Chi­le. El rol de Gran Bre­ta­ña en la repre­sión poli­cial: orga­ni­za­cio­nes piden al gobierno inglés dete­ner expor­ta­ción de armas

Clau­dia Car­va­jal G. /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​16 de abril de 2020

En los últi­mos doce meses, Gran Bre­ta­ña ha ven­di­do al gobierno chi­leno apro­xi­ma­da­men­te cien millo­nes de dóla­res en arma­men­to de con­trol de masas. Estu­dian­tes chi­le­nos que viven en todo el Rei­no Uni­do se unie­ron para expre­sar su preo­cu­pa­ción y exi­gir el gobierno bri­tá­ni­co que cese las exportaciones.

En la actua­li­dad, el Rei­no Uni­do es uno de los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res de arma­men­to mili­tar y poli­cial, par­ti­cu­lar­men­te aque­llas usa­das para el con­trol de masas: gas lacri­mó­geno, cilin­dros de gas CS, bom­bas de humo y equivalentes.

Des­de 2008 Gran Bre­ta­ña ha ven­di­do en armas a Chi­le el equi­va­len­te a 200 millo­nes de dóla­res o 164 millo­nes de libras. De ese mon­to, la mitad corres­pon­de a las expor­ta­cio­nes ocu­rri­das en los últi­mos doce meses.

En junio de 2018 el país euro­peo apro­bó una licen­cia abier­ta para ven­ta de armas a Chi­le, esto sig­ni­fi­ca que empre­sas bri­tá­ni­cas inde­ter­mi­na­das pue­den ven­der todo tipo de equi­pa­mien­to para con­trol de pro­tes­tas y de masas, es decir, no se requie­re una auto­ri­za­ción espe­cí­fi­ca para cada expor­ta­ción de este tipo. Ade­más, tam­po­co hay lími­tes en cuan­to a can­ti­dad, ni es nece­sa­rio infor­mar cuán­to del equi­pa­mien­to ven­di­do ya fue entre­ga­do al país comprador.

En mar­zo recién pasa­do, Byli­ne Times, medio bri­tá­ni­co inde­pen­dien­te requi­rió infor­ma­ción sobre la ven­ta de este tipo de armas y muni­cio­nes a paí­ses que hayan sido denun­cia­dos por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos al Depar­ta­men­to de Comer­cio Inter­na­cio­nal de ese país. Tal repar­ti­ción guber­na­men­tal seña­ló bre­ve­men­te que el Gobierno “toma muy seria­men­te su res­pon­sa­bi­li­dad en las expor­ta­cio­nes y eva­lúa todas las licen­cias de expor­ta­ción de acuer­do a estric­tos cri­te­rios. No emi­ti­re­mos nin­gu­na licen­cia de expor­ta­ción que no cum­pla tales cri­te­rios, inclu­yen­do aque­llos que con­si­de­ran la exis­ten­cia de un cla­ro ries­go de que pue­dan ser uti­li­za­dos para la repre­sión interna “.

PROTESTS-IN-CHILE-scaled-910x0-c-default

Las pro­tes­tas en Chi­le des­de octu­bre de 2019 fue­ron fuer­te­men­te repri­mi­das por Cara­bi­ne­ros. Gases lacri­mó­ge­nos, bom­bas de humo y per­di­go­nes se uti­li­za­ron con­tra los mani­fes­tan­tes, lle­van­do nues­tro país al cen­tro de la preo­cu­pa­ción de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos en el mun­do. En enero de este año, un gru­po de chi­le­nos resi­den­tes en todo el Rei­no Uni­do diri­gie­ron una car­ta abier­ta al Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res Bri­tá­ni­co, Domi­nic Raab, hacien­do un lla­ma­do urgen­te al gobierno de ese país a tomar accio­nes en orden a pro­te­ger la demo­cra­cia y los Dere­chos Huma­nos en Chile.

Die­go Rates, estu­dian­te de doc­to­ra­do y Vice­pre­si­den­te de la Socie­dad Chi­le­na en la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go fue uno de los repre­sen­tan­tes de las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes[i] que sus­cri­bie­ron la misi­va, expli­ca a nues­tro medio las razo­nes de la solicitud.

“Lue­go del esta­lli­do y la repre­sión des­pués del 18 de octu­bre, reci­bi­mos una olea­da de videos, imá­ge­nes y tes­ti­mo­nios de gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos. Acá comen­za­mos a reco­lec­tar infor­ma­ción y pedi­mos a par­la­men­ta­rios que se soli­ci­ta­ra al gobierno bri­tá­ni­co la con­de­na públi­ca a las vio­la­cio­nes a los DD.HH. come­ti­das por agen­tes del Esta­do en Chi­le y tomar medi­das diplo­má­ti­cas para evi­tar futu­ras nue­vas trans­gre­sio­nes. Par­la­men­ta­rios de varios par­ti­dos, excep­to el con­ser­va­dor que gobier­na actual­men­te en Rei­no Uni­do, levan­ta­ron una moción en el Par­la­men­to res­pec­to de lo que esta­ba suce­dien­do en Chi­le”, expli­ca Rates.

La car­ta de las orga­ni­za­cio­nes de chi­le­nos, sin filia­ción polí­ti­ca, tam­bién pedía que el gobierno bri­tá­ni­co toma­ra accio­nes simi­la­res a las toma­das con las pro­tes­tas en Hong Kong, esto es, la sus­pen­sión de las licen­cias de expor­ta­ción de los equi­pos de con­trol de masas. A la vez, se soli­ci­tó el moni­to­rear futu­ras vio­la­cio­nes a los DD.HH en Chi­le para eva­luar tomar mayo­res medi­das en aras de la defen­sa de la demo­cra­cia y los DD.HH.

La res­pues­ta demo­ró y se hizo a tra­vés de la Ofi­ci­na de Asun­tos Extran­je­ros, depar­ta­men­to para Lati­noa­mé­ri­ca. En el tex­to seña­lan que el gobierno bri­tá­ni­co efec­ti­va­men­te se encuen­tra obser­van­do la situa­ción de Dere­chos Huma­nos en Chi­le, sin embar­go, dese­chan la soli­ci­tud de can­ce­lar las licen­cias de expor­ta­ción de armas de con­trol de masas, seña­lan­do que este tipo de deci­sio­nes se toman sobre la base de cri­te­rios estandarizados.

Respuesta FCO

“Tam­bién se nos con­fir­mó con­tac­tos entre repre­sen­tan­tes del gobierno chi­leno y la emba­ja­da bri­tá­ni­ca en San­tia­go, en los que un ‘alto repre­sen­tan­te chi­leno’ había pro­me­ti­do el emba­ja­dor bri­tá­ni­co que las auto­ri­da­des chi­le­nas se ase­gu­ra­rían que no hubie­se más vio­la­cio­nes a los DD.HH. en el futu­ro” aña­de Die­go Rates.

Del mis­mo modo se refi­rió el emba­ja­dor bri­tá­ni­co en Chi­le, Jamie Bow­den, cuan­do, con­tac­ta­do por Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le, se le soli­ci­tó un pro­nun­cia­mien­to sobre el rol que ha juga­do su país en la obser­va­ción y defen­sa de los dere­chos huma­nos en Chile.

Hemos expre­sa­do nues­tra preo­cu­pa­ción sobre las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos por par­te de las fuer­zas de segu­ri­dad, direc­ta­men­te con el gobierno chi­leno. Aco­ge­mos favo­ra­ble­men­te su acuer­do para imple­men­tar las reco­men­da­cio­nes hechas por el Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos Huma­nos y Human Rights Watch”.

Sin embar­go, según datos del INDH entre enero y mar­zo, las accio­nes judi­cia­les de este orga­nis­mo por vul­ne­ra­cio­nes a los dere­chos huma­nos aumen­ta­ron en 250, mien­tras que el núme­ro de dete­ni­dos subió en 1844 per­so­nas. Todo ello des­pués de la pro­me­sa del alto per­so­ne­ro del Gobierno, aún no iden­ti­fi­ca­do, al emba­ja­dor británico.

01.31-accionesjudiciales
INDH-PLANTILLA-POST-ACCIONES-JUDICIALES-19-MARZO-2020-1

Recu­pe­rar el terreno perdido

Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Human Rights Watch y la ONU han lla­ma­do la aten­ción sobre la extre­ma vio­len­cia y repre­sión de la poli­cía chi­le­na duran­te las pro­tes­tas que se pro­lon­ga­ron des­de octu­bre de 2019 a prin­ci­pios de mar­zo de 2020.

Lue­go de cada vier­nes, en las calles, par­ti­cu­lar­men­te las que rodean la lla­ma­da zona cero, era posi­ble ver bom­bas lacri­mó­ge­nas uti­li­za­das con­tra los mani­fes­tan­tes, vai­nas y cas­qui­llos de per­di­go­nes y múl­ti­ples latas de gas lacri­mó­geno, que daban cuen­ta de un uso indis­cri­mi­na­do de estas armas de con­trol de masas por par­te de la poli­cía. Los pro­vee­do­res prin­ci­pa­les de este tipo de equi­pa­mien­to poli­cial son Esta­dos Uni­dos y Gran Bretaña.

La pro­fe­so­ra Gra­ce Livings­to­ne del Cen­tro de Estu­dios Lati­no­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge expli­ca que Chi­le y el Rei­no Uni­do tie­nen una lar­ga rela­ción comer­cial y, en ella, un pun­to cen­tral es jus­ta­men­te la com­pra de mate­rial disua­si­vo o de con­trol de masas para la policía.

Grace Livingstone

Gra­ce Livingstone

“Duran­te la admi­nis­tra­ción That­cher, el Rei­no Uni­do tuvo una rela­ción muy cer­ca­na con el régi­men de Pino­chet, par­ti­cu­lar­men­te en el ámbi­to mili­tar. Gran Bre­ta­ña ven­dió todo tipo de armas que se usa­ron para la repre­sión inter­na en un perio­do en que miles de per­so­nas fue­ron des­apa­re­ci­das. Es impe­ra­ti­vo que el Rei­no Uni­do no come­ta los mis­mos erro­res del pasa­do, así es que no debe­ría estar ven­dien­do armas a un gobierno que está repri­mien­do pro­tes­tas pací­fi­cas”, expli­ca la aca­dé­mi­ca y auto­ra de “Bri­tain and the Dic­ta­torships of Argen­ti­na and Chi­le, 1973 – 82″.

Para Livings­to­ne es muy impor­tan­te que las orga­ni­za­cio­nes y gru­pos de defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en el Rei­no Uni­do pon­gan pre­sión al gobierno bri­tá­ni­co y lo inter­pe­len a dete­ner la ven­ta de equi­pos que pue­dan usar­se para la repre­sión inter­na en Chi­le, tal como lo hizo con Hong Kong.

Con­sul­ta­da de las razo­nes de Gran Bre­ta­ña para actuar dife­ren­te en ambos casos, la pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge expli­ca que esto tam­bién tie­ne que ver con los regis­tros his­tó­ri­cos. “En la déca­da del 70, Rei­no Uni­do fue el segun­do pro­vee­dor más gran­de de armas hacia Lati­noa­mé­ri­ca solo supe­ra­do por los Esta­dos Uni­dos, de hecho en esa épo­ca, ven­die­ron un cuar­to de todas las armas en Lati­noa­mé­ri­ca. Sin embar­go, en años más recien­tes, esa cuo­ta de ven­tas ha baja­do y actual­men­te es el noveno pro­vee­dor de armas para los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, así es que Gran Bre­ta­ña está muy intere­sa­do en aumen­tar su par­ti­ci­pa­ción en ese mer­ca­do por­que la indus­tria arma­da es extre­ma­da­men­te impor­tan­te para este país. Bus­ca ampliar su par­ti­ci­pa­ción y recu­pe­rar ese mer­ca­do perdido”.

margaret-pinochet-482x220

Res­pec­to de si esa nece­si­dad de ampliar el mer­ca­do es aho­ra mayor debi­do al Bre­xit, Gra­ce Livings­to­ne res­pon­de afir­ma­ti­va­men­te. “Es aún más nece­sa­rio el encon­trar nue­vos mer­ca­dos, por eso se aumen­ta­ron las ven­tas a Chi­le, sin con­si­de­rar cómo se van a usar estas armas, pese a que el Gobierno ase­gu­re estar moni­to­rean­do la situa­ción de dere­chos huma­nos. Has­ta el momen­to no hay nin­gún tipo de con­di­cio­nan­te para efec­tuar esas ventas”.

A lo que se refie­re la exper­ta en rela­cio­nes bri­tá­ni­cas con Chi­le y Argen­ti­na es que Gran Bre­ta­ña, para expor­tar arma­men­to y equi­pos de con­trol poli­cial, debe res­pe­tar un lími­te: que las armas no se usen como con­trol repre­si­vo con­tra la población.

Pese a lo ante­rior, res­pec­to de Chi­le no hay reglas cla­ras. El gobierno del Rei­no Uni­do ofi­cial­men­te reite­ra su com­pro­mi­so con el moni­to­reo de las posi­bles vio­la­cio­nes los dere­chos huma­nos, pero man­tie­ne una licen­cia de ven­ta y pres­ta ase­so­ría a la poli­cía chi­le­na. Es un asun­to en sus­pen­so para ambas nacio­nes mien­tras cada una resuel­ve la urgen­cia sani­ta­ria que les ha plan­tea­do la pan­de­mia de coronavirus.

[i] Chi­lean Society, Uni­ver­sity of Oxford; Chi­lean Society, Uni­ver­sity of Edinburgh;Chilean Society, King’s Colle­ge London;Chilean Society, Lon­don School of Economics;Chilean Society, Golds­miths Uni­ver­sity of Lon­don; Chi­lean Society, Uni­ver­sity Colle­ge Lon­don y Orga­ni­sa­tions of Chi­lean stu­dents and resi­dents in the UK: Assembly Chi­leans in Bris­tol, Chi­lean com­mu­nity in Glas­gow, Assembly of Chi­leans in Man­ches­ter, Assembly Chi­leans in Lon­don, Chi­lean Soli­da­rity Net­work (UK)

Radio UChi­le*


Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *