81 sena­do­res, que repre­sen­tan las
27 uni­da­des fede­ra­ti­vas, los 26 esta­dos y el Dis­tri­to Fede­ral) y la
Cáma­ra de los Dipu­tados (con 513 dipu­tados fede­ra­les que repre­sen­tan al
pue­blo). La opo­si­ción en el Sena­do es de 23,5% y de 29% en la Cáma­ra de
Dipu­tados. La opo­si­ción es mino­ri­ta­ria y no es nada fácil su actuación
en las esfe­ras del gobierno. Las fuer­zas polí­ti­cas jue­gan un papel
fun­da­men­tal en el table­ro, pero cuan­do la corre­la­ción de fuer­zas es
des­fa­vo­ra­ble, el esfuer­zo de arti­cu­la­ción y nego­cia­ción en la esfera
guber­na­men­tal para no dejar que las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les des­tru­yan los
dere­chos con­quis­ta­dos por el pue­blo, es un acto de resistencia.

¿Cómo reper­cu­tió este nue­vo esce­na­rio en la eco­no­mía nacional?

Por increí­ble que parezca,el lunes 20 de abril el Sena­do vota­rá la
Medi­da Pro­vi­so­ria 905 que alte­ra­rá la legis­la­ción del tra­ba­jo y cambiará
para peor la vida del tra­ba­ja­dor: fle­xi­bi­li­za­rá las rela­cio­nes entre
patrón y emplea­do, no garan­ti­zan­do los dere­chos adqui­ri­dos. Otro ejemplo
es la Pro­yec­to de Enmien­da Cons­ti­tu­cio­nal 10, que en el artícu­lo 9
per­mi­te que el Ban­co Cen­tral com­pre cual­quier papel finan­cie­ro privado
(deri­va­ti­vos, pape­les podri­dos y cual­quier otro “cré­di­to”) de cualquier
ins­ti­tu­ción nacio­nal o inter­na­cio­nal, en cual­quier tipo de mer­ca­do, sin
lími­te o con­trol alguno, sin nece­si­dad de iden­ti­fi­car los cré­di­tos o su
condición.

En el artícu­lo 10 se pre­vé que el Teso­ro Nacio­nal entre con 25% del
dine­ro para la com­pra de esos pape­les. Enton­ces los daños al Banco
Cen­tral son inte­gral­men­te trans­fe­ri­dos al Teso­ro Nacio­nal. Con esos
ejem­plos pue­de con­si­de­rar­se que el nue­vo esce­na­rio pue­de ser usa­do como
opor­tu­ni­dad para redu­cir los dere­chos del pue­blo y apo­yar al sistema
finan­cie­ro. María Lucia Fat­to­re­lli, Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de la a
Audi­to­ria Ciu­da­da­na de La Deu­da, hace una aler­ta al res­pec­to, de acuerdo
con el sitio audi­to­ria­ci­da­da.

¿Cómo reper­cu­tió la pan­de­mia en el día a día del pueblo?

Bra­sil es un país carac­te­ri­za­do por una bru­tal des­igual­dad social.
Ese virus ata­ca direc­ta­men­te a los más vul­ne­ra­bles: los que no tienen
acce­so a ítems de lim­pie­za, no tie­nen acce­so a sanea­mien­to básico,
muchas casas no tie­nen cloa­cas aden­tro, muchas villas son súper
pobla­das; es decir que el impac­to en el día a día expre­sa que las
difi­cul­ta­des, que ya no eran pocas, aho­ra se agra­van más. Eso sin contar
la pér­di­da de empleos que fue del 11% y que el 56% de la pobla­ción debe
atra­sar el pago de deu­das, de acuer­do con una encues­ta rea­li­za­da por el
BTG Pac­tual y FSB Pes­qui­sa el 1 de abril.

Por otra par­te, en el ámbi­to edu­ca­ti­vo, se tuvo que recu­rrir a clases
vir­tua­les, aun­que algu­nas escue­las cerra­ron sus puer­tas sin dejar
alter­na­ti­vas para los alum­nos. La logís­ti­ca del abas­te­ci­mien­to de las
fami­lias, tam­bién sufrió daños. Muchos movi­mien­tos socia­les empe­za­ron a
ayu­dar a los pobres con dona­cio­nes de artícu­los de lim­pie­za, ropa y
comi­da. Los mayo­res tuvie­ron que ais­lar­se para no con­ta­giar­se, ya que
son par­te de la pobla­ción con alto ries­go de con­ta­gio jun­to con
dia­bé­ti­cos, hiper­ten­sos, per­so­nas con inmu­no­de­pre­sión, y otros casos que
se jun­tan a esos. 

¿Cuál es la per­cep­ción en las calles tan­to de las medi­das como de la situa­ción cotidiana?

Toda­vía el gobierno de Bol­so­na­ro cuen­ta con un apo­yo popu­lar del 30%.
El pro­prio pre­si­den­te con­du­ce el dis­cur­so ideo­ló­gi­co del terraplanismo,
del nega­cio­nis­mo, del escep­ti­cis­mo y hace que la pan­de­mia sea llevada
por esa par­ce­la de la pobla­ción con des­pre­cio y bana­li­za­ción. Eso se
tra­du­ce en el des­en­ten­di­mien­to de las orien­ta­cio­nes de la OMS. Bolsonaro
es un mal ejem­plo y atien­de al cla­mor de los industriales,
comer­cian­tes, sec­to­res finan­cie­ros e igle­sias que tie­nen inte­rés de
vol­ver a la vida coti­dia­na, a con­tra­mano de lo que está siendo
prac­ti­ca­do en el mun­do. Eso sin con­tar el lla­ma­mien­to para hacer
apa­ri­cio­nes en las calles en pro­tes­ta al asi­la­mien­to social. Has­ta ayer,
Bra­sil tenía 36.599 casos con­fir­ma­dos de coro­na­vi­rus y 2.347 muertos
con una taza de leta­li­dad del 6,4%. Esos resul­ta­dos están subestimados
ya que de una pobla­ción de 208 millo­nes de habi­tan­tes, sola­men­te fueron
tes­tea­das 62.985 per­so­nas, de acuer­do con el sitio worl­do­me­ters.
Es muy difí­cil, preo­cu­pan­te y con­fu­sa la per­cep­ción de lo que está
pasan­do por­que el man­da­ta­rio del país, que debe­ría estar comprometido
con la vida del pue­blo, eli­gió prio­ri­zar la economía.

¿Qué rol están jugan­do las FFAA en esta par­ti­cu­lar situación?

Las FFAA en Bra­sil tuvie­ron un papel fun­da­men­tal en la dictadura
cívi­co-ecle­siás­ti­co-mili­tar en Bra­sil y este gobierno se identifica
cla­ra­men­te con la ideo­lo­gía de la tor­tu­ra. Tal es así que el ído­lo del
pre­si­den­te Bol­so­na­roes el tor­tu­ra­dor Ustra, la per­so­na que tor­tu­ró nada
más y nada menos que a la ex Pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff. No hay mucho más
que decir por­que por sí solo, eso ya defi­ne la prin­ci­pal característica
de este gobierno. Las Fuer­zas Arma­das no están ponien­do el cuer­po en
las calles ayu­dan­do en el con­trol de la movi­li­dad, ni con­tro­lan­do las
fron­te­ras, ni tam­po­co están coope­ran­do en la logís­ti­ca, ni en los
hos­pi­ta­les. Bási­ca­men­te no están sien­do par­te de la lucha con­tra el
coronavirus.

Más allá de las medi­das ofi­cia­les ¿Cómo está hacien­do el pue­blo en gene­ral para sobre­lle­var esta situación?

En Para­ná los asen­ta­mien­tos y cam­pa­men­tos del Movi­mien­to de los
Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Terra (MST) se movi­li­za­ron y dona­ron 45
tone­la­das de ali­men­tos para hos­pi­ta­les, hoga­res de ancia­nos y familias
caren­tes. Tam­bién donó 500 tone­la­das de ali­men­tos a las víc­ti­mas de
Eldo­ra­do do Cara­jás en Pará. Y sigue donan­do pro­duc­tos agroecológicos
demos­tran­do que la cri­sis ali­men­ta­ria tie­ne solu­ción sin el agronegocio.

La Cen­tral Úni­ca de las Villas lan­zó una cam­pa­ña virtual
#Fave­la­Con­tra­OVí­rus para recau­dar dine­ro para ayu­dar a las villas con
ali­men­tos y pro­duc­tos de higie­ne. La Orga­ni­za­ción Redes da Maré, en el
Com­ple­jo da Maré, que es un con­jun­to de villas con 140 mil habi­tan­tes en
Río de Janei­ro, está colec­tan­do dona­cio­nes para dis­tri­buir entre los
habi­tan­tes de ese lugar. La Arti­cu­la­ción de los Pue­blos Indí­ge­nas de
Bra­sil tam­bién hicie­ron una cam­pa­ña vir­tual para recau­dar pla­ta y
dis­tri­buir entre los pue­blos indí­ge­nas ali­men­tos y artícu­los de higie­ne y
lim­pie­za. El MTST (Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Sin Techo) creó un
fon­do de emer­gen­cia para ayu­dar en la com­pra de ali­men­tos y de productos
de higie­ne para la pobla­ción sin techo de varios esta­dos brasileños.
Esos son algu­nos de los ejem­plos de la socie­dad civil y de los
movi­mien­tos socia­les que se están orga­ni­zan­do para ayu­dar a las
per­so­nas. Pero lo que pasa es que todo eso es muy poco en rela­ción a las
deman­das. Y tam­bién es impor­tan­te decir que en duran­te este gobierno,
aumen­tó muchí­si­mo el núme­ro de per­so­nas que vive en la calle, por lo que
tam­bién aumen­ta­ron las deman­das socia­les. El pue­blo sigue intentando
sobre­vi­vir y resis­tir por otras vías sin pasar por la ayu­da humanitaria
del gobierno.

¿Cuál es la acti­tud de los empresarios?

Para tener en cuen­ta de cómo la cosa cami­na el gru­po Havan, del
empre­sa­rio Luciano Hang, uno de los prin­ci­pa­les aplau­di­do­res de
Bol­so­na­ro, sus­pen­dió el con­tra­to de tra­ba­jo de 11 mil emplea­dos, la
mitad de todos los emplea­dos del gru­po. El sec­tor está más preocupado
por aho­rrar y no sen­tir el impac­to eco­nó­mi­co que man­te­ner los empleos
como for­ma de garan­ti­zar la sub­sis­ten­cia de sus emplea­dos. Esa es la
polí­ti­ca que Bol­so­na­ro pro­po­ne fle­xi­bi­li­zan­do las rela­cio­nes de tra­ba­jo y
favo­re­cien­do a los due­ños de las gran­des empre­sas por los trabajadores.
Por ahí sigue la mayo­ría de los empre­sa­rios, apo­yan­do el
des­en­ten­di­mien­to del asi lamien­to y pro­mo­vien­do el caos social con el
incum­pli­mien­to de los dere­chos del trabajador.

Del mis­mo modo, ¿Cómo están actuan­do los medios de comunicación?

En Bra­sil, los medios tra­di­cio­na­les siem­pre cum­plie­ron el papel de
des­in­for­mar y favo­re­cer así a sec­to­res con­cen­tra­dos de la socie­dad y a
otros sec­to­res eco­nó­mi­cos y reli­gio­sos. Son como par­ti­dos polí­ti­cos que
mani­pu­lan los datos de acuer­do con sus intere­ses y los intere­ses de sus
alia­dos y dis­tor­sio­nan la comu­ni­ca­ción. Los medios alter­na­ti­vos son los
que siem­pre die­ron una con­tri­bu­ción muy impor­tan­te para fre­nar las
noti­cias fal­sas, rom­per el cer­co mediá­ti­co, dise­mi­nar la ver­dad y para
que el pue­blo sepa de lo que real­men­te pasa en los bas­ti­do­res de la
polí­ti­ca que no lle­gan a cono­ci­mien­to público.

¿Cuá­les crees que serían las medi­das más urgen­tes que
debe­ría adop­tar el gobierno en este con­tex­to, enten­dien­do las
par­ti­cu­la­ri­da­des del país?

En este gobierno no se espe­ra nada dife­ren­te a lo que se ha visto
has­ta aho­ra. La sali­da es el for­ta­le­ci­mien­to de la sociedad.Los frentes
Bra­sil Popu­lar y el Pue­blo Sin Mie­do, jun­to a movi­mien­tos sociales,
popu­la­res y estu­dian­ti­les, cen­tra­les sin­di­ca­les, par­ti­dos políticos,
tra­di­cio­nes reli­gio­sas y enti­da­des de la socie­dad civil, fir­ma­ron un
docu­men­to ayer para el lan­za­mien­to de una pla­ta­for­ma de emer­gen­cia para
enfren­tar la pan­de­mia y la cri­sis brasileña.

La inten­ción de esa Cam­pa­ña es movi­li­zar al pue­blo para concientizar
sobre la bar­ba­rie que está atra­ve­san­do Bra­sil con este des­go­bierno y
pre­sen­tar pro­pues­tas para la sali­da a esa situa­ción insos­te­ni­ble. Con
esto se abrió una cuen­ta para las per­so­nas fir­men pidien­do la sali­da de
Bol­so­na­ro y su gobierno y en defen­sa de la vida. Pero tam­bién para
lla­mar a la pobla­ción para tener elec­cio­nes direc­tas, pero den­tro de la
ley, con trans­pa­ren­cia y sin cam­pa­ñas de noti­cias fal­sas y elec­cio­nes
manipuladas.

Tam­bién como una acción de resis­ten­cia y ayu­da, el neu­ro­cien­tí­fi­co e
inves­ti­ga­dor Miguel Nico­le­lis creó un Pro­yec­to lla­ma­do Man­da­ca­ru (una
espe­cie de cac­tus que da flor pero en pleno ser­tão de Bra­sil), una red
volun­ta­ria y soli­da­ria para pro­po­ner accio­nes cien­tí­fi­cas en
con­tra­po­si­ción a la oscu­ri­dad y el nega­cio­nis­mo de la cien­cia en Brasil.
Ese pro­yec­to está vin­cu­la­do al Comi­té Cien­tí­fi­co del Nor­des­te para el
enfren­ta­mien­to del COVID-19, don­de Nico­le­lis es uno de los
coor­di­na­do­res. Ese comi­té
está vin­cu­la­do al Con­sor­cio Nor­des­te, que es una ini­cia­ti­va con­jun­ta de
los gober­na­do­res, para pro­po­ner accio­nes en diver­sas áreas, pero ahora
fun­da­men­tal­men­te para con­tro­lar la pandemia.

El canal de You­tu­be del Par­ti­do de los Trabajadores
está hacien­do entre­vis­tas con par­la­men­ta­rios y per­so­nas del medio
aca­dé­mi­co y cien­tí­fi­co, reunio­nes y ple­na­rias, para dar al pue­blo una
alter­na­ti­va comu­ni­ca­cio­nal, pero tam­bién de for­ma­ción polí­ti­ca. Los
cana­les Rede TVT, Bra­sil de Fato, Fun­da­ción Per­seu Abra­mo, Movi­mien­to Sin Tie­rra,
y otros tan­tos bue­ní­si­mos cana­les com­pro­me­ti­dos en hacer una
comu­ni­ca­ción trans­pa­ren­te y fiel a los hechos de la his­to­ria, son
ejem­plos que hacen que la espe­ran­za no mue­ra y que vidas pue­dan ser
sal­va­das a tra­vés de la soli­da­ri­dad, el com­pro­mi­so con la demo­cra­cia y
el esta­do de dere­cho. Pero tam­bién la cons­truc­ción de un Bra­sil más
jus­to, menos des­igual e inclusivo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *