El fas­cis­mo y el odio, EE.UU. y Amé­ri­ca Lati­na en 2020 (I)

Por José R. Oro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 febre­ro 2020

El fas­cis­mo es una for­ma dic­ta­to­rial de Gobierno estre­cha­men­te vin­cu­la­da al odio en sus muchas mani­fes­ta­cio­nes, desa­rro­lla­do en la épo­ca y con­di­cio­nes del impe­ria­lis­mo. Se vio en la Ita­lia de Mus­so­li­ni, en la Ale­ma­nia de Hitler, en el Chi­le de Pino­chet, en Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña, Polo­nia, Hun­gría, Ruma­nia y otros paí­ses. En todos fra­ca­só bru­tal­men­te, tra­yen­do incon­ta­bles sufri­mien­tos a sus pue­blos.

Hoy se mani­fies­ta en los Esta­dos Uni­dos de Donald Trump, en el Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro, en la Boli­via de los gol­pis­tas y en otros pun­tos del pla­ne­ta, siem­pre acor­de con las carac­te­rís­ti­cas de cada país.

Los pode­ro­sos medios con­tro­la­dos por la ultra­de­re­cha han des­ata­do una gue­rra de odio, de gran­des men­ti­ras (aho­ra está de moda decir­les fake news), pre­ten­di­das “ver­da­des”, omi­sio­nes y ocul­ta­mien­tos, sal­pi­ca­dos con algu­nas poco sig­ni­fi­ca­ti­vas exac­ti­tu­des, que son usa­das para legi­ti­mar las patra­ñas y hacer­las creí­bles tan­to a nivel de Esta­dos Uni­dos como en la are­na inter­na­cio­nal. Nada nue­vo bajo el sol, pero sí más inten­so, agre­si­vo, caren­te de cual­quier escrú­pu­lo y en todos los nive­les de pro­fun­di­dad inte­lec­tual, des­de Luis Alma­gro y Mario Var­gas Llo­sa has­ta cier­tos per­so­na­jes que apa­re­cen en la tele­vi­sión y en las redes socia­les.

Toda esta estruc­tu­ra de des­in­for­ma­ción mediá­ti­ca, muy bien expli­ca­da por varios des­ta­ca­dos perio­dis­tas cuba­nos en sóli­dos artícu­los (1, 2, 3, 4, 5), está ope­ran­do de la for­ma más inten­sa con­tra Cuba, Vene­zue­la, Irán, Siria, Nica­ra­gua, Rusia, Chi­na y otros paí­ses que no se plie­gan al dik­tat del Gobierno de Trump y sus cofra­des como Pom­peo, Rubio, Abrams, Cla­ver – Caro­ne, Kozak y otros.

La for­ma prin­ci­pal de ata­ques mediá­ti­cos con­tra otros paí­ses está basa­da en un odio xeno­fó­bi­co extre­mo, en la super­va­lo­ra­ción de la socie­dad esta­dou­ni­den­se y en un extre­mo impul­so nacio­na­lis­ta, racis­ta y de cla­se (5). Todos ellos han sido y son fac­to­res reite­ra­dos y mani­fies­tos del fas­cis­mo.

La exal­ta­ción de la xeno­fo­bia y el des­pre­cio al movi­mien­to pro­gre­sis­ta, se han exa­cer­ba­do tam­bién en la polí­ti­ca inte­rior de Esta­dos Uni­dos. Ambas expre­sio­nes, hacia afue­ra y hacia aden­tro, se han com­bi­na­do en una suer­te de odio fas­cis­ta “glo­ba­li­za­do”, diri­gi­do a cor­to pla­zo a recha­zar el for­mi­da­ble reto de los sec­to­res más “socia­lis­tas” del Par­ti­do Demó­cra­ta con­tra la reelec­ción de Trump en el 2020.

El blan­co prin­ci­pal es el can­di­da­to cen­troiz­quier­dis­ta Ber­nie San­ders, quien es cali­fi­ca­do por los repu­bli­ca­nos (y con fre­cuen­cia por los pro­pios can­di­da­tos demó­cra­tas) con expre­sio­nes que van de “socia­lis­ta radi­cal” a “comu­nis­ta” (tér­mino que ya el pro­pio San­ders hace mucho dejó en cla­ro que no lo “moles­ta­ba en abso­lu­to”).

La expre­sión polí­ti­ca del odio en Esta­dos Uni­dos, 2019 – 2020
Los prin­ci­pa­les esfuer­zos de Trump y su equi­po en la bús­que­da –a como dé lugar– de la reelec­ción en 2020, se han con­cen­tra­do en pro­mo­ver la ato­mi­za­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta entre muchos can­di­da­tos y en impri­mir el mie­do cer­val al socia­lis­mo en las men­tes de muchos esta­dou­ni­den­ses que recha­zan cual­quier idea socia­lis­ta antes de siquie­ra inten­tar enten­der­la.

Sus opo­nen­tes se con­cen­tran más en recha­zar la polí­ti­ca inter­na de Trump, y mucho menos en las peli­gro­sas accio­nes del actual Gobierno con­tra otros paí­ses, sobre todo ope­ra­cio­nes mili­ta­res, ame­na­zas y san­cio­nes, a un nivel des­co­no­ci­do des­de el fin de la Gue­rra Fría.

En infor­mes recien­tes, se seña­la que Esta­dos Uni­dos está pelean­do sie­te gue­rras (7), des­de Afga­nis­tán e Irak has­ta Siria, Yemen, Soma­lia, Libia y Níger. Enci­ma, la actual Admi­nis­tra­ción ha decla­ra­do estar lis­ta para agre­dir a Vene­zue­la (8).

En Esta­dos Uni­dos, la “cana­lla mediá­ti­ca” ha logra­do con­fun­dir a mucha gen­te y tra­ta de hacer pasar vul­ga­res agre­sio­nes por “patrio­tis­mo” y, en el caso de la denun­cia a Israel por su geno­ci­dio con­tra los pales­ti­nos, en “anti­se­mi­tis­mo”. Los diri­gen­tes tra­di­cio­na­les de la dere­cha del Par­ti­do Demó­cra­ta han cri­ti­ca­do a Trump por pro­mo­ver el odio interno, pero no por alen­tar irres­pon­sa­ble­men­te la gue­rra, la for­ma más con­cen­tra­da del mis­mo.

El pre­su­pues­to mili­tar en Esta­dos Uni­dos, apro­ba­do recien­te­men­te, es de 717 000 millo­nes de dóla­res (muchos millo­nes más son invi­si­bles, ocul­ta­dos en otras par­ti­das), el más ele­va­do en la his­to­ria de cual­quier país del mun­do, igual a la suma de los gas­tos mili­ta­res de los nue­ve paí­ses que le siguen (9). El incre­men­to de 200 000 millo­nes en la era Trump podría garan­ti­zar edu­ca­ción públi­ca gra­tui­ta a nivel uni­ver­si­ta­rio a toda la pobla­ción esco­lar de Esta­dos Uni­dos.

El odio en la Casa Blan­ca y los esta­men­tos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les

El per­dón de Trump al abu­sa­dor y tor­tu­ra­dor exshe­riff del con­da­do de Mesa (Phoe­nix, Ari­zo­na), mues­tra las con­vic­cio­nes fas­cis­tas del man­da­ta­rio.
Odio con­tra los negros, lati­nos, cató­li­cos, judíos no-sio­nis­tas, musul­ma­nes y otras mino­rías, son par­te coti­dia­na de la polí­ti­ca de Trump. Se ha for­ma­do un entu­sias­mo polí­ti­co muy masi­vo pero toda­vía un tan­to des­or­ga­ni­za­do: “Derro­te­mos a Trump” es la con­sig­na, pero aún sin mucha con­si­de­ra­ción por cuál sería el pro­gra­ma de Gobierno alter­na­ti­vo, y aun­que Trump y pan­di­lla más que se lo mere­cen, divi­de a sus opo­si­to­res inne­ce­sa­ria­men­te y de for­ma muy dañi­na.

El entu­sias­mo que impul­só a los demó­cra­tas a una vic­to­ria deci­si­va en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes del Con­gre­so duran­te las elec­cio­nes inter­me­dias del 6 de noviem­bre de 2018, ha segui­do aumen­tan­do has­ta el día de hoy.

Esas mul­ti­tu­des están moti­va­das por el anhe­lo de expul­sar al pre­si­den­te Trump, aun­que no ten­gan muy cla­ro a quién pre­fie­ren para suce­der­lo. A pesar de todos los ocul­ta­mien­tos y “tram­pi­tas” en su con­tra, el men­sa­je “socia­lis­ta demo­crá­ti­co” de Ber­nie San­ders se ha infil­tra­do mucho más pro­fun­da­men­te de lo que enemi­gos y escép­ti­cos espe­ra­ban.

El núme­ro de gru­pos de odio en Esta­dos Uni­dos se incre­men­tó des­de 954 has­ta 1 020 en 2018, un 7% más que en 2017, según un infor­me del Southern Poverty Law Cen­ter (SPLC).

En el repor­te se reve­la que al lle­gar a la mitad del Gobierno de Trump, los gru­pos de odio cre­cie­ron 30%. (10). Duran­te el Gobierno de Oba­ma, este núme­ro había dis­mi­nui­do en 23%. Hoy día, el cen­tro del odio en los EE.UU. está en la Casa Blan­ca y sus depen­den­cias, muchas veces tras­mi­ti­do y comu­ni­ca­do a tra­vés de los tuits del pro­pio pre­si­den­te, que dan a algu­nos la per­cep­ción de una “comu­ni­ca­ción per­so­nal” con el man­da­ta­rio.

Masi­vas demos­tra­cio­nes con­tra el odio, las armas y la dis­cri­mi­na­ción, mues­tran un cam­bio de orien­ta­ción del pue­blo esta­dou­ni­den­se, sobre todo los jóve­nes. Foto 123​.SR.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les gru­pos de odio en Esta­dos Uni­dos?
Anti­in­mi­gran­te: muchos gru­púscu­los con un pode­ro­so apo­yo de la Casa Blan­ca y en cier­tos sec­to­res del Con­gre­so.
Anti – LGTB: gru­pos evan­gé­li­cos y de varias otras deno­mi­na­cio­nes cono­ci­das en gene­ral como la “dere­cha cris­tia­na”.
Anti­mu­sul­mán: muy fuer­te den­tro de la mino­ría judía (inclu­so en per­so­nas muy pro­gre­sis­tas en otros temas), y en sec­to­res muy reac­cio­na­rios. Muchos afro­ame­ri­ca­nos se han con­ver­ti­do al Islam, una mani­fes­ta­ción de “con­tra­odio”
Sepa­ra­tis­mo afro­ame­ri­cano: luchan por rei­vin­di­ca­cio­nes pro­pias, no de otros sec­to­res de la socie­dad. Se les supo­ne mani­pu­la­dos para divi­dir a los afro­ame­ri­ca­nos entre sí y hacer­los impo­pu­la­res entre otros sec­to­res de la pobla­ción.
Ade­más, están el Ku Klux Klan, la Natio­nal Rifle Asso­cia­tion (NRA), supre­ma­cis­tas blan­cos, neo­na­zis, supremacistas/​machistas, cabe­zas rapa­das racis­tas, cato­li­cis­mo ultra­con­ser­va­dor, nega­do­res del holo­caus­to y otras for­mas de anti­se­mi­tis­mo, gru­pos de “odio a la músi­ca” y “odio a la cien­cia”, y pro­con­fe­de­ra­dos sure­ños, entre otros.

Se suma­rían los diver­sos gru­pos anti cuba­nos y anti­ve­ne­zo­la­nos, sobre todo en la Flo­ri­da.

Casi el 100% de los gru­pos de odio, que se supo­ne reúnen entre 2.5 y tres millo­nes de per­so­nas que par­ti­ci­pan acti­va­men­te, son fie­ra­men­te “anti­co­mu­nis­tas” o “anti­so­cia­lis­tas”, sin saber mucho de qué se tra­ta.

Por ello, Donald Trump fun­da­men­ta su cam­pa­ña de reelec­ción en acu­sar de “socia­lis­tas” o “comu­nis­tas” a sus opo­si­to­res, en decir que Esta­dos Uni­dos “nun­ca será socia­lis­ta”, etc… Es una cru­za­da de odio, que bus­ca inti­mi­dar al pue­blo y mos­trar a las gran­des cor­po­ra­cio­nes que no se per­mi­ti­rá nin­gún cam­bio que afec­te sus bene­fi­cios, que el Gobierno res­pon­de y res­pon­de­rá siem­pre al 1% que reci­be más dine­ro que el res­to del país.

Las polí­ti­cas de agre­sión con­tra Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua com­bi­nan los intere­ses eco­nó­mi­cos, estra­té­gi­cos y el inten­so odio para obte­ner el voto flo­ri­dano e influen­ciar las men­tes de muchos esta­dou­ni­den­ses con ima­gi­na­rias “hor­das” de inmi­gran­tes, y aho­ra tam­bién con ideas “socia­lis­tas anti – EE.UU.”.

Las cana­lles­cas decla­ra­cio­nes de Mike Pom­peo con­tra Cuba y Rusia por su apo­yo al Gobierno legí­ti­mo de Vene­zue­la, son una increí­ble explo­sión de odio con­tra el “socia­lis­mo que pue­de des­truir a Esta­dos Uni­dos”.

Más gra­ves aún son la apli­ca­ción del Títu­lo III de la ¿Ley? Helms – Bur­ton, sobre todo por su extra­te­rri­to­ria­li­dad, la limi­ta­ción de las reme­sas fami­lia­res y la casi impo­si­bi­li­dad de via­jar a Cuba por par­te de los esta­dou­ni­den­ses, y una miría­da de otras agre­sio­nes a lo lar­go y ancho del mun­do.

Imá­ge­nes del odio. Con­fe­de­ra­dos, KKK, neo­na­zis, todos jun­tos, todos anti­so­cia­lis­tas. Foto: Reuters.
Notas:

  1. Rosa Miriam Eli­zal­de. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​8​/​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​c​u​b​a​-​p​a​r​a​-​v​a​r​i​a​r​/​#​.​X​L​i​5​H​4​l​K​jcs http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​9​/​0​3​/​0​1​/​a​p​u​n​t​e​s​-​p​r​e​l​i​m​i​n​a​r​e​s​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​e​n​-​l​a​s​-​r​e​d​e​s​-​c​o​n​t​r​a​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​/​#​.​X​L​i​7​c​o​l​K​jcs
  2. Randy Alon­so Fal­cón. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​9​/​0​3​/​1​8​/​m​e​n​t​i​r​o​s​o​s​-​c​o​n​t​u​m​a​c​e​s​/​#​.​X​L​i​8​l​o​l​K​jcs http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​0​1​/​p​e​r​l​a​s​-​y​-​f​a​l​a​c​i​a​s​-​d​e​-​l​a​-​a​g​r​e​s​i​o​n​-​i​m​p​e​r​i​a​l​-​c​o​n​t​r​a​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​/​#​.​X​L​i​9​R​4​l​K​jcs
  3. Dia­net Doi­mea­dios Gue­rre­ro. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​1​1​/​2​8​/​e​l​-​d​a​n​o​-​y​a​-​e​s​t​a​-​h​e​c​h​o​-​e​n​-​l​a​s​-​r​e​l​a​c​i​o​n​e​s​-​e​n​t​r​e​-​c​u​b​a​-​y​-​e​e​u​u​/​#​.​X​k​Q​d​L​0​9​K​jcs
  4. Ser­gio Ale­jan­dro Gómez. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​7​/​b​o​l​t​o​n​-​a​n​u​n​c​i​a​-​e​n​-​m​i​a​m​i​-​r​e​s​t​r​i​c​c​i​o​n​e​s​-​a​-​r​e​m​e​s​a​s​-​y​-​v​i​a​j​e​s​-​a​-​c​u​b​a​/​#​.​X​L​j​C​g​Y​l​K​jcs http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​t​e​m​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​-​t​e​m​a​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​7​/​e​n​-​v​i​v​o​-​p​o​m​p​e​o​-​a​n​u​n​c​i​a​-​p​l​e​n​a​-​a​c​t​i​v​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​t​i​t​u​l​o​-​i​i​i​-​d​e​-​l​a​-​h​e​l​m​s​-​b​u​r​t​o​n​-​a​-​p​a​r​t​i​r​-​d​e​l​-​2​-​d​e​-​m​a​y​o​/​#​.​X​L​j​D​K​o​l​K​jcs
  5. Caza­dor de men­ti­ras: Cazan­do men­ti­ras: Un tuit per­ver­so a lo Payá, Cuba­de­ba­te, 6 mar­zo 2019 /​Cazan­do men­ti­ras: Otra vez Bol­ton. Cuba­de­ba­te, 4 de mar­zo 2019/​Cazan­do Men­ti­ras: Cuen­ta Fal­sa en Face­book atri­bui­da al Pre­si­den­te cubano. Cuba­de­ba­te, 22 febre­ro 2019
  6. Se refie­re a una for­ma extre­ma de arro­gan­cia y engrei­mien­to, muchas veces blas­fe­ma, siem­pre aso­cia­da con el menos­pre­cio hacia los demás. Expre­sión de la mito­ló­gi­ca grie­ga, se pue­de escri­bir “Hibris” o “Hubris”.
  7. Docu­ment: Whi­te Hou­se Legal and Policy Fra­me­works for Use of Mili­tary For­ce. Novem­ber, 2018. The Law­ma­ker.
  8. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​9​/​0​4​/​1​6​/​a​s​e​s​o​r​e​s​-​d​e​-​t​r​u​m​p​-​s​e​-​r​e​u​n​e​n​-​e​n​-​w​a​s​h​i​n​g​t​o​n​-​p​a​r​a​-​e​v​a​l​u​a​r​-​a​t​a​q​u​e​-​m​i​l​i​t​a​r​/​#​.​X​L​j​L​9​I​l​K​jcs
  9. RPCh, Ara­bia Sau­dí, Rusia, India, Fran­cia, Rei­no Uni­do, Japón, Ale­ma­nia y Corea del Sur. “The Mili­tary Balan­ce” del Inter­na­tio­nal Ins­ti­tu­te for Stra­te­gic Studies(IISS), edi­tion 2019. En la épo­ca cum­bre del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co, la Royal Navy usa­ba el lla­ma­do doble están­dar, o un poder naval igual o mayor que las dos poten­cias siguien­tes (Ale­ma­nia y Fran­cia enton­ces).
  10. https://​www​.splcen​ter​.org/​h​a​t​e​-​m​a​p​#​.​X​I​U​V​Y​n​-​n​KCs. La SLPC, basa­da en Ala­ba­ma (sur de los EE.UU), es una enti­dad que cuan­ti­fi­ca y estu­dia los deli­tos de “odio” en ese país.

fuen­te: REDH-Cuba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *