Sobre la nece­si­dad de con­cre­tar y defi­nir nues­tros obje­ti­vos

Des­de que se pro­du­jo el giro de Sor­tu y el sec­tor de la izquier­da aber­tza­le «ofi­cial» hacia el refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta y el nacio­na­lis­mo peque­ño­bur­gués, han ido sur­gien­do por toda Eus­kal Herria una serie de colec­ti­vos, de mayor o menor enti­dad, gene­ral­men­te for­ma­dos por jóve­nes.

Se tra­ta de un movi­mien­to que, indu­da­ble­men­te, es una expre­sión del recha­zo que esa deri­va ha sus­ci­ta­do en un impor­tan­te sec­tor de la izquier­da aber­tza­le, con­si­de­ra­da ésta en un sen­ti­do amplio. Un movi­mien­to al que podría­mos deno­mi­nar como la nue­va izquier­da aber­tza­le revo­lu­cio­na­ria.

No obs­tan­te, a pesar de su indis­cu­ti­ble volun­tad de lucha, bue­na par­te de esos colec­ti­vos mues­tra una sig­ni­fi­ca­ti­va ambi­güe­dad a la hora de su defi­ni­ción ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca. Por ejem­plo, en muchas oca­sio­nes hemos podi­do leer pan­car­tas, car­te­les u octa­vi­llas don­de se pro­nun­cian por una Eus­kal Herria cuyas prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas serían: inde­pen­den­tzia, sozia­lis­mo ta femi­nis­moa.

Des­de mi pun­to de vis­ta, estos ras­gos defi­ni­to­rios de la situa­ción social y polí­ti­ca a la que se aspi­ra y que adop­tan la for­ma de con­sig­nas, fre­cuen­te­men­te repe­ti­das, sin tener un carác­ter erró­neo, mues­tran una evi­den­te ambi­güe­dad e incon­cre­ción.

Así, cuan­do se habla de inde­pen­den­tzia, habría que mati­zar que para garan­ti­zar la sobe­ra­nía nacio­nal de Eus­kal Herria, ya sea esta inde­pen­dien­te o man­ten­ga una rela­ción de tipo con­fe­de­ral con otras nacio­nes, es pre­ci­so que dis­pon­ga de un Esta­do pro­pio.

Pero, al mis­mo tiem­po, debe­mos tener cla­ro que cual­quier tipo de Esta­do no podría garan­ti­zar real y efec­ti­va­men­te nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal. Por ejem­plo, un Esta­do vas­co bur­gués, tan­to si per­ma­ne­cie­ra den­tro como si se man­tu­vie­se fue­ra de la UE, no lo podría hacer. Por ello esta­ría­mos expues­tos a todas las manio­bras y pre­sio­nes (eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mili­ta­res) que poda­mos ima­gi­nar, tan­to por par­te de las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les como de los Esta­dos impe­ria­lis­tas de nues­tro entorno, así como de los dis­tin­tos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les (OTAN, BM, FMI, etc.).

De ahí que el tipo de Esta­do que nece­si­ta­mos sea un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. Un Esta­do que sea, al mis­mo tiem­po, la expre­sión y la ver­da­de­ra garan­tía de nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal.

Pre­ci­sa­men­te, en inti­ma rela­ción con esto, es como debe­mos abor­dar la con­sig­na de sozia­lis­mo. ¿Qué enten­de­mos por socia­lis­mo? ¿Se tra­ta, aca­so, de una ver­sión edul­co­ra­da del capi­ta­lis­mo, como es el lla­ma­do Esta­do del Bien­es­tar neo­kei­ne­siano? Aca­so se tra­ta de un capi­ta­lis­mo «civi­li­za­do» con el que opo­ner­nos al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral? O se tra­ta de un socia­lis­mo sur­gi­do «des­de aba­jo» y desa­rro­lla­do «gra­dual­men­te» en el mis­mo seno de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Indu­da­ble­men­te no se tra­ta de nada de eso. El socia­lis­mo al que nos refe­ri­mos será con­se­cuen­cia del triun­fo de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en Eus­kal Herria. Es decir, de la Revo­lu­ción Vas­ca.

Cuan­do habla­mos de socia­lis­mo, des­de el pun­to de vis­ta del mar­xis­mo, nos esta­mos refi­rien­do, indis­tin­ta­men­te, a cual­quie­ra de estas dos cosas: a) al esta­dio infe­rior de la socie­dad comu­nis­ta o b) a un perio­do de tran­si­ción entre el capi­ta­lis­mo y el comu­nis­mo. Ambos tér­mi­nos son igual­men­te váli­dos, aun­que el segun­do, por defi­nir­se como «tran­si­ción», lle­va implí­ci­ta la idea de que duran­te el mis­mo, exis­ti­rán simul­tá­nea­men­te aspec­tos de la vie­ja socie­dad y tam­bién de la nue­va. Lo cual impli­ca que, en el socia­lis­mo, duran­te un tiem­po que podría ser rela­ti­va­men­te pro­lon­ga­do, pue­da haber toda­vía cla­ses socia­les y, por tan­to, lucha entre ellas.

Por otra par­te hay que decir que, des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, el socia­lis­mo se carac­te­ri­za por la exis­ten­cia del poder revo­lu­cio­na­rio de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, es decir por la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Y en el plano eco­nó­mi­co, por la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca que, duran­te un cier­to perio­do de tiem­po, podrá coexis­tir con la actua­ción del mer­ca­do.

Por últi­mo, la con­sig­na de femi­nis­moa no sir­ve real­men­te para defi­nir uno de los aspec­tos de la situa­ción social y polí­ti­ca que hemos des­cri­to has­ta aho­ra. Ello por­que dicho tér­mino sólo hace refe­ren­cia a un movi­mien­to, den­tro del que exis­ten diver­sas corrien­tes, algu­nas de ellas refor­mis­tas y bur­gue­sas, que difun­den la fal­sa idea de que la libe­ra­ción de la mujer es posi­ble den­tro del capi­ta­lis­mo.

En reali­dad, duran­te el socia­lis­mo, ade­más de que se con­ti­nua­rá desa­rro­llan­do la lucha de cla­ses, en estre­cha rela­ción dia­léc­ti­ca con ella, tam­bién se desa­rro­lla­rá y pro­fun­di­za­rá la lucha por la eman­ci­pa­ción de la mujer. Por­que ésta sólo se podrá alcan­zar, de for­ma real y efec­ti­va, con el derro­ca­mien­to defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo y la eli­mi­na­ción de las rela­cio­nes y estruc­tu­ras (socia­les, eco­nó­mi­cas, ideo­ló­gi­cas y polí­ti­cas) que con­fi­gu­ran el patriar­ca­do en estre­cha rela­ción de inter­de­pen­den­cia con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Por eso hay que decir con toda cla­ri­dad que la lucha de las muje­res por su eman­ci­pa­ción está indi­so­lu­ble­men­te uni­da a la lucha de la cla­se obre­ra y el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co por el socia­lis­mo y que el triun­fo de éste es una con­di­ción impres­cin­di­ble para la eman­ci­pa­ción de la mujer.

Des­pués de estas con­si­de­ra­cio­nes, sólo quie­ro ani­mar a todos los colec­ti­vos que son una expre­sión de esta nue­va izquier­da aber­tza­le revo­lu­cio­na­ria que está sur­gien­do a lo lar­go y ancho de Eus­kal Herria a que, poco a poco, vayan con­cre­tan­do y defi­nien­do sus posi­cio­nes y a que, en la medi­da de sus posi­bi­li­da­des, vayan orien­tan­do su acti­vi­dad hacia la crea­ción del ins­tru­men­to polí­ti­co-orga­ni­za­ti­vo que nece­si­ta­mos para impul­sar la Revo­lu­ción Vas­ca. Un ins­tru­men­to que no es otro que un Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­kal Herria.

Ekaitz Ara­na

4 de sep­tiem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *