El fas­cis­mo y el odio, EE.UU. y Amé­ri­ca Lati­na en 2020 (I)

Por José R. Oro, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 26 febre­ro 2020

El fas­cis­mo es una for­ma dic­ta­to­rial de Gobierno estre­cha­men­te vin­cu­la­da al odio en sus muchas mani­fes­ta­cio­nes, desa­rro­lla­do en la épo­ca y con­di­cio­nes del impe­ria­lis­mo. Se vio en la Ita­lia de Mus­so­li­ni, en la Ale­ma­nia de Hitler, en el Chi­le de Pino­chet, en Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña, Polo­nia, Hun­gría, Ruma­nia y otros paí­ses. En todos fra­ca­só bru­tal­men­te, tra­yen­do incon­ta­bles sufri­mien­tos a sus pue­blos.

Hoy se mani­fies­ta en los Esta­dos Uni­dos de Donald Trump, en el Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro, en la Boli­via de los gol­pis­tas y en otros pun­tos del pla­ne­ta, siem­pre acor­de con las carac­te­rís­ti­cas de cada país.

Los pode­ro­sos medios con­tro­la­dos por la ultra­de­re­cha han desata­do una gue­rra de odio, de gran­des men­ti­ras (aho­ra está de moda decir­les fake news), pre­ten­di­das “ver­da­des”, omi­sio­nes y ocul­ta­mien­tos, sal­pi­ca­dos con algu­nas poco sig­ni­fi­ca­ti­vas exac­ti­tu­des, que son usa­das para legi­ti­mar las patra­ñas y hacer­las creí­bles tan­to a nivel de Esta­dos Uni­dos como en la are­na inter­na­cio­nal. Nada nue­vo bajo el sol, pero sí más inten­so, agre­si­vo, caren­te de cual­quier escrú­pu­lo y en todos los nive­les de pro­fun­di­dad inte­lec­tual, des­de Luis Alma­gro y Mario Var­gas Llo­sa has­ta cier­tos per­so­na­jes que apa­re­cen en la tele­vi­sión y en las redes socia­les.

Toda esta estruc­tu­ra de des­in­for­ma­ción mediá­ti­ca, muy bien expli­ca­da por varios des­ta­ca­dos perio­dis­tas cuba­nos en sóli­dos artícu­los (1, 2, 3, 4, 5), está ope­ran­do de la for­ma más inten­sa con­tra Cuba, Vene­zue­la, Irán, Siria, Nica­ra­gua, Rusia, Chi­na y otros paí­ses que no se plie­gan al dik­tat del Gobierno de Trump y sus cofra­des como Pom­peo, Rubio, Abrams, Cla­ver – Caro­ne, Kozak y otros.

La for­ma prin­ci­pal de ata­ques mediá­ti­cos con­tra otros paí­ses está basa­da en un odio xeno­fó­bi­co extre­mo, en la super­va­lo­ra­ción de la socie­dad esta­dou­ni­den­se y en un extre­mo impul­so nacio­na­lis­ta, racis­ta y de cla­se (5). Todos ellos han sido y son fac­to­res reite­ra­dos y mani­fies­tos del fas­cis­mo.

La exal­ta­ción de la xeno­fo­bia y el des­pre­cio al movi­mien­to pro­gre­sis­ta, se han exa­cer­ba­do tam­bién en la polí­ti­ca inte­rior de Esta­dos Uni­dos. Ambas expre­sio­nes, hacia afue­ra y hacia aden­tro, se han com­bi­na­do en una suer­te de odio fas­cis­ta “glo­ba­li­za­do”, diri­gi­do a cor­to pla­zo a recha­zar el for­mi­da­ble reto de los sec­to­res más “socia­lis­tas” del Par­ti­do Demó­cra­ta con­tra la reelec­ción de Trump en el 2020.

El blan­co prin­ci­pal es el can­di­da­to cen­troiz­quier­dis­ta Ber­nie San­ders, quien es cali­fi­ca­do por los repu­bli­ca­nos (y con fre­cuen­cia por los pro­pios can­di­da­tos demó­cra­tas) con expre­sio­nes que van de “socia­lis­ta radi­cal” a “comu­nis­ta” (tér­mino que ya el pro­pio San­ders hace mucho dejó en cla­ro que no lo “moles­ta­ba en abso­lu­to”).

La expre­sión polí­ti­ca del odio en Esta­dos Uni­dos, 2019 – 2020
Los prin­ci­pa­les esfuer­zos de Trump y su equi­po en la bús­que­da –a como dé lugar– de la reelec­ción en 2020, se han con­cen­tra­do en pro­mo­ver la ato­mi­za­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta entre muchos can­di­da­tos y en impri­mir el mie­do cer­val al socia­lis­mo en las men­tes de muchos esta­dou­ni­den­ses que recha­zan cual­quier idea socia­lis­ta antes de siquie­ra inten­tar enten­der­la.

Sus opo­nen­tes se con­cen­tran más en recha­zar la polí­ti­ca inter­na de Trump, y mucho menos en las peli­gro­sas accio­nes del actual Gobierno con­tra otros paí­ses, sobre todo ope­ra­cio­nes mili­ta­res, ame­na­zas y san­cio­nes, a un nivel des­co­no­ci­do des­de el fin de la Gue­rra Fría.

En infor­mes recien­tes, se seña­la que Esta­dos Uni­dos está pelean­do sie­te gue­rras (7), des­de Afga­nis­tán e Irak has­ta Siria, Yemen, Soma­lia, Libia y Níger. Enci­ma, la actual Admi­nis­tra­ción ha decla­ra­do estar lis­ta para agre­dir a Vene­zue­la (8).

En Esta­dos Uni­dos, la “cana­lla mediá­ti­ca” ha logra­do con­fun­dir a mucha gen­te y tra­ta de hacer pasar vul­ga­res agre­sio­nes por “patrio­tis­mo” y, en el caso de la denun­cia a Israel por su geno­ci­dio con­tra los pales­ti­nos, en “anti­se­mi­tis­mo”. Los diri­gen­tes tra­di­cio­na­les de la dere­cha del Par­ti­do Demó­cra­ta han cri­ti­ca­do a Trump por pro­mo­ver el odio interno, pero no por alen­tar irres­pon­sa­ble­men­te la gue­rra, la for­ma más con­cen­tra­da del mis­mo.

El pre­su­pues­to mili­tar en Esta­dos Uni­dos, apro­ba­do recien­te­men­te, es de 717 000 millo­nes de dóla­res (muchos millo­nes más son invi­si­bles, ocul­ta­dos en otras par­ti­das), el más ele­va­do en la his­to­ria de cual­quier país del mun­do, igual a la suma de los gas­tos mili­ta­res de los nue­ve paí­ses que le siguen (9). El incre­men­to de 200 000 millo­nes en la era Trump podría garan­ti­zar edu­ca­ción públi­ca gra­tui­ta a nivel uni­ver­si­ta­rio a toda la pobla­ción esco­lar de Esta­dos Uni­dos.

El odio en la Casa Blan­ca y los esta­men­tos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les

El per­dón de Trump al abu­sa­dor y tor­tu­ra­dor exs­he­riff del con­da­do de Mesa (Phoe­nix, Ari­zo­na), mues­tra las con­vic­cio­nes fas­cis­tas del man­da­ta­rio.
Odio con­tra los negros, lati­nos, cató­li­cos, judíos no-sio­nis­tas, musul­ma­nes y otras mino­rías, son par­te coti­dia­na de la polí­ti­ca de Trump. Se ha for­ma­do un entu­sias­mo polí­ti­co muy masi­vo pero toda­vía un tan­to des­or­ga­ni­za­do: “Derro­te­mos a Trump” es la con­sig­na, pero aún sin mucha con­si­de­ra­ción por cuál sería el pro­gra­ma de Gobierno alter­na­ti­vo, y aun­que Trump y pan­di­lla más que se lo mere­cen, divi­de a sus opo­si­to­res inne­ce­sa­ria­men­te y de for­ma muy dañi­na.

El entu­sias­mo que impul­só a los demó­cra­tas a una vic­to­ria deci­si­va en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes del Con­gre­so duran­te las elec­cio­nes inter­me­dias del 6 de noviem­bre de 2018, ha segui­do aumen­tan­do has­ta el día de hoy.

Esas mul­ti­tu­des están moti­va­das por el anhe­lo de expul­sar al pre­si­den­te Trump, aun­que no ten­gan muy cla­ro a quién pre­fie­ren para suce­der­lo. A pesar de todos los ocul­ta­mien­tos y “tram­pi­tas” en su con­tra, el men­sa­je “socia­lis­ta demo­crá­ti­co” de Ber­nie San­ders se ha infil­tra­do mucho más pro­fun­da­men­te de lo que enemi­gos y escép­ti­cos espe­ra­ban.

El núme­ro de gru­pos de odio en Esta­dos Uni­dos se incre­men­tó des­de 954 has­ta 1 020 en 2018, un 7% más que en 2017, según un infor­me del Sout­hern Poverty Law Cen­ter (SPLC).

En el repor­te se reve­la que al lle­gar a la mitad del Gobierno de Trump, los gru­pos de odio cre­cie­ron 30%. (10). Duran­te el Gobierno de Oba­ma, este núme­ro había dis­mi­nui­do en 23%. Hoy día, el cen­tro del odio en los EE.UU. está en la Casa Blan­ca y sus depen­den­cias, muchas veces tras­mi­ti­do y comu­ni­ca­do a tra­vés de los tuits del pro­pio pre­si­den­te, que dan a algu­nos la per­cep­ción de una “comu­ni­ca­ción per­so­nal” con el man­da­ta­rio.

Masi­vas demos­tra­cio­nes con­tra el odio, las armas y la dis­cri­mi­na­ción, mues­tran un cam­bio de orien­ta­ción del pue­blo esta­dou­ni­den­se, sobre todo los jóve­nes. Foto 123​.SR.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les gru­pos de odio en Esta­dos Uni­dos?
Anti­in­mi­gran­te: muchos gru­púscu­los con un pode­ro­so apo­yo de la Casa Blan­ca y en cier­tos sec­to­res del Con­gre­so.
Anti – LGTB: gru­pos evan­gé­li­cos y de varias otras deno­mi­na­cio­nes cono­ci­das en gene­ral como la “dere­cha cris­tia­na”.
Anti­mu­sul­mán: muy fuer­te den­tro de la mino­ría judía (inclu­so en per­so­nas muy pro­gre­sis­tas en otros temas), y en sec­to­res muy reac­cio­na­rios. Muchos afro­ame­ri­ca­nos se han con­ver­ti­do al Islam, una mani­fes­ta­ción de “con­tra­odio”
Sepa­ra­tis­mo afro­ame­ri­cano: luchan por reivin­di­ca­cio­nes pro­pias, no de otros sec­to­res de la socie­dad. Se les supo­ne mani­pu­la­dos para divi­dir a los afro­ame­ri­ca­nos entre sí y hacer­los impo­pu­la­res entre otros sec­to­res de la pobla­ción.
Ade­más, están el Ku Klux Klan, la Natio­nal Rifle Asso­cia­tion (NRA), supre­ma­cis­tas blan­cos, neo­na­zis, supremacistas/​machistas, cabe­zas rapa­das racis­tas, cato­li­cis­mo ultra­con­ser­va­dor, nega­do­res del holo­caus­to y otras for­mas de anti­se­mi­tis­mo, gru­pos de “odio a la músi­ca” y “odio a la cien­cia”, y pro­con­fe­de­ra­dos sure­ños, entre otros.

Se suma­rían los diver­sos gru­pos anti cuba­nos y anti­ve­ne­zo­la­nos, sobre todo en la Flo­ri­da.

Casi el 100% de los gru­pos de odio, que se supo­ne reúnen entre 2.5 y tres millo­nes de per­so­nas que par­ti­ci­pan acti­va­men­te, son fie­ra­men­te “anti­co­mu­nis­tas” o “anti­so­cia­lis­tas”, sin saber mucho de qué se tra­ta.

Por ello, Donald Trump fun­da­men­ta su cam­pa­ña de reelec­ción en acu­sar de “socia­lis­tas” o “comu­nis­tas” a sus opo­si­to­res, en decir que Esta­dos Uni­dos “nun­ca será socia­lis­ta”, etc… Es una cru­za­da de odio, que bus­ca inti­mi­dar al pue­blo y mos­trar a las gran­des cor­po­ra­cio­nes que no se per­mi­ti­rá nin­gún cam­bio que afec­te sus bene­fi­cios, que el Gobierno res­pon­de y res­pon­de­rá siem­pre al 1% que reci­be más dine­ro que el res­to del país.

Las polí­ti­cas de agre­sión con­tra Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua com­bi­nan los intere­ses eco­nó­mi­cos, estra­té­gi­cos y el inten­so odio para obte­ner el voto flo­ri­dano e influen­ciar las men­tes de muchos esta­dou­ni­den­ses con ima­gi­na­rias “hor­das” de inmi­gran­tes, y aho­ra tam­bién con ideas “socia­lis­tas anti – EE.UU.”.

Las cana­lles­cas decla­ra­cio­nes de Mike Pom­peo con­tra Cuba y Rusia por su apo­yo al Gobierno legí­ti­mo de Vene­zue­la, son una increí­ble explo­sión de odio con­tra el “socia­lis­mo que pue­de des­truir a Esta­dos Uni­dos”.

Más gra­ves aún son la apli­ca­ción del Títu­lo III de la ¿Ley? Helms – Bur­ton, sobre todo por su extra­te­rri­to­ria­li­dad, la limi­ta­ción de las reme­sas fami­lia­res y la casi impo­si­bi­li­dad de via­jar a Cuba por par­te de los esta­dou­ni­den­ses, y una miría­da de otras agre­sio­nes a lo lar­go y ancho del mun­do.

Imá­ge­nes del odio. Con­fe­de­ra­dos, KKK, neo­na­zis, todos jun­tos, todos anti­so­cia­lis­tas. Foto: Reuters.
Notas:

  1. Rosa Miriam Eli­zal­de. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​8​/​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​c​u​b​a​-​p​a​r​a​-​v​a​r​i​a​r​/​#​.​X​L​i​5​H​4​l​K​jcs http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​9​/​0​3​/​0​1​/​a​p​u​n​t​e​s​-​p​r​e​l​i​m​i​n​a​r​e​s​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​e​n​-​l​a​s​-​r​e​d​e​s​-​c​o​n​t​r​a​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​/​#​.​X​L​i​7​c​o​l​K​jcs
  2. Randy Alon­so Fal­cón. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​9​/​0​3​/​1​8​/​m​e​n​t​i​r​o​s​o​s​-​c​o​n​t​u​m​a​c​e​s​/​#​.​X​L​i​8​l​o​l​K​jcs http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​0​1​/​p​e​r​l​a​s​-​y​-​f​a​l​a​c​i​a​s​-​d​e​-​l​a​-​a​g​r​e​s​i​o​n​-​i​m​p​e​r​i​a​l​-​c​o​n​t​r​a​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​/​#​.​X​L​i​9​R​4​l​K​jcs
  3. Dia­net Doi­mea­dios Gue­rre­ro. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​1​1​/​2​8​/​e​l​-​d​a​n​o​-​y​a​-​e​s​t​a​-​h​e​c​h​o​-​e​n​-​l​a​s​-​r​e​l​a​c​i​o​n​e​s​-​e​n​t​r​e​-​c​u​b​a​-​y​-​e​e​u​u​/​#​.​X​k​Q​d​L​0​9​K​jcs
  4. Ser­gio Ale­jan­dro Gómez. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​7​/​b​o​l​t​o​n​-​a​n​u​n​c​i​a​-​e​n​-​m​i​a​m​i​-​r​e​s​t​r​i​c​c​i​o​n​e​s​-​a​-​r​e​m​e​s​a​s​-​y​-​v​i​a​j​e​s​-​a​-​c​u​b​a​/​#​.​X​L​j​C​g​Y​l​K​jcs http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​t​e​m​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​-​t​e​m​a​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​7​/​e​n​-​v​i​v​o​-​p​o​m​p​e​o​-​a​n​u​n​c​i​a​-​p​l​e​n​a​-​a​c​t​i​v​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​t​i​t​u​l​o​-​i​i​i​-​d​e​-​l​a​-​h​e​l​m​s​-​b​u​r​t​o​n​-​a​-​p​a​r​t​i​r​-​d​e​l​-​2​-​d​e​-​m​a​y​o​/​#​.​X​L​j​D​K​o​l​K​jcs
  5. Caza­dor de men­ti­ras: Cazan­do men­ti­ras: Un tuit per­ver­so a lo Payá, Cuba­de­ba­te, 6 mar­zo 2019 /​Cazan­do men­ti­ras: Otra vez Bol­ton. Cuba­de­ba­te, 4 de mar­zo 2019/​Cazan­do Men­ti­ras: Cuen­ta Fal­sa en Face­book atri­bui­da al Pre­si­den­te cubano. Cuba­de­ba­te, 22 febre­ro 2019
  6. Se refie­re a una for­ma extre­ma de arro­gan­cia y engrei­mien­to, muchas veces blas­fe­ma, siem­pre aso­cia­da con el menos­pre­cio hacia los demás. Expre­sión de la mito­ló­gi­ca grie­ga, se pue­de escri­bir “Hibris” o “Hubris”.
  7. Docu­ment: Whi­te Hou­se Legal and Policy Fra­me­works for Use of Mili­tary For­ce. Novem­ber, 2018. The Law­ma­ker.
  8. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​6​/​a​s​e​s​o​r​e​s​-​d​e​-​t​r​u​m​p​-​s​e​-​r​e​u​n​e​n​-​e​n​-​w​a​s​h​i​n​g​t​o​n​-​p​a​r​a​-​e​v​a​l​u​a​r​-​a​t​a​q​u​e​-​m​i​l​i​t​a​r​/​#​.​X​L​j​L​9​I​l​K​jcs
  9. RPCh, Ara­bia Sau­dí, Rusia, India, Fran­cia, Reino Uni­do, Japón, Ale­ma­nia y Corea del Sur. “The Mili­tary Balan­ce” del Inter­na­tio­nal Ins­ti­tu­te for Stra­te­gic Studies(IISS), edi­tion 2019. En la épo­ca cum­bre del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co, la Royal Navy usa­ba el lla­ma­do doble están­dar, o un poder naval igual o mayor que las dos poten­cias siguien­tes (Ale­ma­nia y Fran­cia enton­ces).
  10. https://​www​.splcen​ter​.org/​h​a​t​e​-​m​a​p​#​.​X​I​U​V​Y​n​-​n​KCs. La SLPC, basa­da en Ala­ba­ma (sur de los EE.UU), es una enti­dad que cuan­ti­fi­ca y estu­dia los deli­tos de “odio” en ese país.

fuen­te: REDH-Cuba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: