La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de Marx a Lenin

Des­kar­gak /​Des­car­gas (809 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de Marx a LeninDes­car­gar 
[PDF] [A5] La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de Marx a LeninDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de Marx a LeninDes­car­gar 
[EPUB] La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de Marx a LeninDes­car­gar 
[mobi] La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de Marx a LeninDes­car­gar 
Ponen­cia pre­sen­ta­da en el taller «Lenin en 1917. De las Tesis de abril a El Esta­do y la Revo­lu­ción», rea­li­za­do en el Ins­ti­tu­to Cubano de Inves­ti­ga­ción Cul­tu­ral Juan Mari­ne­llo entre los días 20 y 21 de abril de 2016. Toma­do de Y sere­mos millo­nes. Memo­rias del taller «Lenin en 1917. De las Tesis de abril a El Esta­do y la Revo­lu­ción», ICIC Juan Mari­ne­llo, 2017, pp. 30 – 45.

En 1924, muer­to Lenin, duran­te unas con­fe­ren­cias que pasa­rían a inte­grar sus Cues­tio­nes del leni­nis­mo, Sta­lin afir­ma­ba: «El leni­nis­mo es el mar­xis­mo de la épo­ca del impe­ria­lis­mo y de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria. O más exac­ta­men­te: el leni­nis­mo es la teo­ría y la tác­ti­ca de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en gene­ral, la teo­ría y la tác­ti­ca de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do en par­ti­cu­lar»1.

Esta fór­mu­la, deve­ni­da canó­ni­ca, pasa­ba por alto el hecho de que Lenin no ofre­ció teo­ría aca­ba­da algu­na del socia­lis­mo y de la revo­lu­ción del pro­le­ta­ria­do. Tam­po­co se tra­ta, por opo­si­ción, de pre­sen­tar la obra del líder de los bol­che­vi­ques como un agre­ga­do de res­pues­tas empí­ri­cas a la urgen­cia de situa­cio­nes his­tó­ri­cas pecu­lia­res. Más bien, hay que reco­no­cer que es su aná­li­sis con­cre­to del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio el que per­mi­te a Lenin extraer, paso a paso, la reper­cu­sión gene­ral de los pro­ble­mas que afron­ta. La teo­ría leni­nis­ta de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do no es un sis­te­ma de res­pues­tas dog­má­ti­cas ni un cúmu­lo de enun­cia­dos empí­ri­cos, sino un con­jun­to de cues­tio­nes plan­tea­das a una reali­dad con­tra­dic­to­ria, que per­si­gue sus­traer­se al uto­pis­mo y al opor­tu­nis­mo bajo todas sus for­mas.

Pue­de decir­se que la sig­ni­fi­ca­ción y uso del con­cep­to de «dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do» resu­me los pro­ble­mas que enfren­ta el mar­xis­mo como teo­ría polí­ti­ca. Para muchos, el ciclo que des­cri­bie­ra de modo suce­si­vo la for­ma­ción de dicho con­cep­to, su for­ma­li­za­ción en la doc­tri­na «mar­xis­ta» de los par­ti­dos obre­ros, su ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción en la Rusia sovié­ti­ca y en el movi­mien­to comu­nis­ta de la III Inter­na­cio­nal y, final­men­te, su des­com­po­si­ción en la cri­sis del «sis­te­ma socia­lis­ta» y de los par­ti­dos comu­nis­tas, se haya defi­ni­ti­va­men­te cerra­do2.

Como sue­le suce­der, todos los inten­tos de defi­ni­ción de un con­cep­to debe lidiar con la his­to­ria de sus con­tra­dic­cio­nes prác­ti­co-teó­ri­cas.

A fin de remi­tir­nos al acon­te­ci­mien­to que aquí nos ocu­pa –el de la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que – , vamos a dis­tin­guir tres momen­tos suce­si­vos, a los cua­les corres­pon­den cier­tas varia­cio­nes en la noción de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Sin embar­go, hay que adver­tir que tales dis­tin­cio­nes solo valen como ten­den­cias. Un sen­ti­do y un uso nue­vos se intro­du­cen por refe­ren­cia a los pre­ce­den­tes, a veces bajo la for­ma de fide­li­dad lite­ral a su sen­ti­do ini­cial, como «desa­rro­llo» de o «retorno» a la doc­tri­na clá­si­ca. Por otro lado, cada inno­va­ción es, a un tiem­po, res­pues­ta a una prác­ti­ca his­tó­ri­ca­men­te impre­vis­ta y desa­rro­llo de con­tra­dic­cio­nes ya laten­tes den­tro de momen­tos ante­rio­res.

De entra­da, la noción de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do supo­ne una para­do­ja. Ella resi­de en la rare­za y dis­con­ti­nui­dad de su apa­ri­ción en los tex­tos de Marx y Engels, pese al pro­ble­ma cru­cial que desig­na: el de la tran­si­ción revo­lu­cio­na­ria. Aun con­si­de­ran­do los tex­tos de la corres­pon­den­cia, borra­do­res y docu­men­tos inter­nos al «par­ti­do» (como la Crí­ti­ca del pro­gra­ma de Gotha), el tér­mino solo es emplea­do una dece­na de veces. Don­de úni­ca­men­te es uti­li­za­do reite­ra­da­men­te es en los artícu­los con­te­ni­dos en Las luchas de cla­ses en Fran­cia de 1848 a 18503.

La sig­ni­fi­ca­ción atri­bui­da por los clá­si­cos a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do se halla vin­cu­la­da a su con­cep­ción del Esta­do moderno, del Esta­do bur­gués. Con inde­pen­den­cia de sus for­mas his­tó­ri­cas, es con­ce­bi­do como una dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía, den­tro del mar­co de una crí­ti­ca a todo Esta­do en tan­to ins­ti­tu­ción u orga­ni­za­ción de una «dic­ta­du­ra de cla­se» par­ti­cu­lar, de una dic­ta­du­ra de la cla­se domi­nan­te. De este modo, la fun­ción del tér­mino «dic­ta­du­ra» resul­ta deci­si­va.

Las for­mu­la­cio­nes de Marx y Engels pue­den ser agru­pa­das his­tó­ri­ca­men­te en dos con­jun­tos, sepa­ra­dos por un lar­go eclip­se4.

La pri­me­ra acep­ción apa­re­ce duran­te el bre­ve perio­do que trans­cu­rre des­de las revo­lu­cio­nes de 1848 has­ta la diso­lu­ción de la Liga de los Comu­nis­tas en 1852. En este caso, por dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do se entien­de una estra­te­gia nece­sa­ria del pro­le­ta­ria­do en la coyun­tu­ra de cri­sis revo­lu­cio­na­ria. Los aná­li­sis de Marx pre­su­po­nen tres tesis esen­cia­les:

  1. El anta­go­nis­mo carac­te­rís­ti­co de la socie­dad bur­gue­sa con­du­ce ineluc­ta­ble­men­te a una cri­sis abier­ta, de carác­ter mun­dial, a una «gue­rra civil» laten­te den­tro de la socie­dad bur­gue­sa, que no pue­de con­ti­nuar ni ser dife­ri­da.

  2. Las con­di­cio­nes de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria no se hallan igual­men­te madu­ras para todos los paí­ses. La asun­ción de este desa­rro­llo des­igual es expre­sa­da por Marx en la estra­te­gia de la «revo­lu­ción per­ma­nen­te», que le per­mi­te dar cuen­ta del modo en que se arti­cu­lan la revo­lu­ción bur­gue­sa aún inaca­ba­da y la revo­lu­ción pro­le­ta­ria ya inevi­ta­ble5.

  3. La rela­ción entre revo­lu­ción y con­tra­rre­vo­lu­ción prohí­be prác­ti­ca­men­te las evo­lu­cio­nes pací­fi­cas como los com­pro­mi­sos en una eta­pa inter­me­dia. Si la opción entre pro­gre­sión y regre­sión es inelu­di­ble, lo cier­to es que, en ambos casos, se tra­ta de rela­cio­nes de fuer­za his­tó­ri­ca­men­te ines­ta­bles.

De este modo, en un pri­mer momen­to la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do apa­re­ce como el con­jun­to de medios polí­ti­cos tran­si­to­rios que el pro­le­ta­ria­do debe poner en prác­ti­ca para alcan­zar la vic­to­ria den­tro de la cri­sis revo­lu­cio­na­ria y, por tan­to, su reso­lu­ción. Vin­cu­la­da a una situa­ción de excep­ción, posee una fun­ción emi­nen­te­men­te prác­ti­ca, al deter­mi­nar un dile­ma estra­té­gi­co en que los tér­mi­nos ya son pues­tos por la his­to­ria «con la nece­si­dad de pro­ce­sos natu­ra­les», resul­tan­do de su pro­pia ten­den­cia nece­sa­ria.

Así lo expre­sa en el céle­bre pasa­je de la car­ta a Wey­de­me­yer de 5 de mar­zo de 1852: «Lo que yo he apor­ta­do de nue­vo ha sido demos­trar: […] 2) que la lucha de cla­ses con­du­ce, nece­sa­ria­men­te, a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do; 3) que esta mis­ma dic­ta­du­ra no es de por sí más que el trán­si­to hacia la abo­li­ción de todas las cla­ses y hacia una socie­dad sin cla­ses»6.

Marx no iden­ti­fi­ca direc­ta­men­te la domi­na­ción de cla­se con sus expre­sio­nes polí­ti­cas, sino que con­ci­be todo Esta­do como ins­ti­tu­ción de una dic­ta­du­ra de cla­se par­ti­cu­lar, con inde­pen­den­cia de la for­ma polí­ti­ca asu­mi­da. En la coyun­tu­ra revo­lu­cio­na­ria, la lógi­ca de los extre­mos se impo­ne a ambas cla­ses anta­go­nis­tas: o bien «dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía», o bien «dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do». Un ter­cer tér­mino que­da exclui­do.

En este sen­ti­do, lo que se pre­sen­ta como pro­ble­ma estra­té­gi­co deci­si­vo es la inver­sión de las alian­zas de cla­ses. Al repa­sar las con­di­cio­nes del fra­ca­so de la revo­lu­ción en Fran­cia, Marx evo­ca el «solo fúne­bre» de una cla­se pro­le­ta­ria a la que se opo­nía la masa de cam­pe­si­nos par­ce­la­rios. El con­te­ni­do esen­cial de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, des­de este pun­to de vis­ta, es la bús­que­da de medios para reem­pla­zar, res­pec­to a los cam­pe­si­nos, la «dic­ta­du­ra de sus explo­ta­do­res» por la «dic­ta­du­ra de sus alia­dos»7.

Ya a ini­cios de los años cin­cuen­ta, la evi­den­cia de una nue­va fase de expan­sión del mer­ca­do capi­ta­lis­ta mun­dial con­ven­ce a Marx de la impo­si­bi­li­dad de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en tales con­di­cio­nes. El mode­lo de la «revo­lu­ción per­ma­nen­te» se ve corre­gi­do hacia una mayor con­si­de­ra­ción de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas obje­ti­vas de las cri­sis revo­lu­cio­na­rias, así como del desa­rro­llo his­tó­ri­co del pro­pio pro­le­ta­ria­do8. Pese a la inma­du­rez de las con­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en 1848, lo cier­to es que, en el tiem­po en que se ges­tan, la pro­le­ta­ri­za­ción pro­gre­sa de la mano de la revo­lu­ción indus­trial, lo cual tien­de a miti­gar los efec­tos del desa­rro­llo des­igual, al menos al inte­rior del con­ti­nen­te euro­peo. Pare­cía enton­ces que un aná­li­sis de la estruc­tu­ra y diná­mi­ca pro­pias del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta podía ser pre­sen­ta­do como de uni­ver­sal vali­dez.

  1. Sta­lin, J. V.: Los fun­da­men­tos del leni­nis­mo, Edi­cio­nes de Len­guas Extran­je­ras, Pekín 1977, p. 4.
  2. Ver «Intro­duc­tion: Repea­ting Lenin», en Bud­gen, S., Kou­ve­la­kis, S. and Zizek, S. (eds): Lenin Reloa­ded: Towards a Poli­tics of Truth, Duke Uni­ver­sity Press, Durham and Lon­don 2007.
  3. Bali­bar, E.: «Dic­ta­tu­re du pro­lé­ta­riat», en Ben­sus­san, G., Labi­ca G.: Dic­tion­nai­re cri­ti­que du mar­xis­me, PUF, París 1998, 3ra. ed., p. 324.
  4. Dra­per, H.: «Marx and the Dic­ta­torship of the Pro­le­ta­riat», New Poli­tics, vol. 1, nº 4, Sum­mer 1962. El ter­cer perio­do que dis­tin­gue Dra­per, el de 1890 – 1891, obe­de­ce más a un cri­te­rio cro­no­ló­gi­co que de con­te­ni­do.
  5. Este tér­mino, aun­que emplea­do en los escri­tos de juven­tud, asu­me una con­no­ta­ción polí­ti­co-estra­té­gi­ca explí­ci­ta en el Men­sa­je del Comi­té Cen­tral a la Liga de los Comu­nis­tas, en Marx, C. y Engels, F., Obras esco­gi­das, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú 1980, t. I, p. 92.
  6. Marx, Car­los: Marx a Joseph Wey­de­me­yer, en Marx, C. y Engels, F., Obras esco­gi­das, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú 1980, t. I, p. 283.
  7. Marx, Car­los: «Las luchas de cla­ses en Fran­cia de 1848 a 1850», en Marx, C. y Engels, F.: Las revo­lu­cio­nes de 1848. Selec­ción de artícu­los de la Nue­va Gace­ta Rena­na, trad. de W. Roces, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Méxi­co 2006, pp. 621 – 622.
  8. Si bien el tér­mino des­apa­re­ce de sus escri­tos, la idea de una revo­lu­ción pro­le­ta­ria (obre­ra y cam­pe­si­na) a la vez anti­ab­so­lu­tis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, de una tran­si­ción al socia­lis­mo en los paí­ses «peri­fé­ri­cos» al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, apa­re­ce en sus escri­tos sobre Espa­ña (1856) y par­ti­cu­lar­men­te sobre Rusia (1877 – 1882).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *