Con­fi­na­dos

Des­kar­gak /​Des­car­gas (167 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

Según las esti­ma­cio­nes de la AFP, unos 1.700 millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do están bajo algún tipo de con­fi­na­mien­to como resul­ta­do del coro­na­vi­rus. Eso es casi una cuar­ta par­te de la pobla­ción mun­dial. La eco­no­mía mun­dial no ha vis­to nun­ca nada pare­ci­do.

Casi todas las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas para el PIB mun­dial en 2020 son de una con­trac­ción del 1 – 3%, tan malas, si no peo­res, que en la Gran Rece­sión de 2008 – 2009. ¡Y las pre­vi­sio­nes para las prin­ci­pa­les eco­no­mías para este tri­mes­tre que fina­li­za esta sema­na y el pró­xi­mo tri­mes­tre están lle­gan­do a una caí­da anua­li­za­da de entre 20 – 50%! Los indi­ca­do­res de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca (lla­ma­dos PMI), que son encues­tas de opi­nio­nes a las empre­sas sobre lo que están hacien­do, están regis­tran­do míni­mos de con­trac­ción his­tó­ri­cos para mar­zo.

Todo esto se debe al cie­rre de empre­sas a nivel mun­dial y al con­fi­na­mien­to de los tra­ba­ja­do­res en sus hoga­res. ¿Se podrían haber evi­ta­do los con­fi­na­mien­tos para que este drás­ti­co «shock de ofer­ta» no hubie­ra sido nece­sa­rio para hacer fren­te a la pan­de­mia? Creo que pro­ba­ble­men­te sí. Si los gobier­nos hubie­ran actua­do de inme­dia­to con las medi­das correc­tas cuan­do apa­re­ció el COVID-19 por pri­me­ra vez, los con­fi­na­mien­tos podrían qui­zás haber­se evi­ta­do.

¿Cuá­les eran estas medi­das correc­tas? Lo que sabe­mos aho­ra es que todas las per­so­nas mayo­res de 70 años y/​o con afec­cio­nes médi­cas debe­rían haber­se auto­ais­la­do. Debe­rían haber­se hecho prue­bas masi­vas a todos regu­lar­men­te y pues­to en cua­ren­te­na a cual­quier per­so­na infec­ta­da duran­te dos sema­nas. Si esto se hubie­ra hecho des­de el prin­ci­pio, habría habi­do menos muer­tes, hos­pi­ta­li­za­cio­nes y un con­trol más rápi­do del virus. Por lo tan­to, los con­fi­na­mien­tos pro­ba­ble­men­te podrían haber­se evi­ta­do.

Pero no se hicie­ron prue­bas, ni se ais­ló al prin­ci­pio en Chi­na. Se negó y se encu­brió el ries­go del virus. Para cuan­do las auto­ri­da­des chi­nas actua­ron ade­cua­da­men­te con las prue­bas y el ais­la­mien­to, Wuhan esta­ba con­ta­mi­na­do por com­ple­to y se tuvo que apli­car el con­fi­na­mien­to.

Los chi­nos al menos tenían la excu­sa de que se tra­ta­ba de un nue­vo virus des­co­no­ci­do para los huma­nos y su nivel de infec­ción, pro­pa­ga­ción y mor­ta­li­dad no se cono­cía antes. Pero no hay excu­sas para los gobier­nos en las prin­ci­pa­les eco­no­mías capi­ta­lis­tas. Tuvie­ron tiem­po para pre­pa­rar­se y actuar. Ita­lia tar­dó dema­sia­do en apli­car las prue­bas y el ais­la­mien­to, de modo que el con­fi­na­mien­to allí tuvo lugar des­pués de que el virus se hubie­ra dis­pa­ra­do. Su sis­te­ma de salud aho­ra está des­bor­da­do y ape­nas pue­de hacer fren­te.

Hubo algu­nos paí­ses que apli­ca­ron prue­bas masi­vas y un ais­la­mien­to efec­ti­vo. Corea del Sur hizo ambas cosas y Japón, don­de el 90% de la pobla­ción usa­ba más­ca­ras y guan­tes y se lava­ba, pare­ce haber fre­na­do el impac­to de la pan­de­mia a tra­vés del auto-ais­la­mien­to efec­ti­vo sin lle­gar al con­fi­na­mien­to.

Del mis­mo modo, en un peque­ño pue­blo ita­liano en medio de la pan­de­mia, Vo Euga­neo, que en reali­dad tuvo la pri­me­ra muer­te por virus de Ita­lia, hicie­ron prue­bas a los 3.000 resi­den­tes y pusie­ron en cua­ren­te­na al 3% afec­ta­do, aun­que la mayo­ría no tenía sín­to­mas. A tra­vés del ais­la­mien­to y la cua­ren­te­na, el encie­rro allí duró solo dos sema­nas.

En el otro extre­mo, el Rei­no Uni­do y los Esta­dos Uni­dos han tar­da­do dema­sia­do tiem­po en aumen­tar el nume­ro de prue­bas (que toda­vía es inade­cua­do) y hacer que las per­so­nas vul­ne­ra­bles se auto­ais­la­sen. En los Esta­dos Uni­dos, el gobierno fede­ral toda­vía se resis­te a un con­fi­na­mien­to gene­ral esta­tal.

¿Por qué los gobier­nos del G7 y otros no actua­ron? Como expli­ca Mike Davis, la razón prin­ci­pal ha sido que los sis­te­mas de salud de las prin­ci­pa­les eco­no­mías no esta­ban pre­pa­ra­dos para actuar. En los últi­mos 30 años, los sis­te­mas de salud públi­ca en Euro­pa han sido diez­ma­dos y pri­va­ti­za­dos. En los Esta­dos Uni­dos, el sec­tor pri­va­do domi­nan­te ha redu­ci­do los ser­vi­cios para aumen­tar las ganan­cias. Según la Aso­cia­ción Esta­dou­ni­den­se de Hos­pi­ta­les, el núme­ro de camas de hos­pi­ta­les dis­mi­nu­yó un extra­or­di­na­rio 39% entre 1981 y 1999. El obje­ti­vo era aumen­tar las ganan­cias al aumen­tar el «cen­so» (el núme­ro de camas ocu­pa­das). Pero el obje­ti­vo de la geren­cia de una ocu­pa­ción del 90% sig­ni­fi­ca­ba que los hos­pi­ta­les ya no tenían la capa­ci­dad de absor­ber la afluen­cia de pacien­tes duran­te epi­de­mias y emer­gen­cias médi­cas.

Como resul­ta­do, solo hay 45.000 camas de UCI dis­po­ni­bles para lidiar con la inun­da­ción pro­yec­ta­da de casos gra­ves y crí­ti­cos de coro­na­vi­rus. (En com­pa­ra­ción, los sur­co­rea­nos tie­nen más de tres veces más camas dis­po­ni­bles por cada mil per­so­nas que los esta­dou­ni­den­ses.) Según una inves­ti­ga­ción de USA Today, «solo ocho esta­dos ten­drían sufi­cien­tes camas de hos­pi­tal para tra­tar a 1 millón de esta­dou­ni­den­ses de 60 años o más que podrían enfer­mar con COVID-19».

Los depar­ta­men­tos de salud loca­les y esta­ta­les tie­nen un 25% menos de per­so­nal hoy que antes del Lunes Negro hace 12 años. Duran­te la últi­ma déca­da, ade­más, el pre­su­pues­to de los CDC ha caí­do un 10% en tér­mi­nos reales. Bajo Trump, los défi­cits fis­ca­les solo se han exa­cer­ba­do. El New York Times infor­mó recien­te­men­te que «el 21 por cien­to de los depar­ta­men­tos de salud loca­les noti­fi­ca­ron reduc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias para el año fis­cal 2017». Trump tam­bién cerró la Ofi­ci­na de Pan­de­mias de la Casa Blan­ca, un depar­ta­men­to crea­do por Oba­ma des­pués del bro­te de ébo­la de 2014 para garan­ti­zar una res­pues­ta nacio­nal rápi­da y bien coor­di­na­da a las nue­vas epi­de­mias.

La indus­tria de resi­den­cias de ancia­nos con fines de lucro, que alma­ce­na 1,5 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses de edad avan­za­da, es alta­men­te com­pe­ti­ti­va y se basa en sala­rios bajos, fal­ta de per­so­nal y reduc­ción ile­gal de cos­tes. Dece­nas de miles de per­so­nas mue­ren cada año por la negli­gen­cia de los cen­tros de aten­ción a lar­go pla­zo de los pro­ce­di­mien­tos bási­cos de con­trol de infec­cio­nes y por el fra­ca­so de los gobier­nos en hacer res­pon­sa­ble a la admi­nis­tra­ción de los cen­tros, por lo que solo pue­de des­cri­bir­se como homi­ci­dio deli­be­ra­do. Muchas de estas resi­den­cias encuen­tran más bara­to pagar las mul­tas por vio­la­cio­nes sani­ta­rias que con­tra­tar per­so­nal adi­cio­nal y for­mar­lo ade­cua­da­men­te.

El Life Care Cen­ter, una resi­den­cia de ancia­nos en el subur­bio de Kir­kland en Seattle, es «uno de los peor aten­di­dos en el esta­do» y todo el sis­te­ma de resi­den­cias de ancia­nos del esta­do de Washing­ton «es el que cuen­ta con menos pre­su­pues­to del país: un absur­do oasis de sufri­mien­to y aus­te­ri­dad en un mar de dine­ro tec­no­ló­gi­co» (Orga­ni­za­dor sin­di­cal dixit). Los fun­cio­na­rios de salud públi­ca pasa­ron por alto el fac­tor cru­cial que expli­ca la rápi­da trans­mi­sión de la enfer­me­dad des­de el Life Care Cen­ter a otras nue­ve resi­den­cias de ancia­nos cer­ca­nas: «Los tra­ba­ja­do­res de resi­den­cias de ancia­nos en el mer­ca­do de alqui­ler más caro de Esta­dos Uni­dos tie­nen que tener por lo gene­ral varios tra­ba­jos, en dis­tin­tas resi­den­cias de ancia­nos». Las auto­ri­da­des no pudie­ron encon­trar los nom­bres ni ubi­car estos segun­dos tra­ba­jos y, por lo tan­to, per­die­ron todo el con­trol sobre la pro­pa­ga­ción de COVID-19.

Ade­más está la gran indus­tria far­ma­céu­ti­ca, que rea­li­za poca inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de nue­vos anti­bió­ti­cos y anti­vi­ra­les. De las 18 com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas más gran­des de Esta­dos Uni­dos, 15 han aban­do­na­do total­men­te el cam­po. Los medi­ca­men­tos car­dio­ló­gi­cos, los tran­qui­li­zan­tes adic­ti­vos y los tra­ta­mien­tos para la impo­ten­cia mas­cu­li­na son los que gene­ran mayo­res bene­fi­cios, no los tra­ta­mien­tos con­tra las infec­cio­nes hos­pi­ta­la­rias, las enfer­me­da­des emer­gen­tes y los ase­si­nos tro­pi­ca­les tra­di­cio­na­les. Una vacu­na uni­ver­sal con­tra la gri­pe, es decir, una vacu­na que se diri­ge con­tra las par­tes inmu­ta­bles de las pro­teí­nas de la super­fi­cie del virus, ha sido posi­ble des­de hace déca­das, pero nun­ca se con­si­de­ró lo sufi­cien­te­men­te ren­ta­ble como para ser una prio­ri­dad.

He argu­men­ta­do en artícu­los ante­rio­res que el COVID-19 no ha apa­re­ci­do de la nada. Dichas pan­de­mias han sido pro­nos­ti­ca­das con anti­ci­pa­ción por los epi­de­mió­lo­gos, pero no se hizo nada por­que cues­ta dine­ro. Aho­ra va a cos­tar mucho más.

La cri­sis mun­dial ya está aquí. Pero, ¿cuán­to tiem­po dura­rá y cómo será de inten­sa? La mayo­ría de los pro­nós­ti­cos hablan de una caí­da cor­ta y agu­da segui­da de una recu­pe­ra­ción rápi­da. ¿Será así? Depen­de de la rapi­dez con la que se pue­da con­tro­lar y derro­tar la pan­de­mia, al menos este año. El 8 de abril se levan­ta­rá el con­fi­na­mien­to en Wuhan ya que no hay nue­vos casos. Des­de la apa­ri­ción del virus en enero, habrán pasa­do unos tres meses, con un con­fi­na­mien­to de más de dos meses. Tam­bién pare­ce que pue­de haber­se alcan­za­do el pico de la pan­de­mia en Ita­lia, que ha esta­do en pleno con­fi­na­mien­to duran­te solo dos sema­nas. Qui­zás se pue­da levan­tar en otro mes o dos. Pero otros paí­ses como el Rei­no Uni­do aca­ban de ini­ciar la fase de con­fi­na­mien­to, y otros paí­ses aún enfren­tan un cre­ci­mien­to expo­nen­cial de casos que pue­den reque­rir con­fi­na­mien­tos.

Por lo tan­to, pare­ce poco pro­ba­ble que el shock de ofer­ta glo­bal ter­mi­ne antes de junio, pro­ba­ble­men­te mucho más tar­de. Por supues­to, el colap­so de la pro­duc­ción podría rever­tir­se antes si los gobier­nos deci­den apli­car con­fi­na­mien­tos o levan­tar­los antes. La admi­nis­tra­ción Trump ya está insi­nuan­do levan­tar los con­fi­na­mien­tos en los pró­xi­mos 15 días «para poner en mar­cha la eco­no­mía» (a expen­sas de más muer­tes, etc.); pero muchos gober­na­do­res esta­ta­les pue­den no estar de acuer­do.

Inclu­so si las eco­no­mías se recu­pe­ran en la segun­da mitad de 2020 a medi­da que fina­li­zan los con­fi­na­mien­tos, segui­rá habien­do una depre­sión mun­dial. Y es una vana espe­ran­za que la recu­pe­ra­ción sea rápi­da y fuer­te en la segun­da mitad de este año. Hay dos razo­nes para dudar de eso. Pri­me­ro, la eco­no­mía glo­bal ya esta­ba entran­do en rece­sión antes de la pan­de­mia. Japón esta­ba en rece­sión, la zona euro esta­ba cer­ca e inclu­so el cre­ci­mien­to de Esta­dos Uni­dos se había des­ace­le­ra­do a menos del 2% anual.

Y muchas gran­des eco­no­mías emer­gen­tes, como Méxi­co, Argen­ti­na y Sudá­fri­ca, ya se esta­ban con­tra­yen­do. De hecho, el capi­tal huía del sur glo­bal hacia el nor­te, un pro­ce­so que aho­ra se ha ace­le­ra­do con la pan­de­mia a nive­les récord. Con el colap­so de los pre­cios de la ener­gía y los meta­les indus­tria­les, muchas eco­no­mías emer­gen­tes basa­das en pro­duc­tos bási­cos (Bra­sil, Rusia, Ara­bia Sau­dí, Indo­ne­sia, Ecua­dor, etc.) enfren­tan una gran caí­da en los ingre­sos por expor­ta­cio­nes. Y esta vez, a dife­ren­cia de 2008, Chi­na no vol­ve­rá rápi­da­men­te a sus vie­jos nive­les de inver­sión, pro­duc­ción y comer­cio (espe­cial­men­te en la medi­da que los aran­ce­les de la gue­rra comer­cial con los Esta­dos Uni­dos per­ma­ne­cen vigen­tes). Para todo el año, el cre­ci­mien­to del PIB real de Chi­na podría ser tan bajo como el 2%, en com­pa­ra­ción con más del 6% del año pasa­do.

En segun­do lugar, los mer­ca­dos bur­sá­ti­les están recu­pe­rán­do­se debi­do a las recien­tes inyec­cio­nes de cré­di­to de la Fed y las enor­mes medi­das fis­ca­les del Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos. Pero esta depre­sión no será evi­ta­da por la gene­ro­si­dad del ban­co cen­tral o los paque­tes fis­ca­les que se pla­ni­fi­can. Una vez que comien­za una depre­sión, los ingre­sos colap­san y el des­em­pleo aumen­ta rápi­da­men­te. Eso tie­ne un efec­to en cas­ca­da o de mul­ti­pli­ca­dor a tra­vés de la eco­no­mía, par­ti­cu­lar­men­te para las com­pa­ñías no finan­cie­ras en el sec­tor capi­ta­lis­ta. Esto con­du­ci­rá a una secuen­cia de quie­bras y cie­rres.

Y los balan­ces cor­po­ra­ti­vos son peli­gro­sa­men­te frá­gi­les. En las prin­ci­pa­les eco­no­mías, ha aumen­ta­do la preo­cu­pa­ción sobre el aumen­to de la deu­da cor­po­ra­ti­va. En los Esta­dos Uni­dos, en el con­tex­to de acce­so duran­te déca­das al dine­ro bara­to, las cor­po­ra­cio­nes no finan­cie­ras han vis­to su deu­da aumen­tar más del doble, de 3,2 billo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses en 2007 a 6,6 billo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses en 2019.

Un artícu­lo recien­te de Joseph Bai­nes y Sandy Brian Hager lo reve­la todo. Duran­te déca­das, el sec­tor capi­ta­lis­ta ha pasa­do de inver­tir en acti­vos pro­duc­ti­vos a inver­tir en acti­vos finan­cie­ros, o «capi­tal fic­ti­cio», como lo lla­mó Marx. La recom­pra de accio­nes y el pago de divi­den­dos a los accio­nis­tas han esta­do al orden del día, en lugar de rein­ver­tir las ganan­cias en nue­vas tec­no­lo­gías para impul­sar la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral. Esto se apli­ca par­ti­cu­lar­men­te a las gran­des empre­sas esta­dou­ni­den­ses.

Por ejem­plo, las gran­des empre­sas han redu­ci­do los gas­tos de capi­tal como par­te de los ingre­sos des­de la déca­da de 1980. Curio­sa­men­te, las empre­sas más peque­ñas se dedi­ca­ron menos a la «inge­nie­ría finan­cie­ra» y con­ti­nua­ron aumen­tan­do su inver­sión. Pero recuer­de que la mayor par­te de la inver­sión pro­vie­ne de las gran­des empre­sas.

La gran fran­ja de peque­ñas empre­sas esta­dou­ni­den­ses está con pro­ble­mas. Sus már­ge­nes de bene­fi­cio han esta­do cayen­do. Como resul­ta­do, la ren­ta­bi­li­dad gene­ral del capi­tal en Esta­dos Uni­dos ha dis­mi­nui­do, espe­cial­men­te des­de fina­les de los años noven­ta. Bai­nes y Hager argu­men­tan que «la diná­mi­ca del capi­ta­lis­mo de accio­nis­tas ha lle­va­do a las empre­sas en los nive­les más bajos de la jerar­quía cor­po­ra­ti­va de los Esta­dos Uni­dos a una situa­ción de difi­cul­ta­des finan­cie­ras». Como resul­ta­do, la deu­da cor­po­ra­ti­va ha aumen­ta­do, no solo en tér­mi­nos abso­lu­tos en dóla­res, sino tam­bién en rela­ción con los ingre­sos, en par­ti­cu­lar para las empre­sas más peque­ñas.

Has­ta aho­ra ha sido posi­ble por­que el inte­rés de la deu­da cor­po­ra­ti­va ha dis­mi­nui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, man­te­nien­do bajos los cos­tes de ser­vi­cio de la deu­da. Aun así, las empre­sas más peque­ñas están pagan­do intere­ses a un nivel mucho más alto que las gran­des empre­sas. Des­de la déca­da de 1990, sus cos­tes de ser­vi­cio de la deu­da han sido más o menos esta­bles, pero son casi el doble que las de las empre­sas del diez por cien­to más alto.

Pero los días del cré­di­to bara­to podrían haber ter­mi­na­do, a pesar del inten­to deses­pe­ra­do de la Fed de man­te­ner bajos los cos­tes de los prés­ta­mos. Los ren­di­mien­tos de la deu­da cor­po­ra­ti­va se han dis­pa­ra­do duran­te esta cri­sis pan­dé­mi­ca. Una ola de impa­gos de deu­da está aho­ra en la agen­da. Eso podría «pro­vo­car ondas de cho­que a tra­vés de los mer­ca­dos finan­cie­ros que ya están ner­vio­sos, pro­por­cio­nan­do un cata­li­za­dor para un colap­so más amplio».

Inclu­so si los con­fi­na­mien­tos duran solo pocos meses has­ta el verano, esa con­trac­ción podría pro­vo­car la quie­bra de cien­tos de peque­ñas empre­sas e inclu­so de algu­nos peces gran­des. La idea de que las prin­ci­pa­les eco­no­mías pue­den tener una recu­pe­ra­ción en for­ma de V pare­ce mucho menos pro­ba­ble que una en for­ma de L.

Michael Roberts

24 de mar­zo de 2020 Fuen­te: https://​the​nex​tre​ces​sion​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​3​/​2​4​/​l​o​c​k​d​o​wn/

Traducción:G. Bus­ter

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *