Chi­le. La cri­sis sani­ta­ria epi­de­mio­ló­gi­ca, se con­vier­te en cri­sis eco­nó­mi­ca para los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo pobre

Nata­lio Stein­ma­yer /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​20 de mar­zo de 2020

La dic­ta­du­ra cri­mi­nal insis­te en bene­fi­ciar a un redu­ci­do gru­po, el que más ha lucra­do y sigue espe­cu­lan­do, las cade­nas de super­mer­ca­dos, far­ma­cias, trans­por­te (aun­que no haya nin­gún pasa­je­ro el Transan­tia­go sigue reci­bien­do millo­nes de dóla­res), los ban­cos, los hote­les, las aero­lí­neas, han dado «chi­pe libre» para el des­pi­do, el aumen­to de pre­cios y la espe­cu­la­ción, no hay nin­gún empre­sa­rio pre­so, pero sí tene­mos lucha­do­res y lucha­do­ras [email protected] polí[email protected] y nos ame­na­zan por no man­te­ner «cua­ren­te­na».

Dado que el 70% de los tra­ba­ja­do­res en Chi­le gana menos de $550.000 líqui­dos (USD 646) , se regis­tran 11,5 millo­nes de per­so­nas endeu­das y 4,7 millo­nes moro­sas, reci­bir un 70%, un 55% o un 45% de su suel­do será un gol­pe letal para su sobre­vi­ven­cia y el bien­es­tar de los hoga­res don­de viven (datos Fun­da­ción SOL). A esta alar­man­te cifra, se debe agre­gar a los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos, con la excu­sa del coro­na­vi­rus, empre­sas que tie­nen ganan­cias millo­na­rias y no com­par­ten, los más afec­ta­dos los tra­ba­ja­do­res mayo­res a 50 años, los pre­ca­ri­za­dos, como el retail, cons­truc­ción, ser­vi­cios.

Sin embar­go, la dic­ta­du­ra ase­si­na de Piñe­ra pri­vi­le­gia ayu­da a los empre­sa­rios y no a los tra­ba­ja­do­res, la reba­ja sala­rial, en vez de impe­dir­la, la pro­po­nen como una «bue­na medi­da legal», mien­tras los colu­di­dos, coime­ros no se reba­jan ni un peso.

La caí­da en la bol­sa comer­cial de las accio­nes de las AFP, nos mues­tra con cla­ra elo­cuen­cia, que mien­tras ellos ganan en perio­dos de bonan­za y nada com­par­ten, en las cri­sis y pro­duc­to de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, somos los tra­ba­ja­do­res quie­nes per­de­mos, o mejor dicho nos roban nues­tros fon­dos de pen­sio­nes.

El arrien­do de hote­les es más caro que uti­li­zar uni­ver­si­da­des, se sigue pri­vi­le­gian­do el nego­cio con los ami­gos, no exis­ten insu­mos, pero sacan los mili­cos a las calles para «ase­gu­rar el repar­to de insu­mos», nadie cree las men­ti­ras y patra­ñas del gobierno ase­sino de los empre­sa­rios.

Es por ello, que el pro­ble­ma cen­tral sigue sien­do el capi­ta­lis­mo, una y otra vez lo dire­mos: el capi­ta­lis­mo mata, muer­te al capi­ta­lis­mo.

Fue­ra Piñe­ra, su gobierno, el par­la­men­to y los patro­nes.
Cua­ren­te­na total, sin des­pi­dos, sin reba­ja sala­rial.
Qué la cri­sis la paguen los ricos y no los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo pobre.
A expro­piar las far­ma­cias, las clí­ni­cas y los super­mer­ca­dos.
Prohi­bi­ción de alzas de pre­cios.
Cár­cel a los espe­cu­la­do­res de las AFP, de los super­mer­ca­dos, far­ma­cias entre otros y para quie­nes ame­na­zan con des­pi­dos.
A pre­pa­rar la huel­ga gene­ral, es una nece­si­dad urgen­te, para fre­nar los des­pi­dos y orga­ni­zar noso­tros el país.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *