Mao Zedong y el Che Gue­va­ra: el encuen­tro de dos revo­lu­cio­na­rios

Des­kar­gak /​Des­car­gas (469 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

El Che Gue­va­ra admi­ra­ba a Mao Zedong. En noviem­bre de 1960, ambos diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios se reu­nie­ron por pri­me­ra vez en Bei­jing. La revo­lu­ción cuba­na esta­ba a pun­to de cum­plir el segun­do ani­ver­sa­rio de la toma del poder. Y en el año que esta­ba por ter­mi­nar, el enfren­ta­mien­to con el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano se había agu­di­za­do y el gobierno revo­lu­cio­na­rio había pro­ce­di­do a la nacio­na­li­za­ción y con­fis­ca­ción de las empre­sas y pro­pie­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas. La ame­na­za de una agre­sión impe­ria­lis­ta pare­cía inmi­nen­te. En un pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción de la revo­lu­ción, Cuba había esta­ble­ci­do acuer­dos con la Unión Sovié­ti­ca y se incli­na­ba hacia el cam­po socia­lis­ta.

A con­ti­nua­ción, pre­sen­ta­mos la minu­ta de la con­ver­sa­ción que sos­tu­vie­ron Mao Zedong y el Che Gue­va­ra. Si bien no hay mucho de nue­vo en rela­ción con las ideas de ambos o con la inter­pre­ta­ción de los hechos que les tocó vivir, tie­ne un impor­tan­te valor his­tó­ri­co.

Hay algu­nos momen­tos de la con­ver­sa­ción que es intere­san­te resal­tar. Uno de ellos tie­ne que ver con la con­fu­sión de Che Gue­va­ra en cuan­to a los con­cep­tos de bur­gue­sía com­pra­do­ra y bur­gue­sía nacio­nal, que Mao Zedong tra­ta de corre­gir, seña­lan­do correc­ta­men­te que no se deben con­fun­dir. Ambos con­cep­tos fue­ron uti­li­za­dos por la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta para refe­rir­se a la bur­gue­sía en los paí­ses colo­nia­les y depen­dien­tes. En Chi­na, para refe­ri­se a la bur­gue­sía com­pra­do­ra se uti­li­zó tam­bién el tér­mino «bur­gue­sía buro­crá­ti­ca», como indi­có Mao Zedong en su artícu­lo de 1947 «La situa­ción actual y nues­tras tareas». En esta con­ver­sa­ción, por ejem­plo, Mao reite­ra que Jiang Jieshi (Chang Kai-shek) era el «com­pra­dor» de los ingle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos.

Otro momen­to des­ta­ca­ble de la con­ver­sa­ción es cuan­do, al hacer­se refe­ren­cia al artícu­lo de Che Gue­va­ra titu­la­do «Notas para el estu­dio de la ideo­lo­gía de la revo­lu­ción cuba­na», Mao seña­la que él está de acuer­do con los pun­tos ahí ano­ta­dos por el Che. Pero al con­ti­nuar el diá­lo­go, Mao trae a cola­ción los tres prin­ci­pios for­mu­la­dos por el Che en su folle­to «La gue­rra de gue­rri­llas». Si bien en ese libro se pue­de adver­tir la influen­cia de Mao Zedong en el Che Gue­va­ra, con­si­de­ra­mos sin embar­go que no se pue­de decir en tér­mi­nos abso­lu­tos que Gue­va­ra adop­ta­ra y adap­ta­ra las tesis mili­ta­res de Mao Zedong a la reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na. Y par­ti­cu­lar­men­te, en cuan­to al segun­do prin­ci­pio que dice que «no siem­pre hay que espe­rar a que se den todas las con­di­cio­nes para la revo­lu­ción: el foco insu­rre­cio­nal pue­de crear­las», no cree­mos que Mao estu­vie­ra de acuer­do con él, por­que en sus escri­tos demues­tra que obser­va la teo­ría leni­nis­ta de las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas de la revo­lu­ción, del que el segun­do prin­ci­pio del Che se ale­ja.

Otro aspec­to impor­tan­te a seña­lar es la per­so­na­li­za­ción que hace Zhou Enlai cuan­do habla sobre la expe­rien­cia de la revo­lu­ción chi­na. Él no dice «cuan­do hacía­mos la revo­lu­ción» o «cuan­do hacía­mos la gue­rra de gue­rri­llas», sino «cuan­do el pre­si­den­te Mao hacía las gue­rri­llas». Este tipo de refe­ren­cias, sin embar­go, no lo hacía solo el «adu­la­dor» de Zhou Enlai, lo hacían todos los diri­gen­tes chi­nos, en pre­sen­cia de Mao, exclu­yén­do­se del pro­ta­go­nis­mo que tam­bién tuvie­ron, inde­pen­dien­te­men­te de la evo­lu­ción de sus posi­cio­nes polí­ti­cas. Esto, ya en 1960, indi­ca­ba el gra­do exa­ge­ra­do del cul­to a la per­so­na­li­dad de Mao, que alcan­za­ría nive­les estra­tos­fé­ri­cos duran­te la Revo­lu­ción Cul­tu­ral, cuan­do el pro­pio Lin Biao era el que más incu­rría en expre­sio­nes ver­da­de­ra­men­te adu­la­do­ras.

Con­ver­sa­ción entre Mao Zedong y Ernes­to «Che» Gue­va­ra

Hora: 4:20 PM – 6:30PM, 19 de noviem­bre de 1960
Lugar: Salón Qingzhen en Zhon­gnanhai

Par­ti­ci­pan­tes: Del lado cubano – Jefe de Dele­ga­ción y Pre­si­den­te del Ban­co de Desa­rro­llo Nacio­nal, Coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra, y otros miem­bros de la Dele­ga­ción. Del lado chino –Zhou Enlai, Li Xian­nian, Geng Biao, Shen Jian, Lin Ping

Intér­pre­tes: Cai Tong­guo, Liu Xiliang
Regis­tra­dor: Zhang Zai

Pre­si­den­te Mao: Dele­ga­ción cuba­na, bien­ve­ni­da.

Gue­va­ra [«abre­via­do en el ori­gi­nal como Ge», no abre­via­do aquí]: Es un gran pla­cer [para noso­tros] tener esta opor­tu­ni­dad de salu­dar al pre­si­den­te Mao [en per­so­na]. Noso­tros siem­pre hemos vene­ra­do al pre­si­den­te Mao en nues­tra lucha. Somos una dele­ga­ción ofi­cial, repre­sen­tan­do a Cuba, aun­que los miem­bros de nues­tra dele­ga­ción nacie­ron en cua­tro paí­ses dife­ren­tes.

Pre­si­den­te Mao: Usted es argen­tino.

Gue­va­ra: Nací en Argen­ti­na.

Pre­si­den­te Mao: ¿Dón­de nacie­ron los otros miem­bros de la dele­ga­ción?

Gue­va­ra: [Rami­ro Fer­nan­do] Mal­do­na­do [Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Social Revo­lu­cio­na­rio de Ecua­dor] es ecua­to­riano, [eco­no­mis­ta Albán] Latas­te es chi­leno, yo nací en Argen­ti­na, todos los demás nacie­ron en Cuba. Aun­que algu­nos de noso­tros no naci­mos en Cuba, el pue­blo cubano no toma a mal que no haya­mos naci­do en Cuba. Noso­tros real­men­te defen­de­mos la revo­lu­ción cuba­na. Fidel [Cas­tro] repre­sen­ta la volun­tad de todos los lati­no­ame­ri­ca­nos.

Pre­si­den­te Mao: Uste­des son inter­na­cio­na­lis­tas.

Gue­va­ra: Los inter­na­cio­na­lis­tas de Amé­ri­ca Lati­na.

Pre­si­den­te Mao: Los pue­blos de Asia, los pue­blos de Áfri­ca y todo el cam­po socia­lis­ta los apo­yan. El año pasa­do usted visi­tó algu­nos paí­ses asiá­ti­cos, [¿no es ver­dad?]

Gue­va­ra: Algu­nos paí­ses, como India, Siam [Tai­lan­dia], Indo­ne­sia, Bir­ma­nia, Japón, Pakis­tán.

Pre­si­den­te Mao: Con excep­ción de Chi­na, [usted] ha esta­do en todos los prin­ci­pa­les paí­ses de Asia.

Gue­va­ra: Por eso, aho­ra estoy en Chi­na.

Pre­si­den­te Mao: Bien­ve­ni­do.

Gue­va­ra: Nues­tra situa­ción inter­na aún no se había esta­bi­li­za­do cuan­do salí de Cuba el año pasa­do, por esa razón nos con­du­cía­mos cau­te­lo­sa­men­te con el mun­do exte­rior, a dife­ren­cia de aho­ra. [Aho­ra] la situa­ción inter­na se ha con­so­li­da­do y pode­mos ser más resuel­tos.

Pre­si­den­te Mao: La actual situa­ción inter­na­cio­nal es mejor que la del año pasa­do.

Gue­va­ra: La nación ente­ra está uni­da, pero cada día los impe­ria­lis­tas espe­ran divi­dir­nos.

Pre­si­den­te Mao: Apar­te de los obre­ros y los cam­pe­si­nos, ¿quié­nes más se han uni­do a uste­des?

Gue­va­ra: Nues­tro gobierno repre­sen­ta a los obre­ros y cam­pe­si­nos. Nues­tro país toda­vía tie­ne una peque­ña bur­gue­sía que tie­ne una rela­ción amis­to­sa y coope­ra con noso­tros.

Pre­si­den­te Mao: ¿No [hay] bur­gue­sía nacio­nal?

Gue­va­ra: La bur­gue­sía nacio­nal esta­ba bási­ca­men­te com­pues­ta por impor­ta­do­res. Sus intere­ses esta­ban entre­la­za­dos con los del impe­ria­lis­mo y esta­ban con­tra noso­tros. [Por eso] los des­trui­mos eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te.

Pre­si­den­te Mao: Ellos eran bur­gue­sía com­pra­do­ra. No [deben] ser con­si­de­ra­dos como bur­gue­sía nacio­nal.

Gue­va­ra: Algu­nos depen­dían com­ple­ta­men­te del impe­ria­lis­mo. El impe­ria­lis­mo les daba capi­tal, tec­no­lo­gía, paten­tes y mer­ca­dos. Aun­que vivían en su pro­pio país, sus intere­ses esta­ban entre­la­za­dos con el impe­ria­lis­mo; era el caso, por ejem­plo, de los comer­cian­tes de azú­car.

Pre­si­den­te Mao: Los empre­sa­rios del azú­car.

Gue­va­ra: Ellos mis­mos. Aho­ra el nego­cio del azú­car ha sido nacio­na­li­za­do.

Pre­si­den­te Mao: Uste­des bási­ca­men­te han expro­pia­do todo el capi­tal nor­te­ame­ri­cano.

Gue­va­ra: No bási­ca­men­te, sino todo. Qui­zás algún capi­tal ha esca­pa­do [de la expro­pia­ción]. Pero no es que no que­ra­mos [expro­piar­lo].

Pre­si­den­te Mao: ¿Uste­des ofre­cie­ron com­pen­sa­ción al expro­piar­los?

Gue­va­ra: Si [una com­pa­ñía azu­ca­re­ra] nos com­pra­ba más de tres millo­nes de tone­la­das de azú­car [antes de la expro­pia­ción], [noso­tros] ofre­cía­mos una com­pen­sa­ción entre 5 por cien­to y 25 por cien­to [del valor del azú­car com­pra­do]. [La gen­te] no fami­lia­ri­za­da con la situa­ción en Cuba tie­ne difi­cul­tad para enten­der la iro­nía incor­po­ra­da en esta polí­ti­ca.

Pre­si­den­te Mao: Según la pren­sa, uste­des devol­vían el capi­tal y las ganan­cias sobre 47 caba­lle­rías por año, con una tasa de inte­rés anual de 1 por cien­to.

Gue­va­ra: Solo las [com­pa­ñías] que com­pra­ban más de 3 millo­nes de tone­la­das de azú­car eran com­pen­sa­das. Si no habían com­pra­do, no había com­pen­sa­ción. Había dos ban­cos cana­dien­ses, rela­ti­va­men­te gran­des. No los nacio­na­li­za­mos, y esto es con­sis­ten­te con nues­tras polí­ti­cas inter­na y exte­rior.

Pre­si­den­te Mao: Es estra­té­gi­ca­men­te acep­ta­ble tole­rar tem­po­ral­men­te la pre­sen­cia de algu­nas com­pa­ñías impe­ria­lis­tas. Noso­tros tam­bién tene­mos algu­nas [com­pa­ñías impe­ria­lis­tas] aquí.

Pre­mier [Zhou Enlai: Pre­ci­sa­men­te, como el HSBC [Hong Kong and Shanghai Ban­king Cor­po­ra­tion], cuya pre­sen­cia es casi sim­bó­li­ca.

Gue­va­ra: Esos ban­cos cana­dien­ses en Cuba son lo mis­mo que el HSBC aquí.

Pre­si­den­te Mao: Uste­des [deben] unir a los obre­ros y cam­pe­si­nos, es decir, a la mayo­ría.

Gue­va­ra: Algu­na gen­te de la bur­gue­sía se puso en con­tra de noso­tros y se unió al cam­po enemi­go.

Pre­si­den­te Mao: Aque­llos que se pusie­ron con­tra uste­des son sus enemi­gos. Uste­des han hecho un gran tra­ba­jo en supri­mir a los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios.

Gue­va­ra: Los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios rea­li­za­ban actos de agre­sión. [Por ejem­plo,] algu­nas veces, ocu­pa­ban unas cuan­tas islas, [en cuyo caso] los ani­qui­lá­ba­mos inme­dia­ta­men­te des­pués. Nada de qué preo­cu­par­se. [Noso­tros] eje­cu­tá­ba­mos a su líder fusi­lán­do­lo cuan­do los cap­tu­rá­ba­mos. Su equi­pa­mien­to pro­ve­nía de Esta­dos Uni­dos y era lan­za­do en para­caí­das.

Pre­si­den­te Mao: Uste­des tam­bién cap­tu­ra­ron varios nor­te­ame­ri­ca­nos [¿no es así?].

Gue­va­ra: [Ellos fue­ron] pro­ce­sa­dos inme­dia­ta­men­te y fusi­la­dos.

Pre­mier [Zhou Enlai: El gobierno nor­te­ame­ri­cano pro­tes­ta­ba y uste­des res­pon­dían.

Pre­si­den­te Mao: Uste­des son fir­mes. Sean fir­mes has­ta el final, esa es la espe­ran­za [de la revo­lu­ción], y el impe­ria­lis­mo se encon­tra­rá en gran­des difi­cul­ta­des. Pero vaci­len y entren en com­pro­mi­sos, y el impe­ria­lis­mo verá que es fácil [lidiar con uste­des].

Gue­va­ra: En la pri­me­ra eta­pa de nues­tra revo­lu­ción, Fidel pro­pu­so una for­ma de resol­ver el pro­ble­ma de la vivien­da públi­ca, por­que el gobierno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de que todos ten­gan una vivien­da. Con­fis­ca­mos las pro­pie­da­des de los gran­des pro­pie­ta­rios de casas y las dis­tri­bui­mos entre el pue­blo. Los peque­ños pro­pie­ta­rios de casas con­ser­van sus pro­pie­da­des como antes.

Pre­si­den­te Mao: ¿Y des­pués?

Gue­va­ra: Aho­ra esta­mos en la segun­da eta­pa de la revo­lu­ción, es decir, ter­mi­nar con el fenó­meno de la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre. En estre­cha rela­ción con la situa­ción inter­na e inter­na­cio­nal, esta­mos tra­ba­jan­do en la con­so­li­da­ción de nues­tro régi­men: erra­di­can­do el anal­fa­be­tis­mo y el des­em­pleo (que está en una con­di­ción par­ti­cu­lar­men­te seria), desa­rro­llan­do el sec­tor indus­trial y pro­fun­di­zan­do la refor­ma agra­ria.

Pre­si­den­te Mao: Exce­len­te. Uste­des han influi­do en Amé­ri­ca Lati­na, e inclu­so en Asia y Áfri­ca. Ellos serán influen­cia­dos en tan­to uste­des hagan bien las cosas.

Gue­va­ra: Espe­cial­men­te Amé­ri­ca Lati­na.

Pre­si­den­te Mao: La peque­ña bur­gue­sía y la bur­gue­sía nacio­nal lati­no­ame­ri­ca­nas tie­nen mie­do del socia­lis­mo. Por un buen tiem­po, uste­des no debe­rían apre­su­rar­se con las refor­mas socia­les. Este méto­do les per­mi­ti­rá ganar­se a la peque­ña bur­gue­sía y a la bur­gue­sía nacio­nal de Amé­ri­ca Lati­na. Des­pués de la vic­to­ria, fue­ron nacio­na­li­za­dos todos los nego­cios de Jiang Jieshi [Chiang Kai-shek] y los nego­cios que ante­rior­men­te per­te­ne­cían a Ale­ma­nia, Ita­lia y Japón pero que des­pués pasa­ron a ser patri­mo­nio de Jiang, eso per­mi­tió que el capi­tal pro­pie­dad del Esta­do alcan­za­ra el 80 por cien­to de todo el capi­tal indus­trial. Aun­que la bur­gue­sía nacio­nal tenía solo el 20 por cien­to [de todo el capi­tal indus­trial], emplea­ba a más de 1 millón de obre­ros y con­tro­la­ba toda la red comer­cial. Nos tomó casi sie­te años resol­ver este pro­ble­ma. [Noso­tros] les dimos empleo, dere­cho al voto, admi­nis­tra­ción con­jun­ta públi­ca-pri­va­da y com­pra de par­ti­ci­pa­cio­nes, con la espe­ran­za de resol­ver este pro­ble­ma. Esta solu­ción [con­jun­ta] les satis­fi­zo y tuvo un buen efec­to rela­ti­vo en el exte­rior. Des­pués de ver esta sali­da, pese a que la bur­gue­sía asiá­ti­ca no esta­ba com­ple­ta­men­te feliz, estu­vo de acuer­do en que ésta era una for­ma acep­ta­ble de unir­los, y que esta­ba bien uti­li­zar la polí­ti­ca de com­pra de par­ti­ci­pa­cio­nes. El pro­ble­ma del sec­tor arte­sa­nal urbano y la peque­ña bur­gue­sía fue enfren­ta­do, igual­men­te, por medio de las coope­ra­ti­vas.

Gue­va­ra: Debe­mos apren­der de la expe­rien­cia de otros paí­ses, inclui­do Chi­na y otros paí­ses socia­lis­tas. En cuan­to a la bur­gue­sía, le dimos res­pe­to, tra­ba­jo y dine­ro, desean­do que no aban­do­na­ran el país. Tam­bién les dimos suel­dos a los téc­ni­cos. Tra­di­cio­nal­men­te, no tene­mos indus­tria arte­sa­nal, en con­se­cuen­cia, no tene­mos pro­ble­mas en ese sen­ti­do. Hemos reu­ni­do a los des­em­plea­dos en las coope­ra­ti­vas, las que en retri­bu­ción les dan empleo.

Pre­si­den­te Mao: Esta­dos Uni­dos no quie­re que Cuba ten­ga bur­gue­sía nacio­nal. Este es el mis­mo caso de Japón en Corea y del nores­te de Chi­na [por ejem­plo, Man­chu­ria], y el caso de Fran­cia en Viet­nam. Ellos no per­mi­ten que la gen­te local cons­tru­ya gran­des plan­tas.

Gue­va­ra: Este hecho se ase­me­ja a [a lo que pasó en] Amé­ri­ca Lati­na. A fin de des­truir las fuer­zas feu­da­les, el impe­ria­lis­mo pro­mo­vió la bur­gue­sía nacio­nal. La bur­gue­sía nacio­nal tam­bién podía pedir impues­tos más altos a la impor­ta­ción. Pero no lucha­ba por los intere­ses nacio­na­les; de hecho, está colu­di­da con el impe­ria­lis­mo.

Pre­si­den­te Mao: Ten­go una pre­gun­ta. ¿La indus­tria bra­si­le­ña del ace­ro está vin­cu­la­da a Esta­dos Uni­dos en tér­mi­nos de capi­tal?

Gue­va­ra: Las prin­ci­pa­les fábri­cas meta­lúr­gi­cas del Bra­sil fue­ron esta­ble­ci­das con capi­tal nor­te­ame­ri­cano.

Pre­mier [Zhou Enlai: ¿Cuál es el por­cen­ta­je del capi­tal nor­te­ame­ri­cano? Bra­sil pro­du­ce 1.6 millo­nes de tone­la­das de ace­ro [anual­men­te].

Gue­va­ra: No está bas­tan­te cla­ro el mon­to total del capi­tal en la fábri­ca más gran­de de Bra­sil. Pero tec­no­ló­gi­ca­men­te depen­de com­ple­ta­men­te de Esta­dos Uni­dos. Bra­sil es un país gran­de, sin embar­go, real­men­te no exis­te dife­ren­cia sus­tan­cial entre él y otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos.

Pre­si­den­te Mao: Ten­go otra pre­gun­ta. A uste­des les tomó más de dos años des­de su des­em­bar­co ini­cial en Cuba has­ta el momen­to de la vic­to­ria final. Uste­des unie­ron a los cam­pe­si­nos y obtu­vie­ron la vic­to­ria. ¿Exis­te algu­na posi­bi­li­dad de que otro país lati­no­ame­ri­cano pue­da seguir este mode­lo?

Gue­va­ra: No se pue­de res­pon­der a esa pre­gun­ta en un solo sen­ti­do [yigaier­lun]. De hecho, usted tie­ne más expe­rien­cia y un aná­li­sis más pers­pi­caz [que noso­tros]. En mi opi­nión, Cuba enfren­ta­ba más difi­cul­ta­des para ini­ciar una revo­lu­ción que otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Había, sin embar­go, un solo fac­tor favo­ra­ble: obtu­vi­mos la vic­to­ria explo­tan­do la negli­gen­cia de los impe­ria­lis­tas. Los impe­ria­lis­tas no con­cen­tra­ron sus fuer­zas al lidiar con noso­tros. Ellos cre­ye­ron que Fidel les iba a pedir prés­ta­mos des­pués de la vic­to­ria y que coope­ra­ría con ellos. [Por el con­tra­rio,] ini­ciar la revo­lu­ción en otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos enfren­ta­ría el mis­mo peli­gro que Gua­te­ma­la — Esta­dos Uni­dos inter­ven­dría envian­do mari­nes1.

Pre­si­den­te Mao: ¿Hay algu­nas dife­ren­cias [entre esos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos] en cuan­to a la situa­ción inter­na?

Gue­va­ra: Polí­ti­ca­men­te, hay [dife­ren­cias]. Pero en tér­mi­nos socia­les, [todos esos paí­ses] caen en dos o tres cate­go­rías. Tres paí­ses tie­nen una lucha arma­da [en desa­rro­llo]: Para­guay, Nica­ra­gua y Gua­te­ma­la.

Pre­si­den­te Mao: Aho­ra Esta­dos Uni­dos ha diri­gi­do sus lan­zas [dui­fu] hacia Gua­te­ma­la y Nica­ra­gua.

Gue­va­ra: En Colom­bia y Perú, emer­ge la posi­bi­li­dad de un gran movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio popu­lar.

Pre­si­den­te Mao: Como he dicho, en Perú, la mayo­ría del pue­blo nece­si­ta la tie­rra. Tam­bién en Colom­bia.

Gue­va­ra: El caso de Perú es intere­san­te. Siem­pre ha teni­do la cos­tum­bre del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo. Duran­te su domi­nio, los espa­ño­les tra­je­ron feu­da­lis­mo y escla­vi­tud. Pero el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo no des­pa­re­ció por eso. Por el con­tra­rio, sobre­vi­ve has­ta aho­ra. El par­ti­do comu­nis­ta ganó las elec­cio­nes en Cuz­co. Esta lucha [por la vic­to­ria comu­nis­ta en las elec­cio­nes] está her­ma­na­da con la lucha racial. En Perú viven muchos indios nati­vos, pero solo los blan­cos y los mes­ti­zos pue­den poseer la tie­rra y ser terra­te­nien­tes.

Pre­si­den­te Mao: La gen­te local tie­ne una pobla­ción de 9 millo­nes a 10 millo­nes, mien­tras que la pobla­ción espa­ño­la ahí es esti­ma­da solo en diez mil.

Gue­va­ra: Esas cifras pue­den haber sido exa­ge­ra­das. Perú tie­ne 12 millo­nes de habi­tan­tes, de los cua­les 10 millo­nes son nati­vos y dos 2 millo­nes son blan­cos.

Pre­si­den­te Mao: [Perú es] simi­lar a Sud Áfri­ca. Sud Áfri­ca tie­ne solo 3 millo­nes de ingle­ses.

Pre­mier [Zhou Enlai: Hay 3 millo­nes de ingle­ses, 1 millón de holan­de­ses, 1 millón de mes­ti­zos, 8 millo­nes de negros y medio millón de indios. La gen­te de estas dos últi­mas cate­go­rías vive en las con­di­cio­nes más mise­ra­bles. Solo la gen­te blan­ca tie­ne dere­cho al voto.

Gue­va­ra: Perú toda­vía tie­ne escla­vi­tud. La tie­rra se ven­de con la gen­te inclui­da.

Pre­mier [Zhou Enlai: Como el Tíbet en el pasa­do.

Gue­va­ra: En esas zonas atra­sa­das, los habi­tan­tes no usan dine­ro. Cuan­do se ven­de, [el ven­de­dor] pone los pro­duc­tos en un lado de la balan­za y mone­das de cobre en el otro para medir­los. No se usa bille­tes ahí.

Pre­si­den­te Mao: La situa­ción en Colom­bia es algo dife­ren­te, [¿no es ver­dad?].

Gue­va­ra: Colom­bia tie­ne un feu­da­lis­mo más débil pero tie­ne una pre­sen­cia cató­li­ca más fuer­te. Los terra­te­nien­tes y la Igle­sia Cató­li­ca se con­fa­bu­lan con Esta­dos Uni­dos. Los indios nati­vos son pobres pero no escla­vos. Las fuer­zas gue­rri­lle­ras solían estar pre­sen­tes en Colom­bia, pero aho­ra han deja­do de luchar.

Pre­si­den­te Mao: ¿Cuba tie­ne rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos?

Gue­va­ra: Varios paí­ses se colu­die­ron y endu­re­cie­ron sus rela­cio­nes con Cuba. Esos paí­ses son Hai­tí, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Gua­te­ma­la. Colom­bia, El Sal­va­dor y Hon­du­ras, jun­tos, decla­ra­ron al emba­ja­dor cubano per­so­na non gra­ta. Bra­sil reti­ró su emba­ja­dor, aun­que por otra razón.

Pre­mier [Zhou Enlai: En total son 7 paí­ses.

Pre­si­den­te Mao: En ese caso, [Cuba] tie­ne rela­cio­nes con la mayo­ría de paí­ses: 19 [paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos] menos 7 es igual a 12.

Gue­va­ra: [Cuba] no tie­ne rela­cio­nes con los 3 pri­me­ros [Hai­tí, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Gua­te­ma­la]. En los 4 últi­mos paí­ses [Colom­bia, El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Bra­sil], hay char­gé d’affaires cubano, pero no emba­ja­dor cubano. Para los cuba­nos, ir a Bra­sil, es como ir al otro lado de la Cor­ti­na de Hie­rro.

Pre­si­den­te Mao: ¿Cuál es la natu­ra­le­za de las gue­rras en Gua­te­ma­la y Nica­ra­gua? ¿Son gue­rras popu­la­res?

Gue­va­ra: No pue­do dar una res­pues­ta pre­ci­sa. Mi impre­sión es que [la gue­rra en] Gua­te­ma­la es [gue­rra popu­lar] mien­tras que [la gue­rra] en Nica­ra­gua es solo de tipo nor­mal. [Ellas son] dis­tan­tes [de Cuba]. No ten­go idea [de la natu­ra­le­za de sus gue­rras]. [Lo que dije] es solo una res­pues­ta sub­je­ti­va.

Pre­si­den­te Mao: ¿Lo que pasa en Gua­te­ma­la está rela­cio­na­do con [Jaco­bo] Árbenz [Guz­mán]?

Gue­va­ra: Solo he vis­to la decla­ra­ción de Árbenz sobre este tema antes de salir hacia Chi­na. La revo­lu­ción [ahí] es qui­zás de carác­ter popu­lar.

Pre­si­den­te Mao: Enton­ces, ¿Árbenz está aho­ra en Cuba?

Gue­va­ra: Sí, en Cuba.

Pre­si­den­te Mao: Él ha esta­do en Chi­na y en la Unión Sovié­ti­ca. Una per­so­na agra­da­ble.

Gue­va­ra: Noso­tros con­fia­mos en él. Come­tió algu­nos erro­res en el pasa­do, pero es dere­cho, fir­me y se pue­de con­fiar en él.

(El pre­si­den­te Mao invi­tó a todos los miem­bros de la dele­ga­ción a una cena, duran­te la cual con­ti­nua­ron con­ver­san­do.)

Gue­va­ra: Hay dos cosas casi idén­ti­cas entre Chi­na y Cuba que me han impre­sio­na­do muchí­si­mo. Cuan­do uste­des esta­ban hacien­do la revo­lu­ción, el ata­que de Jiang Jieshi con­tra uste­des fue [deno­mi­na­do] cer­co y ani­qui­la­mien­to [wei­jiao], dos pala­bras que tam­bién fue­ron usa­das por los reac­cio­na­rios en nues­tro caso. Las estra­te­gias [uti­li­za­das por ellos] fue­ron las mis­mas.

Pre­si­den­te Mao: Cuan­do cuer­pos extra­ños entran al cuer­po, las célu­las blan­cas las cer­can y las ani­qui­lan. Jiang Jieshi nos con­si­de­ra­ba una bac­te­ria y que­ría des­truir­nos. Noso­tros hemos lucha­do con­tra él, con inter­va­los, duran­te 22 años, con dos cola­bo­ra­cio­nes y dos rup­tu­ras las que natu­ral­men­te alar­ga­ron el pla­zo. Duran­te la pri­me­ra cola­bo­ra­ción, noso­tros incu­rri­mos en [el error de seguir] el opor­tu­nis­mo de dere­cha. Sur­gió un gru­po dere­chis­ta en el seno del par­ti­do. El resul­ta­do fue que Jiang Jieshi depu­ró el par­ti­do, se opu­so al comu­nis­mo y repri­mió con la gue­rra, esto acon­te­ció duran­te la Expe­di­ción del Nor­te. El segun­do perío­do, de 1924 a 1927, fue de solo gue­rra. No nos deja­ron sali­da, igual que Batis­ta que no les dejó a uste­des nin­gu­na sali­da. Jiang Jieshi nos ense­ñó a noso­tros y tam­bién al pue­blo chino, así como Batis­ta les ense­ñó a uste­des y al pue­blo cubano: no hay otra sali­da que empu­ñar las armas y luchar. Nin­guno de noso­tros sabía cómo luchar y tam­po­co nos pre­pa­ra­mos para luchar. El Pre­mier y yo somos inte­lec­tua­les; él (refi­rién­do­se a Li Xian­nian, Vice-Pre­mier) era obre­ro. Pero ¿qué otra opción nos que­da­ba? Él [Jiang Jieshi] que­ría aca­bar con noso­tros.

(El pre­si­den­te Mao levan­ta su copa y pro­po­ne un brin­dis por el éxi­to de la revo­lu­ción popu­lar cuba­na y a la salud de todos los miem­bros de la dele­ga­ción.)

Pre­si­den­te Mao: Una vez que esta­lló la gue­rra, con­ti­nuó duran­te los siguien­tes diez años. Cons­trui­mos bases de apo­yo, pero incu­rri­mos en [el error de seguir] el opor­tu­nis­mo de dere­cha; y cuan­do la polí­ti­ca se incli­nó exce­si­va­men­te hacia la izquier­da, con­se­cuen­te­men­te per­di­mos las bases de apo­yo, y fui­mos obli­ga­dos a reti­rar­nos, en lo que fue la Gran Mar­cha. Estos erro­res nos ense­ña­ron –bási­ca­men­te come­ti­mos dos erro­res, uno de dere­cha y otro de «izquier­da»– y apren­di­mos la lec­ción. Cuan­do Japón hizo la gue­rra con­tra Chi­na, coope­ra­mos nue­va­men­te con Jiang Jieshi, una expe­rien­cia que uste­des no tuvie­ron.

Gue­va­ra: Es una for­tu­na que no la tuvié­ra­mos. Pre­si­den­te Mao: Uste­des no tuvie­ron la posi­bi­li­dad de coope­rar con Batis­ta.

Gue­va­ra: Batis­ta no tenía con­tra­dic­cio­nes con los nor­te­ame­ri­ca­nos.

Pre­si­den­te Mao: Jiang Jieshi es el perro de pre­sa de los ingle­ses y los nor­te­ame­ri­ca­nos. Cuan­do Japón inva­dió [Chi­na], Jiang Jieshi lo des­apro­bó. En el ter­cer perío­do, [que duró] 8 años [1937 – 45], coope­ra­mos con Jiang Jieshi para luchar con­tra Japón. La coope­ra­ción no fue bue­na, [por­que] Jiang Jieshi repre­sen­ta­ba a la cla­se capi­ta­lis­ta com­pra­do­ra, sien­do el inter­me­dia­rio de Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos. En el cuar­to perío­do, des­pués de que Japón fue­ra expul­sa­da, Jiang Jieshi nos ata­có; pasa­mos un año defen­dién­do­nos [con­tra él] y lue­go con­tra­ata­ca­mos, lo que nos cos­tó en total tres años y medio; en 1949, logra­mos el triun­fo en todo el país y Jiang Jieshi huyó a Tai­wán. Uste­des no tie­nen una Isla Tai­wán.

Pre­mier [Zhou Enlai: Uste­des tie­nen la Isla de Binuo [la Isla de Pinos]. Pero antes de que Batis­ta tuvie­ra la opor­tu­ni­dad de huir a esa isla, ellos toma­ron la Isla de Pinos.

Pre­si­den­te Mao: Estu­vo bien que la toma­ran.

Gue­va­ra: La posi­bi­li­dad de que Esta­dos Uni­dos nos ata­que con­ti­núa.

Pre­mier [Zhou Enlai: Los nor­te­ame­ri­ca­nos inten­ta­ron ata­car la Isla de Pinos.

Pre­si­den­te Mao: Enton­ces, el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano es nues­tro enemi­go común, y tam­bién es el enemi­go común de todos los pue­blos del mun­do. Todos uste­des se ven bas­tan­te jóve­nes.

Gue­va­ra: Noso­tros ni siquie­ra había­mos naci­do cuan­do uste­des empe­za­ron a hacer la revo­lu­ción, excep­to él (seña­lan­do al Coman­dan­te Suñol) que ya había naci­do. Él tie­ne 35 años, es el mayor entre noso­tros.

Pre­si­den­te Mao: En el pasa­do, lucha­mos en la gue­rra. Hoy [noso­tros] debe­mos luchar en la cons­truc­ción.

Suñol­De­fen­der la revo­lu­ción.

Gue­va­ra: Chi­na tam­bién tie­ne otra cosa en común con Cuba. La eva­lua­ción de la situa­ción [rea­li­za­da en] el Con­gre­so del PCCh en 1945 dice: algu­nas per­so­nas de las ciu­da­des des­pre­cia­ba el cam­po; nues­tra lucha se divi­dió en dos par­tes: una rea­li­za­ba la gue­rra de gue­rri­llas en las zonas mon­ta­ño­sas y la otra hacía las huel­gas en las ciu­da­des; la gen­te que pro­mo­vía las huel­gas menos­pre­cia­ba a quie­nes lucha­ban en la gue­rra de gue­rri­llas en las zonas mon­ta­ño­sas. Al final, fra­ca­sa­ron los que pro­mo­vían las huel­gas.

Pre­mier [Zhou Enlai: Muy pare­ci­do…

Pre­si­den­te Mao: Recon­for­tar­se con el des­per­di­cio de fuer­zas es aven­tu­re­ris­mo. [Mien­tras sean] inca­pa­ces de pres­tar aten­ción al cam­po, no será fácil para la gen­te de las ciu­da­des aliar­se con los cam­pe­si­nos.

Pre­mier [Zhou Enlai: …Me di cuen­ta des­pués de leer su artícu­lo del 5 de octu­bre (se refie­re a la nota de Gue­va­ra, publi­ca­da en la revis­ta Ver­de Oli­vo, sobre el estu­dio de la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria cuba­na2. Leí el resu­men se ese artícu­lo y los temas que plan­tea­ba. [Usted] pue­de ser con­si­de­ra­do un inte­lec­tual.

Gue­va­ra: Recién estoy por lle­gar a la eta­pa de ser inte­lec­tual.

Pre­si­den­te Mao: [Usted se ha] con­ver­ti­do en autor. Yo, tam­bién, he leí­do un resu­men de su artícu­lo, y estoy bas­tan­te de acuer­do con sus pun­tos. [El artícu­lo] posi­ble­men­te pue­de tener influen­cia en Amé­ri­ca Lati­na.

Pre­mier [Zhou Enlai: ¿Ha traí­do el tex­to com­ple­to?

Gue­va­ra: Tra­ta­ré de encon­trar­lo.

Pre­si­den­te Mao: Usted pro­pu­so tres prin­ci­pios en sus artícu­los. El pue­blo pue­de derro­tar a los reac­cio­na­rios. No se tie­ne que espe­rar a que todas las con­di­cio­nes estén madu­ras para ini­ciar la revo­lu­ción. ¿Cuál es el ter­cer prin­ci­pio?

Gue­va­ra: El ter­cer prin­ci­pio es que en Amé­ri­ca Lati­na la tarea prin­ci­pal se desa­rro­lla en las áreas rura­les.

Pre­mier [Zhou Enlai: Es muy impor­tan­te vin­cu­lar la revo­lu­ción con las áreas rura­les.

Gue­va­ra: Nos ate­ne­mos mucho a este pun­to.

Pre­mier [Zhou Enlai: Algu­nos ami­gos lati­no­ame­ri­ca­nos no pres­tan aten­ción a los cam­pe­si­nos, mien­tras que uste­des pres­ta­ron mucha aten­ción a este pun­to y triun­fa­ron. La revo­lu­ción chi­na es igual: mucha gen­te no daba impor­tan­cia a la con­tri­bu­ción de los cam­pe­si­nos, mien­tras el cama­ra­da Mao Zedong con­ce­dió mucha impor­tan­cia a este pun­to.

Pre­si­den­te Mao: El enemi­go nos ense­ñó eso, al no per­mi­tir­nos exis­tir en las ciu­da­des. Él [Jiang Jieshi] que­ría matar gen­te. ¿Qué otra cosa podía­mos hacer?

Gue­va­ra: Fidel [Cas­tro] encon­tró un pun­to muy impor­tan­te en las obras del pre­si­den­te Mao, algo de lo que no nos dimos cuen­ta al prin­ci­pio. Se refie­re al tra­to gene­ro­so a los pri­sio­ne­ros de gue­rra: curar sus heri­das y enviar­los de regre­so. Com­pren­di­mos este pun­to, que nos ayu­dó mucho [en nues­tra lucha]. Pre­si­den­te Mao: Esa es la mane­ra de desin­te­grar a las tro­pas enemi­gas.

Pre­mier [Zhou Enlai: Su artícu­lo tam­bién toca ese pun­to.

Gue­va­ra: Ese [pun­to] fue agre­ga­do des­pués. Ori­gi­nal­men­te, a los pri­sio­ne­ros les qui­tá­ba­mos los zapa­tos y la ropa, por­que nues­tros sol­da­dos no tenían [ni zapa­tos ni ropa]. Pero des­pués Fidel nos prohi­bió hacer esto.

(El pre­si­den­te Mao levan­ta su copa y pro­po­ne un brin­dis a la salud de Fidel.)

Gue­va­ra: [La gen­te] no comía bien mien­tras hacía la gue­rra de gue­rri­llas. Tam­bién está­ba­mos cor­tos de ali­men­to espi­ri­tual. No podía­mos leer mate­ria­les.

Pre­mier [Zhou Enlai: Cuan­do el pre­si­den­te Mao hacía la gue­rra de gue­rri­llas, con fre­cuen­cia envia­ba a gen­te a con­se­guir perió­di­cos.

Pre­si­den­te Mao: Tra­tar a los perió­di­cos como fuen­tes de infor­ma­ción. Los perió­di­cos enemi­gos con fre­cuen­cia divul­ga­ban los movi­mien­tos del enemi­go, y eran una fuen­te de infor­ma­ción. Noso­tros empe­za­mos la revo­lu­ción con varios miles de per­so­nas; [el tama­ño de las tro­pas] enton­ces subió a diez mil y lue­go cre­ció has­ta tres­cien­tos mil; en ese momen­to come­ti­mos el error de «izquier­da». Des­pués de la Gran Mar­cha, los tres­cien­tos mil se redu­je­ron a vein­ti­cin­co mil. El enemi­go se sin­tió menos teme­ro­so de noso­tros. Cuan­do los japo­ne­ses inva­die­ron [Chi­na], qui­si­mos coope­rar con Jiang Jieshi. Él dijo que podía­mos [coope­rar con él], por­que dado [que éra­mos] tan pocos, no nos temía. El obje­ti­vo de Jiang Jieshi era que los japo­ne­ses nos ani­qui­la­ran. Pero no espe­ra­ba que, des­pués de que luchá­ra­mos con­tra Japón, cre­cié­ra­mos de vein­te mil a un millón y varios cien­tos de miles. Cuan­do, des­pués de la ren­di­ción de los japo­ne­ses, las tro­pas de Jiang Jieshi de cua­tro millo­nes empe­za­ron a ata­car­nos, noso­tros tenía­mos un millón y bases de apo­yo con una pobla­ción de cien millo­nes. En tres años y medio, derro­ta­mos a Jiang Jieshi. Esa [gue­rra en esos años] no fue más una gue­rra de gue­rri­llas, fue una gue­rra a amplia esca­la. Como usted men­cio­na en su artícu­lo, avio­nes, caño­nes, tan­ques, todo eso fra­ca­só en desem­pe­ñar algún rol fun­da­men­tal. Jiang Jie­chi lo tenía todo, mien­tras que noso­tros no tenía­mos nada de eso. Solo más tar­de cap­tu­ra­mos algu­nos caño­nes.

Pre­mier [Zhou Enlai: En el últi­mo perío­do, inclu­so cap­tu­ra­mos tan­ques.

Pre­si­den­te Mao: El prin­ci­pal [tipo de arma­men­to que cap­tu­ra­mos] era de arti­lle­ría. Esto nos per­mi­tió crear divi­sio­nes de arti­lle­ría, bri­ga­das de arti­lle­ría y regi­mien­tos de arti­lle­ría. Todo era equi­po nor­te­ame­ri­cano.

Pre­mier [Zhou Enlai: Des­pués de la libe­ra­ción de Bei­jing, tuvi­mos una para­da mili­tar. Todo era equi­po nor­te­ame­ri­cano. Toda­vía los nor­te­ame­ri­ca­nos no se habían ido. El Cón­sul Gene­ral y el agre­ga­do mili­tar nor­te­ame­ri­ca­nos tam­bién asis­tie­ron y obser­va­ron la para­da.

Gue­va­ra: Al comien­zo de la gue­rra, la gen­te que yo coman­da­ba ape­nas exce­día a una com­pa­ñía. Una vez, cap­tu­ra­mos un tan­que y todos nos ale­gra­mos bas­tan­te. Pero Fidel qui­so lle­vár­se­lo. Yo esta­ba tris­te, y obe­de­cí solo des­pués de reci­bir bazu­cas a cam­bio.

Pre­si­den­te Mao: Aun­que los avio­nes vue­len los cie­los todos los días, difí­cil­men­te pue­den pro­vo­car bajas. [La gen­te] pue­de usar ropa de camu­fla­je. Se pue­de usar ves­ti­men­ta ver­de para cam­biar la apa­rien­cia. Todos uste­des están usan­do uni­for­mes. Todos uste­des son sol­da­dos.

Gue­va­ra: Rodrí­guez (Vice Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res) no es sol­da­do. En esa épo­ca él estu­vo sufrien­do en la cár­cel.

Pre­si­den­te Mao: Usted (diri­gién­do­se a Rodrí­guez) luce muy joven.

Rodrí­guez: 25 años.

Pre­si­den­te Mao: Uste­des (diri­gién­do­se a Mora y Suñol) son sol­da­dos.

Gue­va­ra: El padre de Mora murió en la gue­rra. Suñol fue heri­do tres veces, en seis par­tes [de su cuer­po]. Yo fui heri­do dos veces. Rodrí­guez fue tor­tu­ra­do en pri­sión. Al prin­ci­pio tenía­mos pocos hom­bres. Inclu­so Fidel luchó con su pro­pia arma. [Éra­mos] solo doce per­so­nas.

Pre­si­den­te Mao: ¿No eran ochen­ta y tan­tas per­so­nas?

Gue­va­ra: El núme­ro se fue redu­cien­do gra­dual­men­te, que­dan­do al final solo doce per­so­nas.

Pre­si­den­te Mao: Esas doce per­so­nas son las semi­llas. La tem­pe­ra­tu­ra en vues­tro país es bue­na.

Gue­va­ra: [Cuba está] a 22 gra­dos al nor­te.

Pre­si­den­te Mao: Sus tie­rras tam­bién son bue­nas.

Gue­va­ra: Todas las tie­rras son cul­ti­va­bles. Se pue­de plan­tar árbo­les de coco en las zonas are­no­sas. Pero es difí­cil cul­ti­var en las mon­ta­ñas.

Pre­si­den­te Mao: Enton­ces [la pobla­ción de] su país podría cre­cer por lo menos has­ta 30 millo­nes.

Gue­va­ra: La Isla de Java de Indo­ne­sia tie­ne como 50 millo­nes [de per­so­nas].

Pre­si­den­te Mao: Uste­des debe­rían agra­de­cer a [Gene­ral Rubén Ful­gen­cio] Batis­ta [y Zal­dí­var], de la mis­ma for­ma que noso­tros agra­de­ce­mos a Jiang Jieshi. Él nos dio lec­cio­nes matan­do gen­te.

[Alber­to] Mora [Bece­rra]: Tam­bién esta­mos agra­de­ci­dos con Batis­ta por­que él puso a más gen­te de nues­tro lado.

Pre­si­den­te Mao: Noso­tros tene­mos otro maes­tro: el impe­ria­lis­mo. Es nues­tro edu­ca­dor cons­tan­te. El mejor maes­tro es el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Uste­des tam­bién tuvie­ron dos maes­tros: Batis­ta y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. [Has­ta don­de sé,] Batis­ta está aho­ra en Esta­dos Uni­dos. ¿Está pen­san­do en una res­tau­ra­ción?

Gue­va­ra: Los par­ti­da­rios de Batis­ta están aho­ra divi­di­dos en 5 fac­cio­nes, que han ele­gi­do cin­co can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. Esos can­di­da­tos tie­nen pun­tos de vis­ta dife­ren­tes unos de otros. Algu­nos se opo­nen a Batis­ta, mien­tras que otros se com­por­tan más o menos como Batis­ta.

Pre­si­den­te Mao: Ellos no son riva­les para Batis­ta. ¿Qué edad tie­ne Batis­ta?

Gue­va­ra: 60 años.

Pre­si­den­te Mao: Nues­tro Jiang Jieshi tie­ne aho­ra 74 años, anhe­lan­do todos los días con regre­sar a Bei­jing.

Mora: Todos esos 5 can­di­da­tos fue­ron diri­gen­tes par­ti­da­rios. La gen­te cono­ce sus nom­bres y ellos tam­bién anhe­lan todos los días regre­sar a Cuba.

Gue­va­ra: Ellos salie­ron de Amé­ri­ca Cen­tral, cua­tro-cin­co días des­pués de nues­tra vic­to­ria, y pla­nea­ban lle­gar a Cuba. Dije­ron que venían a derro­car a Batis­ta sin estar infor­ma­dos de que noso­tros ya había­mos logra­do la vic­to­ria para la revo­lu­ción.

Pre­si­den­te Mao: Hay muchos paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos. En mi opi­nión, la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na es pro­me­te­do­ra, por­que allí todo el pue­blo se está unien­do con­tra [Rafael Leó­ni­das] Tru­ji­llo [Moli­na].

Gue­va­ra: Es difí­cil decir­lo. Tru­ji­llo es el dic­ta­dor lati­no­ame­ri­cano más vie­jo [changshu] de Amé­ri­ca Lati­na. Los nor­te­ame­ri­ca­nos están pen­san­do en des­ha­cer­se de él.

Pre­si­den­te Mao: ¿Los nor­te­ame­ri­ca­nos no quie­ren a Tru­ji­llo?

Gue­va­ra: Todos están con­tra él. Por eso, tie­ne que ser reem­pla­za­do.

Pre­mier [Zhou Enlai: Como [el líder sud­viet­na­mi­ta] Ngo Dinh Diem y [el líder sur­co­reano] Syng­man Rhee.

Pre­si­den­te Mao: Ngo Dinh Diem se está que­jan­do al máxi­mo [dafa­lao­sao].

Pre­mier [Zhou Enlai: La vida de clien­te no es fácil.

Pre­si­den­te Mao: Aho­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos no quie­ren a Jiang Jieshi. Noso­tros nos esta­mos enca­ri­ñan­do con él. Los que son 100 por cien­to pro-nor­te­ame­ri­ca­nos son peo­res que Jiang Jieshi, que solo es 99 por cien­to pro-nor­te­ame­ri­cano. Él toda­vía quie­re con­ser­var su ascen­dien­te.

Pre­mier [Zhou Enlai: Eso es dia­léc­ti­co.

[Coman­dan­te Eddy] Suñol: Creo que uste­des espe­ran que Jiang Jieshi regre­se.

Pre­si­den­te Mao: A con­di­ción de que rom­pa con los Esta­dos Uni­dos, le hare­mos un lugar en nues­tro gobierno.

Pre­mier [Zhou Enlai: Mejor toda­vía si trae, de regre­so con él, a Tai­wán.

Pre­si­den­te Mao: Aun­que pare­ce que él no está intere­sa­do en regre­sar.

Fuen­te: Archi­vo del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Chi­na, nº 202−00098−01, pp. 1 – 14. Según la ver­sión en inglés para Cold War Inter­na­tio­nal His­to­ric Pro­ject, de Zhang Qian.

Tra­du­ci­do para «Crí­ti­ca Mar­xis­ta-Leni­nis­ta» por Jiang Yuc­moi.

  1. Una cla­ra alu­sión al derro­ca­mien­to –res­pal­da­do por la CIA– de Jaco­bo Arbenz en 1954.
  2. Refe­ren­cia a «Notas para el estu­dio de la ideo­lo­gía de la revo­lu­ción cuba­na» de Ernes­to Gue­va­ra, Ver­de Oli­vo (revis­ta de las fuer­zas arma­das de Cuba), 8 de octu­bre de 1960.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *