Txantxa­rre­ka con­tra el racis­mo y el fas­cis­mo

¿Por qué Sare Anti­fa­xis­ta ha esco­gi­do a Txantxa­rre­ka gaz­tetxea, en el barrio del Anti­guo en Donos­tia, para pre­sen­tar el libro Tesis con­tra el fas­cis­mo que ha publi­ca­do el pasa­do vier­nes 1 de noviem­bre? Por­que este gaz­tetxe está sien­do un foco muy impor­tan­te de lucha con­tra el racis­mo y, por ello mis­mo, con­tra el fas­cis­mo. Per­so­nas del barrio del Anti­guo y de Donos­tial­dea, fun­da­men­tal­men­te jóve­nes, dan cobi­jo en el gaz­tetxe a más de una doce­na de migran­tes que care­cen de vivien­da, que tie­ne difi­cul­ta­des de comu­ni­ca­ción, que no pue­den seguir su via­je hacia otros paí­ses euro­peos, que sufren el racis­mo visi­ble e invi­si­ble cuan­do pasean por las calles. No es una resis­ten­cia defen­si­va en el sen­ti­do de ence­rrar­se en el gaz­tetxe como en un for­tín ase­dia­do, sino que es una acción ofen­si­va y abier­ta por­que rea­li­zan actos públi­cos, en la calle, en las taber­nas popu­la­res, bus­can­do la con­fra­ter­ni­za­ción, el cono­ci­mien­to mutuo. Como vere­mos al final, otro tan­to está suce­dien­do en Altsa­su fren­te a la inva­sión fas­cis­ta del pasa­do domin­go 4 de noviem­bre, en don­de la pla­ta­for­ma popu­lar Altsa­su Faxis­moa­ren Kon­tra lla­mó a hacer fren­te al fas­cis­mo en todos los fren­tes.

Vamos a expo­ner tres pun­tos para tener tiem­po de deba­te. Uno, las rela­cio­nes entre racis­mo y fas­cis­mo. Dos, la evo­lu­ción del fas­cis­mo. Y tres, los méto­dos para com­ba­tir­lo.

Uno

Exis­te un hilo de recha­zo, odio y vio­len­cia opre­so­ra que reco­rre inter­na­men­te a la xeno­fo­bia, chau­vi­nis­mo y racis­mo. Antes de que los grie­gos anti­guos deno­mi­na­ran «bár­ba­ros» a los que bal­bu­cean una len­gua incom­pren­si­ble para la cul­tu­ra helé­ni­ca, ya exis­tía un fuer­te sen­ti­do de supe­rio­ri­dad de los egip­cios hacia los grie­gos tal cual ates­ti­gua Heró­do­to; del mis­mo modo, la cul­tu­ra chi­na des­pre­cia­ba a los pue­blos que no per­te­ne­cían al «cen­tro del mun­do» que lógi­ca­men­te era el chino. En la Euro­pa del siglo XV la alta cul­tu­ra ita­lia­na admi­ra­ba a la bizan­ti­na; des­de comien­zos del siglo XVI con la inva­sión de Amé­ri­ca, la escla­vi­tud afri­ca­na, y los pri­me­ros saqueos de India, sen­ta­ron las bases de un sen­ti­mien­to de supe­rio­ri­dad defen­di­do por Maquia­ve­lo, Bacon, Mon­tes­quieu, Kant…
G. Lukács se refie­re al con­de de Bou­lain­vi­lliers como uno, si no el pri­me­ro, de los fun­da­do­res del racis­mo cuan­do en 1727 escri­bió un libro tra­tan­do de demos­trar la supe­rio­ri­dad racial de la noble­za fran­ce­sa, que era direc­ta des­cen­dien­te de los fran­cos, sobre el pue­blo des­cen­dien­te de los ven­ci­dos galos. Des­de 1831 el exa­cer­ba­do patrio­tis­mo fran­cés de Chau­vin da pie al tér­mino chau­vi­nis­mo, y entre fina­les del siglo XIX e ini­cios del siglo XX auto­res como Gobi­neau y Cham­ber­lain dan for­ma al racis­mo ideo­ló­gi­co. Las obras de este últi­mo fue­ron edi­ta­das en gran núme­ro, finan­cia­das y rega­la­das por el kái­ser Gui­ller­mo II y ali­men­ta­ron la ideo­lo­gía pro­to-nazi de los frei­korps que a las órde­nes de la social­de­mo­cra­cia masa­cra­ron la revo­lu­ción ale­ma­na de noviem­bre de 1918 y el levan­ta­mien­to del Ruhr de pri­ma­ve­ra de 1920.
Pero el racis­mo con pre­ten­sio­nes de cien­ti­fi­ci­dad, el más peli­gro­so, sur­ge en Esta­dos Uni­dos con el dar­wi­nis­mo social y la socio­bio­lo­gía ela­bo­ra­dos tam­bién en esa épo­ca para con­tro­lar la masa impa­ra­ble de migran­tes, las resis­ten­cias indí­ge­nas y el aumen­to de la lucha de cla­ses. El deter­mi­nis­mo gené­ti­co inten­ta una y mil veces demos­trar las dife­ren­cias entre sexos y gru­pos huma­nos, no hablan­do de razas supe­rio­res sino de «dife­ren­cias», aun­que corrien­tes nazis defien­den explí­ci­ta­men­te la supe­rio­ri­dad racial blan­ca. El racis­mo fal­sa­men­te cien­tí­fi­co es crea­ción yan­qui, y fue emplea­do por los nazis para jus­ti­fi­car la supe­rio­ri­dad de su «raza ger­ma­na».

En sus orí­ge­nes, el fas­cis­mo ita­liano no era racis­ta en el sen­ti­do estric­to, sino que defen­día la supe­rio­ri­dad civi­li­za­cio­nal de Roma sobre un Medi­te­rrá­neo con mucho cru­ce de pue­blos y cul­tu­ras dife­ren­tes, pero las pre­sio­nes nazis sobre todo des­de 1938 le hicie­ron dic­tar medi­das racia­les. La ideo­lo­gía fas­cis­ta ita­lia­na se fue crean­do sobre la mar­cha, casi por encar­go, mez­clan­do un machis­mo feroz y vio­len­to con una lógi­ca impe­ria­lis­ta impla­ca­ble. Según Mus­so­li­ni, la muche­dum­bre es como una mujer, ado­ra a los hom­bres fuer­tes, y todo hom­bre es impe­ria­lis­ta por­que res­pon­de a una ten­den­cia ele­men­tal.

El nazis­mo inte­gra la ideo­lo­gía racis­ta de ori­gen fran­cés den­tro de la socio­bio­lo­gía yan­qui, mez­cla­do todo ello con el nacio­na­lis­mo ultra­de­re­chis­ta ale­mán en expan­sión des­de la segun­da mitad del siglo XVIII. En Ale­ma­nia, en 1930, antes de lle­gar al poder, los nazis pro­pu­sie­ron medi­das racis­tas en el Par­la­men­to, que fue­ron amplia­das des­de 1933, lega­li­za­das en 1935 y refor­za­das en 1938 con la ocu­pa­ción de Vie­na. Des­de enton­ces las apli­ca­ban mili­tar­men­te en todos los paí­ses que inva­dían, casi siem­pre con el apo­yo direc­to de sus bur­gue­sías res­pec­ti­vas. Ade­más, el racis­mo nazi era opor­tu­nis­ta por­que impe­li­do por las exi­gen­cias de la gue­rra acep­ta­ba tro­pas y tra­ba­ja­do­res «volun­ta­rios» de «razas infe­rio­res», y ocul­ta­ba las «impu­re­zas racia­les» de varios de sus jerar­cas y de algu­nas per­so­nas nece­sa­rias para el esfuer­zo eco­nó­mi­co.

El racis­mo nazi gol­peó con una bru­ta­li­dad sal­va­je no sólo a los judíos sino tam­bién a los pue­blos esla­vos y en espe­cial a los pri­sio­ne­ros del Ejér­ci­to Rojo, a las gue­rri­llas y a la pobla­ción que las apo­ya­ba, lan­zán­do­se con saña con­tra los comu­nis­tas. La pren­sa bur­gue­sa ha ocul­ta­do o mini­mi­za­do este geno­ci­dio hablan­do casi exclu­si­va­men­te del holo­caus­to judío. El mili­ta­ris­mo japo­nés tam­bién fue racis­ta en extre­mo con­tra occi­den­te y con­tra los pue­blos asiá­ti­cos, aun­que lo inten­ta­ba ocul­tar con una fra­seo­lo­gía pan-asiá­ti­ca. Como todo racis­mo, el japo­nés era misó­gino, pero en gra­do super­la­ti­vo, orga­ni­zan­do una espe­cie de «minis­te­rio de la pros­ti­tu­ción» que escla­vi­zó sexual­men­te a cien­tos de miles de muje­res como tro­feos de gue­rra.

Dos

El fas­cis­mo es un movi­mien­to com­ple­jo que se for­mó en las déca­das de los años 20 y 30 por los efec­tos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, de la apa­ri­ción de la URSS y la cri­sis de 1929, bási­ca­men­te. Con algu­nas dife­ren­cias, el mili­ta­ris­mo japo­nés se endu­re­ció por la angus­tio­sa fal­ta de recur­sos mate­ria­les. Antes del fas­cis­mo sur­gie­ron regí­me­nes bona­par­tis­tas, pode­res con los que una mino­ría uti­li­za la fuer­za arma­da y judi­cial para gober­nar en favor del capi­tal por­que la bur­gue­sía no pue­de hacer­lo por sí mis­ma ni tam­po­co el pro­le­ta­ria­do tie­ne fuer­za para impo­ner­se. El bona­par­tis­mo es una dic­ta­du­ra, pero sin lle­gar a los extre­mos del fas­cis­mo por­que es una fase inter­me­dia que pue­de con­cluir en el fas­cis­mo o en la revo­lu­ción, de ahí la deci­si­va impor­tan­cia de saber dis­cer­nir el momen­to entre bona­par­tis­mo y fas­cis­mo.

Sin estu­diar aho­ra el bona­par­tis­mo, el fas­cis­mo apa­re­ció sobre su fra­ca­so para evi­tar el empeo­ra­mien­to de la cri­sis en aque­llos paí­ses en los que no había triun­fa­do la pri­me­ra olea­da de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas: Holan­da, Gran Bre­ta­ña, Esta­dos Uni­dos y Fran­cia, aun­que en ellos tam­bién hubo movi­mien­tos fas­cis­tas. Triun­fó en Ita­lia, Ale­ma­nia, Espa­ña, etc., y en Japón en for­ma de mili­ta­ris­mo, por­que en estos Esta­dos la bur­gue­sía no pudo asen­tar un poder de cla­se fuer­te, sino que tuvo que nego­ciar con los res­tos feu­da­les y terra­te­nien­tes, con el poder reli­gio­so, con las cas­tas mili­ta­res, etc., de for­ma que no logró desa­rro­llar los medios socia­les que faci­li­tan una rela­ti­va e inse­gu­ra inte­gra­ción del pro­le­ta­ria­do.

El trán­si­to de la fase colo­nial a la impe­ria­lis­ta agu­di­zó los pro­ble­mas de estos Esta­dos atra­pa­dos en entre dos fren­tes: el interno, por la lucha de cla­ses y de pue­blos den­tro de sus mis­mas fron­te­ras; y el externo, por el enor­me poder de los Esta­dos más pode­ro­sos, los de la pri­me­ra olea­da de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas tam­bién gol­pea­dos por la lucha pro­le­ta­ria inter­na, pero con más recur­sos de inte­gra­ción y con mayo­res recur­sos de saqueo impe­ria­lis­ta. Tras la derro­ta de 1945 el fas­cis­mo fue cam­bian­do de for­mas man­te­nién­do­se semiocul­to, aun­que recu­pe­rán­do­se des­de los años 90 a raíz de los cam­bios mun­dia­les que enton­ces se inten­si­fi­ca­ron como la implo­sión de la URSS, la finan­cia­ri­za­ción, etc. La cri­sis ini­cia­da en 2007 ha impul­sa­do tan­to el racis­mo como nue­vas expre­sio­nes fas­cis­tas, neo­fas­cis­tas, movi­mien­tos de extre­ma dere­cha radi­cal… en los Esta­dos que lo sufrie­ron entre 1922 – 1945, pero tam­bién en otros muchos Esta­dos, en Amé­ri­ca Lati­na, por ejem­plo.

Vamos a ver seis carac­te­rís­ti­cas del fas­cis­mo de enton­ces y sus for­mas actua­les:

Uno. En las con­di­cio­nes de 1922 – 1939, has­ta jus­to antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el fas­cis­mo no dudó en apli­car medi­das eco­nó­mi­cas en apo­yo de sus gran­des empre­sas, muy pare­ci­das a las que tam­bién hacían los otros Esta­dos: el News Deal yan­qui, por ejem­plo, no se dife­ren­cia­ba en lo bási­co del inter­ven­cio­nis­mo esta­tal fas­cis­ta, y en lo esen­cial otro tan­to hay que decir del res­to de Esta­dos. La cri­sis de 1929 exi­gía por su gra­ve­dad has­ta enton­ces des­co­no­ci­da, el inter­ven­cio­nis­mo públi­co res­pe­tan­do la pro­pie­dad pri­va­da, o en todo caso, algu­nas nacio­na­li­za­cio­nes muy rápi­da­men­te devuel­tas a sus pro­pie­ta­rios una vez sanea­das. Recor­de­mos la admi­ra­ción de Key­nes por el fas­cis­mo.

En la actua­li­dad, el amplio espec­tro de ultra­de­re­chas, neo­fas­cis­mos y fas­cis­mos defien­den sus capi­ta­lis­mos esta­ta­les, aun­que se alían a nivel regio­nal para adqui­rir más fuer­za. Estas alian­zas que tam­bién se die­ron en el pasa­do, aho­ra son más acti­vas por­que res­pon­den a la mun­dia­li­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes, carac­te­rís­ti­ca pre­sen­te en 1922 – 39 pero con menos inten­si­dad. Aho­ra no cues­tio­nan los méto­dos mone­ta­ris­tas y neo­li­be­ra­les, sino que los quie­ren apli­car con más deter­mi­na­ción en sus paí­ses, jus­ti­fi­cán­do­los des­de un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta año­ran­te del pasa­do pero que no con­tra­di­ce fron­tal­men­te las alian­zas mutuas por­que se tra­ta «defen­der la civi­li­za­ción occi­den­tal» ame­na­za­da de muer­te por peli­gros mayo­res que en 1922 – 1939.

Dos. los fas­cis­mos de enton­ces acu­die­ron a la dema­go­gia pseu­do-socia­lis­ta y a la mani­pu­la­ción de lo irra­cio­nal y afec­ti­vo, del mie­do y de la frus­tra­ción, para neu­tra­li­zar la influen­cia de la URSS y de la social­de­mo­cra­cia entre la cla­se obre­ra, bus­can­do ampliar el apo­yo de masas más allá de las «cla­ses medias» y de la peque­ña bur­gue­sía. En muchos sitios lo con­si­guie­ron duran­te un tiem­po, por­que el fas­cis­mo tenía una base de masas supe­rior al bona­par­tis­mo. Pero cuan­do fue nece­sa­rio, Mus­so­li­ni depu­ró a los fas­cis­tas duros; Hitler a las SA, Fran­co a los falan­gis­tas recal­ci­tran­tes, Tojo al sec­tor «paci­fis­ta», etc. Cuan­do el gran capi­tal que les había ali­men­ta­do eco­nó­mi­ca­men­te y que había pues­to a su dis­po­si­ción la fuer­za de masas de la dere­cha, de la Igle­sia, del Ejér­ci­to, de la pren­sa… exi­gió al fas­cis­mo que cum­plie­ra sus pro­me­sas hechas en reunio­nes secre­tas, pro­me­sas de orden, repre­sión y de sobrex­plo­ta­ción labo­ral ocul­ta­das a las bases que se habían creí­do la dema­go­gia pseu­do-socia­lis­ta, el fas­cis­mo cum­plió lo pro­me­ti­do al gran capi­tal liqui­dan­do a sus excom­pa­ñe­ros o con­de­nán­do­les al ostra­cis­mo.

Por aho­ra los fas­cis­mos se pre­sen­tan bajo la ban­de­ra de la «recu­pe­ra­ción de los valo­res», la denun­cia de la corrup­ción, la inope­ran­cia de la cas­ta polí­ti­ca, etc., recu­pe­ran­do el asis­ten­cia­lis­mo reac­cio­na­rio del pasa­do, redi­vi­vo en el Hogar Social en Madrid y el de Ama­ne­cer Dora­do en Gre­cia. Se tra­ta de crear «uni­dad nacio­nal» fren­te a la ame­na­za exte­rior y la indi­fe­ren­cia de la cas­ta polí­ti­ca para con sus «com­pa­trio­tas» empo­bre­ci­dos: «pri­me­ro los espa­ño­les», «Amé­ri­ca pri­me­ro» de Trump… Pero cuan­do ten­gan que lla­mar al orden a quie­nes crean que pue­den ata­car al capi­tal trans­na­cio­nal, lo harán sin pie­dad, como Sal­vi­ni en Ita­lia que ha adver­ti­do que no cues­tio­na el capi­ta­lis­mo sino la debi­li­dad polí­ti­ca fren­te a la «inva­sión afri­ca­na».

Tres. Al no dis­po­ner de un poder «pací­fi­co» de inte­gra­ción y de repre­sión selec­ti­va de la lucha de cla­ses tan efec­ti­vo como el de las «demo­cra­cias» impe­ria­lis­tas, y al haber fra­ca­sa­do la fase bona­par­tis­ta, el fas­cis­mo recu­rrió a la repre­sión indis­cri­mi­na­da con­tra la cla­se obre­ra, sus sin­di­ca­tos y sus orga­ni­za­cio­nes socia­les, con­tra la izquier­da y en menor medi­da aun­que tam­bién con­tra la bur­gue­sía libe­ral y renuen­te al fas­cis­mo, con­tra las nacio­nes y cul­tu­ras opri­mi­das en base al racis­mo la mayor par­te de las veces y con­tra los mis­mos dere­chos demo­crá­ti­co-bur­gue­ses. Pero, ade­más, apli­có el terror difu­so y el terror alea­to­rio con­tra la pobla­ción en gene­ral inclui­da la par­te que le apo­ya­ba o que era fas­cis­ta: nadie esta­ba libre de sos­pe­cha. Ambas for­mas de terror, el difu­so y el alea­to­rio, se basa­ban en la dela­ción gene­ra­li­za­da pro­mo­cio­na­da con espe­cial efi­ca­cia en Ale­ma­nia. Pero seme­jan­te bar­ba­rie nun­ca logró aca­bar con las resis­ten­cias.

Por aho­ra, no ata­can fron­tal­men­te como enton­ces al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio para des­truir­lo en cuan­to tal, aun­que día a día se endu­re­cen sus agre­sio­nes, sino que agre­den al com­ple­jo for­ma­do por el anti-racis­mo, la poli­se­xua­li­dad, la auto­or­ga­ni­za­ción juve­nil de base, el femi­nis­mo radi­cal, la cul­tu­ra libre y crí­ti­ca, las luchas inde­pen­den­tis­tas, los dere­chos con­cre­tos, etc. Ata­ca­rán fron­tal­men­te a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y al sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co cuan­do lo vean fac­ti­ble sin que se vuel­va con­tra ellos, cuan­do vean divi­di­do y des­orien­ta­do al pue­blo tra­ba­ja­dor, cuan­do vean aco­bar­da­da a la izquier­da… y cuan­do se lo man­de el Esta­do.

Cua­tro. Con rit­mos e inten­si­da­des dife­ren­tes, pero en la mis­ma línea, el fas­cis­mo impul­só la indus­tria mili­tar antes que las «demo­cra­cias» impe­ria­lis­tas. Ya para 1922, el peque­ño ejér­ci­to ale­mán ideo­ló­gi­ca­men­te pro­to-nazi puso en mar­cha una estra­te­gia de rear­me y de alta cua­li­fi­ca­ción de sus man­dos, así como cam­pos de entre­na­mien­to nego­cia­dos con la URSS; tam­bién, para evi­tar el con­trol alia­do, creó en secre­to ofi­ci­nas de «inves­ti­ga­ción civil» en ter­ce­ros paí­ses euro­peos que dise­ña­ban nue­vas armas; tam­bién se dise­ñó la recons­truc­ción de las fábri­cas de armas des­man­te­la­das tras 1918 y se dio un enor­me impul­so a la inves­ti­ga­ción quí­mi­ca para fabri­car com­bus­ti­bles sin­té­ti­cos, y todo ello antes de que los nazis lle­ga­ran al poder en enero de 1933. Japón no tenía esas difi­cul­ta­des para su inten­so rear­me, excep­to el gran pro­ble­ma de los recur­sos ener­gé­ti­cos. Otro tan­to hay que decir de Ita­lia y de Espa­ña, aun­que en este últi­mo caso muy limi­ta­da por su enor­me atra­so tec­no­cien­tí­fi­co y el deso­la­dor exter­mi­nio físi­co e inte­lec­tual rea­li­za­do por el terror fran­quis­ta y nacio­nal-cató­li­co.

Aho­ra son los Esta­dos los que se rear­man, en espe­cial el impe­ria­lis­mo yan­qui, pero los fas­cis­mos cum­plen un papel cla­ve por­que, pri­me­ro, expan­den la ideo­lo­gía mili­ta­ris­ta e impe­ria­lis­ta entre la juven­tud alie­na­da lo que les per­mi­te pro­vo­car situa­cio­nes de terror difu­so y has­ta alea­to­rio cuan­do quie­ran y don­de quie­ran; segun­do, la orien­tan abier­ta­men­te hacia el ata­que al «peli­gro inte­rior», los migran­tes y el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, etc., y, median­te sus estre­chos con­tac­tos con empre­sas de segu­ri­dad pri­va­da, con cuer­pos de poli­cía y con el ejér­ci­to, dis­po­nen de gru­pos arma­dos pene­tra­dos por los ser­vi­cios secre­tos y con un efi­caz apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co refor­za­do por la indus­tria del fut­bol y las mafias; ter­ce­ro, tam­bién la orien­tan hacia el «peli­gro exte­rior»; Chi­na, Rusia, Medio Orien­te, zonas geo­es­tra­té­gi­cas vita­les para Occi­den­te… impul­san­do el beli­cis­mo impe­ria­lis­ta; y cuar­to, la recrea­ción de ejér­ci­tos pri­va­dos filia­les empre­sa­ria­les de los Esta­dos inter­ac­túa con el fas­cis­mo, con la pro­pa­gan­da mili­ta­ris­ta, con la cul­tu­ra de la gue­rra, de la tor­tu­ra, del terror patriar­cal.

Cin­co. El fas­cis­mo de enton­ces hizo un expan­sio­nis­mo impe­ria­lis­ta sin paran­gón has­ta ese momen­to tan­to por su des­ca­ra­da fero­ci­dad, como por su prác­ti­ca de saqueo y expo­lio sis­te­má­ti­co de las rique­zas del pue­blo inva­di­do, y, por últi­mo, la des­ca­ra­da jus­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca cul­tu­ra­lis­ta, supre­ma­cis­ta y racis­ta. El impe­ria­lis­mo fas­cis­ta nece­si­ta­ba apro­piar­se del máxi­mo posi­ble de rique­zas de toda índo­le, inclui­do el arte, en el míni­mo tiem­po posi­ble sin repa­rar en sufri­mien­tos huma­nos, por­que ésta es una de las dos for­mas fac­ti­bles para man­te­ner­se en el poder apo­yan­do al gran capi­tal y lograr la cola­bo­ra­ción pasi­va o acti­va de la pobla­ción ali­men­ta­da en par­te gra­cias al sal­va­jis­mo. Dejan­do el impe­ria­lis­mo ante­rior a 1922, tene­mos Ita­lia en Libia, Etio­pía, Alba­nia, Gre­cia…, Japón en Man­chu­ria, Chi­na, Fili­pi­nas, Bir­ma­nia…; Espa­ña en Eus­kal Herria, Cata­lun­ya, Gali­za…; Ale­ma­nia…

El impe­ria­lis­mo actual es más com­ple­jo y astu­to que el fas­cis­ta de hace 74 años, y por ello más devas­ta­dor e inmi­se­ri­cor­de. Más com­ple­jo por­que des­de que «lega­li­zó» el saqueo mun­dial impo­nien­do el Con­sen­so de Washing­ton de 1989, lo ha amplia­do y diver­si­fi­ca­do: la dic­ta­du­ra de la deu­da de los pue­blos al capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo; los expo­lios y la trans­fe­ren­cia de valor rea­li­za­dos por las trans­na­cio­na­les; las gue­rras irre­gu­la­res y alé­ga­les que pro­li­fe­ran; las gue­rras injus­tas de opre­sión y las jus­tas de defen­sa; las «inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias»; la polí­ti­ca de «san­cio­nes» a los pue­blos y Esta­dos que no obe­de­cen al impe­ria­lis­mo…, ter­mi­nan­do en las gue­rras con­ven­cio­na­les como con­tra Irak, Yugos­la­via, Libia, Siria, etc., gran­des gue­rras regio­na­les con la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de ter­ce­ros Esta­dos, etc. Por últi­mo, y ade­más del inten­to de impo­ner la lex mer­ca­to­ria, no se pue­de ocul­tar el peli­gro­so para­le­lis­mo entre la espi­ral de con­flic­tos socia­les y béli­cos ante­rio­res a las dos pri­me­ras gue­rras mun­dia­les, y el con­tex­to pre­sen­te más explo­si­vo y letal que los dos pre­ce­den­tes, por razo­nes obvias.

Seis. La crea­ción de una eli­te socio­po­lí­ti­ca inte­gra­da en la bur­gue­sía gra­cias al saqueo de bie­nes de la opo­si­ción inter­na repri­mi­da y del expo­lio impe­ria­lis­ta pri­va­ti­za­do, corrup­ción estruc­tu­ral, pedi­dos a las gran­des empre­sas, apro­pia­ción de dona­cio­nes al Esta­do… Arri­bis­tas, fun­cio­na­rios, inte­lec­tua­les, peque­ños bur­gue­ses, téc­ni­cos de empre­sas, fas­cis­tas de base, mili­ta­res, gru­pos cris­tia­nos… arram­pla­ron con todo lo que pudie­ron para inte­grar­se en la bur­gue­sía. Lo hicie­ron con impu­ni­dad, muy pocos de ellos devol­vie­ron par­te de lo roba­do y bas­tan­tes fue­ron coop­ta­dos en los ser­vi­cios secre­tos y en sus ejér­ci­tos, y otros sim­ple­men­te se adap­ta­ron como «demó­cra­tas de toda la vida» en las bur­gue­sías y sus nego­cios, en la pren­sa y en los sis­te­mas repre­si­vos «civi­les» como jue­ces, fis­ca­les, poli­cías, abo­ga­dos del Esta­do, etcé­te­ra. Los gru­pos cris­tia­nos per­ma­ne­cie­ron into­ca­bles. La incrus­ta­ción de esta éli­te cri­mi­nal en la socie­dad bur­gue­sa «demo­crá­ti­ca» ‑la «des­na­zi­fi­ca­ción» fue cos­mé­ti­ca- es una de las fun­da­men­ta­les razo­nes que expli­can la per­vi­ven­cia sote­rra­da del fas­cis­mo y su reapa­ri­ción pos­te­rior.

Aho­ra suce­de otro tan­to, pero a esca­la mun­dia­li­za­da. La libe­ra­li­za­ción finan­cie­ra impues­ta por Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra en la mitad de los años 80 creó una éli­te de tibu­ro­nes finan­cie­ros, admi­nis­tra­ti­vos y con­se­je­ros sali­dos de empre­sas, uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes; la implo­sión de la URSS creó una nue­va bur­gue­sía muy rela­cio­na­da con las mafias; la res­pues­ta a los aten­ta­dos del 11-S-2001 creó empre­sas de segu­ri­dad con paten­te de cor­so que expo­lia­ron des­de el cru­do has­ta obras de arte de valor incal­cu­la­ble pasan­do por el escla­vis­mo sexual. Aun­que la cri­sis de 2007 hun­dió a muchos de estos adve­ne­di­zos, otros se asen­ta­ron den­tro de la alta bur­gue­sía y el refor­za­mien­to del capi­tal espe­cu­la­ti­vo de alto ries­go los ha mul­ti­pli­ca­do de nue­vo. Todo ello acre­cien­ta el con­te­ni­do para­si­ta­rio de la cla­se bur­gue­sa y las faci­li­da­des para el ascen­so del fas­cis­mo en esos sec­to­res dis­pues­tos a todo con tal aumen­tar sus desor­bi­ta­das ganan­cias.

Tres

Hemos vis­to qué es y cómo aumen­ta el racis­mo, y sus rela­cio­nes con el fas­cis­mo clá­si­co y actual. Aho­ra mis­mo, en Eus­kal Herria sufri­mos la impu­ni­dad fas­cis­ta de múl­ti­ples mane­ras, cada vez más abier­tas y públi­cas, como su pre­sen­cia recien­te en Bil­bo, Altsa­su, etc. ¿Cómo com­ba­tir­lo? Esta pre­gun­ta se la hace el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio des­de antes de 1922 e inclu­so des­de antes, des­de que irrum­pió en esce­na el bona­par­tis­mo en la mitad del siglo XIX para arbi­trar en bene­fi­cio del capi­tal median­te un cier­to apo­yo de masas alie­na­das. Res­pon­der­las correc­ta­men­te fue vital des­de 1922 has­ta 1945, y lo vuel­ve a ser des­de unos años por­que el fas­cis­mo, como las víbo­ras, ha cam­bia­do de piel pero sigue con el mis­mo veneno. Peor aún, des­de inclu­so antes de la lle­ga­da de Trump los fas­cis­tas ya esta­ban per­dien­do el mie­do a decir gri­tan­do lo que pen­sa­ban en voz baja, pero des­de Trump ya no se callan.

La ver­dad es que el resur­gi­mien­to rela­ti­vo pero alar­man­te del fas­cis­mo ha cogi­do des­pre­ve­ni­do al grue­so de las fuer­zas socio­po­lí­ti­cas menos a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que venía advir­tién­do­lo des­de hace tres lus­tros, como míni­mo. Pero más alar­man­te es el for­ta­le­ci­mien­to del bona­par­tis­mo en Polo­nia, Bra­sil, Ita­lia, Hun­gría, Fran­cia, Aus­tria, Ale­ma­nia, Rei­no Uni­do, Rusia, Tai­lan­dia, Tur­quía… y, por supues­to, Esta­dos Uni­dos. Es más alar­man­te por­que como hemos dicho arri­ba el bona­par­tis­mo pue­de ser la ante­sa­la del fas­cis­mo según cómo evo­lu­cio­ne la lucha de cla­ses. El gobierno espa­ñol no es bona­par­tis­ta, aun­que decla­ra­cio­nes de Casa­do, pre­si­den­te del PP, sugie­ren algu­nas ten­ta­cio­nes hacia esa for­ma de gobierno, refor­za­das por la pre­sión de Vox y Ciu­da­da­nos.

Tene­mos que par­tir del hecho de que los gru­pos fas­cis­tas son la for­ma más cru­da del nacio­na­lis­mo espa­ñol des­qui­cia­do por su deca­den­cia en el capi­ta­lis­mo mun­dial, por la ten­den­cia al alza de las rei­vin­di­ca­cio­nes inde­pen­den­tis­tas y de la lucha de cla­ses. Somos las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras opri­mi­das las que más nos juga­mos en el ascen­so del auto­ri­ta­ris­mo que lle­va­ría a un hipo­té­ti­co bona­par­tis­mo en Madrid y de ahí a un fas­cis­mo en las con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo actual, arri­ba expues­tas. El pre­ten­di­do refor­mis­mo del gobierno del PSOE, paz­gua­to y fal­so, es la vía más rápi­da para el posi­ble triun­fo de la dere­cha más dura, ante­sa­la del fas­cis­mo si se dan las con­di­cio­nes. Las clau­di­ca­cio­nes ante el capi­tal nun­ca han dete­ni­do al mons­truo, pero siem­pre ha debi­li­ta­do a sus víc­ti­mas. Recor­de­mos que, a nivel esta­tal, las espe­ran­zas del 15-M-2011 fue­ron defrau­da­das al poco tiem­po al cegar­las en la oscu­ri­dad par­la­men­ta­ria: la vic­to­ria del PP en 2015 cerró la pri­me­ra fase. Con la caí­da de Rajoy se ha abier­to la segun­da fase que, si vuel­ve a fra­ca­sar, a defrau­dar, pue­de per­mi­tir que la dere­cha se endu­rez­ca aún más, se enva­len­to­ne y se lan­ce hacia el bona­par­tis­mo al lle­gar al poder, cons­tan­do que el cen­tro y el refor­mis­mo tie­nen más mie­do a los pue­blos y a las cla­ses explo­ta­das que al capi­tal.

En sen­ti­do gene­ral, la lucha con­tra el fas­cis­mo debe empe­zar con la lucha con­tra el peli­gro bona­par­tis­ta, que es su ante­sa­la en la mayo­ría de los casos, en otros, en la mino­ría, con­tra el peli­gro de un gol­pe de Esta­do fas­cis­ta. Pero las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras opri­mi­das ya mal­vi­vi­mos en un régi­men de dic­ta­du­ra encu­bier­ta y de apa­ren­te demo­cra­cia, lo que nos exi­ge ela­bo­rar una estra­te­gia pro­pia que vaya direc­ta­men­te con­tra el fas­cis­mo. Por ejem­plo, aun­que el rotun­do ridícu­lo del acto de Vox en Bil­bo, con poco más 200 asis­ten­tes, y el recha­zo masi­vo de alre­de­dor de 500 inva­so­res de Altsa­su, así como otros muchos ejem­plos, mues­tran las difi­cul­ta­des actua­les del fas­cis­mo para movi­li­zar­se públi­ca­men­te en Hego Eus­kal Herría, no es menos cier­to que, por un lado, son muchos los votos del nacio­na­lis­mo espa­ñol de dere­chas duras y más duras; por otro lado, son muchos los votos del nacio­na­lis­mo espa­ñol de cen­tro-refor­mis­ta; y por últi­mo, es sabi­do que el Esta­do espa­ñol pue­de impul­sar el terro­ris­mo fas­cis­ta cuan­do lo nece­si­te. Con algu­nas dife­ren­cias, otro tan­to suce­de en el res­to de nacio­nes opri­mi­das.

La lucha con­tra el fas­cis­mo pasa por la defen­sa del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, por la crí­ti­ca prác­ti­ca de todas las expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo espa­ñol en espe­cial las más reac­cio­na­rias, pero sin menos­pre­ciar la lógi­ca esta­tal inhe­ren­te al nacio­na­lis­mo repu­bli­cano y esta­li­nis­ta, como se apre­cia aho­ra mis­mo en Cata­lun­ya y otra esca­la en Gali­za y el res­to de pue­blos opri­mi­dos. Sería un error catas­tró­fi­co en lo tác­ti­co poner al mis­mo nivel el nacio­na­lis­mo fas­cis­ta con el repu­bli­cano, des­de lue­go; pero en lo estra­té­gi­co el error con­sis­ti­ría en no adver­tir que ese nacio­na­lis­mo espa­ñol repu­bli­cano, de izquier­da esta­ta­lis­ta, por­ta una lógi­ca de domi­na­ción laten­te que ha actua­do en el pasa­do con­tras los dere­chos prác­ti­cos de los pue­blos, que aho­ra se plas­ma en una rela­ti­vi­za­ción o recha­zo inclu­so del derecho/​necesidad de la inde­pen­den­cia, y en la exi­gen­cia abier­ta o sote­rra­da de que la úni­ca for­ma orga­ni­za­ti­va efi­caz es esta­tal.

La lucha con­tra el fas­cis­mo ha de dis­cer­nir cui­da­do­sa­men­te estos nive­les, pero, a la vez, ha de, por un lado, mul­ti­pli­car la soli­da­ri­dad entre los movi­mien­tos inter­na­cio­na­lis­tas; por otro lado, impul­sar la auto­or­ga­ni­za­ción de focos de con­tra­po­der popu­lar; y, por últi­mo, ha de ela­bo­rar una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria hoy inexis­ten­te.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 5 de noviem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *