Perú. Piden prio­ri­zar aten­ción a fami­lias que depen­den de eco­no­mía infor­mal

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 21 de mar­zo de 2020

Enfren­te­mos la pan­de­mia del COVID-19 bajo los prin­ci­pios de la res­pon­sa­bi­li­dad, soli­da­ri­dad y pro­fun­do res­pe­to a los dere­chos huma­nos piden orga­ni­za­cio­nes labo­ra­les, socia­les y de dere­chos huma­nos.

Prio­ri­zar la aten­ción de las fami­lias que depen­den de la eco­no­mía infor­mal y evi­tar la pro­pa­ga­ción en terri­to­rios indí­ge­nas deman­da la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos.

Median­te un comu­ni­ca­do ins­ta al Eje­cu­ti­vo a aten­der a los gru­pos en mayor vul­ne­ra­bi­li­dad, entre estos a los más expues­tos a la infec­ción, que son quie­nes depen­den del inter­cam­bio comer­cial para su sub­sis­ten­cia.

«Millo­nes de perua­nas y perua­nos sobre­vi­ven de la eco­no­mía infor­mal. En estos días quie­nes se sos­tie­nen de acti­vi­da­des infor­ma­les viven en la angus­tia e incer­ti­dum­bre pues no saben cómo van a sub­sis­tir» indi­ca el pro­nun­cia­mien­to.

El comu­ni­ca­do tam­bién expre­só su recha­zo a la deci­sión de habi­li­tar a las empre­sas mine­ras a con­ti­nuar tra­ba­jan­do por que expo­ne la salud de miles de tra­ba­ja­do­res y a las pobla­cio­nes rura­les de su entorno.

«Es inad­mi­si­ble que en medio de una cri­sis sani­ta­ria como la actual, el Esta­do clau­di­que de su obli­ga­ción de pro­te­ger a las per­so­nas per­mi­tien­do que sean las empre­sas las que defi­nan sus medi­das de pro­tec­ción» indi­can..

El comu­ni­ca­do sus­cri­to por orga­ni­za­cio­nes labo­ra­les, socia­les y de dere­chos huma­nos afir­ma que se man­ten­drán vigi­lan­tes de la actua­ción de las fuer­zas del orden.

Recuer­da que a nivel inter­na­cio­nal, están prohi­bi­dos el uso de fusi­les auto­má­ti­cos y los dis­pa­ros al aire en estas ope­ra­cio­nes, por lo que la nor­ma­ti­va sec­to­rial debe ajus­tar­se a estas exi­gen­cias.

Ade­más, de acuer­do a la decla­ra­to­ria de esta­do de emer­gen­cia, la limi­ta­ción de los dere­chos de reunión, liber­tad de trán­si­to e invio­la­bi­li­dad de domi­ci­lio ope­ra exclu­si­va­men­te para evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19, y no pue­de usar­se como excu­sa para inter­ven­cio­nes con otra fina­li­dad.

El comu­ni­ca­do fina­li­za expre­san­do su agra­de­ci­mien­to al per­so­nal de salud que dia­ria­men­te atien­de los nue­vos casos de por­ta­do­res del COVID-19, y a los efec­ti­vos de la PNP y FFAA que con res­pon­sa­bi­li­dad infor­man y con­tri­bu­yen al cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na sani­ta­ria.

A con­ti­nua­ción el pro­nun­cia­mien­to com­ple­to:

Enfren­te­mos la pan­de­mia del COVID-19 bajo los prin­ci­pios de la res­pon­sa­bi­li­dad, soli­da­ri­dad y pro­fun­do res­pe­to a los dere­chos huma­nos La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ha deter­mi­na­do al COVID-19 como una pan­de­mia mun­dial. Su impac­to en Amé­ri­ca Lati­na ha gene­ra­do que más de 9 paí­ses de la región adop­ten medi­das extra­or­di­na­rias y/​o de emer­gen­cia nacio­nal, que impli­can serias limi­ta­cio­nes al ejer­ci­cio de los dere­chos fun­da­men­ta­les. En el Perú, el gobierno ha esta­ble­ci­do el esta­do tem­po­ral de excep­ción median­te el Decre­to Supre­mo N° 044‑2020-PCM y un con­jun­to de medi­das excep­cio­na­les y tem­po­ra­les median­te el Decre­to de Urgen­cia 026‑2020. Cier­ta­men­te, las y los ciu­da­da­nos del país, la región y el mun­do enfren­ta­mos una gra­ve pan­de­mia. Fren­te a esta situa­ción, las orga­ni­za­cio­nes de socie­dad civil aba­jo sus­cri­tas, nos diri­gi­mos a la opi­nión públi­ca para seña­lar lo siguiente:1.- Lamen­ta­mos que el impac­to del COVID-19, en su fase de trans­mi­sión comu­ni­ta­ria, haya cobra­do su pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal en el Perú. Se tra­ta de un ciu­da­dano de 78 años, con ante­ce­den­tes de hiper­ten­sión arte­rial, ingre­sa­do a la Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos del Hos­pi­tal de la Fuer­za Aérea el mar­tes pasa­do. Nues­tras sen­ti­das con­do­len­cias a sus familiares.2.- La decla­ra­to­ria de Emer­gen­cia Nacio­nal, así como las medi­das com­ple­men­ta­rias toma­das, inclu­yen­do la recien­te inmo­vi­li­za­ción social obli­ga­to­ria, son medi­das excep­cio­na­les y duras pero nece­sa­rias para enfren­tar con éxi­to el avan­ce de la pan­de­mia del COVID-19 en el Perú. En estas cir­cuns­tan­cias, es cru­cial que las y los ciu­da­da­nos asu­ma­mos con res­pon­sa­bi­li­dad aque­llo que nos toca para con­tri­buir a evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19. Del mis­mo modo, toca al poder eje­cu­ti­vo ‑como lo advier­te el gru­po de exper­tos en dere­chos huma­nos de Nacio­nes Uni­das, actuar en el mar­co de la pro­por­cio­na­li­dad, razo­na­bi­li­dad y tem­po­ra­li­dad de las medi­das dadas, advir­tien­do que la emer­gen­cia sani­ta­ria no pue­de «fun­cio­nar como una excu­sa para la acción repre­si­va» de indi­vi­duos, gru­pos par­ti­cu­la­res, mino­rías, ni de los y las defen­so­ras de dere­chos humanos.3.- Millo­nes de perua­nas y perua­nos sobre­vi­ven de la eco­no­mía infor­mal. En estos días quie­nes se sos­tie­nen de acti­vi­da­des infor­ma­les viven en la angus­tia e incer­ti­dum­bre pues no saben cómo van a sub­sis­tir. Ins­ta­mos al Eje­cu­ti­vo a resol­ver esta situa­ción de la mane­ra más sen­ci­lla, rápi­da y equi­ta­ti­va, prio­ri­zan­do a los gru­pos en mayor vul­ne­ra­bi­li­dad que en este momen­to son los más expues­tos a la infec­ción y los más depen­dien­tes del inter­cam­bio comer­cial para su sub­sis­ten­cia. Del mis­mo modo, es impres­cin­di­ble tomar inme­dia­tas medi­das para evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19 a los terri­to­rios de los pue­blos indí­ge­nas del país. En este con­tex­to, reco­no­ce­mos la com­pren­sión y com­pro­mi­so con la salud y la vida de los y las perua­nas por par­te de la CGTP y otras orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les que han sus­pen­di­do sus movilizaciones.4.- El impac­to dife­ren­cial del COVID-19 en muje­res y niñas. Para el 50% de muje­res y niñas en el país, su casa es el lugar más inse­gu­ro por estar expues­tas a la vio­len­cia de géne­ro. Urge que se tomen las medi­das con­ve­nien­tes para garan­ti­zar la pro­tec­ción y la vida de las muje­res en con­vi­ven­cia con sus agre­so­res. Asi­mis­mo, exhor­ta­mos a gene­rar infor­ma­ción sobre las tasas de infec­ción des­agre­ga­das por sexo y que se ana­li­ce el impac­to eco­nó­mi­co dife­ren­cia­do en mujeres.5.- Recha­za­mos que se habi­li­te a las empre­sas mine­ras a con­ti­nuar tra­ba­jan­do, expo­nien­do con ello la salud de miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, y espe­cial­men­te, a las pobla­cio­nes rura­les de su entorno inme­dia­to. Es inad­mi­si­ble que en medio de una cri­sis sani­ta­ria como la actual, el Esta­do clau­di­que de su obli­ga­ción de pro­te­ger a las per­so­nas per­mi­tien­do que sean las empre­sas las que defi­nan sus medi­das de protección.6.- Nos man­ten­dre­mos vigi­lan­tes de la actua­ción de las fuer­zas del orden, pues Nacio­nes Uni­das y la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) han adver­ti­do reite­ra­da­men­te sobre los défi­cits que exis­ten en mate­ria de entre­na­mien­to, equi­pos, nor­ma­ti­va inter­na y sis­te­mas de con­trol para afron­tar situa­cio­nes de alte­ra­ción del orden públi­co. En par­ti­cu­lar, nos refe­ri­mos a la Car­ti­lla de pro­ce­di­mien­tos para la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Arma­das, la mis­ma que no se ajus­ta a los están­da­res de pro­tec­ción de los dere­chos humanos.7.- A nivel inter­na­cio­nal, están prohi­bi­dos el uso de fusi­les auto­má­ti­cos y los dis­pa­ros al aire en estas ope­ra­cio­nes, por lo que la nor­ma­ti­va sec­to­rial debe ajus­tar­se a estas exi­gen­cias. De igual mane­ra, de acuer­do a la decla­ra­to­ria de esta­do de emer­gen­cia, la limi­ta­ción de los dere­chos de reunión, liber­tad de trán­si­to e invio­la­bi­li­dad de domi­ci­lio ope­ra exclu­si­va­men­te para evi­tar la pro­pa­ga­ción del COVID-19, y no pue­de usar­se como excu­sa para inter­ven­cio­nes con otra fina­li­dad. Así mis­mo, ins­ta­mos al Meca­nis­mo Nacio­nal de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra a man­te­ner­se aler­ta sobre cual­quier vul­ne­ra­ción de dere­chos que pudie­ra producirse.8.- Recor­da­mos al Esta­do que, con­for­me a las obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les esta­ble­ci­das en el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos (PIDCP) –sus­cri­to por el Perú – , cual­quier res­tric­ción a los dere­chos huma­nos, tales como la vida o la inte­gri­dad físi­ca, deben estar estric­ta­men­te limi­ta­das a la situa­ción en par­ti­cu­lar y no deben ser incom­pa­ti­bles con otras obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les. En este sen­ti­do, resul­ta de impor­tan­cia que el Esta­do tome tam­bién en cuen­ta los Prin­ci­pios de Sira­cu­sa sobre las Dis­po­si­cio­nes de Limi­ta­ción y Dero­ga­ción del PIDCP, ela­bo­ra­do por las Nacio­nes Uni­das, el cual deter­mi­na que la pro­tec­ción de la segu­ri­dad públi­ca no jus­ti­fi­ca limi­ta­cio­nes vagas o arbitrarias.Finalmente, que­re­mos expre­sar nues­tro mayor reco­no­ci­mien­to a las y los perua­nos que enfren­tan en estas difí­ci­les cir­cuns­tan­cias los peli­gros del COVID-19. Nues­tro espe­cial agra­de­ci­mien­to al per­so­nal de salud que dia­ria­men­te atien­de los nue­vos casos de por­ta­do­res del COVID-19, y a los efec­ti­vos de la PNP y FFAA que con res­pon­sa­bi­li­dad infor­man y con­tri­bu­yen al cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na sanitaria.Lima, 19 de mar­zo del 2020Suscriben:Coordinadora Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos – CNDDHH­Con­fe­de­ra­ción Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res del Perú – CGT­PA­so­cia­ción Nacio­nal de Perio­dis­tas – ANPA­so­cia­ción Nacio­nal de Cen­tros – ANC­Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res del Perú – CUT Perú­Red Muqui­Sin­di­ca­to Uni­ta­rio de Tra­ba­ja­do­res en la Edu­ca­ción del Perú – SUTEP­Cen­tro de la Mujer Perua­na Flo­ra Tris­tán­Fo­ro Salud­Mo­vi­mien­to Manue­la Ramo­sA­so­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos – Apro­dehIns­ti­tu­to de Defen­sa Legal – IDL­Fe­de­ra­ción Nacio­nal de Muje­res Cam­pe­si­nas, Arte­sa­nas, Indí­ge­nas, Nati­vas y Asa­la­ria­das del Perú – FEN­MU­CA­RI­NAP­Cen­tro Ama­zó­ni­co de Antro­po­lo­gía y Apli­ca­ción Prác­ti­ca – CAAAP­De­re­chos Huma­nos Sin Fron­te­ras – DHSF Cus­co­Co­mi­sión de Soli­da­ri­dad Desa­rro­llo y Jus­ti­cia – COSDEJ Lam­ba­ye­que­Co­mi­sión de Jus­ti­cia Social – CJS Chim­bo­teA­so­cia­ción Ser­vi­cios Edu­ca­ti­vos Rura­les – SER­Pro­yec­to Ami­go – Hua­ma­chu­co­Co­mi­sión de Dere­chos Huma­nos de Ica – CODEH Ica­Gru­fi­des – Caja­mar­ca­Fó­rum Soli­da­ri­dad Perú­Coo­pe­rAc­ción­Fun­da­ción Ecu­mé­ni­ca para el Desa­rro­llo y la Paz – FEDEPAZ…continúan adhe­sio­nes.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: