Perú. Piden prio­ri­zar aten­ción a fami­lias que depen­den de eco­no­mía infor­mal

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mar­zo de 2020

Enfren­te­mos la pan­de­mia del COVID-19 bajo los prin­ci­pios de la res­pon­sa­bi­li­dad, soli­da­ri­dad y pro­fun­do res­pe­to a los dere­chos huma­nos piden orga­ni­za­cio­nes labo­ra­les, socia­les y de dere­chos huma­nos.

Prio­ri­zar la aten­ción de las fami­lias que depen­den de la eco­no­mía infor­mal y evi­tar la pro­pa­ga­ción en terri­to­rios indí­ge­nas deman­da la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos.

Median­te un comu­ni­ca­do ins­ta al Eje­cu­ti­vo a aten­der a los gru­pos en mayor vul­ne­ra­bi­li­dad, entre estos a los más expues­tos a la infec­ción, que son quie­nes depen­den del inter­cam­bio comer­cial para su sub­sis­ten­cia.

«Millo­nes de perua­nas y perua­nos sobre­vi­ven de la eco­no­mía infor­mal. En estos días quie­nes se sos­tie­nen de acti­vi­da­des infor­ma­les viven en la angus­tia e incer­ti­dum­bre pues no saben cómo van a sub­sis­tir» indi­ca el pro­nun­cia­mien­to.

El comu­ni­ca­do tam­bién expre­só su recha­zo a la deci­sión de habi­li­tar a las empre­sas mine­ras a con­ti­nuar tra­ba­jan­do por que expo­ne la salud de miles de tra­ba­ja­do­res y a las pobla­cio­nes rura­les de su entorno.

«Es inad­mi­si­ble que en medio de una cri­sis sani­ta­ria como la actual, el Esta­do clau­di­que de su obli­ga­ción de pro­te­ger a las per­so­nas per­mi­tien­do que sean las empre­sas las que defi­nan sus medi­das de pro­tec­ción» indi­can..

El comu­ni­ca­do sus­cri­to por orga­ni­za­cio­nes labo­ra­les, socia­les y de dere­chos huma­nos afir­ma que se man­ten­drán vigi­lan­tes de la actua­ción de las fuer­zas del orden.

Recuer­da que a nivel inter­na­cio­nal, están prohi­bi­dos el uso de fusi­les auto­má­ti­cos y los dis­pa­ros al aire en estas ope­ra­cio­nes, por lo que la nor­ma­ti­va sec­to­rial debe ajus­tar­se a estas exi­gen­cias.

Ade­más, de acuer­do a la decla­ra­to­ria de esta­do de emer­gen­cia, la limi­ta­ción de los dere­chos de reu­nión, liber­tad de trán­si­to e invio­la­bi­li­dad de domi­ci­lio ope­ra exclu­si­va­men­te para evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19, y no pue­de usar­se como excu­sa para inter­ven­cio­nes con otra fina­li­dad.

El comu­ni­ca­do fina­li­za expre­san­do su agra­de­ci­mien­to al per­so­nal de salud que dia­ria­men­te atien­de los nue­vos casos de por­ta­do­res del COVID-19, y a los efec­ti­vos de la PNP y FFAA que con res­pon­sa­bi­li­dad infor­man y con­tri­bu­yen al cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na sani­ta­ria.

A con­ti­nua­ción el pro­nun­cia­mien­to com­ple­to:

Enfren­te­mos la pan­de­mia del COVID-19 bajo los prin­ci­pios de la res­pon­sa­bi­li­dad, soli­da­ri­dad y pro­fun­do res­pe­to a los dere­chos huma­nos La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ha deter­mi­na­do al COVID-19 como una pan­de­mia mun­dial. Su impac­to en Amé­ri­ca Lati­na ha gene­ra­do que más de 9 paí­ses de la región adop­ten medi­das extra­or­di­na­rias y/​o de emer­gen­cia nacio­nal, que impli­can serias limi­ta­cio­nes al ejer­ci­cio de los dere­chos fun­da­men­ta­les. En el Perú, el gobierno ha esta­ble­ci­do el esta­do tem­po­ral de excep­ción median­te el Decre­to Supre­mo N° 044‑2020-PCM y un con­jun­to de medi­das excep­cio­na­les y tem­po­ra­les median­te el Decre­to de Urgen­cia 026‑2020. Cier­ta­men­te, las y los ciu­da­da­nos del país, la región y el mun­do enfren­ta­mos una gra­ve pan­de­mia. Fren­te a esta situa­ción, las orga­ni­za­cio­nes de socie­dad civil aba­jo sus­cri­tas, nos diri­gi­mos a la opi­nión públi­ca para seña­lar lo siguiente:1.- Lamen­ta­mos que el impac­to del COVID-19, en su fase de trans­mi­sión comu­ni­ta­ria, haya cobra­do su pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal en el Perú. Se tra­ta de un ciu­da­dano de 78 años, con ante­ce­den­tes de hiper­ten­sión arte­rial, ingre­sa­do a la Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos del Hos­pi­tal de la Fuer­za Aérea el mar­tes pasa­do. Nues­tras sen­ti­das con­do­len­cias a sus familiares.2.- La decla­ra­to­ria de Emer­gen­cia Nacio­nal, así como las medi­das com­ple­men­ta­rias toma­das, inclu­yen­do la recien­te inmo­vi­li­za­ción social obli­ga­to­ria, son medi­das excep­cio­na­les y duras pero nece­sa­rias para enfren­tar con éxi­to el avan­ce de la pan­de­mia del COVID-19 en el Perú. En estas cir­cuns­tan­cias, es cru­cial que las y los ciu­da­da­nos asu­ma­mos con res­pon­sa­bi­li­dad aque­llo que nos toca para con­tri­buir a evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19. Del mis­mo modo, toca al poder eje­cu­ti­vo ‑como lo advier­te el gru­po de exper­tos en dere­chos huma­nos de Nacio­nes Uni­das, actuar en el mar­co de la pro­por­cio­na­li­dad, razo­na­bi­li­dad y tem­po­ra­li­dad de las medi­das dadas, advir­tien­do que la emer­gen­cia sani­ta­ria no pue­de «fun­cio­nar como una excu­sa para la acción repre­si­va» de indi­vi­duos, gru­pos par­ti­cu­la­res, mino­rías, ni de los y las defen­so­ras de dere­chos humanos.3.- Millo­nes de perua­nas y perua­nos sobre­vi­ven de la eco­no­mía infor­mal. En estos días quie­nes se sos­tie­nen de acti­vi­da­des infor­ma­les viven en la angus­tia e incer­ti­dum­bre pues no saben cómo van a sub­sis­tir. Ins­ta­mos al Eje­cu­ti­vo a resol­ver esta situa­ción de la mane­ra más sen­ci­lla, rápi­da y equi­ta­ti­va, prio­ri­zan­do a los gru­pos en mayor vul­ne­ra­bi­li­dad que en este momen­to son los más expues­tos a la infec­ción y los más depen­dien­tes del inter­cam­bio comer­cial para su sub­sis­ten­cia. Del mis­mo modo, es impres­cin­di­ble tomar inme­dia­tas medi­das para evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19 a los terri­to­rios de los pue­blos indí­ge­nas del país. En este con­tex­to, reco­no­ce­mos la com­pren­sión y com­pro­mi­so con la salud y la vida de los y las perua­nas por par­te de la CGTP y otras orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les que han sus­pen­di­do sus movilizaciones.4.- El impac­to dife­ren­cial del COVID-19 en muje­res y niñas. Para el 50% de muje­res y niñas en el país, su casa es el lugar más inse­gu­ro por estar expues­tas a la vio­len­cia de géne­ro. Urge que se tomen las medi­das con­ve­nien­tes para garan­ti­zar la pro­tec­ción y la vida de las muje­res en con­vi­ven­cia con sus agre­so­res. Asi­mis­mo, exhor­ta­mos a gene­rar infor­ma­ción sobre las tasas de infec­ción des­agre­ga­das por sexo y que se ana­li­ce el impac­to eco­nó­mi­co dife­ren­cia­do en mujeres.5.- Recha­za­mos que se habi­li­te a las empre­sas mine­ras a con­ti­nuar tra­ba­jan­do, expo­nien­do con ello la salud de miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, y espe­cial­men­te, a las pobla­cio­nes rura­les de su entorno inme­dia­to. Es inad­mi­si­ble que en medio de una cri­sis sani­ta­ria como la actual, el Esta­do clau­di­que de su obli­ga­ción de pro­te­ger a las per­so­nas per­mi­tien­do que sean las empre­sas las que defi­nan sus medi­das de protección.6.- Nos man­ten­dre­mos vigi­lan­tes de la actua­ción de las fuer­zas del orden, pues Nacio­nes Uni­das y la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) han adver­ti­do reite­ra­da­men­te sobre los défi­cits que exis­ten en mate­ria de entre­na­mien­to, equi­pos, nor­ma­ti­va inter­na y sis­te­mas de con­trol para afron­tar situa­cio­nes de alte­ra­ción del orden públi­co. En par­ti­cu­lar, nos refe­ri­mos a la Car­ti­lla de pro­ce­di­mien­tos para la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Arma­das, la mis­ma que no se ajus­ta a los están­da­res de pro­tec­ción de los dere­chos humanos.7.- A nivel inter­na­cio­nal, están prohi­bi­dos el uso de fusi­les auto­má­ti­cos y los dis­pa­ros al aire en estas ope­ra­cio­nes, por lo que la nor­ma­ti­va sec­to­rial debe ajus­tar­se a estas exi­gen­cias. De igual mane­ra, de acuer­do a la decla­ra­to­ria de esta­do de emer­gen­cia, la limi­ta­ción de los dere­chos de reu­nión, liber­tad de trán­si­to e invio­la­bi­li­dad de domi­ci­lio ope­ra exclu­si­va­men­te para evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19, y no pue­de usar­se como excu­sa para inter­ven­cio­nes con otra fina­li­dad. Así mis­mo, ins­ta­mos al Meca­nis­mo Nacio­nal de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra a man­te­ner­se aler­ta sobre cual­quier vul­ne­ra­ción de dere­chos que pudie­ra producirse.8.- Recor­da­mos al Esta­do que, con­for­me a las obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les esta­ble­ci­das en el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos (PIDCP) –sus­cri­to por el Perú – , cual­quier res­tric­ción a los dere­chos huma­nos, tales como la vida o la inte­gri­dad físi­ca, deben estar estric­ta­men­te limi­ta­das a la situa­ción en par­ti­cu­lar y no deben ser incom­pa­ti­bles con otras obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les. En este sen­ti­do, resul­ta de impor­tan­cia que el Esta­do tome tam­bién en cuen­ta los Prin­ci­pios de Sira­cu­sa sobre las Dis­po­si­cio­nes de Limi­ta­ción y Dero­ga­ción del PIDCP, ela­bo­ra­do por las Nacio­nes Uni­das, el cual deter­mi­na que la pro­tec­ción de la segu­ri­dad públi­ca no jus­ti­fi­ca limi­ta­cio­nes vagas o arbitrarias.Finalmente, que­re­mos expre­sar nues­tro mayor reco­no­ci­mien­to a las y los perua­nos que enfren­tan en estas difí­ci­les cir­cuns­tan­cias los peli­gros del COVID-19. Nues­tro espe­cial agra­de­ci­mien­to al per­so­nal de salud que dia­ria­men­te atien­de los nue­vos casos de por­ta­do­res del COVID-19, y a los efec­ti­vos de la PNP y FFAA que con res­pon­sa­bi­li­dad infor­man y con­tri­bu­yen al cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na sanitaria.Lima, 19 de mar­zo del 2020Suscriben:Coordinadora Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos – CNDDHH­Con­fe­de­ra­ción Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res del Perú – CGT­PA­so­cia­ción Nacio­nal de Perio­dis­tas – ANPA­so­cia­ción Nacio­nal de Cen­tros – ANC­Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res del Perú – CUT Perú­Red Muqui­Sin­di­ca­to Uni­ta­rio de Tra­ba­ja­do­res en la Edu­ca­ción del Perú – SUTEP­Cen­tro de la Mujer Perua­na Flo­ra Tris­tán­Fo­ro Salud­Mo­vi­mien­to Manue­la Ramo­sA­so­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos – Apro­dehIns­ti­tu­to de Defen­sa Legal – IDL­Fe­de­ra­ción Nacio­nal de Muje­res Cam­pe­si­nas, Arte­sa­nas, Indí­ge­nas, Nati­vas y Asa­la­ria­das del Perú – FEN­MU­CA­RI­NAP­Cen­tro Ama­zó­ni­co de Antro­po­lo­gía y Apli­ca­ción Prác­ti­ca – CAAAP­De­re­chos Huma­nos Sin Fron­te­ras – DHSF Cus­co­Co­mi­sión de Soli­da­ri­dad Desa­rro­llo y Jus­ti­cia – COSDEJ Lam­ba­ye­que­Co­mi­sión de Jus­ti­cia Social – CJS Chim­bo­teA­so­cia­ción Ser­vi­cios Edu­ca­ti­vos Rura­les – SER­Pro­yec­to Ami­go – Hua­ma­chu­co­Co­mi­sión de Dere­chos Huma­nos de Ica – CODEH Ica­Gru­fi­des – Caja­mar­ca­Fó­rum Soli­da­ri­dad Perú­Coo­pe­rAc­ción­Fun­da­ción Ecu­mé­ni­ca para el Desa­rro­llo y la Paz – FEDEPAZ…continúan adhe­sio­nes.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *