Sobre la necesidad de concretar y definir nuestros objetivos

Des­de que se pro­du­jo el giro de Sor­tu y el sec­tor de la izquier­da aber­tza­le «ofi­cial» hacia el refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta y el nacio­na­lis­mo peque­ño­bur­gués, han ido sur­gien­do por toda Eus­kal Herria una serie de colec­ti­vos, de mayor o menor enti­dad, gene­ral­men­te for­ma­dos por jóve­nes.

Se tra­ta de un movi­mien­to que, indu­da­ble­men­te, es una expre­sión del recha­zo que esa deri­va ha sus­ci­ta­do en un impor­tan­te sec­tor de la izquier­da aber­tza­le, con­si­de­ra­da ésta en un sen­ti­do amplio. Un movi­mien­to al que podría­mos deno­mi­nar como la nue­va izquier­da aber­tza­le revo­lu­cio­na­ria.

No obs­tan­te, a pesar de su indis­cu­ti­ble volun­tad de lucha, bue­na par­te de esos colec­ti­vos mues­tra una sig­ni­fi­ca­ti­va ambi­güe­dad a la hora de su defi­ni­ción ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca. Por ejem­plo, en muchas oca­sio­nes hemos podi­do leer pan­car­tas, car­te­les u octa­vi­llas don­de se pro­nun­cian por una Eus­kal Herria cuyas prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas serían: inde­pen­den­tzia, sozia­lis­mo ta femi­nis­moa.

Des­de mi pun­to de vis­ta, estos ras­gos defi­ni­to­rios de la situa­ción social y polí­ti­ca a la que se aspi­ra y que adop­tan la for­ma de con­sig­nas, fre­cuen­te­men­te repe­ti­das, sin tener un carác­ter erró­neo, mues­tran una evi­den­te ambi­güe­dad e incon­cre­ción.

Así, cuan­do se habla de inde­pen­den­tzia, habría que mati­zar que para garan­ti­zar la sobe­ra­nía nacio­nal de Eus­kal Herria, ya sea esta inde­pen­dien­te o man­ten­ga una rela­ción de tipo con­fe­de­ral con otras nacio­nes, es pre­ci­so que dis­pon­ga de un Esta­do pro­pio.

Pero, al mis­mo tiem­po, debe­mos tener cla­ro que cual­quier tipo de Esta­do no podría garan­ti­zar real y efec­ti­va­men­te nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal. Por ejem­plo, un Esta­do vas­co bur­gués, tan­to si per­ma­ne­cie­ra den­tro como si se man­tu­vie­se fue­ra de la UE, no lo podría hacer. Por ello esta­ría­mos expues­tos a todas las manio­bras y pre­sio­nes (eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mili­ta­res) que poda­mos ima­gi­nar, tan­to por par­te de las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les como de los Esta­dos impe­ria­lis­tas de nues­tro entorno, así como de los dis­tin­tos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les (OTAN, BM, FMI, etc.).

De ahí que el tipo de Esta­do que nece­si­ta­mos sea un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. Un Esta­do que sea, al mis­mo tiem­po, la expre­sión y la ver­da­de­ra garan­tía de nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal.

Pre­ci­sa­men­te, en inti­ma rela­ción con esto, es como debe­mos abor­dar la con­sig­na de sozia­lis­mo. ¿Qué enten­de­mos por socia­lis­mo? ¿Se tra­ta, aca­so, de una ver­sión edul­co­ra­da del capi­ta­lis­mo, como es el lla­ma­do Esta­do del Bien­es­tar neo­kei­ne­siano? Aca­so se tra­ta de un capi­ta­lis­mo «civi­li­za­do» con el que opo­ner­nos al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral? O se tra­ta de un socia­lis­mo sur­gi­do «des­de aba­jo» y desa­rro­lla­do «gra­dual­men­te» en el mis­mo seno de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Indu­da­ble­men­te no se tra­ta de nada de eso. El socia­lis­mo al que nos refe­ri­mos será con­se­cuen­cia del triun­fo de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en Eus­kal Herria. Es decir, de la Revo­lu­ción Vas­ca.

Cuan­do habla­mos de socia­lis­mo, des­de el pun­to de vis­ta del mar­xis­mo, nos esta­mos refi­rien­do, indis­tin­ta­men­te, a cual­quie­ra de estas dos cosas: a) al esta­dio infe­rior de la socie­dad comu­nis­ta o b) a un perio­do de tran­si­ción entre el capi­ta­lis­mo y el comu­nis­mo. Ambos tér­mi­nos son igual­men­te váli­dos, aun­que el segun­do, por defi­nir­se como «tran­si­ción», lle­va implí­ci­ta la idea de que duran­te el mis­mo, exis­ti­rán simul­tá­nea­men­te aspec­tos de la vie­ja socie­dad y tam­bién de la nue­va. Lo cual impli­ca que, en el socia­lis­mo, duran­te un tiem­po que podría ser rela­ti­va­men­te pro­lon­ga­do, pue­da haber toda­vía cla­ses socia­les y, por tan­to, lucha entre ellas.

Por otra par­te hay que decir que, des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, el socia­lis­mo se carac­te­ri­za por la exis­ten­cia del poder revo­lu­cio­na­rio de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, es decir por la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Y en el plano eco­nó­mi­co, por la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca que, duran­te un cier­to perio­do de tiem­po, podrá coexis­tir con la actua­ción del mer­ca­do.

Por últi­mo, la con­sig­na de femi­nis­moa no sir­ve real­men­te para defi­nir uno de los aspec­tos de la situa­ción social y polí­ti­ca que hemos des­cri­to has­ta aho­ra. Ello por­que dicho tér­mino sólo hace refe­ren­cia a un movi­mien­to, den­tro del que exis­ten diver­sas corrien­tes, algu­nas de ellas refor­mis­tas y bur­gue­sas, que difun­den la fal­sa idea de que la libe­ra­ción de la mujer es posi­ble den­tro del capi­ta­lis­mo.

En reali­dad, duran­te el socia­lis­mo, ade­más de que se con­ti­nua­rá desa­rro­llan­do la lucha de cla­ses, en estre­cha rela­ción dia­léc­ti­ca con ella, tam­bién se desa­rro­lla­rá y pro­fun­di­za­rá la lucha por la eman­ci­pa­ción de la mujer. Por­que ésta sólo se podrá alcan­zar, de for­ma real y efec­ti­va, con el derro­ca­mien­to defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo y la eli­mi­na­ción de las rela­cio­nes y estruc­tu­ras (socia­les, eco­nó­mi­cas, ideo­ló­gi­cas y polí­ti­cas) que con­fi­gu­ran el patriar­ca­do en estre­cha rela­ción de inter­de­pen­den­cia con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Por eso hay que decir con toda cla­ri­dad que la lucha de las muje­res por su eman­ci­pa­ción está indi­so­lu­ble­men­te uni­da a la lucha de la cla­se obre­ra y el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co por el socia­lis­mo y que el triun­fo de éste es una con­di­ción impres­cin­di­ble para la eman­ci­pa­ción de la mujer.

Des­pués de estas con­si­de­ra­cio­nes, sólo quie­ro ani­mar a todos los colec­ti­vos que son una expre­sión de esta nue­va izquier­da aber­tza­le revo­lu­cio­na­ria que está sur­gien­do a lo lar­go y ancho de Eus­kal Herria a que, poco a poco, vayan con­cre­tan­do y defi­nien­do sus posi­cio­nes y a que, en la medi­da de sus posi­bi­li­da­des, vayan orien­tan­do su acti­vi­dad hacia la crea­ción del ins­tru­men­to polí­ti­co-orga­ni­za­ti­vo que nece­si­ta­mos para impul­sar la Revo­lu­ción Vas­ca. Un ins­tru­men­to que no es otro que un Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­kal Herria.

Ekaitz Ara­na

4 de sep­tiem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: